Condones: las 10 peores experiencias de nuestros lectores

“Cuando era niña mi mamá tenía farmacia en la casa. Un día vi que empezó a vender chicles también, entonces, con mis amigos nos metimos en la farmacia y nos llevamos un montón. Que decepción cuando los abrimos, hasta que un amigo gritó –no son chicles, ¡son vejigas!– y todos empezamos a inflarlos. Eran condones.”

P369

Foto: Shutterstock

Este martes 13 de febrero, un día antes del día del cariño, es el día internacional del condón. Y como tributo a ese pequeño látex lubricado que nos permiten gozar sin preocuparnos de infecciones en nuestras partes intimas o herederos no planificados, pedimos a la comunidad Nómada que nos compartieran sus anécdotas y experiencias con el condón. Aceptémoslo. Todos cometemos errores. Todos tuvimos una primera vez. Y necesitamos aumentar el uso del condón en Guatemala.

Intercalaremos a continuación las anécdotas de los lectores y hechos sobre los condones.

1. “¿Una anécdota? Yo una vez que no usé y BUM! Quedé embarazada… La cogida más cara que he tenido.”

El condón, o el preservativo masculino, es un método muy eficiente para protegerte contra embarazos no deseados. Cuando se usa de forma correcta es hasta 98% seguro. El condón también protege contra infecciones de transmisión sexual como VIH, sífilis, clamidia y hepatitis.

Otro detalle, después de abrirlo se puede soplar el condón para ver si está hacia arriba o hacia abajo. Si se dan cuenta que el condón está al revés porque no se estira más, no se puede solo darle vuelta si ya tuvo contacto con el pene. Hay que usar otro condón. A ver, todos queremos salvar el planeta, pero si se trata de protegerte de un embarazo o una enfermedad, olvidémonos por un segundo de reciclar y abramos un condón nuevo. Un condón no es reciclable; un pañal tampoco.

2. “Por el tema del VIH siempre revisaba los condones después de coger. Echándoles agua, o incluso los soplaba para asegurarme que no tuviera agujeros.”

Nada es 100% seguro, pero el virus del VIH no puede pasar por los poros del latex. ¡Es un mito! Frecuentemente usado por movimientos anti-derechos para desinformar y limitar la sexualidad libre y responsable.

3. “Si un condón es seguro, dos condones deben ser doblemente seguros, lógico, ¿no?”
¡No! A lo contrario, la fricción del látex aumenta el riesgo de que el condón se rompa.

4. “Nunca me enseñaron cómo usar un condón, entonces cuando llegó el momento rompí como 4 y no lo lograba. Para mientras perdí la erección y mejor nos pusimos a ver tutoriales en internet. Fue demasiado gracioso”.

Si un condón no funciona es porque está mal puesto. Y no saber cómo usarlo no es excusa. Hay tutoriales en internet y Aprofam es la asociación más grande del país. Uno o una puede llegar y le enseñan de manera gratuita (con un pene de madera).

Siempre se puede buscar algo en la cocina (como un pepino o un banano) y practicar en privacidad. Sólo hay que recordar un detalle, el condón va en el pene 😉

 5. “Cuando estaba en la U empecé a salir con una chava. Una noche teníamos muchas ganas, pero sólo un condón. Queríamos seguir dándole, y tampoco sabíamos tanto como lo que sí sé hoy. Cogimos cuatro veces con el mismo condón. Cada vez le echábamos agua y le dábamos la vuelta.”

Si no quedaron embarazados, tuvieron mucha suerte. Un condón: una vez. Si están en plan ‘Netflix & Chill’, asegúrense de tener suficientes condones para poder llegar hasta los créditos.

6. “Una vez que estábamos haciéndolo por atrás, empecé a sentir un dolor muy fuerte en el ano porque el lubricante que tenía el condón no fue suficiente. Al final tuvimos que parar porque no teníamos más lubricante.”

¡Más lubricante mejor! Homosexual o heterosexual, si practicas sexo anal un lubricante adicional (y paciencia) siempre es recomendable para una experiencia más rica. Incluso lo puedes usar para masajes, para masturbar o calentar un poco a tu pareja antes de tener relaciones. Pero no estamos hablando del aceite para freír papas o el aceite de coco para la piel. Pedí un lubricante donde compras tus condones.

Leé: Sexo anal (para quienes se atreven a preguntar)

7. “Una vez fui a una farmacía, tenia 19 años. Pedí condones pero no puse atención cuando me respondió, solo dije ’sí, sí’. Los pagué y me fui con la bolsita. Al rato sentí que la caja y era muy grande. ¡Eran condones femeninos! A esa edad ni yo ni chava sabíamos qué diablos eran!”

Existen diferentes tipos de condones. Para hombres y mujeres. Aunque en Guatemala el preservativo masculino sigue siendo el más común, todos podemos ser proactivos sobre nuestra salud sexual. Las mujeres no tenemos por qué no estar preparadas.

8. “Descubrí que soy alérgica a los condones normales, porque cada vez que cogía me empezaba a arder. Al principio era solo un poco pero después empezaba a quemar. ¡Era una sensación horrible!”

Aunque no lo creas, algunas personas tienen alergia al látex, el material que se usa tradicionalmente para producir condones. En otros países los alérgicos son tan suertudos que el mercado ofrece una alternativa, preservativos de poliuretano. Las farmacias y supermercados de Guatemala solo ofrecen condones de látex, pero tal vez aún hay esperanza para nuestros alérgicos. Pueden comprar los condones de poliuretano vía internet; y algunas personas los han conseguido en su sex shop local. ¡Ánimos! Busquen en los sex shops y si encuentran, compartan la info 😉

9. “Una vez al terminar no lo encontrábamos. Oh sorpresa! Lo buscamos por todas partes, revolvimos toda la cama pero el único (y último) lugar posible era mi vagina. Tratamos de ‘encontrarlo’ adentro de mi pero no había modo. Entré en pánico, pensé hasta dónde podría llegar. Entonces el chavo me llevó al doctor. Lo sacó en menos de 1 segundo. Me moría de la pena. Después fui por mi pastilla de emergencia.”

Hacerlo durante mucho tiempo o no sacar el pene rápido después de eyacular puede provocar que el pene se encoja y el condón se quede dentro de la vagina. Así que buzos.

10. “Iba para El Salvador y mi mamá llegó a ayudarme a empacar. Me preguntó si llevaba condones y le dije que aún no. Siempre mantenía un montón, montón, de condones en una gaveta y me dijo que ya había guardado algunos en mi maleta. Cuando llegué al hotel con mis amigos y abrí la maleta, mi mamá me había metido los condones en un tupperware.”

Tal vez si todos usaríamos condones y tendríamos tuppercitos para protegerlos si se hablara abiertamente de la sexualidad y como cuidarnos. ¡Es natural! Sería mucho más fácil, y tú y el cajero evitarían estos momentos de vergüenza compartida cuando le pedís una caja de condones. Y más importante, ¡la circulación de ITS y la cantidad de embarazos no deseados bajaría!

¿Querés más información, condones y diversión?

Entonces, olvidate de las excusas y llená tu mejor tupperware (no le robes el favorito a tu mamá) de condones en casi cualquier supermercado, gasolinera o farmacia –menos Meykos, por cuadrados– y a disfrutar de sexo responsable.

En varios centros de salud, la unidad de salud de la Universidad de San Carlos y en Aprofam puedes conseguir preservativos sin costo o a Q1. Aparte, por la celebración del día del condón, este 13 de febrero oenegés como AHF y CAS estarán regalando condones y material de información sobre tu salud sexual para que todos estemos bien equipados este mes del cariño.

Los que quieren adelantar la diversión pueden ir al Life Party, una fiesta de disfraces organizada por Gente Positiva y AHF en el marco del día del condón.

Pia Flores
/

Buscadora de las historias invisibles y experiencias con sentido. Antropóloga irreverente y amante de la diversidad, la noche, las auroras coloridas y los cuentos que tardan.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

3

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Jose Fernandez /

    09/02/2018 11:01 PM

    Otra respuesta para la respuesta 8 - y de a deveras - no como la que escribieron acá que encima parece googleada.
    Varias marcas de condones tienen una línea a base de agua y están disponibles en las farmacias de Guate, el único inconveniente es que son mucho más caros que los de latex y que por no ser de latex exigen mayor lubricación natural de tu chava. Por la prevención lo valen, 0 alergias y 100% placer.

    Pilas mi chava, si vas a dar consejos/respuestas/whatever que sen, por favor hacer un double check para no mal informar ;)

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jorge /

    09/02/2018 3:13 PM

    Yo tengo una: estaba haciéndolo con el condon puesto, cuando de repente sentí una comodidad al penetrar a tal punto que pense: pero que buenos estos condones ni se sienten, y seguí hasta que me di cuenta que no había condon (se habia roto totalmente desde el inicio) y era el borde circular lo que tenía en la base del pene.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Julio Alvarez /

      11/07/2018 4:59 PM

      A mi me paso lo mismo, con la diferencia que yo llegué al final!! y cuando saque mi pené me percate de lo mismo que te paso a ti, a sufrir pues. Lo bueno fue que a mi chica le vino 8 días después. Ahora pongo más atención en las sensaciones.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones