Diez cosas del amor que me hubiera gustado saber a los 20

El amor como nos lo heredaron nuestras madres y abuelas no tiene por qué ser una dinámica rígida y llena de culpa. También se vale tomarlo a la ligera y vivirlo sólo por el gusto de sentirlo hormigueando en la piel y la sonrisa.

P258

Imagen: Pexels.com

1. Vas por la calle y te cruzas con un sujeto espectacular. Notas que te ve con esa casi imperceptible luz en la mirada que indica que también le gustas. Háblale, hazlo ya.

 

2. Si te ganó lo cobarde —o peor aun, lo prejuiciosa— y no le hablaste, mal por ti. Intenta arreglarlo averiguando si alguien en el café o en el edificio sabe quién es. Quizá la vida sí llame dos veces a la puerta de los que se acobardan.

 

3. Si ya le hablaste, averigua con mucho estilo si tiene pareja. Observa su dedo y presta atención a su lenguaje corporal: si mira nerviosamente a los lados, como buscando algo, quizá sea a su esposa o novia que puede venir a traerlo de los pelos. Eres una mujer actual, pero no una desgraciada sin principios.

 

4. No tiene novia. Uf, algo hiciste bien en otra vida. Pídele su teléfono y su Facebook, Twitter y cuanta red social tenga el sujeto en cuestión. Hay que volver a casa y hacer una labor de stalkeo profunda y discreta, nadie quiere enredarse con un tipo que vive con su mamá o peor aún, uno con ideas neoliberales, ¡qué asco!.

 

5. Si cuando llegas a casa, ves que él te agregó antes, tienes permiso de hacer un pequeño baile de la victoria sobre la silla. Rápido, que él podría estar haciendo lo del stalkeo y descubrir aquellas fotos borracha y topless en alguna playa o que en un tonto momento de debilidad le diste like a la página de Alejandro Sanz. Borra todo eso ya y confía en que no lo ha descubierto aún.

 

6. Cuando llame o te escriba (cuatro días máximo o hazlo tú), finge que te sorprende. Y pórtate serena, hablando de generalidades con tinte profundo. Algo que le deje claro que puedes navegar con propiedad entre el análisis profundo de algunos tópicos y el chapoteo en las aguas bajas de la frivolidad.

 

7. Invítalo a salir, casual. Si cae, bésalo. Estos son los tiempos modernos, mujer. No está nadie para dejar ir oportunidades y mucho peor, creer que puede desacelerar el ritmo de la época.

 

8. Si lo estás besando, ten sexo. De eso se trata todo. El amor moderno es así: sexo bonito, mucha charla, hasta cortesías mutuas. Un amor que no es amor, pero que sirve para el mismo fin. Si dura 2 horas, un fin de semana o un año y medio, no importa. Si te hace sonreír, todo es ganancia.

 

9. Cuando se termine (porque todo termina, hasta el mítico AMOR verdadero; sí, el de las mayúsculas), intenta quedarte con un nuevo amigo. Quien te conoce desnuda, cariñosa e íntima, merece el upgrade al círculo de buenos amigos. Con suerte, con algunos derechos de vez en vez como el flirteo ocasional post-coito que también es una delicia.

 

10. Si no se muestra receptivo a tu propuesta de quedar como cómplices y es evasivo, frío o te dice que tiene mucho trabajo y por ello es escueto, déjalo ir. Es una lástima, claro; pero hay cruces de camino y caminos paralelos. Quizá este sea de los primeros.

 

10+1. Porque no hay diez sin once: el amor verdadero podría ser como el unicornio. Le escriben canciones pero nadie perdería un brazo jurando que lo ha visto. Piensa si ir tras él —mientras la vida pasa—vale la pena. Quizá sea mejor ir tras la vida y que el amor sea quien te cruce el camino.

Maru Luarca
/

I had nothing to offer anybody except my own confusion. He robado esa frase de Kerouak, porque no hay nada más apasionante que tirar del hilillo que escapa de la madeja del caos y dejarse sorprender por el resultado.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

6

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Mc /

    01/08/2018 10:04 PM

    Que chistoso q todos los q culpan de putas y demás... son hombres. No mujeres. Cómo si para evitar enfermedades venéreas no existiesen a caso condones. Una persona q cree q va a tener sexo sin condones es el mismo q cree q llegará virgen al matrimonio. Es otra época. Ni un caballero tiene memoria, ni una dama pasado... O q... Creen q la cigüeña les trajo?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    frank lopez hurtarte /

    28/07/2018 7:02 PM

    .
    .
    SIMPÁTICO.

    Al final, los géneros periodísticos, como la columna de opinión, son, en esencia, también una suerte de género literario. Mmm... está bien...
    Bien o mal, no lo sabemos, pero la mujer cada vez más busca equiparar las conductas del hombre. Y son cada vez más liberales. Cierto.
    .
    .

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Marco Asturias /

    28/07/2018 11:45 AM

    Que poca imaginación para escribir esta columna, pone por los suelos la reputación de la mujer. Como dice al final: no hay diez sin once, entonces en la sugerencia # 11 le faltó poner: 11. Si te contagia de sida, no hay problema, puedes comenzar a gastar en retrovirales...

    ¡Ay no!

    7

    ¡Nítido!

      Marlon Suarez /

      29/07/2018 1:05 PM

      Completamente de acuerdo con tu comentario, le artículo estúpidamente le está diciendo a la mujer: anda coge, con quien se las veces que puedas, sin conocerlo... pero que hay de las enfermedades venéreas, si es un psicópata, un narco, etc.
      Irresponsable el artículo en toda sus aristas.

      ¡Ay no!

      5

      ¡Nítido!

      Víctor López /

      28/07/2018 6:47 PM

      Así es tenes razón ...

      ¡Ay no!

      4

      ¡Nítido!

        alfonso villacorta /

        04/08/2018 9:21 PM

        entonces porqué nómada incluye pendejadas? no hay una política ni línea editorial? no hay sensores?
        y no es por cachurecadas sino porque si permiten estas estupideces en la sección igual puede pasar en las otras secciones, incluyendo la pobre gastro

        ¡Ay no!

        ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones