Gobierno: Dejen de burlarse de los gordos

En México estamos tristemente acostumbrades a que se gasten nuestros impuestos en pura pendejada. Desde "detectores moleculares" de plástico que nomás detectaron la estupidez de la administración pasada, hasta una Secretaría de Educación que rentará unas oficinas en más de millón y medio de dólares MENSUALES, justo después de alegar que no hay dinero para reconstruir las miles de escuelas que se dañaron en los terremotos de septiembre. Con estas noticias es doblemente doloroso hacer la contaduría. Ya mejor que se roben la lana.

Volcánica P258 volcanica

Una parte del cartel.

(No es cierto).

(Bueno, de todos modos lo van a hacer, culeros).

Con estos bajísimos estándares de calidad por parte de las autoridades y con acciones que reiterada y descaradamente se burlan de nosotres, pues ya no sorprende que haya publicidad oficial ofensiva, también financiada con nuestras contribuciones al erario. Eso es congruencia de nuestras autoridades y no mamadas.

#CONAPREEEEEEEEEEEED

(En México hay un organismo que se llama Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, Conapred, y cuando alguien dice o hace algo discriminatorio, vociferamos CONAPREEEEEEED. En ciertos círculos se ha vuelto una especie de conjunción multifuncional. A veces lo usamos en tono cómico, a veces como un grito de batalla, a veces como autocrítica, a veces como pregunta. Espérenlo dentro de 500 años en el Diccionario de la Real AcademizzZzzZzZzzZzzZz).

Hace unos meses apareció esta campaña de la Secretaría de Salud que nadie peló mucho, pero que a mí me parece gravísima.

Miren la foto otra vez:

 

BERGA. Una niña photoshopeada para señalar, condenar y ridiculizar la gordura. Porque claro, nunca es suficiente con el bullying escolar, la violencia psicológica familiar, la forma oprobiosa en la que apareces representada en los medios, la pasivoagresividad de un mundo diseñado para flacos ni los concursos de Martha Debayle. Tiene que venir el gobierno a decirte que si te chingas ese delicioso helado de cuatro pisos con jarabe de chocolate y chispitas de colores TE VAS A MORIIIIIIR.

(Si es que no te mata antes uno de los anuncios espectaculares que contienen este tóxico mensaje al pinches caerte encima).

Como este tema “me puede”, porque igual que la mayor parte de las mujeres he lidiado con mi imagen corporal desde que tengo memoria, acotaré mi #plaqueja sobre este impresentable anuncio a cuatro puntos:

1. A estos publicistas y funcionarios les valió verga considerar los factores psicológicos que pueden provocar sobrepeso. No tienen idea de que a veces la comida es un vehículo para cubrir carencias emocionales o un mecanismo de defensa contra la hostilidad del mundo. Y mucho menos se pusieron a investigar que justamente esa presión social para estar flaca genera una cantidad infinita de ansiedad, y esa ansiedad te lleva a querer bajar de peso en chinga, y el no lograrlo provoca frustración, y esa frustración te hace atascarte de comida, y ese atracón te da culpa, y esa culpa te obliga a querer bajar de peso en chinga, y el no lograrlo te lleva A UN PINCHE CÍRCULO VICIOSO DEL QUE ES UN PEDO ESCAPAR. Güey, aunque sea un librito de trastornos alimenticios for dummies, ¿no? Son la secretaría DE SALUD, neta no mamen.

2. Claro que el gobierno no es monolítico ni un solo villano al que podamos ir a aventarle tomates (porque además podríamos comérnoslos y obtener fibra dietética, retinol y vitamina C), pero tampoco podemos ignorar que la Secretaría de Salud es gobierno federal y que el gobierno federal fue el que espió a los activistas que impulsaron el impuesto a las aguas gaseosas en el país que más agüita azucarada consume a nivel mundial. A ver malditos, pónganse de acuerdo, por un lado se burlan de los obesos y por otro lado espían a los que quieren ponerle impuestos a las bebidas con más azúcar. ¿De qué lado están?

(Es pregunta retórica).

3. Es imposible adivinar la salud de una persona a simple vista. Los humanos venimos en todas formas, tamaños y colores. “Tallas vemos, órganos internos no sabemos”, debería ser un mantra curativo para la gordofobia. Hay flacos que se alimentan de puras papitas y que pierden el resuello al subir quince escalones, hay gordos que comen maravillosamente balanceado y hacen un chingo de ejercicio. Y ultimadamente NO ES NUESTRO PINCHE ASUNTO Y NO TIENE NADA DE MALO VERTE DE UNA U OTRA FORMA.

4. Dejen de culpar a la gente por la forma “inadecuada” en la que comen y faciliten el acceso de toda la población a alimentos de calidad. ¿Saben qué no ayuda, por ejemplo, acá en la Ciudad de México? Que arrasen con los puestos de tlacoyos, tacos y quesadillas por “no estar regulados” y porque “dan mala imagen”, pero soltar un millón de permisos chuecos para que cada fin de semana construyan un centro comercial horroroso con restaurantes de cadena horrendos y careeeézzimos. Igual con mercados vs. supermercados. ¿Saben qué tampoco ayuda? Que en la escuela te estén chingando con que la gordura es mala pero que en el recreo no haya más que frutsis y gansitos. ¿Saben qué nos jode también a la hora de comer? El abandono al campo, la precariedad laboral, la centralización y… y ya mejor le damos reset al país y volvemos a empezar.

Ash, luego luego me sale lo chaira de la UNAM, pero todo es culpa del capitalismo.

Besis bai.

***

Anécdota de pilón:

No es tu primera fechoría, Secretaría de Salud. Me acuerdo perfectamente de que a mediados de los noventa, cuando yo era una puberta de secundaria, llegó a mis manos un folleto que hablaba de los peligros del sobrepeso. Decía que si eras mujer y tu cintura medía más de 80 centímetros, eras OBESA.

Por supuesto que corrí por una cinta métrica, me envolví en ella, y descubrí que yo estaba en esa categoría innombrable.

O-B-E-S-A, decía el papelito de los “expertos”.

 

Yo, de niña.

¿Quién habrá escrito aquel panfleto? ¿Un productor de Televisa? ¿El editor de moda de Vogue? ¿O sería la traducción mal hecha de un texto gringo que venía en PULGADAS?

Como sea, la cifra me dejó marcada y contribuyó a que desarrollara una bella gama de trastornos alimenticios. ¡Gracias Secretaría!

Hoy sé que ochenta y tres centímetros de cintura caben sin problemas en una talla 8 del Zara, incluso después de tomarse dos gomichelas de a litro. LO SÉ PORQUE SIGO MIDIENDO LO MISMO. Y porque me tomé dos gomichelas de a litro. Así que no me vengan con mamadas.

Ahora sí bai.

Tamara De Anda
/

(CDMX, 1983) Es orgullosamente chilanga, feminista, gatera, peatona, ciclista, chavorruca, rizada y tragona. Bloguea y colabora en medios desde 2004. Es reportera en Itinerario en canal 11 y conduce Macho en rehabilitación en Radio Fórmula.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

15

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Alejandra OM /

    17/11/2017 5:07 PM

    Coincido en que la campaña es horrible y basada en estereotipos. Los anuncios de TV de la misma campaña son peores, pues muestran a las versiones gordas como flojas, glotonas. En uno donde sale una mujer preparando de comer, la versión gorda "no cuida a su familia". Lo puse en tuiter hace varias semanas y recibí respuesta como las que están aquí; es decir, respuestas que confunden la gimnasia con la magnesia. La obesidad y el sobrepeso SÍ SON PROBLEMAS DE SALUD PÚBLICA GRAVES, nadie está diciendo que no. Eso no justifica que se fomenten estereotipos QUE TAMBIÉN DAÑAN A LAS PERSONAS.
    Además, ¿qué aporta la campaña gubernamental al conocimiento público del problema? ABSOLUTAMENTE NADA.
    El sobrepeso, la obesidad y otros problemas de salud no van a solucionarse de manera individual ni con burlas hacia la gente. Se van a solucionar comunitariamente (o si quieren menos hippimente, socialmente); cooperando entre personas y entre el gobierno, y dejando de estigmatizar.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Héctor Gatica /

    14/11/2017 10:41 AM

    ¡Qué artículo más ridículo! La obesidad es un problema, no se hagan. Hagan ejercicio, coman saludable. Perderán peso y ahorrarán dinero.

    ¡Ay no!

    4

    ¡Nítido!

    alfonso villacorta /

    12/11/2017 10:19 PM

    penoso que nomasda no se conforme con plumas tan paupérrimas como muchas locales que tenga que importarlas a cual peores desde la ciudad de los palacios
    mejor si se limitaran a relinkear artículos de la jornada, por ejemplo, o tantas buenas publicaciones

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

      PAPAZOPAPAZ /

      13/11/2017 12:03 PM

      si lo que vende es eso, eso venderán.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Medrano /

    10/11/2017 6:02 PM

    Felicidades, su nivel de posmodernidad ha sobrepasado fronteras, así como su paupérrimo victimismo.
    Pd: Creí que Nómada ya era una revista feminista, no?

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    ernesto garay /

    10/11/2017 9:53 AM

    lo que ay que hacer es no comer comida chatarra y a los centros comerciales a vivir el fin de semana, no hartarse pinulito ni taco bell o tacool ahora menos chela y ejercicio o deporte.
    el capitalismo te enferma y después te vende medicina mala que te mata lentamente.
    solo para ovejas

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Joel Eduardo /

    10/11/2017 9:25 AM

    Yo fui obeso y no estaba de llorón por el "Bullying". Me puse a partirme la madre con ejercicio y a comer mejor. La gran mayoría de la gente obesa está así por malos hábitos, es muy raro quien realmente tiene una condición médica que los hace estar así. Ni siquiera hace falta comprar comida demasiado cara. Si te pones a investigar, sabrás que alimentos como el huevo, el frijol, el arroz, la tortilla y el pollo son enrealidad alimentos de muy buena calidad, a eso agregale verdura y algo de fruta, y todo en sus porciones correctas, y estás obteniendo una muy buena nutrición. Ya estamos en pleno 2017, quien realmente quiere mejorar su salud puede investigar en internet y encontrar muy buena información. Pero no, todos prefieren no hacer nada y echarle la culpa a su "genetica" o a su condición. Como ejemplo, puedo decir que en mi trabajo me conocen por ser demasiado comelón, y aun así, estoy con un % de grasa saludable, y aquellos que me dicen que como demasiado tienen una clarisisima obesidad. Yo prefiero comer 3 huevos a comer una dona.

    Claro que me doy mis gustos, pero hay que saber cuando, y lo malo es que nadie sabe controlarse

    Es malo ser obeso y es malo ser demasiado delgado y esa es la realidad. No tienen porqué ofenderse porque digan la verdad.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    PAPAZOPAPAZ /

    09/11/2017 6:54 PM

    "Ash, luego luego me sale lo chaira de la UNAM, pero todo es culpa del capitalismo."

    estoy gorda por culpa de los demás (se tapa los oídos).

    cualquier extremo (flaco o gordo) es dañino.

    entre mis amistades hay personas que fueron gordas y adelgazaron y personas que fueron, son y tristemente serán gordas la gran diferencia entre esas personas es la actitud que tomaban cuando alguien se refería a su peso: el denominador común era que los dos tipos de persona no quería ser obesas

    los que fueron gordos y bajaron a peso promedio ni se inmutaban por comentarios porque se encontraban trabajando para cambiar la situación (gimnasio, dieta, deporte y CONSTANCIA) y son felices.

    los que fueron, son y serán gordos siempre respondian con enojo porque cualquier comentario ya les hacía recordar que no estaban haciendo nada para cambiar su situación.

    es cierto que hay casos extremos que son EXCEPCIÓN y lo que funciona para la gran mayoría no funcionará para ellos, lo malo es que toda la gente pretenda ser la siempre la excepción.

    El que se tapen los oídos a los hechos no cambia la realidad: es más fácil padecer diabetes o enfermedades del corazón si eres obeso.

    lo triste de tu articulo es que solo te quejas y no propones una solución.

    Estás haciendo lo posible por cambiar lo que no te gusta de ti o ya te rendiste????

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Cesar A. /

    09/11/2017 3:41 PM

    Es una realidad, la obesidad mata y no hay que andar con rodeos porque los millennials de ofenden.
    Tener sobrepeso es una decisión personal, y no, no es saludable, no se ve bien y si es un problema severo.
    Con que se le endulce a los niños con palabras positivas no evitarán que luego sufran de diabetes.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Adenosino Difosfato /

    09/11/2017 12:15 PM

    Ay... que lindo... Volcánica me dice que inicie con "Me parece que..."

    Aquí voy...

    Me parece que Tamara ha sido domada por la buena Catalina. Por Dios... quién lo diría. Ya no escribe como reggetonera retrasada en extásis. Ahora subió a la categoría de universitaria fumando mota.

    Ay Tamara... ¿Para eso quieres escribir en medios internacionales? O sea, no importa que según datos corroborados por la UNAM, (para que ultra mames el dato), tres de cada 10 menores padecen sobrepeso u obesidad (prevalencia combinada de 33.2%). ¡NO! No importa que la gente de tu círculo privilegiado de cafecito de la Condesa tenga una alimentación mamona y cara. ¡NO! No importa que Poniawtoska haya insultado a las juchitecas diciéndoles obesas... ¡NO! (Hasta entre los chairos asnos se protegen sus rebuznos).

    ¡Lo importante es que van a traumar a la gente weeeeeeee! ¡Pobres de los niñosssssssss! (Sí. Eres una Jessica Alegría, qué chistoso).

    Ahora en Nómada, podremos disfrutar de las "Plaquejas"... felaciones que podrían haber aportado algo, y por una redacción "millenial" y "rebelde", terminan siendo tan profundas como una corcholata.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Flor H. /

    09/11/2017 11:46 AM

    Conozco un par de delgadas con colesterol alto así que la robustez no puede seguir siendo estigmatizada como señal de poco saludable. No quiero que mis niñas crezcan viendo como a una conductora de televisión aparentemente simpática y feliz la presionen y exhiban como animal de circo para que adelgace "por su bien" y para llenar las expectativas de el montón de morbosos críticos de sofá que quieren meter a todos en un mismo molde. Los beneficios serán para todos una de mis vecinas que es más robusta la comparan constantemente con otra más alta y flaquita, a la primera le bajan la autoestima a costa de su apariencia que a esa edad ni importa y a la segunda le hacen creer que mientras siga en ese estándar va a ser querida y "mejor" que las demás, para ambas niñas la autoestima está mal encaminada desde su apariencia y obviamente estamos condicionando incluso el trato entre las dos porque empiezan a compararse a fuerza de por a los adultos sin oficio. Pero todo sea para satisfacer el molde de "perfección saludable" que nos dan los medios ¿Verdad?

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      PAPAZOPAPAZ /

      09/11/2017 7:02 PM

      "Conozco un par de delgadas con colesterol alto así que la robustez no puede seguir siendo estigmatizada como señal de poco saludable."

      osea que por un par de excepciones cambian el hecho de que millones de personas obesas tienen alto el colesterol?

      "para ambas niñas la autoestima está mal encaminada desde su apariencia y obviamente estamos condicionando incluso el trato entre las dos porque empiezan a compararse a fuerza de por a los adultos sin oficio. Pero todo sea para satisfacer el molde de "perfección saludable" que nos dan los medios ¿Verdad?"
      claro que es preferible pesonas con la autoestima alta pero...hay que ayudarlas a vivir más.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones