Sexismo, Internet y lágrimas

A Aleks Syntek le dijeron en Twitter que su música era para oficinistas y sacó a relucir, su nulo manejo de crisis internáuticas, su homofobia y machismo. Tamara de Anda se sumerge en esa sustancia melcochosa y tóxica de la que están hechas sus canciones para que nosotros no tengamos que hacerlo.

Volcánica Aleks Syntek machismo música oficinistas P369 perreo reggeatón sexismo Sexo pudor y lágrimas volcanica

Escribo este post con las manos y el cerebro entumidos. He pasado las últimas 24 horas analizando TODAS las letras de Aleks Syntek, con tal de que ustedes pudieran ahorrarse la molestia (o el placer, según cada quien) de sumergirse en esa sustancia melcochosa y tóxica de la que están hechas sus canciones. De nada. No todas las heroínas usamos capa.

Lo hice inspirada en los recientes acontecimientos ocurridos en la cuenta de Twitter @syntekoficial, quien se enojó porque alguien dijo que su música era godínez* (“godínez” es como se llama a los y las oficinistas en México), y de ahí se siguió respondiéndole a quienes lo increpaban. Se hizo una bola de nieve de odio y cotorreo en la que el cantante sacó a relucir, aparte de su nulo manejo de crisis internáuticas, su homofobia y machismo.

Aquí los pantallazos, en caso de que no los hayan visto:

Me puedo imaginar perfectamente a Syntek diciendo “Goumbiramdirimdam, ¡yo soy supertolerante, ¡hasta tengo amigos gays!” y alegando que “maricón” o “puto” son palabras de uso cotidiano que ya están desligadas de su origen homofóbico. Ah, ¿pero cómo justificas insultar a alguien diciéndole que es “novio” de otro hombre?

BAIA BAIA.

Luego estuvieron los tuits abiertamente misóginos:


Porque para estar a su nivel hay que hacer las cosas “como hombre” y no “como nena”.

Y el más cabrón:

Ya así de plano. Qué bonito te ves hablando de las mamás y las hermanas como pertenencias y mercancía, Aleks, sobre todo en este país donde para miles de mujeres y niñas no es ninguna broma.

Seguramente Aleks dirá: “Goumbiramdirimdam, pero cómo voy a ser misógino, ¡si me encantan las mujeres!”.

Ajá, nos queda claro.

Y aquí es donde medio viene al caso que me haya puesto a analizar sus rolas, que sí, en general hablan de su afición por el sexo femenino. La mayoría de sus canciones son un (discreto) peligro para México, para Latinoamérica y para el universo, porque reproducen ideas tóxicas de amor romántico, en las que se cree que no hay buena relación sin dramas ni sacrificios, que los celos son normales, que “echándole ganas” vas a conseguir “convencer” a una mujer de que te haga caso, que estar enamorado justifica que seas un manipulador y chantajista, etcétera. O sea, el pop nuestro de cada día.  

A continuación, algunos ejemplos:

A veces fui

A veces fui

un dictador y un tirano incapaz de preguntar

¿cómo estas?

Hay tantas cosas que a ti te frustraban.

Y a veces también,

tuve detalles que nunca olvidaste y que te

hicieron un bien.

Traducción: fui un culero pero bien que te gustaban mis detalles románticos, así que no te estés quejando, si hasta te regalé un muñeco de peluche carízzzimo de París, qué hipócrita, todas las viejas son iguales.

El e-mail

la verdad no sé si ahora estás con alguien más

pero me conoces bien que yo nunca me voy a dar por vencido

Y a diario estoy esperando por si te dan ganas de verme

en la esquina del callejón sentando frente a la puerta

no importa si llueve con tal de que te aparezcas

ahí me muero por verte llegar y tus labios volver a besar

O sea, imagínate que ya le dijiste un millón de veces que NO a Aleks Syntek, pero sales de tu casa y ahí está esperándote, todo necio, porque pues cómo lo vas a batear a ÉL.  


“Obviamente estás confundida, nena, yo te haré recapacitar”.

 

Lindas criaturitas

Niñas bonitas, lindas criaturitas

quiero yo,

todas son lindas

todas son bonitas

para mí.

Yo no necesito más

sólo eso y seré feliz,

sé que no es mucho pedir

que sean todas para mí.

BÁJALE, el “todasmías” Syntek.

Loca

Soy un caso singular

que debiera analizar,

no sé qué me dieron,

ni lo que me hicieron

pero ya no soy normal.

El destino se lució

y una broma me gastó

esta no es mi casa, ni esta mi señora

y este que ves no soy yo

este no soy yo .

Loca, loca te vi,

me encanta cuando estás loca

acércate a mí

y bésame aquí en la boca

no seas así,

me encanta cuando provocas,

loca te vi

y bésame aquí en la…

No hago otra cosa más

que estar bailando, bailando

con tu carita me la vivo soñando, pensando

y si tú quieres te diré peleando,

peleando voy a sacarte el instinto animal.

Claramente es una letra escrita a lo menso, porque no tiene ningún sentido, ¿pero entonces para qué metes temas como disociación de la personalidad, feminicidio, salud mental y violencia de pareja? Ah, porque todo se justifica con tal de sacar el “instinto animal”. Ay Aleks, la hubieras rellenado de “Shalalalás”, “Yaka chucu chaca chucu chaca chucu chás” o “Goumbiramdimdams” y nos ahorrábamos el pedo.

En fin. Después de su ráfaga de tuits furiosos, de echarle un ojo a sus rolas y de ver sus videos, la cruzada de Aleks Syntek en contra del reguetón y del trap, quesque por tratarse de géneros que “denigran a la mujer”, es todavía más absurda. Sobre todo cuando utiliza insultos clasistas y racistas contra los fans de estos géneros. Un par de ejemplos también salidos del último berrinche del músico:

Ay Aleks, si tú mismo dijiste en 2010, después de que criticaron tu rola del Bicentenario que “me duele porque muchos han perdido su capacidad de tolerancia, ’empática’ y comprensión y respeto entre nosotros, entre mexicanos”. Ajá, empezando por ti.

Conclusión: no se trata de dejar escuchar la música que nos gusta porque sea problemática, sino de dejar de criticar la paja en el Spotify ajeno mientras ignoramos la viga en el nuestro.

Eso y que el respeto al perreo ajeno es la paz.

***

BONUS PLAQUEJA:

También a raíz de la escándala tuitera, el otro día decidí ver Sexo, pudor y lágrimas, la exitosa película mexicana de 1999 cuya banda sonora fue escrita por Aleks Syntek.
Y pues no, el músico no estuvo a cargo del guión ni de la dirección, pero ya que tanto le preocupan “las expresiones que denigren a las mujeres”, quizá debería hacer una revisión crítica de la cinta que lo lanzó al estrellato.

QUÉ PEDO CON ESTA PELÍCULA. Es un MONUMENTO a la normalización de la violencia. Presenta situaciones que son como para llamar a la patrulla ipso luego luego como episodios cotidianos y hasta “chistosos” de la vida en pareja. Todes se la pasan peleando, pegándose y gritando. Y los tres personajes masculinos acosan e intentan abusar sexualmente de las mujeres. Uno de ellos de plano viola a su pareja en una escena crudísima, Y NADIE HACE NADA, porque pues “para eso es el matrimonio”. Más adelante y de forma reiterada, le echan la culpa a la víctima. Al final, perdón por el spoiler, esta mujer “se hace responsable de su propio destino” y deja al güey que constantemente la agredía, para quien no hay más castigo que “la soledad”. QUE LO METAN A LA CÁRCEL NO MAMEN.  

En fin. Además de que es aburridísima, pretenciosa, predecible, de que está supermal hecha y de que termina en que un personaje se suicida de forma completamente gratuita como en el 80% de los cortometrajes universitarios chafas, ES MONSTRUOSA. Estoy segura de que más violencia se ha cometido en nombre de Sexo, pudor y lágrimas que de todo el reguetón jamás escrito. Fuente: mis ovarios poliquísticos.

Con su permiso, me retiro a escuchar un poco de thrash metal hecho por morras para contrarrestar esta brutal exposición al pop mexicano hiperviolento.

*”Godínez” es el término que de unos años para acá se utiliza en México para hablar de la gente que trabaja en oficinas. En ciertos contextos es empleado (pun not intended) de forma peyorativa (la prueba es que Aleks Syntek se sintió ofendido cuando lo relacionaron su música), pero la comunidad godínez la ha adoptado para autodesignarse y describir ciertas prácticas típicas de su estilo de vida. Sin embargo, hay un movimiento en contra de su uso, por considerarlo clasista. Curiosamente, quienes han asumido esta noble causa, suelen ser personas que se dedican a “pensar”, cuya vida laboral a las 11 de la mañana, acompañados de su perro y una deliciosa taza de té orgánico. En fin, es un tema para otro post.

Tamara De Anda
/

(CDMX, 1983) Es orgullosamente chilanga, feminista, gatera, peatona, ciclista, chavorruca, rizada y tragona. Bloguea y colabora en medios desde 2004. Es reportera en Itinerario en canal 11 y conduce Macho en rehabilitación en Radio Fórmula.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

20

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    DANIELA /

    01/06/2018 3:59 PM

    Amé el artículo, justo apenas también vi esa pinche película y pensé exactamente lo mismo. Eso hace el feminismo, que veas lo que antes no. Me da gusto que cada vez seamos más feministas en el mundo <3

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Alter Maldito. /

    21/03/2018 1:51 AM

    Suave la rola de Nervosa, no las topaba.

    Me encanta Plaqueta el: alex sintek diciendo "guamdirumdirumram soy una despreciable piltrafa humana y me creo artista", jajaja. Lo robaré y haré cábulas como la anterior.

    Chidow.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Arturo /

    19/03/2018 12:00 PM

    Sólo vengo a comentar que este análisis es pésimo (ojo: no defiendo a Aleks Syntek, siempre he pensado que su música es mala). Pero este post es exagerado, raya en esa falta de respeto que se le atribuye al músico en cuestión, la redacción deja bastante qué desear y el contenido no es para nada objetivo. Para ser elaborado por alguien que presume colaborar en medios desde el 2004, está demasiado decadente.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Cristina /

    26/02/2018 6:42 AM

    Con cada pantallazo se me venía a la mente la letra de "Karma Mortal". Pareciera que Aleks hubiera escrito la canción para sí mismo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Victor Cuevas /

    24/02/2018 10:25 PM

    La publicidad no es ni buena ni mala, es publicidad. Lo que me parece que logras con análisis así es que venga algún curioso y comience a ser seguidor de Aleks Syntek, porque de nunca haberlo escuchado le comenzara agradar a partir del odio que queres infundar a sus letras. Para analizar las letras de un artista hay mucho material, me parece que defiendes las letras de regueton solo porque no son "homofobicos", pero denigran a cuánta chica los escucha y aun así perrean con gusto. Haber analiza las letras de Arjona, te encontraremos con un odio hacia el solo por no entender la "poesía" de sus letras. Pues las letras estan echas para identificarnos o no a nosotros mismos, no suponer que nos pongamos en los zapatos del artista para prejuzgar a alguien más, por último creo que fue que Aleks Syntek creyó que se le estaba diciendo que su música era para "maricas" ya que no sabía que era el término Godinez, quieres tolerancia para que no se insulte al gremio gay pero no aceptas que Aleks no quiere que se le relacione con los gay... Bueno habría que preguntarle a un gay si se molesta o no si se le confunde o dice si es hombre o mujer. Como dice un comentario: libertad de expresión para los que piensan igual que a yo, para los demás la censura - nuevas políticas de Twitter

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    Sidharta /

    24/02/2018 12:25 PM

    Que perdida de tiempo, habiendo tantos problemas aquí en Guatemala y ustedes jodiendo con esas frivolidades de la fárandula mexicana; dejen al pueblo de México se ocupe de esos asuntos y mejor hagan algo por la homofobia, el racismo, la exlusión socioeconómica, la violencia contra la mujer y la niñez, aquí en Guate, digo, no les parece?

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Lau A. /

    23/02/2018 3:43 PM

    Soy bien godinez y no escucho basuras de Alek Syntek no insulten porfis ;D

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Alex Plaqueto /

    23/02/2018 2:26 PM

    Pues lo tuyo (planteado desde el principio) es darle un repazon al tipo, pero, si nos ponemos a analizar todo el arte culto y popular, podremos ver que el tema es una constante en todos los generos de arte o noarte o chafada comercial de entretenimiento.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    JR /

    23/02/2018 1:14 PM

    La coherencia entre lo que pensamos, decimos y hacemos es un reto gigantesco, y en el caso de los que hacen entretenimiento, mal llamados artistas, a menudo los deja en triste evidencia como en el caso del señor Syntek.
    Que alegría leer a Plaqueta en Nómada. Los amo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Gabriel /

    23/02/2018 8:27 AM

    Nunca creí que alguien llegara definir a los milenials, pero este articulo literalmente lo logro. ¿Me pregunto si ustedes no se cansaran de ser politicamente correctos?

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Pedro A. /

      23/02/2018 3:48 PM

      Ni políticamente ni humanamente por todos aquellos que no lo son y que piensan que el que un hombre ame a otro sea algo denigrante o que ser mujer es sinónimo de lavar trastos, parir o ser débiles.

      Para eso hay algo que se llama dar visibilidad y alzar la voz, sólo se busca erradicar ese comportamiento.

      O sea: DE NADA

      ATT. MILLENIAL

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones