La historia detrás del ataque en Rusty

Aunque el hombre la estaba ahorcando para enseñarle que ella siempre sería de él, el personal del restaurante no llamó a la PNC. María Monroy sobrevivió a las manos de su expareja, a la indiferencia de quienes no la ayudaron y luego, a los comentarios que la responsabilizan por “haberlo provocado”.

Somos todas P258

La ahorcaron, nadie intervino y luego la culparon de "haber provocado" a su agresor.

Cuando María Monroy salió del Ministerio Público eran las 3 de la mañana. Ya era domingo. En sus manos traía una copia de la denuncia que acaba de presentar por violencia contra la mujer y una orden de restricción contra su expareja, Javier Varela. Adentro sentía aún el pánico y la incredulidad de lo que le había pasado.

– Hasta ahorita que están pasando los días entiendo muchas cosas de mi relación. Que no estaba bien. Que no era sana. Era una persona inestable emocionalmente.

La noche anterior, el sábado 28 de abril, María y Javier, juntos con otros amigos, se juntaron en Rusty, un restaurante de mariscos en la zona 10 de la Ciudad de Guatemala. Habían pasado tres meses desde que terminaron su relación de novios hasta la semana pasada cuando decidieron darse otra oportunidad a estar juntos. Después de todo, se querían.

La pasaron alegre. Javier la invitó a las picositas que le encantaban. Se reían. Bailaban. Todo iba bien, hasta que Javier le preguntó sobre los meses que habían pasado de solteros.

– Mira, ¿tú con cuántas personas has estado en estos meses?
– ¿De verdad quieres saber? Yo te lo digo, no me importa, porque no fue algo relevante en mi vida.

– Sí, quiero saber con cuántas personas y con quiénes estuviste.
– Javi, no seas ridículo, no vale la pena.

Insistió hasta que María le respondió. El ambiente se puso tenso. El volumen de la música y el ruido de la otra gente en el restaurante no ayudó. Decidieron seguir la conversación afuera en el parqueo.

De repente estaba siendo somatada contra la pared.

– Para que te recordés que siempre serás mía.

Las manos de Javier apretaban el cuello de María. En su cabeza ella le rogaba con gritos que no se oían. “¡Pará, por favor! ¡Pará!”

– Intentaba respirar y sentí como la cabeza se me llenaba de sangre. Sentí que los ojos se me iban a salir. No podía respirar. Al final me desmayé.

Cuando María volvió a abrir sus ojos tenía la mirada fija de Javier a pocos centímetros de su cara. La tenía agarrada de las mejillas. Javier escupió varias veces en la cara de su expareja y con una mano empezó a regar la saliva. Con un dedo la señaló y dijo:

–¡Sos una puta! Nunca vas a estar con alguien más como yo. Eso es para que te recordés que siempre vas a ser mía.

Dos personas del personal del restaurante vieron lo que estaba sucediendo y empezaron a gritar. María teme que si ellos no hubieran llegado, Javier la hubiera matado.

La normalización de la violencia

Sigue siendo peligroso ser mujer en Guatemala. Según las estadísticas la violencia de género va en aumento. En 2017 el Ministerio Público recibió 48.090 denuncias de violencia contra la mujer. Y en lo que va de este año 16.050 mujeres han presentado sus denuncias.

En 98 por ciento de los casos de violencia el victimario es un familiar directo, en muchos casos su pareja o expareja.

El dueño de Rusty explicó a Nómada que el restaurante es un lugar familiar donde no había pasado este tipo de incidentes antes. Por lo mismo, no tenía personal de seguridad contratado pero asegura que ahora lo va a implementar.

A la pregunta de por qué el personal del restaurante nunca llamó a la Policía Nacional Civil, contesta que dos personas salieron a fumar un cigarro y “solo vieron que la empujó” y que “ella entró llorando y somatando todo”.

Agrega que el gerente incluso “la llevó a zona 9 a traer dinero porque no tenía con que pagar su cuenta” porque si un cliente no paga, se lo cobran a los meseros.

La versión de María es distinta.

No tenía con qué pagar los Q150 de la cuenta y tuvo a tres meseros encima suya hasta que logró comunicarse con alguien que le podía prestar el dinero. Una amiga la llevó en carro a la zona 9 para traer el dinero mientras el gerente las perseguía en moto.

El domingo María se fue a Rusty para ver la grabación de las cámaras de seguridad y asegura que se miran los pies de una persona moviéndose mientras Javier la estaba ahorcando. Como que tenía miedo de intervenir.

La señora que la recibió en el restaurante, que parecía más molesta por la imagen manchada de su negocio que por el intento de asesinato, contradijo la declaración del dueño sobre porqué nadie llamó a la PNC.

–A veces hay parejas que se pelean así e igual regresan al día siguiente, juntos. Nosotros tenemos dos años en el negocio, vivimos de esto y manchaste nuestro nombre en redes sociales. No somos este tipo de restaurante.

Hay parejas así. Parejas donde las mujeres aguantan las golpizas de parte de su pareja y no lo dejan, tampoco lo denuncian. Hay parejas así porque cuando las mujeres denuncian en Guatemala las acusan de mentirosas o les echan la culpa. Hay parejas así porque existe una cultura machista tan fuerte que las mujeres la internalizan.

Así le pasó a María. No fue la primera vez, durante el año y medio de noviazgo, en que Javier le dejó marcas en el cuerpo. En dos ocasiones que pelearon la agarró tan fuerte de los brazos que la dejó con moretes. Nunca denunció.

–Después me decía que tenía razón, que ya no tenemos que volver a pelear de esta manera. Cada pelea era así. Nunca recibí una disculpa y yo también lo justificaba pensando que era yo la que exageraba.

Incluso el sábado antes de ir al MP, María dudaba de sí misma. Si hubiera sido solo un jaloncito, un empujoncito, una cachetadita, no hubiera denunciado. Si no hubiera sido por la amiga que la llamó e insistió que se fuera a presentar la denuncia de una vez, tal vez no lo hubiera hecho. Por la humillación. Porque tal vez no le iban a creer. Por que tal vez no le creerían si le sentían olor a picositas.

Rápidamente el caso se hizo viral en las redes sociales.

– Mucha gente opina con los clásicos: “estaban tomando” o “ella se lo buscó, porque fue con él”. Pero no. Mi culpa no fue. Hasta ahorita estoy comprendiendo todas esas cosas. Uno no tiene que tener miedo, porque mi agresor no tuvo miedo de hacerme daño. Incluso he recibido mensajes de chavas que están con hombres que las pegan, felicitándome por la valentía de denunciar. Qué huevos que te tienen que felicitar porque te atreviste a denunciar. No es valentía. Es mi derecho y lo ejercí.

En dos semanas María tiene que dar su primera declaración en el Ministerio Público. Después el caso procederá aunque ya le avisaron que el proceso es largo. Tendrá que esperar uno o dos años para ver un juicio. Mientras tanto insiste que eso no la detendrá y que hay que seguir denunciando para que los agresores no vivan en impunidad.

Lea también: Cualquiera nos puede atacar (Sí, hasta en Oakland Mall)

Lea también: Nos mueve el amor por Cristina

Pia Flores
/

Buscadora de las historias invisibles y experiencias con sentido. Antropóloga irreverente y amante de la diversidad, la noche, las auroras coloridas y los cuentos que tardan.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

30

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    carlos carlos /

    09/05/2018 11:33 AM

    A lo Pedro navaja...!: "Y creanme gente que a tanto ruido nadie salio, no hubo pregunta, no..."; ah Guatemala, machista; las mamas le dicen a las hijas que se aguanten, talves porque a ellas les paso en su vida y como NO HAY JUSTICIA major callar; pero que hacer???, soy hombre, nunca en mi vida le he gritado a una mujer, mucho menos pegarle, no porque no me considere macho, sino porque me consider hombre, cosa que se a muchos les cuesta, no es facil ser hombre, es mas sencillo ser macho, pero tan poquito que es. De todas maneras tengo hijas y soy de Zacapa y se pueden imaginar si alguien me les toca un pelo, s-e--m-u-e-r-e-!!!, asi, literalmente; y es que en Guatemala no se obtiene justicia, asi que hay que hacer justicia con nuestrs propias manos; alguien me puede decir lo contrario????

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis Paraiso /

    05/05/2018 11:54 PM

    Mmmm.... La seduction poética del musico maldito, la hibristofilia parece ser como la atracción sexual por personas que “cometieron una atrocidad o un crimen, ya sea una violación, un asesinato o un robo armado”. Al parecer, esta parafilia sería característicamente femenina y, aunque no existe un consenso científico, se especula con que podría responder principalmente a la necesidad de transformar a estos hombres, redimiéndolos a través del amor. La manera de salir de este atraco es de poner un tiers en la relacion, justicia juez, policia, psicologo, tribunal. En este tipo de relacion siempre son dos, una relacion duelo, en un duelo siempre hay un muerto. Vaya suerte, pudistes escapar de la muerte Maria. Ejemplo de este tipo de drama Bertrand Cantat (musico) y Maria Trintignant (actriz) señalo que que la victima tambien se llamaba Maria.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    tito tock /

    04/05/2018 11:33 PM

    Mula y remula es maria,mula por hacerle caso a un viejo horrible,pelon y violento,borracho seguro y pobreton pues ni para rasurarse tenia,y seguro no se bañaba,no se le paraba la verga y celoso,ni para las putas del miriam 2 mula si mula maria,le hiso caso solo porque tocaba en facil facil,se emputo el matusalen varela.porque supo que maria habia cogido con otro y perdio el control y la ahorco.no le valio estr e una banda de mariguanos crackeros. y para acabarla de joder en la suerte de maria su historia viene a parar a este pasquin de 5 categoria en modo limosneros,pobre maria pobre javier viejo mula haber si aprenden la leccion los tres martin javier y maria los chairos en vergueos

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

      Ana Lopez /

      05/05/2018 1:06 PM

      Qué pobreza de pensamiento y vocabulario.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    tito tock /

    04/05/2018 11:21 PM

    que coman shit o cacva martin por hueco javier por viejo horrible y maria por mula he dicho

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    tito tock /

    04/05/2018 11:19 PM

    paja todo es paja

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis Lewis /

    03/05/2018 4:33 PM

    "Hay parejas así. Parejas donde las mujeres aguantan las golpizas de parte de su pareja y no lo dejan, tampoco lo denuncian. [...]

    Así le pasó a María. No fue la primera vez, durante el año y medio de noviazgo, en que Javier le dejó marcas en su cuerpo. En dos ocasiones que pelearon la agarró tan fuerte de los brazos que la dejó con moretes. Nunca denunció."

    Eso se llama codependencia.

    ¡Ay no!

    4

    ¡Nítido!

      Ana Lopez /

      05/05/2018 1:07 PM

      Son mujeres que han crecido en hogares machistas, complacientes con el hombre.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

        Luis Lewis /

        05/05/2018 3:03 PM

        Son hogares disfuncionales donde los patrones relacionales no satisfacen las necesidades emocionales de nadie. Asi, la transmision intergeneracional del trauma se perpetua. Esto lo refleja ampliamente la relacion codependiente de los protagonistas de este articulo.

        Lo interesante es que variantes importantes para entender esta disfuncion no fueron tomadas en cuenta por la articulista, cuya agenda en escribirlo supongo fue la violencia de genero unicamente...

        ¡Ay no!

        ¡Nítido!

    Call me Ishmael /

    03/05/2018 3:43 PM

    Gracias Nómada por incluir en sus reportajes e investigaciones una gama de problemas que aquejan a Guatemala, desde lo político hasta lo social. Felcitaciones en este Día Mundial de la Libertad de Prensa, su labor es muy importante.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Laura /

    03/05/2018 2:59 PM

    Felicito a la chica por hacer publica su historia y quiero decirle que no esta sola, que es muy valiente y es inspiración para muchas!!!!!
    Al hacer publica su historia, nos ayuda a hacer conciencia y a hacernos sentir que no estamos solas! También nos ayuda a identificar abusadores!
    Y ultimamente, haciendo publico a los abusadores, tal ves los machos piensan 2 o 3 veces antes de pegarle a su pareja! por miedo a que la verdad se haga publica!
    Ese viejo verde de Javier Varela seguramente tiene demencia senil! ya esta viejo ya no le funciona bien su cerebro!
    Quiero que sepa que todo se paga en la vida! y si fue tan macho de pegarle a su novia que sea macho de aguantar las consecuencias! Viejo asqueroso panzón feo horrible monstruo

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Juan Escobar Moller /

      03/05/2018 3:59 PM

      Usted y Noemí son la misma persona, la gramática y ritmo de escritura las delata. Que triste que juzguen sin tener pruebas :( Solo le pregunto Noemí, perdón, Laura ¿Que harían si fuera lo contrario? se retractarían?

      ¡Ay no!

      6

      ¡Nítido!

        Renate Krings /

        03/05/2018 10:44 PM

        ¿Por qué dice que se está juzgando sin tener pruebas? ¿A qué se refiere?

        ¡Ay no!

        1

        ¡Nítido!

        Laura /

        03/05/2018 4:10 PM

        Y seguramente usted es un abusador pedofilos que quiere defender abusadores pedofilos. Quiero agregar que esta un poco raro que alguien defienda a un abusador y pedofilo, seguramente usted es ese señor Varela.
        De nada sirva que discutamos señor. Ya esta en manos de la justicia.

        ¡Ay no!

        3

        ¡Nítido!

          Juan Escobar Moller /

          03/05/2018 4:20 PM

          Defiendo la igualdad de justicia, no el sesgo. Y no, lamentablemente para usted soy un empresario, con familia estable, un matrimonio, hijos y mucha felicidad no lo que usted dice. Soy psicólogo y veo muchas inconsistencias en este caso así como sus reflejos abreactivos, normales en estos casos. Sus acusaciones son sin argumento señorita María, laura o Noemí, quien sea a quien me dirijo. Investigue mi nombre porfavor, no necesito escudarme con "alias" y porfavor acuseme formalmente de lo que dice. Es muy predecible este comportamiento. Quedo a la orden.

          ¡Ay no!

          3

          ¡Nítido!

            Ana Lopez /

            05/05/2018 1:12 PM

            Mos sicólogos creen saberlo todo y creen tener la solución a los probñemas cuando muchos de ellos no han logrado resolver ni siquiera sus propios problemas. Un sicólogo no puede tomar partido y sacar conclusiones si no tiene la versión de las 2 partes y toda la historia.

            ¡Ay no!

            ¡Nítido!

            Laura /

            04/05/2018 3:11 AM

            Usted es un empresario y un psicólogo que vive en disneyland? aparte es un detective del MP? y policía? da risa señor abuelo Varela. Repito lo que dije antes. Todo se paga en la vida. Le llego su hora. Por viejo pervertido mañoso.

            ¡Ay no!

            ¡Nítido!

    Noemi /

    03/05/2018 2:43 PM

    Gracias Nomada por compartir este tipo de historias. Es importante que este tipo de historias sean publicas, de esta forma tal ves los abusadores como ese viejo asqueroso feo de Javier Varela dejan de pegarle a sus novias, tal ves por medio a la humillación de que se haga publico que son unos abusadores.
    No solo ese viejo debería de estar agradecido que alguien lo quiso (porque la verdad esta bien desagradable fisicamente y encima abusador).
    Siento que a ese viejo panzón de Javier Varela lo debería chequear un medico, ya que no solo esta muy violento sino también siento tiene pedophilia o algo. Tiene como 50 años y se la pasaba atrás de patojitas las cuales todas lo rechazaban, a excepción de esta pobre niña a la que abuso!. Viejo pedofilo ojalá pague lo que hizo!

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    ernesto garay /

    03/05/2018 2:34 PM

    gentuza de cuidado, que gente gente puede ir a esos lugares

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones