Así fui voluntaria en la cocina para víctimas del volcán de Fuego

World Central Kitchen necesita voluntarios para picar verdura, preparar sandwiches y comida para los damnificados del volcán de Fuego. También vehículos para entregarla.

Gastro Opinión P369
Esta es una opinión

Foto: Fresita La Hada

El fin de semana pasado, después de ver los post en Facebook y recibir información, decidí aventurarme a ayudar a los damnificados del volcán de Fuego, desde mi espacio: la cocina. Así que me trasladé a la Casa Tróccoli, en La Antigua, donde funciona World Central Kitchen.

Me inscribí en la página de voluntarios Volcán de Fuego Relief y me asignaron el turno matutino, de 7:00 a 9:30 Esta fue mi experiencia.

#chefsforguatemala

World Central Kitchen es una asociación internacional fundada por el chef José Andrés en 2010, luego del terremoto de Haití que cobró al menos 222,500 vidas. A partir de lo sucedido, se propuso cambiar el mundo desde el punto de vista de un chef: mejorar la salud a través de su trabajo.

José Andrés vino a Guatemala junto con tres chefs estadounidenses y un puertorriqueño. Este último atiende las cocinas fundadas por la asociación, en la isla, hace nueve meses cuando pasó el huracán María.

El programa contempla dos tipos de voluntariado, uno para los que no tienen experiencia y otros para cocineros o personas con experienncia como nosotros. A los primeros les toca preparar dos mil sándwiches al día, y a los otros ayudar en la cocina.

En este segundo grupo estaba un chef guatemalteco y varios voluntarios, como las dos señoras de Café Condesa que asisten todos los días, ya sea por la mañana o por la tarde. Ellas se turnan con otras dos compañeras.

En la cocina el trabajo es variado e intenso pues se prepara lo que se servirá ese día. Además, el menú cambia todos los días. El sábado, por ejemplo, preparamos bandejas de fruta para acompañar la comida caliente (frijoles colorados con cerdo servidos sobre arroz).

A la fecha han servidos más de 200,000 comidas, una cifra que aumentará porque permanecerán en el país por lo menos un par de semanas. También trabajan en una cocina del Intecap en Escuintla, a cargo del chef puertorriqueño Alejandro Pérez quien también se ha tomado el tiempo de darle un par de clases a los alumnos.

Yo entré a las 7 de la mañana. Una hora después, empezaron a salir las primeras bandejas de comida. Me impresionó la eficiencia, sobre todo la atención que los chefs dan a cada plato de comida para que se vea tan rica como sabe, y el cuidado con el que que empacan todo para asegurarse que llegue caliente. Una excelente experiencia que tendré que repetir.

Fresita La Hada
/

Creció en la mesa de la cocina de su abuelita, enamorada desde antes de poder alcanzar la estufa. Cree en la innovación y las nuevas tendencias, aunque su favorito es lo tradicional. Nada la hace mas feliz que poder compartir con sus amigos su pasión por la comida (haciéndola o probándola).


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Miriam /

    05/07/2018 5:26 PM

    La solidaridad y empatía son valores que deberían cultivarse en todos los espacios, empezando en cada familia. Muchas gracias por dar su tiempo y talento =)

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones