Psicóloga: el peor trauma para esas niñas es la maternidad forzada

Bajo el argumento de que la iniciativa de ley está legalizando el aborto, se está dejando de lado la necesidad de proteger a las niñas que sufren una violación. Entrevistamos a la psicóloga Geraldina Barreno para entender la magnitud del daño emocional y social que estas niñas sufren.

Somos todas

Entre enero y junio de este año se han reportado 1.475 casos de embarazo en niñas entre 10 y 14 años. Son 1.475 niñas que fueron violadas - en 80% de los casos por un familiar.

Foto Carlos Sebastián

Mujeres Transformando el Mundo es una de las organizaciones que, con base en su experiencia en atender casos de violencia sexual en menores y adultas, está promoviendo la iniciativa de ley 5376 para la Protección Integral, Acceso a la Justicia, Reparación Digna y Transformadora a las Niñas y las Adolescentes.

La iniciativa ha generado controversia y atención mediática, ante todo por el artículo 7 que despenaliza la interrupción del embarazo, en caso de que sea producto de violencia sexual, en niñas de 14 años o menos. Por ley, cualquier relación sexual con menores de 14 o menos es categorizado como violación.

El artículo presentado en la iniciativa 5376 decía así:

“No será punible para prestadores de servicios de salud, la interrupción medicamentosa voluntaria de embarazos en niñas y adolescentes igual o menor de 14 años que a consecuencia de una violación sexual. Para lo cual se aplicará el segundo kit de medicamentos dentro de las 12 semanas de gestación”.

En el contexto del debate sobre la iniciativa de ley 5376, conversamos con Geraldina Barreno Colindres, psicóloga de MTM, sobre las consecuencias psicológicas y sociales para niñas en situación de embarazo y maternidad forzada.

En los casos que han visto, ¿cuáles son las secuelas psicológicas más fuertes para estas niñas?

– La violencia sexual crea muchas consecuencias, tanto psicológicas como familiares y sociales. Realmente la afección de la violencia es grande porque no es nada más lo emocional, sino que abarca de una forma grande todo el contexto de la víctima y de la familia. Cuando a la niña no se le da atención psicológica se pueden crear hasta trastornos de personalidad, de ansiedad o episodios depresivos. Estas secuelas son las más grandes, estamos hablando ya de cuadros que son clínicos y psiquiátricos. Y quiero resaltar que cuando existe una maternidad forzada el trauma se multiplica.

¿Desde su perspectiva, son tres traumas además de la violación?

– Desde mi punto de vista, son tres traumas. Yo lo clasifico así: el trauma comienza cuando está siendo abusada. Y regularmente de 10 violaciones, 8 son consecutivas. Niñas que son abusadas hasta por años por familiares cercanos que tienen ese acceso. Por ejemplo su papá, un abuelo o un tío. No es solo una vez, pero la víctima no revela ese abuso.

Si a esto viene un embarazo forzado, para mí, aumenta más el trauma. Llevar un embarazo forzado durante esos nueve meses, viendo que es producto de violación en un cuerpo de una niña de 10, 11 o 12 años, realmente no es solo lo emocional, sino que también el daño físico que sufre su cuerpo. Ella no está preparada ni físicamente ni mentalmente para traer ese embarazo a la fuerza.

Y el siguiente paso, la maternidad forzada que es el trauma más intenso que yo catalogo acá, porque ya estamos viendo que se tiene que sobrellevar el trauma de haber sido violentada y aparte el trauma de ser madre a esa edad de una niña o un niño, que es producto de una violación.

Entre enero y junio de este año se han reportado 1.475 casos de embarazo en niñas entre 10 y 14 años. Son 1.475 niñas que fueron violadas – en 80% de los casos por un familiar.

¿Cuáles son las consecuencias sociales y familiares?

– La familia es la víctima secundaria de la violencia sexual. Aquí vemos a la mamá por ejemplo, que es la figura que siempre acompaña a la víctima.. Pongamos un ejemplo en que el papá es el agresor y el resultado es la desintegración familiar.

Entonces todo el contexto de la niña se ve destruido. No tiene ya el acceso a todo lo que tenía -si es que lo tenía también-. Si hablamos de una maternidad forzada implica que ahora ella debe de cuidar al niño o niña que nace a causa de la violación y deberá abandonar su rutina normal de vida en la mayoría de los casos.

Hay mucho estigma de parte de la comunidad en donde se encuentran. Existen casos donde la familia debe migrar a otro municipio, u otro departamento por los mismos ataques de la comunidad hacia la familia completa o hacía la niña.

¿Siempre se tiende a culpar a la víctima?

–Sí. “Ella lo provocó”, “¿por qué salió sola en la noche?”, o “¿por qué se vistió así?”, esa es la forma en que las personas naturalizan la violencia. Si yo salgo en la noche o voy vestida de tal forma, eso no le da derecho a nadie para agredirme.

Esa naturalización de la violencia es parte del sistema. Si no hay una atención especializada, esa culpa queda inmersa en la víctima y sigue siendo muy vulnerable a que se le desarrollen más afecciones psicológicas. El trastorno depresivo se caracteriza porque hay crisis, entonces hay crisis y una crisis te puede llevar a quitarte la vida.

¿Qué piensa respecto a la oposición a la iniciativa de ley?

– El sentido de la ley es la protección de las niñas. Pero ahora todos están abordando el tema del aborto. Lo generalizan. Nosotras estamos hablando específicamente de víctimas de violencia sexual pero he leído muchos comentarios que lo que se quiere hacer es crear clínicas abortistas. O que cualquiera pueda tener acceso a este segundo kit e interrumpir el embarazo.

¿Podemos decir que el debate perdió el rumbo?

– Sí, exacto. Vi una noticia sobre el caso de los trillizos. Decía que una niña de 13 años da luz a trillizos en Totonicapán y que en el Congreso se discute una ley que aboga por la interrupción en estos casos. Si especificaron que se está pidiendo la interrupción cuando sea una violación pero al mismo tiempo crea esa polémica, porque la foto que pusieron es ya un bebé formado con el cordón umbilical y a la par un cuchillo lleno de sangre. La gente lo que mira es la imagen, entonces lo que piensa es “ay no, van a matar al bebé”. El kit ni es así, pero uno dice eso y se imagina ese bebé ya formado. Y no es así.

Barreno se refiere al ‘segundo kit de emergencia’ al que se hace referencia en el artículo 7 de la iniciativa de ley y que ha causado polémica en el congreso. El kit proveería a la víctima con un medicamento que provocaría la interrupción del embarazo antes de las 12 semanas. Ya existe un primer kit para víctimas de violación que contiene antirretrovirales y antibióticos, para evitar contagio de alguna infección de transmisión sexual, además de anticonceptivos de emergencia para evitar el embarazo.

– Estamos hablando de violencia, pero no piensan en la niña de 10 años, o en este caso de 13 años con tres niños. Allí realmente solo te enfocas en los trillizos, pero ¿quién ve por la niña? Tampoco están aportando u obligando al Estado a darle protección a esa niña. No están creando estrategias, por ejemplo una asociación para recibir a todos esos 1.400 niños que han nacido el primer semestre este año producto de embarazos de niñas y adolescentes. No hay prevención, pero tampoco hay una atención integral a las víctimas para hablar también de la reparación que necesitan las sobrevivientes.

La semana pasada terminaron las mesas de discusión entorno a la iniciativa de ley en las que participaron 111 organizaciones de sociedad civil. Ahora queda en la Comisión de la Mujer en el Congreso decidir si se le da dictamen favorable o no.

Pia Flores
/

Buscadora de las historias invisibles y experiencias con sentido. Antropóloga irreverente y amante de la diversidad, la noche, las auroras coloridas y los cuentos que tardan.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

7

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Gilberto Suarez /

    30/08/2018 7:27 AM

    Realmente da pena venir a leer estos comentarios que quieren de alguna manera justificar que estas niñas no puedan abortar. A veces dan ganas de largarse de este pais, pero como estan las cosas, ni las puertas le abren a uno en otro lado. Es triste ver que la gente no tenga la mas minima empatia por estas niñas, y cuando ven a todos los patojitos pidiendo pisto en los semaforos ni les hablan, ni siquiera los vidrios les bajan.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Flavio Silvestre /

      31/08/2018 11:41 AM

      Se cuenta con el Consejo de Adopciones. Si un niño pide dinero en la calle, ya se están vulnerando sus derechos. La PGN y la PDH deben actuar para que se verifique la situación y pueda optarse por la adopción. Si la PGN o PDH y otros entes estatales no hacen bien su trabajo, entonces se debe luchar para que sean eficientes. En los países donde se aprueba la ley del aborto, en su mayoría los casos son por estética u otros motivos materiales por los que están matando a los niños. Más grave en el las grandes guerras que ha vivido la humanidad.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Hugo /

    29/08/2018 8:56 PM

    A ver si no les parece contradictorio:
    TROCAIRE aparece en la pagina de Mujeres Transformando al Mundo como DONANTE:
    Cito: "¿Qué hace a Trócaire diferente?
    Trócaire fue fundada como una expresión de la misión social de la
    Iglesia Católica en Irlanda. Nuestro trabajo se fundamenta en principios
    claves de la Doctrina Social de la Iglesia, la cual concibe al ser humano
    totalmente conectado al entorno natural y a toda la familia humana.
    Nuestro compromiso con los principios de la Doctrina Social de la
    Iglesia nos inspira a abordar tanto las necesidades de las poblaciones
    que viven en pobreza como su empoderamiento para cuestionar las
    estructuras y relaciones de poder que sostienen y perpetúan la pobreza.
    La Doctrina Social de la Iglesia también fortalece nuestro compromiso con la protección del planeta e inspira nuestro trabajo en abordar los temas relacionados con el cambio climático." Fin de cita.
    No les parece contradictorio o sus donantes no saben lo que hace MTM
    Link https://www.trocaire.org/sites/default/files/resources/policy/trocaire-guatemala-plan-estrategico.pdf

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Hugo /

    29/08/2018 7:46 PM

    "Geraldina Barreno Colindres, psicóloga de MTM" , es parte interesada, son ellos los promotores de la ley, no creo que pueda ser objetiva. Por que no entrevista a otros sicólogos, siquiatras, antropologos, sociologos, hasta lideres espirituales indígenas, solo para tener otros enfoques del tema

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Miriam /

    29/08/2018 12:17 PM

    Gracias por su artículo. Ninguna mujer debería ser obligada a ser madre y menos si es una muchachita de 14 años o menos que ha sido violada.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Flavio Silvestre /

      31/08/2018 11:44 AM

      No se le obliga a cargar con todo el rol de la maternidad. Se la última instancia es la adopción. El mal no se acaba con otro mal: matar a los inocentes.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

        Lorenzo /

        31/08/2018 5:13 PM

        Todos los creacionistas cristianos hablando de adopciones pero son quienes más les dicen a sus hijos e hijas que no adopten, que no se sabe de que "calaña" vienen los niños.
        Una criatura producto de una violación desde el momento de la concepción tiene la vida condenada, lo rechaza su progenitora, no lo quiso su progenitor, los matrimonios sin hijos invierten miles en concepción artificial y no quieren adoptar a una persona que no es su sangre, no te cuida el estado ni tu familia, creces pobre, ignorante, violento, matas, robas violas y vas a la cárcel o te matan....

        ¡Ay no!

        ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones