Argentina: Que el aborto sea ley

Hace 5 meses en Argentina, nadie se atrevía a decir la palabra aborto en televisión, ni a discutir del tema en las calles. Los pañuelos verdes -símbolos de ésta lucha- se veían sólo en las movilizaciones feministas, o en los encuentros nacionales de mujeres, como un símbolo íntimo y marginal. Hoy Argentina está a punto de despenalizar el aborto, gracias a la movilización social de las mujeres.

Volcánica aborto aborto legal Argentina v3 volcanica

Es muy difícil describir cómo se siente conquistar un derecho. Es realmente complejo encontrar palabras para plasmar qué cambia después de que se adquiere un derecho fundamental que, aunque ya se ejercía y se gestionaba en la clandestinidad, era negado sistemáticamente por las esferas públicas y estatales de un país, de una sociedad. De todo un continente.

Ayer, a las 10 de la mañana obtuvo media sanción el proyecto de ley de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo en Argentina. Se votó después de 22 horas ininterrumpidas de debate parlamentario, después de 2 meses de intercambios de argumentos, a favor y en contra en el congreso y después de más de 20 años de lucha de muchísimas mujeres que llevan demandando ésta ley. Si bien es la mitad de la sanción y todavía falta la votación en el senado, éste era el paso más complicado. No sólo en términos legislativos, sino en términos sociales: hace 5 meses, nadie se atrevía a decir la palabra aborto en televisión, ni a discutir del tema en las calles. Los pañuelos verdes -símbolos de ésta lucha- se veían sólo en las movilizaciones feministas, o en los encuentros nacionales de mujeres, como un símbolo íntimo y marginal.

La votación se dio en el marco de una movilización sin precedentes. Soy extranjera, aunque llevo 6 años viviendo en Argentina y, si bien lxs argentinxs tienen el hábito de llenar las calles y acompañar sesiones legislativas de temas importantes desde el espacio público, puedo afirmar que nunca había visto nada como lo que sucedió el miércoles. Se calcula que pasaron más de un millón de personas por la plaza del congreso: una marea verde imparable que tenía ese color y esa bandera como única cosa en común. Mujeres, principalmente, pero también hombres de todas las edades, de todos los signos políticos y de todas las clases sociales, tapadxs con chaquetas y bufandas y cobijas -pues fue uno de los días más fríos en lo que va del año- saludándose, abrazándose, celebrando. La calle se llenó de cuerpos dispuestos a pasar allí la noche, a esperar y acompañar a lxs diputadxs que apoyaron el proyecto y también a presionar a quienes se oponían, porque el congreso finalmente legisla para toda la población y el movimiento feminista, que llevó personalmente esa ley hasta el recinto, quería estar ahí y participar de toda la votación.

Sin duda, unas de las protagonistas más emocionantes de la jornada y de toda la discusión, fueron las adolescentes. Miles de mujeres jóvenes, entre los 14 y los 19 años, llevaron el pañuelo verde a todos sus ámbitos, lo tiñeron de glitter y complejizaron y entendieron su profundidad. No se trata sólo de que las mujeres pobres que abortan en lugares precarizados mueren, ni se está hablando únicamente de una cifra sobre salud pública. La discusión sobre el aborto también se sostiene de la relación inequitativa de las mujeres y los varones con respecto al placer, al disfrute libre de su sexualidad y a la posibiliad de decidir sobre la maternidad. Sin aborto legal, nunca vamos a ser del todo libres, nunca vamos a tener del todo la potestad sobre nuestros cuerpos y nuestros proyectos de vida. Y eso las adolescentes lo saben bien.

Muchos de los diputados que votaron a favor, lo hicieron después de haber estudiado los argumentos que se ofrecieron en las comisiones y después de escuchar a sus hijas. Varios de ellos lo dijeron literalmente en sus discursos. El debate pasó de la calle, a lo íntimo de las casas.

Para lograr los votos de la ley, se armó una coalición feminista entre diputadas y diputados de partidos políticos opuestos. Estamos hablando de personas con intereses tan disímiles que en otro contexto no podrían ni darse la mano. Sin embargo, trabajaron juntxs durante meses para que pasara esta ley. La transversalidad política que logró el feminismo en un país como Argentina es inédita. La priorización de ampliar los derechos de las mujeres, por sobre diferencias ideológicas de otra índole también habla de una nueva jerarquización de las prioridades políticas: quién hubiera dicho que nosotras éramos un criterio a tener en cuenta para votar. Que nuestra lucha ya no es más postergable porque “hay cosas más importantes” o “primero es la lucha de clases”, cuando el feminismo interseccional ha demostrado tener una concepción integral sobre las diferencias y las inequidades, sin perder la posibilidad de alianzas eficaces que puedan mejorar la calidad de vida de todas las mujeres.

A las 5 de la mañana, la manada de personas que caminaban, bailaban y veían el debate en la pantalla de la plaza del congreso y las cuadras aledañas, se había convertido en un océano de cuerpos que descansaban en la calle a 3 grados centígrados.

A las 5 de la mañana, la manada de personas que caminaban, bailaban y veían el debate en la pantalla de la plaza del congreso y las cuadras aledañas, se había convertido en un océano de cuerpos que descansaban en la calle a 3 grados centígrados. Cobijas, carpas y algunas fogatas para paliar el frío de la madrugada. Dentro del congreso, amigas y compañeras feministas periodistas, diputadas, políticas, actrices y asesoras contaban con angustia el voto a voto. Los números que a ratos daban y a ratos no. Diseñando estrategias para convencer a los diputados que estaban indecisos a que votaran a favor, pedirles a quienes estaban en contra que pusieran su responsabilidad legislativa por sobre sus convicciones religiosas.

Sin embargo, al final, la mejor prenda de negociación fue la calle. Las miles de mujeres, niñas y adolescentes que resistieron el frío y cuidaron y sacaron también los votos para la media sanción de esa ley, demostrando la clara convicción de que no iban a irse, de que no íbamos a irnos sin nuestro derecho y que las mujeres organizadas somos un capital político y electoral. Con el pasar de las horas, muchos diputados se convencieron de que íbamos en serio y empezar a replantearse pagar el costo político de sepultar una ley que convocó a los más diversos sectores de la sociedad a la calle.

A las 10 de la mañana, después de 24 horas de vigilia, se aprobó la media sanción de la ley. El abrazo más grande y honesto del mundo, el agradecimiento más profunda a todas las que le pusieron el cuerpo y trabajaron incansablemente y desde hace muchos años por esto. El aborto se legalizó socialmente en Argentina y ahora casi se legalizó también legislativamente. Nuestra vida no cambió materialmente. Hoy no tenemos más cosas que ayer, no estamos todas nosotras en situación de aborto y si así fuera, lo haríamos como llevamos gestionando años nuestros abortos clandestinos, muchas ni queremos tener hijos o nunca abortamos y quizás nunca tengamos que hacerlo. Sin embargo, hoy somos más libres, más autónomas y más soberanas sobre nuestros cuerpos, sobre nuestro proyectos de vida. Porque no se trata de sólo de nuestras individualidades y nuestras biografías. Es más grande que nosotras, que éste momento histórico. Es para las que están y las que vienen y vendrán.  Así, más o menos, se siente ganar un derecho.

 

María del Mar Ramón
/

Maria del Mar Ramón. Inmigrante, escribe y coordina Red de Mujeres, casi antropóloga. Sin café no me levanto de la cama y me habría gustado ser campeona de nado sincronizado. Donde no nos dejen bailar, que no nos inviten.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

50

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Víctor lope /

    21/06/2018 11:56 PM

    Es fácil lo que pasa es que vos te complicas : no se necesita ley, un grupo de médicos evalúa el caso, se habla con la familia, con la paciente, con el cerote ese que la embarazo... ( menos con las feministas ) ya que ellas están sedientas de sangre... Ellas dirán; SI DR. ABORTELO, QUE NO NAZCA, A SUFRIR VIENE A ESTE MUNDO ( ya las estoy oyendo) en conclusión : tiene que ser un grupo de médicos y sólo los casos que vos señalas... Los otros casos (que yo menciono) simple y sencillamente no. A ELLAS LO QUE LES CORRESPONDE ES UNA PUTIADA POR CALIENTES Y QUE LE HAGAN HUEVOS. No se necesita de una ley.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Guillermo /

      22/06/2018 12:18 PM

      Ningún grupo de médicos va a aceptar involucrarse en un hecho ilegal y punible. Ninguna muchacha pobre (que por lo general son las victimas de violaciones), va a tener los recursos para pagar un aborto. No funciona así, debe regularse mediante una ley, no hay de otra.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

        Víctor lopez /

        22/06/2018 6:30 PM

        Ya lo hacen , sólo que voz no lo sabes

        ¡Ay no!

        ¡Nítido!

          Guillermo /

          24/06/2018 3:14 PM

          Sí que lo sé. Cerca de 60 mujeres mueren cada año por abortos inseguros. Se necesita una ley.

          ¡Ay no!

          ¡Nítido!

    Víctor López /

    21/06/2018 6:01 PM

    Por eso mismo no es necesaria una ley, así estamos " bien", de todos modos con ley o sin ley , la mujer que quiera va abortar. Lo importante es que NO ACEPTEMOS. El aborto como sociedad.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Guillermo /

      21/06/2018 10:28 PM

      Si una muchacha victima de violación, quiere abortar, primero pone en riesgo su vida al someterse a un procedimiento clandestino e ilegal (especialmente las mujeres de escasos recursos, porque las mujeres con recursos van a ir a Mexico o a USA para practicarse un aborto), y en segundo lugar corre el riesgo de ser castigada con años de carcel. Entonces, sí, sí se necesita una ley. Parece que llegamos a un atolladero.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Guillermo /

      21/06/2018 7:01 PM

      Sí, sí necesitamos una ley que garantice el derecho a acceder a la interrupción voluntaria del embarazo de manera legal, segura y gratuita solamente si: a) si el embarazo fuera producto de una violación, b) si estuviera en riesgo la vida o la salud de la mujer gestante y c) Si se diagnosticara la inviabilidad de vida extrauterina del feto.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Víctor López /

    21/06/2018 10:51 AM

    No haz respondido mi pregunta ; que hacemos con este grupo ( bastante grande) de mujeres quiere abortar? Que les decimos? Si tienen un ley que les da el poder de decidir sobre su cuerpo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Guillermo /

      21/06/2018 5:23 PM

      Es que sencillamente no existe una ley de esa naturaleza. En todo caso, no soy quien para dar consejos a nadie. Cada cual debe asumir las responsabilidades de sus propias decisiones.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Guillermo /

    20/06/2018 11:21 PM

    No, no, no, otra vez estás equivocado. La ley aprobada no va en esos términos, la ley aprobada precisamente busca garantizar el derecho a acceder a la interrupción voluntaria del embarazo de manera legal, segura y gratuita solamente si: a) si el embarazo fuera producto de una violación, b) si estuviera en riesgo la vida o la salud de la mujer gestante y c) Si se diagnosticara la inviabilidad de vida extrauterina del feto.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Víctor López /

    20/06/2018 10:07 PM

    Seré más claro : la ley ya se aprobó : las mujeres quieren abortar, ya tienen una ley que las respalda, no quieren "ese estorbo" ellas tienen "derecho a elegir sobre su propio cuerpo" nada ni nadie las va a detener...ni el cura, ni la familia, por que el artículo tal... Aprobado por el congreso, (mayoría absoluta) les da el poder de decidir... Simplemente ellas no quieren que nazca, y punto.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Guillermo /

      20/06/2018 11:20 PM

      No, no, no, otra vez estás equivocado. La ley aprobada no va en esos términos, la ley aprobada precisamente busca garantizar el derecho a acceder a la interrupción voluntaria del embarazo de manera legal, segura y gratuita solamente si: a) si el embarazo fuera producto de una violación, b) si estuviera en riesgo la vida o la salud de la mujer gestante y c) Si se diagnosticara la inviabilidad de vida extrauterina del feto.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Víctor López /

    20/06/2018 3:51 PM

    Hay un tema que no se ha tocado y es el siguiente : la mujer es igual que el hombre . Que les aconsejas?si ellas por andar de calientes quedan embarazadas. Y quieren abortar?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Guillermo /

      20/06/2018 7:09 PM

      Educación sexual, más allá de pura información. Debe dar una idea de las actitudes, de las presiones, conciencia de las alternativas y sus consecuencias. Es una responsabilidad de la sociedad. El aborto no es un método anticonceptivo.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Víctor López /

    19/06/2018 10:59 PM

    Pero no hay necesidad de crear una ley para abortar, si la madre corre riesgo o el bebe. Que se acerquen a aprofam. Todavía no ha sido cooptado por las feministas ( digo yo) allí podrán ser orientadas.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Guillermo /

      20/06/2018 2:59 PM

      Te equivocás, porque el aborto en Guatemala no está legalizado y es penalizado por la ley, eso significa que si hay una muchacha embarazada como resultado de una violación, entonces NO puede abortar (sin importar si el violador fue el smurf o el smyle). Ni Aprofam ni nadie puede practicar un aborto legalmente. Es una situación compleja, cierto? Entonces sí, sí hay necesidad de una ley para legalizar el aborto, una ley que garantice el derecho a acceder a la interrupción voluntaria del embarazo si: a) si el embarazo fuera producto de una violación, b) si estuviera en riesgo la vida o la salud de la mujer gestante y c) Si se diagnosticara la inviabilidad de vida extrauterina del feto. Es un derecho legitimo con el que deberían contar las mujeres guatemaltecas, no te parece?

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Víctor López /

    19/06/2018 8:13 PM

    La institución no tiene que ser dirigida por las feministas COMO ESAS QUE ESCRIBEN AQUI. Tiene que ser por un grupo de profesionales y con un control estricto... Si avalan un aborto pudiendo salvarlo CÁRCEL PARA ELLOS

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Víctor lopez /

    19/06/2018 7:20 PM

    Fácil: tiene que haber un centro autorizado pero DEZPOLITIZADO. Que no lo dirigían grupos de presión , tampoco , que cualquier médico lo practique. Hace unos años una patoja de 17 años quedo embarazada y el papa la obligo a practicarse un aborto cual fue el motivo: el patojo que la embarazo era indígena. Y eso enfureció al papa. Saber en que paró el asunto... Pero el punto es este: si aprobarán esa ley aquí conociendo como es nuestro país ... Le pagan a un médico para que falsee el informe... Y abortan así de facil

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Víctor López /

    18/06/2018 7:06 PM

    Ya lo escribí y lo repito : es el único caso que vale el aborto y el violador AL PATÍBULO

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Guillermo /

      18/06/2018 10:35 PM

      Entiendo muy claramente el sentido de tu respuesta.

      Otra situación hipotética: Si una hermana o hija tuya estuviera embarazada (un embarazo deseado, no hay problema con eso), pero luego de unas complicaciones de salud los medicos afirman que con el embarazo la vida de la madre corre un grave peligro y que la única posibilidad de salvar su vida (la de la madre), es provocando el aborto. Que harías?

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones