No hay placer para las adolescentes con VIH

Tengo 26 años. Cuando pienso en VIH me imagino a una persona adulta, más grande que yo. Pero, ¿cómo puede ser tener 16 años y enfrentar al mundo con VIH? No me lo había preguntado, hasta ahora.

Somos todas P258

Anahí y Cintia, parte del capítulo de jóvenes y adolescentes con VIH de CIW.

Hace unos días conocí en Costa Rica a chavas increíbles que viven con el VIH en una reunión llamada Diálogo de Alto Nivel de Mujeres con VIH organizado por la Comunidad Internacional para Mujeres viviendo con VIH (ICW). Hablemos de sus experiencias. Son jóvenes y alegres. Contrajeron el virus por sus parejas, por abuso sexual o por transmisión vertical, es decir, cuando la madre se lo transmite al niño o niña durante el parto.

Escucharlas me hizo cuestionarme. Cuando una persona tiene 15, 16 o 20 años, empieza a descubrir el mundo, su cuerpo, al otro o la otra. A esa edad muchas no sabemos cómo o qué nos gusta en el sexo, cómo no embarazarnos o cómo podemos prevenir una enfermedad de transmisión sexual. (Sorpresa, muchos adultos tampoco).

Si a esas primeras experiencias le sumamos las siglas VIH, el mundo se ve distinto.

Anahí Alvarenga, de 20 años, nació en Paraguay y cuando apenas tenía 13 fue diagnosticada  con VIH por un abuso sexual. “Hace seis 6 años que vivo con el diagnóstico”, relata. “(Ahora) soy muy feliz. Estoy muy bien. Ya me ves”, cuenta mientras ríe.

O muy feliz y muy bien en ese momento. Como Mariana Iácono nos contó ayer en Volcánica, la vida de las personas con VIH desde muy jóvenes (en ella habita desde que tenía 19 años, hace 15 años el lunes), tienen momentos de felicidad y tristeza como todos, sólo que más intensos.

Muchas jóvenes como Mariana o como Anahí estudian, trabajan , tienen pareja, son voluntarias, se entregan al mundo pero cuando hablan de su vida sexual y del placer, todo se complica.

Casi nadie sabe que al tomar los medicamentos el “nivel” de VIH en la sangre disminuye y se convierte en una “carga indetectable”. Según la revista Science Now, de Onusida, una persona con VIH que toma sus medicamentos durante 6 meses puede tener sexo oral y genital, con o sin condón, porque indetectable es igual a intransmisible.

Pero explicar que vivir con VIH no es lo mismo que tener Sida se vuelve una carga, que a ellas les toca asumir con pesar.

Para Cintia Gerez, argentina de 25 años que vive con el virus desde hace un poco más de un año, “no hay placer para la mujer que vive con VIH”.  Y eso duele. Es doloroso, porque las y los jóvenes no saben diferenciar VIH de Sida, cómo protegerse o cómo lidiar con esto y los adultos tampoco. Es común confundirlos aunque no sean lo mismo.

¿Qué se siente tener que repetirle a tus parejas que todo va a estar bien, todas las veces? La autoestima de cualquiera se lastimaría cuando en cada encuentro hay más preocupación, miedo y prejuicios que placer.

Nadie pide tener VIH, pero a cualquier de nosotras le puede pasar. Tal vez por un encuentro, un abuso sexual, una pareja promiscua, una mala práctica médica o una adicción. Necesitamos crear una comunidad donde las mujeres y los hombres estemos informados y podamos construir relaciones plenas, porque a veces olvidamos que el derecho al placer y a la salud son los mismos para todas y todos.

Necesitamos acercarnos y escuchar las historias de estas chavas para entenderlas. Crear una comunidad donde exista educación al respecto, con clínicas especializadas en adolescentes y atención integral una vez adquieren el virus, con estudios que nos digan cómo se sienten y qué piensan. Donde les demos la bienvenida a la vida adulta, donde nos sintamos cerca y las (nos) acompañemos. Como amigas, como hermanas.

Desde que las conocí no dejo de pensar, ¿y si me hubiera pasado a mí?

Andrea Gómez
/

Cree en el poder de la educación y en que la felicidad está a un respiro de distancia. Fan de los derechos, la ecología social y el feminismo. Entusiasta de la comunidad del relleno sanitario de esta ciudad desde 2011. Es la desarrolladora institucional de Nómada desde 2015, porque de niña quería ser periodista. M.A. en Desarrollo.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

4

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Juan Carlos /

    01/12/2017 5:31 PM

    ¿El mensaje es no usar preservativos? Vale la pena aclararlo. Se publican más de 400 artículos mensuales sobre VIH y hay muchísima mas información al respecto del tema, vale la pena citar y analizar los estudios para el público lector más q una cita de otra cita de la revista.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      bob081 /

      01/12/2017 9:53 PM

      Aunque creo que el punto del artículo es otro, vale la pena aclarar el mensaje sobre el uso de preservativos.
      Los preservativos previenen la transmisión de VIH. Esto está adecuadamente comprobado y ha existido consenso científico por años.
      El nuevo mensaje, publicado por la CDC el 27 de septiembre de este año es que indetectable = intransmitible. Esto es, las personas con VIH que tienen una carga viral en sangre de menos de 200 copias/mL no pueden transmitir el virus. Esta idea no es nueva. Anthony Fauci, de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU lo viene mencionando desde hace años. Los primeros artículos apoyando este concepto tienen ya más de una década de haber sido publicados. Como siempre en la ciencia, el consenso se construye poco a poco y fue hasta este año que múltiples organismos (CDC, NIH, ONUSIDA, CATIE) publicaron enunciados resumiendo el consenso científico en un mensaje para el público.
      ¿Pero entonces, que hacer con los preservativos? ¡Seguir usándolos! El mensaje es para que las personas que viven con VIH y sus parejas se sientan tranquilos. Es un mensaje para que los estados que criminalizan a las personas con VIH por no revelar su estatus previo a tener relaciones sexuales dejen de hacerlo.
      Si usted y/o su pareja estable tienen VIH y están indetectable(s) pueden tener sexo sin condón. Pueden tener hijos. Pueden amamantar. Solo tienen que tomar sus medicinas, ir a sus chequeos regulares y mantener esa carga viral indetectable.
      Si tiene VIH y tiene sexo casual y su carga es indetectable no se debe de preocupar por transmitir el VIH. Pero, ¡use condón! El VIH no es la única enfermedad de transmisión sexual. Potencialmente se expone a que alguien le transmita una cepa de VIH resistente a su tratamiento actual.

      Si usted o su pareja tienen VIH y no se toman el medicamento, o no han logrado tener una carga viral indetectable, entonces ¡use el condón!

      Si usted no tiene VIH y tiene sexo casual ¡use condón! No sólo para protegerse del VIH sino de muchas otras enfermedades, embarazo, etc..

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones