Cuando las decisiones dependen de mediocres, el cielo se oscurece

A mí me gusta mucho hablar de ciencia y de la maravillosa visión del mundo que nos revela. Pero como toda actividad, la ciencia necesita de un ambiente propicio para ser desarrollada. En nuestro país es una de las más grandes necesidades para salir del subdesarrollo. Sin embargo no todo es color de rosa y el viento no siempre sopla a favor. A veces uno tiene que contar las dificultades, porque también son parte del proceso y de la vida.

Cotidianidad n789 Opinión P258
Esta es una opinión

FOTO: UK Ministry of Defence

En otras ocasiones he compartido en este blog la alegría, esperanza y entusiasmo que me da el hecho que la Universidad de San Carlos finalmente tenga una unidad académica destinada a la enseñanza e investigación de la física y la matemática. Los retrasos son inevitables. Pero a paso lento se ha avanzado. Mencionaba la otra vez que este proyecto lleva unos diez años de gestión. El mismo fue aprobado hace casi cinco años. La Escuela de Ciencias Físicas y Matemáticas existía en el papel pero sin dinero. Fue este año que iniciamos el funcionamiento gracias a que el presupuesto finalmente fue aprobado.

Uno pensaría que un proyecto que impulsa las ciencias exactas en la única universidad estatal del país y de las más antiguas de Latinoamérica, debería caminar sin tropiezos. No es así. Lo más decepcionante y desconcertante es que las dificultades son colocadas por las personas menos pensadas.

Una cosa debe quedar clara. Nuestro objetivo es parecernos lo más posible al primer mundo. Queremos crear y laborar en un ambiente académico en donde los profesores tengan el más alto nivel, que posean un doctorado de calidad y puedan publicar sus artículos de investigación en revistas de reconocimiento mundial. Queremos propiciar un ambiente en donde los estudiantes puedan ver en sus profesores una figura que los inspire y los ayude a conseguir sus metas, que su paso por las aulas sea enriquecedor y no decepcionante. Hay profesores buenos y malos, pero nosotros queremos que todos sean buenos.

Cuando yo era estudiante, recuerdo que era muy raro ir a un congreso científico fuera del país. Ahora que soy profesor, me alegra tanto que ya no haya que decirle a los estudiantes que vayan a congresos, pues ellos solos ya han tomado la iniciativa. Ya perdí la cuenta del número que cartas de recomendación que he escrito y veo con satisfacción que nuestros estudiantes son admitidos en todo tipo de conferencias, intercambios y postgrados en otros países.

Esto lo hemos logrado dentro de la Facultad de Ingeniería de la Usac, donde las carreras de física y matemática han existido los últimos treinta años. Ahora que tenemos la Escuela de Ciencias, nuestras metas son más grandes y nuestros sueños, más osados. Sin embargo la mediocridad se opone con más fuerza mientras más grandes son los deseos de superación.

El mediocre se caracteriza porque no se supera ni deja que otros se superen. En la universidad abundan este tipo de personas. Están aquellos que son amigables mientras su pequeña cuota de poder no se vea amenazada. Ellos tienen su pequeña parcela. Allí ellos mandan y su autoridad es incuestionable. Todos saben que son pésimos profesores, que fueron malos estudiantes pero ahora son autoridades.

También están aquellos que dicen que apoyan, siempre y cuando no haya dinero de por medio. Porque cuando ven una oportunidad de hincar el diente en un fajo de billetes, se olvidan del propósito mismo de la institución para la que trabajan. Son autoridades que jamás han salido del país a estudiar una maestría ni muchos menos un doctorado. No tienen idea de cómo se genera el conocimiento, ni de cómo se aplica en la creación de tecnología. Pero son ellos los que dirigen y los que ponen los obstáculos más irracionales.

La Universidad de San Carlos es una pequeña Guatemala. No importa que tanto beneficio pueda haber en el largo plazo, algunas personas simplemente no lo entienden. Les interesa el poder o el dinero pero no la investigación, ni la enseñanza, ni los estudiantes, ni los profesores, ni la ciencia en general.

No es primera vez que encontramos oposición. Llevamos más de diez años en esto y vamos a seguir en esto porque creemos en nuestro futuro y el de nuestro país.

Con un poco de suerte talvez la próxima les cuente cosas más alegres.

 

Enrique Pazos
/

Enrique Pazos. Físico, protector de la verdad y viajero del tiempo. Profesor de física y matemática en la Universidad de San Carlos. Montañista de a ratos, curioso de tiempo completo. @enriquepazos


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

9

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    ANONIMO /

    12/06/2015 6:34 PM

    Antes ser profesor de la USAC era un prestigio, hoy nos da vergüenza. Esto sucede desde que los políticos y no los académicos la dirigen. Esto mismo sucede en los centros universitarios. Yo estudio en uno de ellos, en oriente, y puedo dar fe, que la mayoría de profesores son malos. Sin embargo, también hay, más de alguno, que no debería dar clases en GT, sino en alguna universidad del extranjero de primer nivel. Desde luego, no encaja en el sistema, pues su puntualidad, responsabilidad, conocimiento y experiencia, supera con creces al 99% de sus pares. Lástima que no lo aprovechen. Para mí es uno de los mejores profesores que he tenido y creo que lo es de GT.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Yon Nax /

    12/06/2015 12:59 PM

    En verdad es una pena que la ciencia no sea prioridad ni siquiera para la universidad pública! Pero da gusto que vos sigás echando ****** y no bajés la guardia. Mis respetos, Pazos.
    Post scriptum: el título de tu post es el más cursi que he leído en esta revista cursi. Deberías pantentarlo y venderselo a televisa o tvazteca para alguna telenovela. De allí podés sacás unos lenes ;)

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    César Antonio Estrada Mendizábal /

    10/06/2015 8:00 AM

    Enrique, qué bueno que publica esta terrible situación. Lamentablemente, es algo que hemos sufrido por lustros.
    Tiene razón, la Usac es una Guatemala en pequeño pero en la cual se han concentrado muchos vicios de la idiosincrasia local. Múltiples han sido las causas de esta debacle de la educación nacional y de nuestras universidades: la opresiva y oscura historia de nuestro país, la guerra que el Estado contrainsurgente le declaró a la cultura y a la ciencia, la mezquindad y la ceguera de los oportunistas...
    Dice Williams que las complicaciones son mayores en las Escuelas de las Ciencias Sociales, pero la verdad es que las áreas técnicas y las Ciencias Naturales no se quedan atrás.
    Aunque el camino es largo, complicado y difícil, aparte de seguir realizando bien nuestras labores universitarias, ¿qué podemos hacer para empezar a salir de este túnel? Un primer punto es promover el conocimiento y la discusión de nuestra realidad nacional y universitaria para que se adquiera conciencia de ella y luego, interesarse y participar en los asuntos de conducción política, académica y administrativa.
    No hay que esperar a tocar fondo para empezar a salir a flote.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    10/06/2015 7:24 AM

    .

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Williams Alvarez /

    10/06/2015 1:57 AM

    Lamentablemente no solo en ingeniería, sino en todos lados y si cree que es difícil en ingeniería imaginese cuan difícil es en las Escuelas de Ciencias Sociales, necesitamos hacer un esfuerzo por cientifizar este país tanto como democratizarlo, necesitamos una población bien educada y yo le aplaudo todo el trabajo que realiza, sepa que no esta solo, sepa que desde todas las ciencias estamos en esa lucha

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    carrillorodas@icloud.com
    Diego Carrillo /
    09/06/2015 11:13 PM

    1. 400 millones de dólares o más anuales tiene de presupuesto la San Carlos. Ahora pongan a darse una investigada que universidades en el mundo tienen ese presupuesto y se toparán con varias sorpresas.

    2. Enrique yo no veo en si, si alguien es malo o bueno (profesores u otros) yo me pregunto mas bien porque me toco conocerlo o la, aprender, compartir o lo que sea, somos un todo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    José Pérez /

    09/06/2015 2:40 PM

    Hola Enrique, sin duda sos una de las mentes más brillantes que hay en Guatemala y que bueno que estas acá contribuyendo en la formación y desarrollo de las siguientes generaciones. Es una lastima que en Guatemala muchas veces las personas que deciden y dirigen sean unos mediocres. Pero animo, que Guatemala necesita más personas como vos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    luisf.air@ovi.com
    Luis López Silvestre /
    09/06/2015 2:31 PM

    En la Escuela de Ciencia Política estábamos en las mismas, ahora poco a poco se va avanzando, queda sacar a algunos profesores titulares de su zona de comfort y seguir mejorando. Animo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones