Nuestros abortos salieron del closet

En la antesala del Paro Internacional de mujeres, lesbianas,travestis y trans que se viene organizando en asambleas en todo el mundo y con mucha fuerza en América Latina y el Caribe, en Argentina la demanda por aborto legal, seguro y gratuito será uno de los reclamos centrales del #8M. Se presentará por séptima vez el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito. ¿Qué implica y cómo puede seguir ese proceso para las identidades feminizadas en Argentina y en América Latina?

Volcánica volcanica

Foto: Che Cámara

No hay vuelta atrás: la exigencia de un debate legislativo en torno a la legalización del aborto en Argentina está en las calles de manera masiva y se vuelve inminente una discusión en el Congreso de la Nación. La masividad de esta exigencia histórica de los feminismos se expresó con contundencia en la convocatoria al Pañuelazo del último 19 de febrero. Se trató de una intervención del espacio público realizada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito. Miles de mujeres, lesbianas, travestis y trans de todas las edades se convocaron con sus pañuelos verdes, símbolo de esta demanda desde 2005, para reclamar por la autonomía de los cuerpos feminizados.

Pañuelos verdes en el cuello, como vinchas en sus cabezas, a modo de muñequeras, como tops tapando sus tetas: en todos lados. Tantos que no alcanzaron para quienes reclamaban llevar uno. El glitter y la pintura verde en los cuerpos de las chicas completaba la fotografía de un día histórico. Las asistentes a la concentración eran, en su mayoría, adolescentes y chicas de un promedio de 20 años. Mientras tanto en las redes #AbortoLegalYa fue Trending Topic regional durante todo el día. Los espacios públicos callejeros y virtuales fueron ocupados por el feminismo.

El cambio venía sintiéndose desde las redes sociales pero se evidenció en la calle: el legado está en las pibas, como decimos en Argentina. Las movilizaciones de los colegios secundarios de los últimos tiempos, durante las tomas de colegios, tuvieron esta demanda como pilar, junto con el pedido de protocolos de actuación en casos de violencia machista y la aplicación de la ley de Educación Sexual Integral. Las pibas abrazan la causa con colores, selfies, stories en instagran y un registro que hace que sea cada vez más anacrónica la realidad, el aborto legal, seguro y gratuito es necesario para los tiempos que corren.

Nuestros abortos salieron del closet y son narrados en todos lados: en las redes y en los medios. Así lo vivenciamos también cuando encaramos la campaña en redes #JuntasAbortamos. Ya no se trata de un tema tabú, ni de un tópico que plantea posiciones dicotómicas y binarias. No se busca generar una discusión tonta, sino de un debate informado: ahora no se habla del tema enfrentando posturas confrontativas de manera aleatoria -como se hacía antes- entre un cura y una feminista. Las voces de las feministas y el planteo del tratamiento del tema como una cuestión de salud pública y derechos humanos hoy es el relato estructurante que se escuchó en los medios de comunicación masivos.

No fue de un día para el otro. Gracias a un activismo feminista perseverante que, desde múltiples sectores, lleva años en la promoción e información sobre interrupción legal del embarazo se logró una nueva complicidad de los medios de comunicación que históricamente han visibilizado la necesidad del debate y la urgencia del derecho.

Con su pañuelo verde en el cuello, el 5 de febrero, Señorita Bimbo, una humorista feminista, dijo en Intrusos -el programa de chismes con el rating más de la franja de la tarde- la palabra Misoprostol. Ese día, la palabra Misoprostol se convirtió en lo más buscado en Google en el país.

Todas las apariciones de feministas en televisión de las últimas semanas han sido de compañeras que aportan datos técnicos a la discusión y de periodistas y panelistas que escuchan y preguntan, más que con ánimo de polemizar, con una urgente necesidad de entender. De repente se visibilizó de manera masiva que las feministas tapamos los crueles vacíos del Estado en cuanto a Educación Sexual Integral que debería correspondernos por derecho. La información que debería llegar al público adolescente a través de las escuelas, hoy llega por medio de la televisión y las redes sociales.

El aborto bajo tres causales (violación, salud de la madre y viabilidad del feto) es legal en Argentina desde 1921 (artículo 86 del código penal). Después del 2012, gracias al fallo FAL, se adhiere a la definición de salud de la OMS (que entiende la salud como un estado de bienestar físico, psíquico, emocional y económico) y también se explicita que no es necesario contar con órdenes judiciales para garantizar el derecho a la Interrupción Legal del Embarazo. Sin embargo, aún teniendo -en teoría- la posibilidad de abortar en el ámbito público, la falta de legitimidad política y de tomar el aborto como una política pública seria desde el gobierno también facilita la judicialización de mujeres que abortaron, o el incumplimiento de las interrupciones legales del embarazo en distintas provincias del país.

En este contexto se hace imprescindible el debate político que parecería acercarse en Argentina: una conversación en la que la voz principal la tengan las mujeres y quienes tienen capacidad de gestar, sus necesidades, sus historias, su derecho a decidir sobre su propio cuerpo, la urgencia por decidir, también, en qué contexto quieren llevar adelante sus abortos, la necesidad de información científica sobre la interrupción voluntaria del embarazo y que sus vidas sean tenidas en cuenta. Al hablarlo ponemos en cuestión la realidad innegable de la región: todas abortamos.

La voz mediática es un enorme primer paso, pero se necesita la voluntad política y la legitimidad legislativa para que por fin, después de tantos años, los abortos -que las mujeres nos hemos garantizado de manera colectiva para paliar la clandestinidad- dejen de ser un secreto a voces y pasen a ser una opción, entre miles de otras, de las mujeres.

La pelota pronto estará en la cancha del Congreso cuando se presente el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo en la antesala del #8M Paro Internacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans. Al closet nuestros abortos no vuelven nunca más.

 

María del Mar Ramón
/

Maria del Mar Ramón. Feminista, migrante, coordinadora de Red de Mujeres.


María Florencia Alcaraz
/

María Florencia Alcaraz es conurbana, subtropical, periodista feminista y Licenciada en Comunicación. Co-dirige el portal de noticias feminista LATFEM e integra el colectivo Ni Una Menos en Argentina.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

0

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*



Notas más leídas




Secciones