Somos más humanos en la diversidad

Alguna vez escuché a alguien decir que estaba en contra “de la diversidad sexual”, al referirse a su oposición a que dos personas del mismo sexo pudieran desarrollar relaciones de convivencia y amor. Al increparle a qué se refería cuando decía que no estaba a favor de, en concreto, la homosexualidad, su argumento fue que “eso” era antinatural. 

Cotidianidad Opinión P369
Esta es una opinión

Love wins

Creo que estar en contra de la diversidad sexual es como oponerse a los movimientos de rotación y traslación de la tierra, a las corrientes marítimas y a las olas, al proceso de fotosíntesis, a la existencia de las glándulas mamarias en los mamíferos y a la sangre fría en los reptiles, al día y a la noche, al olor a tierra mojada con las primeras gotas de la lluvia, al nacimiento y muerte de los seres vivos, a los distintos colores de piel de los seres humanos…

Sin embargo, las implicaciones de cuestionarse la “naturalidad” o no de un grupo específico de la población por su identidad y orientación sexual son significativas. Y es que hablamos precisamente de personas que, al igual que todas las demás, únicamente vivirán una vez. Tenemos, como especie, una sola oportunidad para llevar una vida digna y plena. De ahí que la existencia humana es transcendental y calificar a alguien como “antinatural”, como un peligro para la existencia y desarrollo de lo “natural”, abre las puertas para plantear su negación y eliminación.

La diversidad se niega y se asume como antinatural como consecuencia del aprendizaje de la comprensión de la realidad en términos binarios y absolutos. En el caso del ejercicio de la sexualidad, lo considerado como bueno y por lo tanto meritorio de existir, es la “heterosexualidad”. Toda práctica sexual, afectiva y amorosa que no pueda definirse a través de este concepto es rechazada y, como se percibe que va en contra de las leyes de la naturaleza, eliminada.

De esta manera, al activar todos los mecanismos de represión, culturales e institucionales, la sociedad impide el desarrollo integral de aquellas personas que, como yo, no somos heterosexuales, porque se manifiestan a través de actos de violencia. No lo somos, no por decisión propia, no porque exista un trauma, no porque el “diablo” se haya apoderado de nuestros cuerpos y pensamientos ni porque nos hayamos alejado del “camino”, sino porque la naturaleza humana es así: diversa.

Y aunque la orientación sexual no sea optativa, aceptarla, afirmarla y hacerla pública se convierte en una decisión y postura política que se asume como un acto de transgresión contra un sistema social que nos niega e intenta eliminarnos. Lo público se asume, entonces, como una reivindicación contra la sentencia al secreto y al escondite que se plantea como el mecanismo para asegurarnos el sostenimiento y mantenimiento de nuestras relaciones familiares, de amistad y, bastante importante también, laborales.

Aún así persiste el cuestionamiento del porqué una marcha para reivindicar y celebrar la diversidad sexual y no una para aclamar la heterosexualidad. Pues por eso, porque la sociedad en su conjunto, todos los días, celebra las prácticas sexuales y afectivas entre un hombre y una mujer al mismo tiempo que niega y condena todas las que quedan fuera de este esquema.

O, ¿cuándo se ha visto que una persona heterosexual deba pasar días enteros preparando un discurso confesional dirigido a sus familiares sobre su gusto por las personas del sexo opuesto? ¿No se pensaría en términos de violencia y represión que un hombre o una mujer heterosexual sienta temor porque descubran su orientación sexual en su espacio laboral? ¿No consideraríamos irracional que un heterosexual, sea hombre o mujer, sienta miedo de tomar de la mano a su pareja en la calle por miedo a que algún energúmeno le escupa en la cara o lo agreda verbal o físicamente porque contempla ese gesto de cariño y amor?

Empezamos por aceptarnos, afirmarnos y nombrarnos. Frente al aislamiento que implica el secreto y el escondite, optamos por plantarnos frente a una sociedad y a un Estado que insiste en que debemos dejar de existir o que debemos dar en concesión nuestros anhelos y sentimientos para vivir. Pero acá estamos, como seres que no competimos ni negamos la naturaleza de la humanidad, sino que formamos parte de ella y la enriquecemos a través de la diversidad.

Ricardo Marroquín
/

Soy periodista, comunicador social, catedrático universitario, con una maestría en Estudios Estratégicos y en proceso de elaboración de la tesis de Sociología. Soy, además de fanático de los rompecabezas de mapas antiguos, cinéfilo y lector permanente de literatura, historia, periodismo y teoría social.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

10

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    David /

    30/06/2017 12:13 AM

    Nadie duda de que los homosexuales sean personas con dignidad y derechos,Sin embargo el activismo de las asociaciones de homosexuales no parece limitarse a reclamar esta dignidad, sino que se adentra en exigir cambios sociales y jurídicos que afectan a nuestro derecho matrimonial y de familia y al propio concepto que manejamos de estas instituciones sociales. Los debates sobre este tema, a menudo más emocionales que racionales, suelen acabar en una unanimidad políticamente correcta o en trifulcas airadas, con partes sincera o fingidamente ofendidas, en cuanto esta se rompe.

    -Jose Manuel Blou.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Joe /

      30/06/2017 12:58 AM

      Ellos y ellas son excelentes personas y han hecho grandes luchas por sus derechos y es algo ejemplar, solo debe encausar esos grandes esfuerzos a temas sociales de aceptación y no tolerancia yo siempre lo he dicho la tolerancia es muy mala, deberíamos apostar por la aceptación, pero en la conducta actual de muchos colectivos lo hacen al revés sacrifican la aceptación por tolerancia y la radicalizan y ese es el problema

      A mí me han tachado de homofobico y demás y cuando lo hacen más me dan la razón que están equivocados unos pocos pero no la mayoría de ellos no piensan así...

      Es decir unos pocos haciendo el relajo y otros más enfocados y más lógicos

      Yo soy heterosexual y orgulloso y realmente no me molesta nada la diversidad si me molesta que lo usen para cosas ideológicas

      ¡Ay no!

      2

      ¡Nítido!

    Vero Mendoza /

    29/06/2017 10:30 AM

    Cuando veo la injusticia, con que por ejemplo asesinaron a un anciano jubilado en una finca propiedad de unos parásitos ladrones, por exigir sus legítimos derechos sin que nadie haga nada al respecto, y luego veo una manifestación de maricones exigiendo derechos infundados con todos los medios y atención y todo el dinero a su disposición, entiendo por qué está la sociedad como está.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Joe /

      29/06/2017 4:53 PM

      Talves no se trata de no darles su lugar tampoco del irrespeto se trata de que todos somos iguales con los mismos derechos.

      Lo que usted dice es muy cierto, por ejemplo yo respeto la diversidad y pienso que es bien, pero cuando vi la bandera en el MP cediendo su altar de honor a otra, pensé porque no mejor hubieran dado lugar de trabajo a los minusválidos o por ejemplo una ley que regularice que en los entes estatales de e existir 50% de contrataciones de mujeres y de hombres, o la inclusión de todas las culturas al final la sociedad en su conjunto tiene otros problemas muchos más importantes que no tienen el altar de esas noticias y todos callamos y por temor a que se nos critique bajamos la mirada y nos vamos por la moda, debemos ser valientes y ordenar los principales problemas y no discriminar a nadie o poner en altares cosas que realmente no tienen impacto en nuestra nación y nuestras republica

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

        papazopapaz /

        29/06/2017 5:42 PM

        "o por ejemplo una ley que regularice que en los entes estatales de e existir 50% de contrataciones de mujeres y de hombres"

        las cuotas son insultantes, dejan de lado la capacidad y le dan más importancia al género.

        ¡Ay no!

        ¡Nítido!

          Joe /

          29/06/2017 6:27 PM

          Pero si pones que ese 50% debe reunir los standards más altos de preparación y experiencia seguramente encontrarían a las mejores profesionales yo por ejemplo he visto que en muchas empresas y en el estado a las mujeres siempre les pagan menos y eso es injusto he conocido compañeras que son genios y trabajan más que muchos huevones y les pagan menos al menos eso di deberían normar en Guatemala

          ¡Ay no!

          ¡Nítido!

            PAPAZOPAPAZ /

            01/07/2017 1:23 AM

            "Pero si pones que ese 50% debe reunir los standards más altos de preparación y experiencia seguramente encontrarían a las mejores profesionales" eso debe hacerse siempre sin importar el genero. El imponer cuotas por ley hará que se haga obligatorio llenar la cuota y si tenes una mujer genio pero la cuota ya se llenó no la vas a poder meter viceversa con los hombres.

            " yo por ejemplo he visto que en muchas empresas y en el estado a las mujeres siempre les pagan menos y eso es injusto he conocido compañeras que son genios y trabajan más que muchos huevones y les pagan menos al menos eso di deberían normar en Guatemala"
            hay varios factores que se deben tomar en cuenta para soportar lo que decís (antiguedad, horas extras, ausencias, etc). Una pregunta: ¿si le podes pagar menos a mujeres, porque los empresarios no han tomado el camino de contratar solo mujeres y máximizar sus ganancias?

            Si son genios como lo pones, ese tipo de profesionales son codiciados por las grandes empresas.

            ¡Ay no!

            ¡Nítido!

    Joe /

    27/06/2017 3:50 PM

    Cada quien es libre de decidir que hacer con su vida y su cuerpo y es su derecho

    Lo que no es un derecho es que obliguen a otros a tragarse sus ideas fuera de foco y contexto a la fuerza y traten de influenciar en niños inocentes y coloquen banderas en lugares donde no está permitido una cosa es el respeto otra muy diferente es el acoso y abuso que hacen de su famoso movimiento que no logra aceptación en ningún lado, solo algunos embajadores y políticos llegan a ver esos desfiles como para apoyar o ayudar a los que dan lastima o a los que están mal, no es una aceptación sino más bien un significado de lastima.

    Creo que como todo hay abusos y excesos y mientras digan que ser heterosexual es malo realmente nadie les va apoyar solamente tolerar se tolera algo que no nos gusta algo que nos cae mal a ustedes se les tolera

    Menos del 2 o 1.5% de la población en Latinoamérica es gay o lesbiana ósea un porcentaje bajísimo tratando de cambiar al 99% del resto que está feliz y orgulloso de su sexualidad entonces es una batalla perdida, una pérdida de tiempo y realmente algo desagradable para la sociedad que no los acepta

    Mejor lleven su vida en paz y respeten a los demás y no impongan sus gustos a la fuerza y verán que la sociedad los tolerará mucho más

    ¡Ay no!

    5

    ¡Nítido!

      David /

      30/06/2017 12:18 AM

      El lobby LGBT tiene una vocación totalitaria que lo lleva no solo a exigir tolerancia a los posicionamientos religiosos o morales que no comparten sus postulados, sino que pretende una adhesión completa a las reivindicaciones de su lobby, usando la palabra “homofobia” como palabra-policía con la que, a partir de una pose de victimismo, proceder a la censura o la represión de todos los planteamientos que se le opongan, de forma que la tolerancia que exige para sí, la niega a los demás.

      -Jose Manuel Blou.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    César A. /

    27/06/2017 2:31 PM

    No, realmente su preferencia sexual no enriquece a nadie y es solo un discurso idílico, pero tiene usted todo el derecho de compartir su sexualidad con quién le plazca.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones