Impunidad para La Manada: El infierno de las vivas

Los cinco miembros de La Manada quedarán en libertad después de que la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra haya decretado una fianza de 6.000 euros cada uno.

Volcánica

Imaginen a la niña en posición fetal en su cama recordándolo todo. Recordando las barrigas peludas, los móviles grabándola mientras la violaban en masa, el momento en el que, en el suelo, que le bajaron las mallas y las bragas y su sexo quedó expuesto ante cinco hombres cada segundo menos hombres y más animales en celo –La Manada–. Imagínenla recordando los tatuajes, las caras desencajadas, obscenas, y los miembros erectos de sus violadores en su cara. Imagínenla reviviéndolo todo: las escenas inenarrables que siguieron hasta que, satisfechos, sintiéndose muy hombres, le robaron el teléfono y la dejaron aturdida, tirada en un portal de una ciudad que no era la suya.

Ahora imaginen a la niña en su casa después de dos años. Cierra las ventanas y las puertas y las vuelve a cerrar. Imaginenla aterrorizada bajo la cama. Sabe que los lobos vuelven a estar sueltos y sabe que ellos saben dónde vive. ¿Querrán más de ella los lobos? ¿Trozos de su carne ya masticada? ¿Volverán a buscarla para, ahora sí, callarla para siempre? ¿O irán a por otra chica, una nueva víctima? ¿Está a salvo? ¿Están a salvo las chicas? ¿Estamos a salvo? No, no lo está, no lo están, no lo estamos.

Imaginen el infierno. Porque este y no otro es el infierno.

No encuentro otra forma hablar de esto que a gritos, en llamas. Anoche supimos que los cinco delincuentes autodenominados “La Manada” que en 2016 violaron a una chica durante la fiesta de los Sanfermines en Pamplona han sido dejados en libertad provisional. El primer golpe ya nos lo habían asestado: el juez no lo consideró agresión sino abuso sexual, una precisión lingüística que implicaba una condena notoriamente menor: nueve años. Pero ahora serán puestos en libertad provisional después de pagar seis mil euros de fianza.

Las razones para que La Manada vuelva a ser libre es que de su casa a la de la víctima hay 500 kilómetros (¡!), que no tienen recursos económicos para huir y, atención, que “la presión social les impediría reiterar el delito”. ¿Qué quiere decir esto? Que como les conocemos las caras, aunque quieran violarnos, no lo podrán hacer porque huiremos a tiempo. El do it yourself frente al violador: cuídate a ti misma, amiga, imprímete las fotos de los cinco y estúdialas bien.  

¿En serio Audiencia de Navarra?

¿Me estás jodiendo Audiencia de Navarra?

No.

El lunes La Manada volverá a estar en su tierra, en Sevilla, libres de andar por ahí, de ir a bares, de ir a televisiones a hablar del caso, de quedar con los veintiún amigos del grupo de whatsapp en el que se compartieron los vídeos de la violación de la chica y donde tuvieron conversaciones como esta:

Buenos días

Follándonos a una entre los 5.

Jajaja.

Todo lo que cuente es poco.

Puta pasada de viaje.

Hay vídeo.

Cabrones os envidio.

Esos son los viajes guapos.

jajajajajajajsajajaja

Si esto no es el infierno díganme entonces qué lo es.  

María Fernanda Ampuero
/

María Fernanda Ampuero (Ecuador, 1976) es escritora. Su último libro es Pelea de Gallos (Editorial Páginas de Espuma, Madrid).


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

3

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Alex /

    25/06/2018 5:22 PM

    Solo para aclarar, porque no tienes toda la información o, teniéndola, no la escribes: salen a la calle porque llevan dos años de prisión provisional. La ley dice que nadie puede estar más de dos años en la cárcel sin sentencia firme. Ellos han recurrido la sentencia y están a la espera de esa resolución. Les quitarán años o se los subirán, no se sabe aún. Pero con toda certeza regresarán a prisión a terminar de cumplir lo que exceda de los dos años que ya llevan encarcelados.

    Cuando las leyes no gustan, se vota a partidos que ofrezcan cambiarlas. Pero mientras estén vigentes, los jueces las tienen que aplicar. Es la base del estado de derecho.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Miriam /

    25/06/2018 8:58 AM

    Solo hay que leer la conversación que tuvieron esos tipos por whatsapp para darse cuenta que gente así no debería salir nunca de la cárcel. Es terrible que se siga culpando a las víctimas y a que a las mujeres desde niñas se les diga que se cuiden y "no provoquen" en lugar de enseñar a los hombres desde niños a respetar y a tratar a una niña/mujer como igual, eso incluye por supuesto no lastimar y no violar.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Estuardo López /

    23/06/2018 11:11 PM

    Me llama la atención que el artículo comienza con "imaginen". Me pregunto si los jueces imaginaron o juzgaron a partir de pruebas.

    Es claro que una cosa es el "sexo salvaje" del que hablan las canciones vulgares y otra, la violencia y el sexo no consentido.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones