¿A qué hora llegás hoy a manifestar, Arjona?

Sentida carta coyuntural de parte de alguien que, aunque sea un poco, te admira y está buscando motivos para admirarte más.

Cotidianidad #EstoSoloEmpieza #renunciaya Arjona crisis Especial - el 2015 manifestaciones n246 Opinión parque central
Esta es una opinión

Foto: Manifestante del 25-A

Hola Ricardo,

bienvenido otra vez a esta tierra que te vio nacer, y de la que un día, hace muchos años, tuviste que salir en busca de las oportunidades que el país (tu país: más que tu patria, tu raíz) te negó.

Has de recordar, supongo, lo que se siente rebotar contra puertas que se cierran en tu cara, tratar de cautivar a gente que dice que te adora pero te da la espalda y te ignora, esforzarse en vano por salir adelante, otear hacia el futuro y no ver más que un paraje saqueado e inhóspito, probar rutas alternas e igual no llegar a ningún lado, secarse el sudor de la frente, obligarse a no perder la esperanza, buscar incluso debajo de las piedras, ya no saber siquiera a dónde ir, sentirse atrapado en mitad del túnel y no ver la luz ni para un lado ni para el otro…

¡Me llega tu optimismo, hermano! Hacen falta huevos para hablarle a Guatemala como vos lo hacés. Mirá que no cualquiera se atreve a enarbolar un discurso que nos exhorta a transformar la realidad por medio de cambios individuales. No cabe duda: vos sos el mejor ejemplo de lo que puede lograrse si se adopta la actitud correcta ante la vida.

Actitud. Esa es la palabra clave. Es tanta tu fe que, aunque no tenés jardín, ya compraste una podadora. “Guatemorfosis ya no es una invitación al cambio, es el cambio que ya empezó”. ¡Así se habla! Lo que hace tres años era sólo una idea, un sueño, hoy es una realidad hecha posible gracias al empuje de gente como vos… y de empresas como la Pepsi, que invierte dinero en aparatosas campañas de motivación pública mientras por debajo de la mesa elude el pago de impuestos registrándose ante el fisco como si fuera una maquila.*

La consigna ahora es pasar de las palabras a los hechos, de la convocatoria a las acciones concretas. ¿El reto? Contribuir a la educación, sumarse a favor de miles de niños. “Nada se le puede pedir al futuro si no educamos a nuestra gente en el presente”, es el mensaje que nos lanzás a través del spot re-bonito que aparece colgado en youtube:

¿Resultados? Una primera escuela ubicada en El Progreso y donada cien por ciento por Fundación Adentro. ¿Qué más? Una segunda escuela (en Sacatepéquez) que, si bien está supuestamente “apadrinada” por la Pepsi, su “operación” requiere de “iniciativas” que logren “recaudar fondos”.

¡Wow! ¡Qué exceso! En tres años, una escuela, ya en funciones, y la “iniciativa” para echar a andar una segunda. Es un montón lo que puede hacerse con algo de dinero no tributado y un poco de iniciativa estimulada por la sensibilidad publicitaria, ¿verdad Ricardo?

Hartos e indignados

No sé si estás enterado, hermano, pero cada vez más guatemaltecos estamos hartos del sistema ladrón y corrupto que nos gobierna, e indignados al ver que los problemas del país se agravan vertiginosamente mientras la impunidad galopante y generalizada pisotea nuestro derecho a conocer nuestro pasado, a disfrutar de un presente digno y a contar con un futuro en cuyo horizonte de posibilidades quepamos todos.

Tal vez no lo sabés aún, pero a los chapines nos va quedando cada vez más claro que los actores de la impunidad que tanto nos agobia provienen no sólo del Gobierno (o del Congreso, o de las Cortes), sino del empresariado.

Pero, ¿qué tiene que ver todo eso con vos? Pues, la verdad, no mucho. Pero sí algo. Me explico:

Hace tres años, Ricardo, escribiste una carta en la que sacabas a relucir tu vena reaccionaria y te burlabas de los “protectores de los débiles, enemigos de las oligarquías” cuyos “métodos viejos […] a ningún lado nos llevaron en el trayecto de nuestra historia”. Asimismo tratabas con desdén a quienes “siguen pensando que provocar […] y quejarse siguen siendo soluciones para nuestros problemas”.

Pues bien, querido hermano, te cuento que hoy la historia está dando giros sorprendentes, al extremo de obligar a que gente como vos tenga que tragarse sus arrogantes palabras:

Al final, Ricardo, estamos de acuerdo en la idea de “los cambios personales como principio de contagio”. Pero… ¿qué ocurre después de ese principio de contagio? El tiempo se encargó de poner las cosas en su sitio y está dándole la razón a los inconformes, a los negativos, a los peleoneros. La rabia nos hizo movernos de las “sillas tibias”. Los “resentidos” dejaron, por fin, de “atrincherarse al regazo de una computadora”. Y yo lo celebro. Espero que vos también.

No hace mucho leí un comentario dirigido a quienes creen que el cambio está en uno mismo; personas que, con espíritu conciliador, llaman a prescindir de la protesta y, en cambio, exhortan a “optar por el ejercicio de la buena ciudadanía como cura de todo mal nacional”.

Para cambiar al país hay que dejar de dar mordidas al de tránsito y poner la basura en su lugar. No le echemos la culpa al Gobierno, empecemos por nosotros mismos. Lo importante es ser los mejores para nuestras familias, de ahí viene todo lo demás.

¿Te resultan familiares los eslóganes, Ricardo?

“Su intención suele ser noble, impulsada por ese enfoque positivo de tufillo empresarial que predican los locutores de radio”, deduce la persona que escribió el texto. No obstante, “decir que para cambiar al país basta ser un ciudadano ejemplar es tanto como decir que, para que una mujer que sufre de violencia física por parte de su marido deje de sufrirla, sólo tiene que ser ‘buena esposa’ ”, concluye.

Total, que ahora Guatemala se divide (¡qué raro!) entre quienes criminalizan la protesta y quienes esgrimimos esa protesta como legítimo derecho, sin penas ni culpas ni vergüenzas.

¿De qué lado te encontrás vos, hermano? ¿Del lado de quienes exigimos transformaciones radicales y estamos dispuestos a empujarlas, cueste lo que cueste y hasta las últimas consecuencias? ¿O del lado de quienes le apuestan “a cambios personales” nomás para taparle el ojo al macho –deseando, en el fondo, que las estructuras no cambien y todo permanezca más o menos igual?

Te dejo con una frase recogida del movimiento Occupy Wall Street: “Si no estás enojado es porque no ponés atención”.

Gracias, Pepsi. Bienvenido, Arjona.

* CBC, el holding de Pepsi en Centroamérica, envió a Nómada una certificación del Ministerio de Economía, fechada 14 de abril, haciendo constar que la empresa no ha gozado de exoneración del impuesto sobre la renta (ISR) dentro del decreto 29-89. Sirva este párrafo para corregir el dato, al que no tiene acceso el público.

Se les preguntó qué porcentaje del ISR pagaban (suponiendo que tuvieran tantos costos que no les quedara renta imponible, y de ahí su decisión de renunciar al derecho a estar exonerados). Esta fue la respuesta de Rosa María de Frade, de asuntos coporativos de CBC: “Somos una de las empresas que contribuye más en términos fiscales y eso incluye el ISR. Nosotros cada año declaramos renta imponible”. No especificó qué porcentaje.

Se le preguntó, también, por qué se inscribieron en el régimen 29-89 si de todos modos pagarían su ISR. “Nos inscribimos en el 29-89 para agilizar el proceso de acreditación del impuesto al valor agregado (IVA)”, fue su respuesta.

Estos dos últimos párrafos fueron agregados el 19 de junio de 2015.

Andrés Zepeda
/

Abogado de causas perdidas, cronista de acontecimientos irrelevantes, terrorista cultural, músico frustrado, comunicador en ciernes, polemista, videasta y ciudadano ejemplar, entre otras cosas peores.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

52

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    El despertar de la democracia | /

    18/05/2015 8:12 AM

    […] A raíz de todos estos gobiernos y el cinismo que los enviste, millares de niños nacidos a finales del siglo XX e inicios del siglo XXI han visto coartadas sus aspiraciones de tener una vida digna y cumplir sus tan anhelados sueños. Muy reducido es el porcentaje de niños que han podido acceder a servicios básicos como los son la salud, la educación y la alimentación. Vivimos en el país donde las medicinas no curan, los maestros no enseñan, los Tortrix no alimentan y la metamorfosis se limita a una campaña publicitaria. […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    anonimo /

    16/05/2015 1:00 PM

    Pobres estúpidos con ese cartel, solo queriendo ganar presencia y protagonismos, pónganse a estudiar les hará mucho bien, creo que tuvieron una niñez y adolescencia llena de traumas y las vomitan con cualquier acontecimiento social, me pregunto; Que han hecho ellos ademas de salir con este cartel?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Maria Isabel /

    15/05/2015 10:12 PM

    Ay este país de colas machucadas... todos la tenemos, todos porque somos humanos... pero cuando tengamos valentía y nos comencemos a hablar y perdonar (desde nuestra común humanidad como dijo Felix Alvarado por aquí) ... dejaremos de creernos superiores- a otros y a la ley y la justicia.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    14/05/2015 11:03 AM

    Una corrección a Anónimo.
    POBRE DEL CANTOR es una canción de Daniel Viglieti (Uruguayo)
    no de Pablo Milanés.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    13/05/2015 11:57 AM

    no podemos decir que estamos en contra de la corrupción pero somos parte del sistema que lo provoca, siendo parte de campañas publicitarias de empresas que se amparan en las retorcidas leyes tributarias para no pagar los impuestos que le corresponden

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    13/05/2015 11:54 AM

    Exelente artículo, me parece que el principio de todo despertar hacia lo que debemos hacer como ciudadanos parte de una sociedad, que como tal estasmos actuando es ser críticos del sistema, lo que esta mal y que no solo bastan las buenas intenciones, no podemos decir q

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    13/05/2015 8:47 AM

    Es decir que alguien que trabaja en una empresa que defrauda a la SAT y haya ido a manifestar es un hipócrita? Que interesante saberlo.
    Entonces segun el escritor de la nota, si Arjona no estaba en la manifestación la cosa no avanzaba, pese a la cantidad de personas que si estaban. Recordará Zepeda cuando venía Mercedes Sosa a cantar sobre los arrabales y se hospedaba en el Camino Real? Cuanto costaba una entrada para ir a ver que Calle 13 se pusiera una camiseta que decia 'si hubo genocidio'? acaso eran gratis?
    Entenderia que la intención del columnista es hacer ver que una figura publica tiene un impacto mayor en una actividad, sin embargo sus comentarios se pierden en medio de un evidente resentimiento y esa constante busqueda de querer ser el hipster malo al que la sociedad odia. Sinceramente no lo consigue, solo demuestra ser patético.
    PD no me gusta como canta Arjona, por cierto.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    13/05/2015 8:23 AM

    Es cierto, no se puede andar gritando revolución, si a la hora de la verdad no estás....Pero también es cierto que este "circulo intelectual" de Guate que baila cumbia en el Parque de la Industria, escuchan a Sabina, odian a Coelho, beben vino mientras van la lucha libre, adoran a Calle 13 y son cinéfilos (pero no de Hollywood); tampoco se han pronunciado al conocerse que el vocalista de los Miseria Cumbia también ejecutaba actos anómalos para favorecer a su grupo. Amistad dirán algunos....lo cierto es que aquí cada quien tira las piedras para el lado que le conviene.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    12/05/2015 10:19 PM

    No veo trascendencia a la crítica, Arjona hace música, no viene a liberar a los pecadores y mucho menos salvarnos de un gobierno corrupto. Los indignados porque el no hace nada, les dejo la noticia... que él solo hace música. ¿A caso usted critica a los ciudadanos que no van a marchar? pues que falta de tolerancia. Si no puede inspirar a los demás a seguirlo, aun que esté en desacuerdo tolere a esas personas y sus distintos pensamientos. El es de ese montón que decidió no ser participe. ¿Decepcionados?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Mi /

    12/05/2015 12:16 PM

    ¿Cuando vas a construir una escuela? repiten una y otra vez, señores, no entendieron, arriba detalla que el fue la valla publicitaria, fuer con la ayuda de mucha gente y no solo la de Arjona.

    "vos solo miras el lado negativo" es evidente que el autor de este articulo analizo y dada las primicias llego a esta conclusión. ¿es esto malo? no, lo que nos hace falta a todos, es tener pensamiento critico, cuestionarlo todo, pues como se ha visto, en muchas ocasiones solo seguimos al rebaño. "somos como el cangrejo" una y otra vez repiten esta frase, tanto la repiten que creo que al final terminaron creyendo que es la única verdad. Si solo vieramos el lado positivo, no andariamos alzando la voz, ante cualquier injusticia.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones