Un pequeño valiente vs. un gran egoísta

San Pedro La Laguna nos está dando cátedra de cómo, con pequeñas acciones, podemos lograr grandes cambios. Y todos somos responsables.

Cotidianidad Opinión P369
Esta es una opinión

Atitlan desde Panajachel

El viernes 7 de octubre de 2016, fue publicado en el Diario de Centro América el Acuerdo Municipal Número 111-2016, en el cual la Municipalidad de San Pedro la Laguna, Sololá, prohibía el uso, venta y distribución de bolsas plásticas, duroport, pajillas y derivados. Esta iniciativa surgió con el fin de minimizar los graves impactos que el exceso de estos productos genera en el ambiente y en el lago de Atitlán.

A casi tres meses de ser publicado el acuerdo, esta propuesta ha sido muy bien recibida por la mayoría de población. Muchas organizaciones y medios han aplaudido la iniciativa y mostrado su apoyo a la municipalidad de San Pedro mediante la elaboración de videos, material informativo y divulgación en general. Sin embargo, el principal obstáculo que se le ha presentado al Arquitecto Mauricio Méndez (alcalde de San Pedro) y al Concejo Municipal, es la oposición por parte de la Gremial de Fabricantes de Artículos Plásticos de la Cámara de Industria, la Comisión de Plástico de Asociación Guatemalteca de Exportadores (AGEXPORT) y la Asociación de Productos Plásticos. Éstos presentaron un recurso de inconstitucionalidad argumentando que el acuerdo “es muy ambiguo y viola el libre comercio”. A pesar de esta oposición por parte de los empresarios, la municipalidad ha respaldado valientemente su propuesta. Además, el municipio cuenta con años de esfuerzo durante los cuales se ha logrado implementar un programa de clasificación de desechos sólidos para facilitar su manejo.

Video de Movimiento Cívico por el Agua, respecto al caso de San Pedro.

Es así como San Pedro demuestra que no es sólo “San Pedro la Locura” el cual muchos familiarizan con fiesta e ir a echarse un viaje dentro del viaje. No, este pequeño pueblo está dando cátedra de cómo se pueden cambiar, poco a poco, las cosas. Alguna vez dijo Galeano “Son cosas chiquitas, no acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo (…) pero quizá desencadenen la alegría de hacer y la traduzcan en actos. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable”. La oposición de esos empresarios ya es un gran reto a enfrentar y es muy fácil indignarnos por su reacción ante tan necesaria iniciativa… Pero ¿y nosotros? ¿Y nuestra indiferencia? ¿Cuál monstruo es más grande y más egoísta? ¿Ese “monstruo empresarial” protegiendo sus intereses, o esos ciudadanos (que somos mayoría) indiferentes, egoístas y desinformados? Eso no nos indigna porque ya se trata de cambiar nuestros hábitos y salir de nuestra zona de confort.

Nos corresponde preguntarnos si realmente estamos contribuyendo a ser parte de la solución. Aunque estoy consciente que no es posible ser 100% consecuentes en el sistema económico en el que vivimos y sé que es muy complicado ser una consumidora responsable (por ejemplo, ya no como Nutella porque sé el serio impacto ambiental que tienen las plantaciones de palma, pero al mismo tiempo, voy y reviso todas las etiquetas de lo que quiero comprar en el súper/tienda y la mayoría de productos de la industria alimenticia tienen aceite de palma o derivados), pero pienso que hay formas. Es difícil, toma más tiempo y en ocasiones más dinero, pero claro que uno puede ir cambiando ciertos hábitos de consumo. Sé que, aunque uno trate, no puede dejar de tener acciones que perjudiquen de una u otra forma al ambiente pero ¿usar una bolsa nueva cada vez que vamos por las tortillas? ¿Usar una pajilla nueva por cada bebida? ¿Duroport cuando hay otras alternativas? ¿Alguna vez se han puesto a pensar en lo absolutamente innecesario (hasta estúpido diría yo) que es un tubo plástico por el cual podamos tomar algo? Les juro que uno no se muere si se toma las cosas sin pajillas (lo he hecho con jugos, granizadas, frappés y cualquier otro tipo de bebida “difícil de tomar” y lo peor que me ha pasado es que me vean extraño… Nada a lo que no esté acostumbrada.). ¡Cuestionémonos nuestros hábitos!

Aunque puede que no tengamos el mismo impacto que una empresa, considero que tampoco podemos criticar con mucha solvencia moral algo de lo que somos parte sin ni siquiera pretender contribuir de alguna forma positiva, así que ¿qué nos queda? Contribuir desde donde podamos, cambiar hábitos, informar a las personas e ir construyendo dentro de nuestro círculo social y entorno cambios positivos que permitan que el mundo sea un lugar mejor.

En nosotros también está cambiar la forma en que consumimos e impactamos a nuestro país y al mundo. ¿Por qué no empezamos a hacer las cosas diferentes entonces? San Pedro la Laguna, un pequeño y valiente municipio de 24 km2 nos está dando el ejemplo de cómo un pueblo puede cambiar por el bien común… Pero hay un gran y egoísta monstruo que está muy cómodo como para poner su grano de arena. Y no, ya no hablo de los empresarios opositores al Acuerdo 111-2016, somos vos y yo mientras sigamos sumergidos en esa indiferencia e individualismo que tanto daño hace a nuestra sociedad.

Entonces… ¿Querés ser el valiente o el monstruo?

Bárbara I. Escobar Anleu
/

Bióloga guatemalteca de sueños locos, que se rehúsa a despertar. Enamorada de la vida, la música, la cerveza, la naturaleza y el amor (no en orden de prioridad). Soy un bicho raro y se siente genial.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

10

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Peter Lim /

    06/02/2017 8:43 AM

    Que decepcionante y frustrante es ver el "simplismo" con que muchos ven el problema de la contaminación; especialmente viniendo de un medio como "nómada" que si bien es cierto a veces se pasan de "hiper activistas", la mayoría de sus notas son bien fundamentadas y los problemas bien analizados. Muchos ya lo han mencionado en los comentarios y es imperativo quitarle el "sentimentalismo" al punto en mención.

    1. En primer lugar, es urgente atender la problemática de la contaminación del lago de Atitlán, puesto que de seguir con los mismos niveles de descargas de contaminación, ese lago no pasa de 15 años.
    2. Se han (supuestamente) invertido millones de dólares en toda la cuenca y sus municipios y por lo visto todo ese dinero ha sido despilfarrado; aquí pongo el dedo a tanta ONG ambientalista que supuestamente han desarrollado campañpas de saneamiento, educación y la famosa "concientización" ambiental; puesto que de haber sido eso correcto, la actual administración municipal no hubiese llegado al extremo de "prohibir" mediante acuerdo municipal el uso de todo derivado plástico.

    2. Hay muchos estudios al respecto de las causas de la contaminación del lago, y me pregunto que porcentaje representan las bolsas plásticas. Tengo entendido que los mayores causales de la eurotroficación del lago son los nitratos, fosfatos, otros elementos químicos utilizados en los cultivos agrícolas, la sedimentación por la deforestación cuenca arriba y las aguas servidas. Las bolsas plásticas tienen un efecto mucho más de ornato y por "mal manejo" de la basura.

    3. Por regla de tres, el alcalde debería primero prohibir el uso de todo producto químico en la agricultura, prohibir el uso de leña (agente principal de la deforestación en la cuenca) y prohibir la descarga de aguas servidas (sin tratamiento) en la cuenca. Me pregunto porqué no lo hace? La respuesta es sencilla, porque esos tres problemas son responsabilidad directa de la administración municipal. No es lo mismo ir contra los malévolos empresarios plásticos que dañan al hermoso lago, que ir contra los miles de agricultores y lugareños (futuros votos). De esto no me parece raro que algún iluminado venga y proponga: cierto, a prohibir los fertilizantes y declaremos veda forestal (el 90% de la gente de la RUMCLA usa leña!!).

    4. A que quiero ir con todo esto, que la respuesta no es la prohibición de las cosas, sino la educación!!! Yo personalmente aplaudo la idea del alcalde en buscar una solución a lo de las bolsas plásticas (también ando con mi moorral hippie para el super!) pero la medida actual no es sostenible en el largo plazo, especialmente cuando se toman medidas extremas. Un ejemplo: en la zona existen invernaderos (cubierta plástica); muchos viveros en donde producen especies forestales y frutales (almácigos en bolsas plásticas y otros en tubetes o bandejas plásticas) y que decir los millones de unidades de mini-vegetales plantados en los municipios aledaños que provienen de Sacatepéquez y Chimaltenango. Ante esto, sería maravilloso ver como esta "ola de simpatía" hacia la prohibición de derivados plásticos siga patente cuando la medida termine. Quisiera ver que la gente de la zona haga las cosas por convicción propia y no por una simple prohibición; porque con esta medida lo que se está logrando es evidenciar que todo se resuelve por decretos y medidas dictatoriales (aplaudidas siempre y cuando sea de nuestra conveniencia); por tanto, tocaría apaludir cuando cierren cantinas y prohiban el licor (lo exige la mayoría); tocaría seguir aplaudiendo la prohibición de la marihuana (esto causa un "crash" entre los lectores de nómada, puesto que muchos son adictos al peyote y exigen su legalización) y en el peor de los casos, tocaría aplaudir cuando se expulsen a grupos de personas por ir contra la armonía del municipio (ya se no es en el mismo municipio, pero salieron peor que Trump).

    5. Así que, que te pasó nomada? que antes eras chévere, ahora ya vas a favor de decretazos y medias que violan la liberta de empresa y todo tipo de derechos individuales

    ¡Ay no!

    6

    ¡Nítido!

    J.C. /

    06/02/2017 8:28 AM

    Mmm San Pedro la Laguna si sigue siendo San Pedro la Locura, con bolsas o sin bolsas siguen siendo bien drogos. Y en mi opinión si veo bien lo de las prohibir las bolsas plasticas y hacer esos pequeños cambios significativos.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Miriam /

    04/02/2017 12:07 PM

    Buen artículo. Todo podemos ir re-educándonos para cambiar nuestras costumbres y hábitos de consumo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Marco Miguel /

    03/02/2017 1:21 PM

    Primero... No creo que la población, aún tenga la idea que San Pedro la Laguna es para irse a drogar, ha cambiado mucho ese espacio, ya es algo mucho más que fiestas de electrónica, creo que no era necesaria esa parte del artículo.

    Segundo... Demasiado sentimentalismo

    Tercero, excelente lo de San Pedro y me uno a los pocos que llevamos nuestra propia bolsa al supermercado, el plástico es terrible, es el peor problema ambiental que tiene el mundo en estos momentos, ya que en el océano hay toneladas y toneladas de éste de polipropileno y poliester (PET) que nunca se hidrolizarán ahí, es lógico que el problema llegó ahí por qué la mara abusa del plástico, desde una pajilla, hasta una bolsa de super que envuelve otra bolsa que envuelve una caja y a su vez envuelve otra bolsa de galletas, o sea, la iniciativa es más que buena ya que abre la posibilidad a que en todo el territorio se prohíba el uso de plástico.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Alejandro Sánchez /

    02/02/2017 10:59 AM

    Linda columna.
    Y sí el reto que he planteado por largos años en cursos libres de la USAC ha sido construir una sociedad cero basura: una sociedad donde la "basura" orgánica se convierte en compost, los metales y el papel se reciclan.
    Simples acciones podrían hacer la diferencia: la prohibición de envases plásticos para aguas gaseosas y la obligatoriedad de pagar por la devolución de envases acabarían esas mareas de basura que navegan ennuestros ríos y mares; la prohibición de duropor para platos y vasos también harían la diferencia; hasta el simple rechazo de una pajilla para beber en el vaso salvan la vida animal.

    Ojalá muchos leyeran la columna y actuaran, desde lo mínimo a lo máximo, para conservar el ambiente.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    César A. /

    02/02/2017 9:40 AM

    Equivocado su punto de vista, como suele suceder con los progresistas que escriben acá, 100 puntos en sentimentalismo y 0 en hechos comprobables.
    Si usted desea no utilizar una pajilla o no comer Nutella, tiene todo el derecho, pero no me llame egoísta o intentar jugar la carta de la culpa, por tener hábitos de higiene o porque a mi me gusta comprarlo, porque 'le juro' que no me interesan sus políticas socialistas.

    ¡Ay no!

    9

    ¡Nítido!

      curiosa /

      08/02/2017 1:41 PM

      Egoísta y encima menso :( pobre señor ojalá sus hábitos de higiene le ayudaran a reproducir a sus neuronas, ojalá su falta de culpa lo hiciera abrir aunque sea google y ver si los hechos son de verdad no comprobables, si no existen datos. Ojalá agarrara su botecito de nutella y leyera que se está comiendo una porquería que sabe rico, pero mejor esa es la idea menos humanos verdad, total es malo ser "socialista" ...

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      rolando vasquez /

      05/02/2017 8:46 PM

      Que estupidez

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Diego Maradiaga /

      02/02/2017 1:26 PM

      ¿0 hechos comprobables? si aja, por que la contaminación en ríos y lagos es un mito ¿verdad?, y sí, no te preocupes vos no tenés la culpa de nada ni sos egoísta, seguí repitiéndolo tal vez se vuelva realidad.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Giacommo L'orifizio /

    01/02/2017 1:21 PM

    Ni los plastiqueros, ni las gremiales de fabricantes ni los distribuidores de resinas plasticas estan interesados en disminuir su volume de ventas. Y estamos hablando de plasticos dañinos al ambiente nada mas, pero Barbara, te invito a Investigar que es lo que pasa con los plasticos usados por las bananeras, meloneras y floricultura. Esos plasticos vienen impregnados con insecticidas, los cuales tienen un efecto similar al gas nervioso. Que pasa con el plastico que cubre al racimo de banana cuando se cosecha? cerca de la casa de quien se amontona, a donde va la lluvia que lo lava hacia que niños la brisa se lleva el insecticida? Y en la fabrica, que hacen con los toneless donde el insecticida viene? Quien los vendio, quien almacena su Agua de cada dia alli? a que niño banyan con esa Agua? Y los trabajadores expuestos a estos Quimicos Quien ve por ellos???

    Excellente iniciatica la de San Pedro, pero es solo la punta del Iceberg....

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones