Expertos explican al Gobierno por qué no debe reconstruir la RN-14 abajo del volcán de Fuego

Tras las numerosas avalanchas de ceniza, dos expertos abren cuatro interrogantes sobre el plan del Ministerio de Comunicaciones de reabrir una de las carreteras más importantes de Guatemala, y asignarle presupuesto.

Guatemala rural crisis guatemala P147

El Ministerio de Comunicaciones se ha propuesto reabrir la carretera Ruta Nacional 14, la más dañada por la erupción del Volcán de Fuego. Sin embargo, los expertos advierten de los riesgos que implica por su ubicación y por la temporada de lluvias. También recomiendan una carretera alterna más segura: la RN-11.

Foto: Sandra Sebastián.

La Ruta Nacional 14 (RN-14) es una de las carreteras más importantes del país, porque conecta el costero departamento de Escuintla con el de Sacatepéquez. Cada semana, transitan alrededor de 1,095 vehículos pesados y 683 livianos. Después de la erupción del Volcán de Fuego el 3 de junio, y tras las avalanchas de ceniza caliente, de sus 59 kilómetros de longitud, unos 20 están totalmente destruidos, según la Dirección General de Caminos.

La carretera va a ser reconstruida. Así lo dijo el ministro de Comunicaciones, José Luis Benito, en su última conferencia de prensa. Y la Agencia de Noticias Gubernamental (AGN) publicó el 17 de junio, con declaraciones de Benito, que el Ministerio de Comunicaciones (CIV) necesita aproximadamente Q230 millones (US$30 millones) para reconstruir la RN-14.

El ministro Benito dijo que se van a habilitar 3 puentes sobre el área en la que pasó el flujo de material volcánico; que se van a reconstruir 5 kilómetros y que se van a reponer 12 kilómetros de rasante (material que sostiene el pavimento). También dijo que su ministerio va a poner 3 rotondas para poder hacer la carretera más segura, en caso de alguna nueva erupción. De todo esto, la dirección de Caminos ni ha recibido solicitudes, ni tiene presupuesto asignado.

 

Trabajos en un tramo de la Ruta Nacional 14 (RN14), la carretera más afectada por la erupción del Volcán de Fuego.

 

Sobre la posibilidad de rehabilitar esta carretera, Nómada conversó con Rudiger Escobar, un vulcanólogo guatemalteco que vive en Michigan; y con Enrique Batres, un ingeniero civil que pertenece a la Cámara de la Construcción. Ambos expertos abren cuatro interrogantes sobre la viabilidad de la reapertura de la carretera.

De ser cierta la planeación del ministro, la carretera tiene muchos más obstáculos que antes de la erupción.

Imposible conocer el estado de la carretera

Antes de conversar sobre lo ocurrido sobre la carretera RN-14, Enrique Batres se resiste a hablar de dinero y se enfoca en el peligro de permitir que comunidades habiten en las faldas de un volcán activo. Sin embargo, al llegar al tema del posible presupuesto para la reconstrucción del tramo destruido, acepta que le preocupa.

Después de publicada la nota, el ingeniero Batres pidió agregar que primero hay que evaluar el estado de la carretera y de los puentes para poder conocer su estado. Dice que reparar la ruta es un posibilidad, pero no solo se necesita recuperarla, también es necesario colocar más puentes junto con la reparación de lo dañado.*

Dar un costo ahorita de lo que necesitan hacer es mentira, porque no tienen idea de lo que tienen que hacer, mientras no limpien. No se conocen las condiciones del suelo, ni el tipo de estructuras que se necesitan. Es necesario evaluar, y eso requiere demasiado dinero, explica Batres.

Ésta no es la primera ni la segunda vez que el ministro Benito hace estas declaraciones. Pero  Byron Herrera, jefe de información de Caminos, dice que el CIV no les ha asignado presupuesto ni se conoce de ningún plan de reconstrucción de la ruta.

Nueve días después de la tragedia, una autopatrulla fue arrastrada por un lahar [avalancha de material volcánico ya expulsado y agua], que destruyó más kilómetros de la carretera. En esa ocasión, Benito dijo que se había perdido la limpieza y la recuperación de 600 metros que ya habían realizado de los 2 kilómetros originalmente perdidos. Nunca especificó el estado en el que encontraron el asfalto, el rasante [que es la segunda capa], ni la tierra que sostiene toda la carretera.

De acuerdo con el ingeniero Batres, podría haber metros de ceniza sobre lo que fue la RN-14. Por lo que es imposible saber en qué estado se encuentra, y en consecuencia el presupuesto necesario.

 

Escenario planteado por expertos internacionales con ayuda del Insivumeh. Foto: Insivumeh.

El alto riesgo de las lluvias

Luego de la tragedia, el Instituto de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) presentó un informe con dos escenarios posibles de lo que ocurrirá en la nueva barranca que se formó luego de la expulsión de flujo volcánico. Este informe se realizó con el apoyo de varios expertos internacionales, entre ellos el vulcanólogo guatemalteco de la Universidad Tecnológica de Michigan, Rudiger Escobar.

Estos escenarios, A y B, se basan en la temporada de lluvias y presentan la posibilidad de nuevos lahares. En ambos, la probabilidad de que el flujo del volcán alcance la carretera es alta.

En el escenario A, con lluvia moderada, el tramo afectado puede ser el mismo o uno ligeramente más amplio que el destruido por la erupción del 3 de junio.

En el escenario B, con lluvias muy intensas, los lahares de material volcánico, depositado cerca del cráter luego de la erupción, se desplazan sobre gran parte de la RN-14 e incluso alcanzan una parte del casco urbano de la ciudad de Escuintla.

En ambos casos, la rehabilitación de esta carretera tendría que esperar a que termine la temporada lluviosa. Y no hay garantías de que la carretera esté libre de nuevos daños graves provocados por el volcán.

— Por la magnitud de la erupción y la cantidad de material que se depositó fuera del cráter, pensamos que flujos [piroclásticos] grandes son posibles. Por lo que la cantidad de agua disponible, con lluvias intensas incrementaría el tamaño de los lahares, advierte el vulcanólogo Escobar.

Lo necesario para habilitar

Un sistema de alarma eficaz, que sea capaz de cerrar la carretera a tiempo, es la única manera de rehabilitar la RN-14. En eso concuerdan Rudiger Escobar y Enrique Batres. Ninguno de los dos se atreve a afirmar que sea suficiente con los redondeles que el ministro Benito presentó en su plan para cambiar el rumbo de los vehículos pesados.

En tres cosas más coinciden: en la necesidad de prohibir comunidades y viviendas en el área, en la de dotar de un equipo de monitoreo para Insivumeh, y en la de definir un plan de prevención y evacuación de vanguardia para la Coordinadora Nacional de Desastres (Conred).

Y aún así, el vulcanólogo Escobar dice que no hay ninguna garantía de que lo reconstruido no se vuelva a perder. Por lo que recomienda subir el nivel de la carretera y de los puentes. De esta forma se podría contener más cantidad de material volcánico debajo de la ruta. Una sugerencia que supone un alto costo y que, admite, no elimina los riesgos de una nueva erupción.

 

Escenario planteado por expertos internacionales con ayuda del Insivumeh. Foto: Insivumeh.

 

La opción alterna

—Es extremadamente difícil y caro pensar en reconstruir [la RN-14], por eso insisto mucho en esa carretera que bordea Acatenango y baja a Santa Lucía Cotzumalguapa; (esta segunda carretera) la veo como un elemento viable, que de mejorarla sería una ruta alterna, sugiere Enrique Batres. **

La rehabilitación de la Ruta Nacional 11 (RN-11), que baja hacia Santa Lucía Cotzumalguapa (Escuintla), es la propuesta alternativa y económica del experto. La RN-11 también conecta Escuintla y Ciudad Vieja, pero bordea el volcán Acatenango, que no reporta actividad desde 1972. Eso la hace más segura que la RN-14 y permite la misma conexión. Por lo menos, mientras se resuelve el interrogante del estado en el que se encuentra la otra carretera.

Esta no es una opción que el ministro José Luis Benito haya presentado, aunque no se sabe si el Departamento de Ingeniería del CIV la ha considerado. Lo que sí se conoce es que, a su criterio, la carretera sí es recuperable, pero siguen a la espera del dictamen del Consejo Científico de la Conred.

Nómada contactó con el ministro Benito para conocer el plan a detalle, pero sigue a la espera de una respuesta. De momento, la postura gubernamental se mantiene en invertir Q230 millones para recuperar la RN-14: Q130 millones este año y Q100 millones, en 2019. Mientras, el ministro espera que logren levantar el bloqueo de la RN-14 la próxima semana.

* este párrafo fue añadido a las 08:40 del 19/6/18.

** este párrafo fue agregado a las 08:43 del 19/6/18.

 

Gladys Olmstead
/

Periodista. Aprendiendo de todos y de todo cada día. Amante de los perros y la lectura. Fueron la casualidad, la ilusión y la insistencia las que me trajeron a Nómada.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Pedro Erdmenger /

    20/06/2018 9:57 AM

    A estas alturas cl. la tecnoligia actual ya debería de haber un borrador de la posible ruta nueva para sustituir esta vía por completo no hay nada que sirva ante un riesgo latente. Debemos de aprender de la historia más que reciente. Quien vive hoy alas orillas del Cambray ?? Nadie

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones