¡Hola!

Necesitás saber que...

Queremos ofrecerte una mejor experiencia de navegación, por eso utilizamos cookies y otros datos para analítica. Conocé aquí nuestra política de privacidad.

Sí, entiendo y acepto

La esclavitud ignorada en Ciudad de Guatemala

Juan trabaja en una tienda de abarrotes en una esquina en Ciudad de Guatemala. A pocas cuadras de centros de tecnología, restaurantes de primera y tiendas de diseño. Abre a las cuatro de mañana o, si tiene suerte, a las cinco. Afuera del cuarto donde duerme está su trabajo, porque vive adentro del negocio, junto con otros dos encargados.

Cotidianidad Guatemala urbana P258

Una tienda de Ciudad de Guatemala.

Foto: Carlos Sebastián

A las 10 menos 10 de la noche, un miércoles, cuenta su historia. Tiene 16 años, pero aparenta 22. Diremos que se llama Juan. Nació en Chichicastenango, habla k’iché, tiene dos hermanas y un hermano, y empezó a atender a los doce. El último grado que terminó fue sexto primaria y luego comenzó a trabajar en las tiendas con su papá.

– Ganábamos Q9 mil ($1,200) entre los dos, pero ahora ya no se gana eso. Mínimo me dan Q2 mil al mes, y si fue buena la venta podrían darme Q 5mil, pero casi no pasa, dice con una voz tímida pero segura.

Entre Q2 mil y Q5 mil se encuentra el salario mínimo de Guatemala, que son Q2,893 mensuales. No es lo suficiente para rentar un lugar, ni pagar por el costo del transporte o la salud, o para salir de pobre.

Chichicastenango queda a 127 kilómetros de la Ciudad de Guatemala, pero el tiempo de camino supera las 4 horas en bus. Hace 5 años que Juan vive lejos de su mamá. Conoce Escuintla, varias zonas de la capital y San Juan Sacatepéquez. Dice que han sido contadas las ocasiones en las que ha sentido que no le tratan bien.

Un delito sin rastro y con poca pena

El caso de Juan no es único. 850 mil menores de edad, 25% de los niños y adolescentes del país, está en condiciones de trabajo infantil. Entre 2015 y 2016, se reportaron apenas 330 casos de explotación infantil en el Ministerio de Trabajo. Del 64% de adolescentes entre 14 y 17 años que trabaja, sólo se reportaron 293 casos. Y de estos, 45 casos de trata de personas y explotación laboral han llegado al Ministerio Público (MP) para ser denunciados ante un juez.

La falta de acción del Estado para terminar con el trabajo infantil es una de las razones por las que Estados Unidos ha demandado a Guatemala en el marco del CAFTA, el tratado de libre comercio con Centroamérica. Argumentan que es imposible competir en libre mercado si los guatemaltecos se aprovechan del trabajo infantil, explotación laboral, evasión de impuestos o no protegen el medio ambiente.

Alexander Colop, fiscal contra la trata de personas en el MP, recuerda que la unidad se inauguró recién en 2014. Ese año hubo 10 casos de explotación infantil denunciados por el Ministerio de Trabajo. Se multiplicó por 15 entre 2015 y 2016.

María Eugenia Villareal, directora de Ending Child Prostitution, Pornography and Trafficking (ECPAT), dice que no se han hecho estudios ni trabajos sobre tortillerías ni sobre tiendas.

O más bien, podrían llamarse tiendas-cárceles.

 

Otra tienda en la Ciudad.

Otra tienda en la Ciudad.

Juan no se extiende para hablar de sus descansos, porque no tiene muchos. Tampoco puede salir de la tienda, porque las rejas siempre están bajo llave. No sale durante el día ni tampoco en la noche.

– ¿Qué pasa si te enfermás?
– Aquí vendemos medicinas; me tomo alguna hasta que me cure.

– ¿Qué pasa si querés salir?
– No puedo.

– ¿Qué pasa si hay un terremoto?
– No voy a poder salir.

La necesidad (y el boom) como motor de la explotación

La zona en la que se encuentra la tienda donde trabaja Juan (diremos que está entre la zona 4 y la zona 10) vive un boom económico. Con edificios nuevos, aceras nuevas, la clase media alta ha vuelto a caminar y a salir. Los restaurantes, los comercios, las galerías y la vida nocturna aumentaron. Este negocio se encuentra bien ubicado. No importa la hora, Juan tiene clientes. Y es entre ventas que se acerca a los barrotes que rodean todo el establecimiento, y dividen le exterior del interior, para continuar con la conversación.

Después de ver a su hermano dejar a su familia y su casa, Juan hizo lo mismo.

– Él es más pilas que yo, se vino sin saber español porque no había ni terminado el segundo grado y aquí se quedó.

A pesar de que su papá y su hermano también están en Ciudad de Guatemala, casi no los ve. No puede especificar dónde, pero asegura que viven y trabajan lejos.

El resto de su familia son sus hermanas y su mamá. Una tiene 10 años y la otra, 8 meses. Las extraña. Pero en Quiché no hay trabajo.

Su situación es jodida. Prefiere ser esclavo en la capital a pasar hambre en su pueblo.

A lo que la psicóloga de Casa Alianza, Gabriela Monroy, responde que no se trata de preferencias porque no hay opciones.

– ¿Qué opción laboral en un espacio controlado, un espacio legal, tiene una adolescente de 17 años con segundo de primaria? No tiene.

La esclavitud va más allá. Los excesos que se cometen por parte de los jefes no se limitan al encierro de sus empleados. Entre las injusticias reportadas en estos casos se incluye la violencia sexual, los golpes, violencia psicológica y un control total sobre la vida de las víctimas. Con las rejas los retienen en los establecimientos, y les quitan sus papeles y documentos de identificación. Es otra razón por la que no pueden irse, y por la que no pueden recibir servicios públicos, o privados.

– Trabajar en condiciones como las de Juan tienen como consecuencia la pérdida de la capacidad de reconocerse como seres humanos, lo que se refleja en la impotencia para salir de una situación de violencia, explica la psicóloga Monroy.

– Es fácil para las personas que tienen niveles de educación más altos, darse cuenta de que hay explotación e injusticia. Y es la falta de conocimiento la que permite los abusos, y la vulneración de los derechos.

Lejos, lejísimos de la ley

Los edificios de lujo, las empresas de tecnología, los cafés sofisticados quedan a unas cuadras y a años luz de la tienda de abarrotes.

70 años desde que Guatemala ratificó las convenciones contra la esclavitud. Décadas desde que el Código de Trabajo determinó que una jornada diurna no puede ser mayor de 8 horas diarias, o 48 horas semanales. Y una jornada nocturna no puede superar las 6 horas diarias, ni las 36 horas a la semana. Décadas desde que se escribió que todos los trabajadores tienen derecho a un período de vacaciones al año y a Seguro Social. Siete años desde que se aprobó el decreto 9-2009 que define la Ley contra la violencia sexual, explotación y trata de personas, que ordena combatir todas las modalidades de trata, como la explotación laboral, la servidumbre y la esclavitud.

 

Una tortillería en la zona 10 de la Ciudad de Guatemala.

Una tortillería en la zona 10 de la Ciudad de Guatemala.

Este apoyo no significa nada para Juan . Él ha trabajado en más lugares, y siente que la ley cambia de acuerdo al jefe que tenga.

– Una vez, trabajé 4 meses y no me pagaba, al final me dio solo Q1mil por todo el tiempo que estuve ahí. Ese señor sí era malo, me mandaba a vigilar, me regañaba y me insultaba, y eso siente feo.

Mientras habla con esta periodista, se encuentra solo en la tienda. Cuenta su vida con soltura, pero repite que los otros dos encargados no tardan en regresar. Cada uno de los tres empleados tiene un trabajo diferente. Uno es el encargado de contar y guardar el dinero. El otro, el que tiene las llaves, es el encargado de la tienda y el inventario. Y Juan es el último eslabón.

– Yo soy el encargado de despachar el producto.

El único día que sale del negocio es el domingo, pero después de las 7 de a noche. Ese día, a esa hora, se va a jugar fútbol al estadio Doroteo Guamuch Flores. No conoce muy bien a los otros que juegan con él, pero no le importa.

La Inspectoría de Trabajo y el futuro

La mayoría de las tiendas de barrio y tortillerías trabajan en la informalidad, por lo que si el Ministerio de Trabajo no las censa, el MP no puede calcular la cantidad de casos similares en el país. A la Inspectoría General de Trabajo le cuesta meses responder a preguntas periodísticas.

El Ministerio de Trabajo cuenta con mecanismos de acción a la hora de recibir denuncias con relación al tema de explotación laboral y casos de trabajo infantil. De acuerdo con el inspector, Ángel Ortiz, trabajan de la mano con la Secretaría Contra la Violencia Sexual, Explotación Sexual y Trata de Personas (SVET) de la Vicepresidencia y con la Procuraduría de los Derechos Humanos.

La SVET, según varias fuentes consultadas, trabajaba más con Roxana Baldetti que con el actual vicepresidente Jafeth Cabrera.

Cuando al Inspector de Trabajo se le pregunta –siempre por medio de su oficina de prensa– sobre detalles del trabajo de su oficina, resume en siete pasos un proceso que expone a la víctima. Se llena una boleta con una entrevista a la persona agraviada y una percepción del inspector que lleva el caso. Luego se formula una prevención al patrono para que la víctima deje de trabajar inmediatamente y se hace una prevención de pago de prestaciones laborales. Y luego, se inicia el proceso legal en contra de la persona empleadora.

Dice que es para garantizar la “acción inmediata” contra el trabajo infantil y la explotación, pero los requisitos del inspector Ortiz parecen de otro planeta. Reconoce que los trabajadores explotados no ofrecen ninguna declaración a los inspectores cuando les hacen entrevistas. Es obvio. Las personas que trabajan en estos negocios no quieren denunciar ni ser entrevistadas en sus puestos de trabajo. Y los dueños no están en las tiendas o tortillerías.

Nómada no pudo cuestionar más al inspector Ortiz porque dijo que todo debía ser por medio de la oficina de prensa del Ministerio de Trabajo.

La SVET de la Vicepresidencia, cuando es cuestionada, dice que sólo acompaña los casos que presenta la Inspectoría.

En el Congreso de la República, la Comisión de Trabajo no ha tratado temas relacionados con explotación y trata de personas. De acuerdo con el diputado Félix Ovidio Monzón, del partido Todos y presidente de la comisión, no se ha conocido algún caso.

– Yo he escuchado que esas cosas pasan en las tiendas y las tortillerías, pero no hemos abordado esa cuestión dentro de la comisión.

Justifica la falta de atención en el tema, con el argumento de que no han recibido ninguna denuncia formal del trabajo en las tiendas de barrio.

Como los diputados todavía no han reformado la ley para que la esclavitud se considere un delito de acción pública, esclavos como Juan tendrían que ir al barrio Gerona en la zona 1 para denunciar en el Ministerio Público que son esclavizados.

Pero para esto antes tendrían que ocurrir dos cosas. Para denunciar, Juan debería poder salir de la tienda. Y para denunciar, Juan debería saber que es víctima.

Él se considera afortunado. Dice que no se aburre porque tiene que hacer la limpieza, sacar las cosas de las bolsas, enfriar las aguas y tiene tele con cable, por lo que ‘casi nunca’ se duerme.

A sus 16 años, Juan no ha tenido novia.

– Yo lo que hago es trabajar.

Hablar del futuro no es importante para él. Los plazos en los que piensa son muy cortos, y no sabe qué va a pasar en dos días; él habla en horas. Pero si de algo está completamente seguro es de que no quiere regresar a Quiché.

Gladys Olmstead
/

Periodista. Aprendiendo de todos y de todo cada día. Amante de los perros y la lectura. Fueron la casualidad, la ilusión y la insistencia las que me trajeron a Nómada.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

19

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Marvin /

    02/01/2019 11:25 AM

    Considero un poco novelesca esta nota, sin ofender a la periodista así lo veo en mi opinión, no podemos hablar de Esclavitud y criminalizarla cuando el propio Estado nada ha hecho para proteger a sus ciudadanos, es decir a mi juicio hay explotación laboral y esclavitud cuando existen alternativas y buenas condiciones de vida para un individuo, pero si el Estado no proporciona esas garantias mínimas para las personas, será nada más un ideal, o una fantasía criticar a otros; no estoy a favor de la explotación laboral, !!jamás¡¡, pero si el Estado no me garantiza oportunidades laborales, seguridad social entre otros, únicamente nos queda fantasear. El Código de trabajo por supuesto esta muy bien encaminado a dignificar al obrero-trabajador pero si las condiciones de vida de determinada región no lo permiten, podemos hablar de 8 horas diaras y de 48 semanales en un trabajo informal? cuando el empleador depende de lo que se venda y sus utilidades son mínimas?, !!lo dudo¡¡

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Karen /

    02/05/2018 4:48 PM

    Ayer precisamente compré en una de esas tiendas y no salía de mi asombro, pregunte al joven que me atendió si podía dar la vuelta en la calle que estaba a menos de 500 metros y me respondió que no sabía, que a él lo llegaron a dejar allí y nunca ha salido. Me dio mucha tristeza, y horror de ver que la esclavitud está vigente en nuestro país.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    elvira /

    01/05/2018 4:18 PM

    Yo vivo en Jocotenango y aqui hay muchas tiendas que hasta son del mismo dueño, rotan a los trabajadores, trabajan de lunes a domingo, o sea que no descansan nunca, a las 5 ya esta abierto y a las 10 están cerrando, son jóvenes que no pueden ni tienen tiempo para estudiar, estar con sus familias o tener novia y amigos! están totalmente fuera de la interacción social con las demás personas porque todo el tiempo están despachando gente y trabajando! es injusto muuuy injusto deberían tener horarios de 8 horas, prestaciones, iggs por si se enferman, y descansos! ya deberían de investigar a los dueños de esas tiendas y joderlos por tener esclavos trabajando.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Danilo Brincker /

    03/04/2018 9:46 AM

    Es una realidad los datos, personalmente he visto muchos jóvenes entre 15 a 30 añis así, algunos se casan y viven en las abarroterías y tiendas con su esposa y casos con bebés.
    Les he preguntado qué otra opción tienen de trabajo real, ( no conceptual ) y mencionan vendedor informal de accesorios celulares, ventas en semáforos pero que ganan menos y deben pagar cuarto para dormir. Es más riesgoso por asaltos y demás. Hablé con algunos dueños de tiendas y al hacer cuentas entre alquiler, pagos de agua, energía, extorsion etc pueden mejorar y aveces cierran.
    Pero quien más le daría empleo a ellos sin estudios sin referencias. Al final concluyen que es la mejor opción. Por eso no se quedan en sus pueblos pues en agricultura ganan como Q800 mes y solo temporadas
    Recopile más datos para entender y creo que su sentido común los lleva a esa mejor opción a cambio de leyes de trabajo que en concepto existen pero en la realidad no hay fuentes de empleo.
    El problema es más amplio e integral
    Les pregunté a unís hermanos que pensaban para el futuro y su respuesta fue Ahorrar para poner su propia abarrotería y después contratar a alguien para crecer con otra. Nos puede resultar como muy malo la economía informal pero funciona a falta de empleo
    Saludos Danilo Brincker cel 30406500

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Daniel Ramirez /

    31/03/2018 12:40 PM

    Excelente reportaje .. por favor mas d esos mismo para que nuetra gente tome consciencia de nuestra situación.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Flory Gaitán /

    30/03/2018 7:50 PM

    Excelente artículo. En mi colonia hay varios casos similares, incluso hay una tienda o casi abarroteria que vende tortillas todo el tiempo. En casa hemos comentado que cada vez son más jóvenes las niñas que hacen tortillas, algunas calculo que de 12 años. Atienden de 6 AM a 10 pm, todos los días de la semana. El colmo es que me han contado que en algunos casos el dinero lo recibe la familia y si llegan a retirarse la misma familia los rechaza porque pierden esos ingresos.
    Que impotencia ver sin poder hacer nada.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Mariano Galvez /

    04/12/2017 12:15 PM

    Primero: El usar de "vos" en una persona. Segundo: Esa explotacion es por comerciantes de la misma etnia que los empleados.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Cesar Avelar /

      31/03/2018 2:39 AM

      Qué mal gusto, volver este tema de victimas de esclavitud en un tema de "que etnia tiene la culpa"

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Jacobo /

    30/11/2017 9:47 AM

    Hay que realizar cambios a manera Albert Einstein, q en una fórmula matemática (E=mc2) explicó el efecto dañino de las BOMBAS ATÓMICAS; la constante violación de la constitución de GT nos tiene también sin futuro o un futuro negro; la fórmula será REFORMA CONSTITUCIONAL: 1) No a la REELECCIÓN, 2) No al derecho al ANTEJUICIO, 3) SI al derecho indígena; el 18-Nov-2017 en campus de Universidad del Valle de Sololá hubo una muestra, denuncia ante el Alto Comisionado de D. H. Zeid Ra'ad Al Hussein por injusticia patrocinado por el Estado, la denuncia favorecerá la producción de hortalizas a un precio favorable para Guatemala y centroamérica, dentro de un clima CIVILIZADO; habían como 5 agentes PNC resguardando el orden, pero no hubo desorden, los vi conviviendo en camaradería...a Nómada le quedará bien averiguar y publicar lo que pasó. Hasta el momento la oficina del Alto
    Comisionado de D-H. en GT no ha dicho nada.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Criztian /

    29/11/2017 7:30 PM

    Muy buen Artículo. Justamente yo trabajo en zona 15 & cerca de mi trabajo veo una señorita que la veo " torteando" desde las 8AM hasta las 7pm. Me gustaría saber como puedo ayudar. Que pena & que rabia. Tenia una imaginación de como era trabajar en una tienda. Pero nunca pensé como era en realidad. Me imagine el nivel de esclavitud que se tiene en ese " trabajo"

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Indalecio /

    16/11/2017 12:10 AM

    Agradezco el haber creado esta nota; el día de hoy en mi trabajo conversábamos sobre cuándo había acabado la Esclavitud en Guatemala, pero por lo leído, no ha sucedido en la realidad. Tan solo en una hoja de papel ratificada por muchas firmas sin peso alguno. Buen enfoque en esta nota.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones