Hay belleza más allá de lo que vemos, pero necesitamos a la ciencia

“La oda a una flor” es un pequeño extracto de una entrevista que la BBC le hiciera a uno de los físicos más brillantes de nuestros tiempos, Richard Feynman. El punto es que la belleza no existe solo al nivel en que uno ve la flor. Hay belleza más allá de lo que vemos, pero para deleitarnos de ella necesitamos la ciencia.

Cotidianidad belleza ciencia Opinión P258
Esta es una opinión

ww.flickr.com/photos

Flor Rudbeckia Hirta

Con la elocuencia que lo caracteriza, Feynman nos explica por qué la belleza de una flor crece cuando añadimos el conocimiento de su minuciosa estructura a nuestro estímulo visual. Es decir, no solo lo que se ve es hermoso, sino que hay capa tras capa de estructuras que escapan a nuestros ojos. La ausencia de las cuales solo hace que nuestra experiencia del mundo sea muy limitada.

 

 

Traduciendo libremente, Feynman nos cuenta:

“Tengo un amigo que es artista y a veces adopta un punto de vista que no comparto del todo. Él me mostraría una flor y me diría: ´Yo como artista puedo ver lo hermosa que es, pero tú como científico lo disectas todo y se vuelve una cosa aburrida´. A mí me parece que se le va un poco la mano. Primero que nada, la belleza que él ve está disponible a otra gente, incluso a mí, creo yo…”

“Puedo apreciar la belleza de la flor. Al mismo tiempo puedo ver mucho más de lo que él ve. Puedo imaginarme la células, las complicadas acciones allí adentro, las cuales también tienen belleza. Es decir, no es sólo belleza a esta dimensión, a un centímetro; también hay belleza a dimensiones más pequeñas, la estructura interna, también los procesos.

“El hecho de que los colores en la flor evolucionaron a fin de atraer insectos para ser polinizada es interesante, significa que los insectos pueden ver color.

“Surge la pregunta: ¿será que este sentido estético también existe en formas de vida más simples? ¿Por qué es estético? Toda clase de preguntas interesantes que el conocimiento científico añade a la emoción, al misterio y al encanto de una flor. No entiendo cómo puede ser al contrario”.

La belleza está en el ojo del observador, se suele decir; pero ahora sabemos que no sólo está en el ojo, está en el discernimiento superior derivado de la adquisición de conocimiento que hace que el mundo no sean solo colores, olores o sabores, sino también la intrincada red estructural que les da vida al nivel más fundamental posible de la naturaleza. Belleza revelada a través de la ciencia.

 

Enrique Pazos
/

Enrique Pazos. Físico, protector de la verdad y viajero del tiempo. Profesor de física y matemática en la Universidad de San Carlos. Montañista de a ratos, curioso de tiempo completo. @enriquepazos


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    op /

    17/03/2015 1:22 PM

    Como que el amigo de Feynman no era muy buen artista...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones