7 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Gastro Audiovisuales Guía de viajes
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Soy una mujer con vih y así fue el parto de mi hija

Las mujeres que vivimos con vih podemos embarazarnos y parir. No hay trasmisión del virus si la carga de la madre es indetectable y si se toman las precauciones necesarias no hay riesgos para el o la bebé, muy pocas personas saben esto, y por eso quiero contarles mi historia.

Volcánica v2 volcanica

Foto: Caio Mota

La fecha de parto era 8 de marzo, ya no llegaría a marchar este 8, estaba con mis pies como empanada doble. El día anterior fuí a la guardia del hospital porque estaba con contracciones. Pero no había dilatación, lo cual significaba que la chica no estaba lista para salir. Durante el día 11 y 12 pase internada con inducción al parto, un método artificial, dos días de trabajo de parto, aún así el cuello uterino no lograba la dilatación necesaria.

Pasados estos dos días, vino el equipo médico a hablar conmigo para decirme que la decisión era continuar con cesárea. Ya habíamos hecho todo lo posible y más para que fuera un parto vaginal, pero el cuello del útero no se dilató. Sumando que ya estábamos en la semana 40, más 5 días… 9 meses de embarazo cumplidos y casi una semana. La chica estaba amotinada, no quería salir, pero pronto estaríamos  viéndonos.

 

El AZT o Zidovudina reduce la transmisión del vih de la madre a su bebé. Se receta zidovudina a las madres vih positivas a partir del cuarto mes de embarazo hasta que el o la bebé nace y luego al recién nacido por 6 semanas. Foto: Caio Mota

El miércoles 13 de marzo por la mañana  me colocaron el AZT por vía intravenosa. El AZT o Zidovudina reduce la transmisión del vih de la madre a su bebé. Se receta zidovudina a las madres vih positivas a partir del cuarto mes de embarazo hasta que el o la bebé nace y luego al recién nacido por 6 semanas. En mi caso ya estaba tomando AZT desde el comienzo de mi tratamiento, hace 16 años. “Vamos a continuar con una cesárea, en una hora y media vamos a quirófano, hiciste todo lo que pudiste y también hicimos todo lo que estaba a nuestro alcance”. Aguanté para no llorar, se me cayeron las lágrimas luego, sin parar. No quería tener cesárea, no quería tener que pasar luego un largo tiempo de recuperación, no quería estar anestesiada. A la vez otro sentimiento me invadió que era la felicidad, en unas horas iba a ver la cara de la chica, en unas horas la iba a tener en brazos.

Las precauciones que hay que tener en el parto para que  no haya transmisión del virus son varias. Por un lado que la mujer -cuerpo gestante con vih esté adherente a su medicación. ¿Qué significa esto? Que tome en tiempo y forma todos los días su medicación y haga sus controles para saber que estan efectivos. Unas horas antes del parto se comienza a dar AZT intravenoso. Luego del parto la criatura toma AZT jarabe por 45 días, tiene olor a piña-ananá, ella  no está teniendo inconvenientes para tomarlo y lo toma cada 12 horas. Además que se les hace exámenes de sangre de seguimiento específicos los siguientes 4 meses. El resultado final del vih de la bebé está después de estos 4 meses, aunque se sabe que no hay transmisión cuando la carga viral de la madre es indetectable.

Compartí habitación con Luciana. Ella me pregunto cómo nos arriesgamos, siendo que yo tengo vih, a tener un bebé. Le pregunté ¿riesgo de qué? No hay riesgos. Sigo pensando que aún falta mucha información.

Los días de internación, que fueron tres; fueron bien fuertes desde varios aspectos.

Vino a verme la obstetra, el infectólogo, el jefe de obstetricia. Realmente muy bueno. Mis amigas hicieron la red de cuidado nocturna porque solo se pueden quedar mujeres (lo cual dificulta un poco el cambio de paradigma del mayor involucramiento del padre en los cuidados).

Algunas enfermeras en neonatología hicieron comentarios desafortunados con el tema de la lactancia. Por ejemplo en neonatología cuando una de mis amigas fue a buscar la mamadera, comentaron lo mejor siempre es la lactancia materna. Si claro, solo que en Argentina no hay acompañamiento para que pueda decidir amamantar y tampoco tenemos estudios que den el 0 % de probabilidad de que no haya posibilidad de transmisión de vih. El acompañamiento consiste en que un infectólogo esté de acuerdo en que con carga viral indetectable no hay transmisión de vih y autorice que se puede amamantar. Las guías de OMS ya hablan de esto, pero aún no hay directrices en los países. Hay casos de lactancia materna en algunos países, como México, Dominicana, Alemania, Canadá, EEUU, Suiza, Suecia e Inglaterra, pero en Argentina aún no es posible. No amamanto, hasta personas de redes de personas con vih preguntando cómo iba con la lactancia. Por favor cuando nos dedicamos a trabajar un tema. Estudiemos toda la información a fondo. No, no amamanto. Y me da mucha pena, mucha pena cuando la bebé busca la teta por más que toma leche de fórmula desde que nació. Me da pena por más que amamantar es estresante y doloroso. Son nuestras realidades como mujeres con vih.

En el momento que sacaron la bebé de mí, me la mostraron de lejos. Ni un beso pude darle. Demasiada distancia. Espere horas hasta poder verla, tocarla y besarla. Cuando me estaban inyectando la peridural, lloré y pensé: “¿y si me pasa algo y luego no puedo caminar?”. ¡Era tan fuerte el dolor de esas agujas en mi espalda! Lloraba y pensaba porque nunca las cosas pueden ser fáciles para mí. Veo fotos en Facebook de parto en casa, las mujeres amamantando, y mi parto fue todo lo planificado, todo lo doloroso y hasta tardó el embarazo más de lo esperado.

 

Foto: Caio Mota

Bueno, ya Eva Malika está aquí con nosotros. Estamos felices. Ella fue muy deseada, casi tres años de buscarla. Llegó. ¡Ahora a pasar puerperio y todo lo que viene!

Desde que publiqué que estaba con trabajo de parto llegaron cientos de mensajes del mundo entero en cuatro idiomas. Las personas imaginan que una va a estar pariendo con el celular haciendo transmision en vivo. Mensajes diarios. Diciendo “hola, hola”, y  “¿nació?”. Nadie imaginó que las cosas podían estar complicadas y que por eso yo no estaba en Facebook, Whatsapp o Instagram. Se agradece siempre el acompañamiento y afecto de las personas, amigues y familiares, pero a veces ese deseo de acompañar tiene que ver más con la curiosidad propia, que con el de acompañar a una otra.

Decidimos publicar sobre el nacimiento y también en Volcánica después de unos días. Realmente aún Eva Malika no saldrá en fotos, ni estaré enviando fotos en privado, porque tiene que quedar algo para el orden del micromundo y el cuidado. Porque también, además de recibir amor, durante todo el embarazo recibí muchos comentarios de odio y discriminación. Pase una odisea en el sistema de salud hasta sentirme bien acompañada y atendida. Y esto fue por el vih. Eso va para todas esas personas que piensan que el vih es solo un virus y que como tenemos tratamiento no es problemático.

A todas las mujeres con vih que elijan la maternidad, les recomiendo buscar un/a obstetra donde se sientan realmente en confianza. Donde sientan que ningún comentario puede estar relacionado con prácticas discriminatorias con relación al vih. Es importante también tener una relación de confianza con nuestros infectólogos o  infectólogas ya que durante todo el embarazo nuestros controles serán llevados por la obstetra e infectóloga.

En el caso de las mujeres con vih que somos activistas, defensoras de derechos humanos, muchas veces es más difícil aún, porque ese privilegio de tener más acceso a la información hace que podamos visualizar más rápido las disfunciones de los sistemas de salud, y los maltratos por causa de estigma y la discriminación lo que nos hace estar aún más inseguras. Esto ocurrió con mi cambio de servicio dos meses antes de parir, siendo que tengo seguro de salud privado, decidí, una vez más, atenderme en el hospital público.

Es muy importante para nosotras las mujeres con vih estar con adherencia al tratamiento durante todo nuestro embarazo y después también porque muchas compañeras se toman vacaciones de la medicación luego de parir. Como un descanso. Necesitamos tener salud para poder criar bebés.

Tenemos que tener acceso a la información y saber si en el país que habitamos podemos acceder a la decisión de tener parto vaginal o cesárea. En el caso de que estén las dos opciones, estar atentas, muchos obstetras van a querer darnos como única opción la cesárea. Averiguar antes de embarazarnos si el Estado o nuestro seguro médico nos provee leche de fórmula. Comunicarnos siempre con redes de mujeres con vih para tener otro tipo de acompañamiento.

 

Mis amigas hicieron la red de cuidado nocturna porque solo se pueden quedar mujeres (lo cual dificulta un poco el cambio de paradigma del mayor involucramiento del padre en los cuidados). Foto: Caio Mota

Nosotras parimos, nosotras decidimos, con o sin vih, les escribo a una mano porque la otra estoy sosteniendo a la pequeña Eva Malika, que se hizo desear por casi tres años, que no quería salir de la panza. Que su fecha de parto era el 8 de marzo, pero creo que se dio cuenta que si nacía el 8 de marzo no iba a tener festejo de cumpleaños que no sea en marchas.

Eva Malika nació el 13 de marzo, pesó 3200, es muy parecida a su papá. Que por cierto anda con un chorro de babas de un metro de largo. Jamás imaginé tenerla en mis brazos.

Mariana Iácono
/

Feminista, trabajadora social, trabajadora de la educación, estudiante de maestría en comunicación y DDHH UNLP. Tengo VIH hace 15 años. Soy co-fundadora de la red Argentina de jóvenes y adolescentes positivos (VIH). También de la Red de jóvenes con VIH de América latina y Caribe hispano. Soy miembra de la comunidad latina de mujeres con VIH. El VIH me dió feminismo, sufrimiento, empoderamiento y placer. ¡Exigimos la cura ya!


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


3

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Rodolfo Castillo /

    02/04/2019 3:42 PM

    Irresponsable embarazarse con tales riesgos, pero hoy por hoy se aplaude que cada quien haga lo que le dé la gana aunque se pase llevando a otros.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Juan Carlos /

      04/04/2019 2:34 PM

      Para este comentario, para analizarlo primero una pregunta muy importantes: ¿Cómo define riesgo en el contexto de alguien viviendo con VIH y con carga viral indetectable? por qué dependiendo de lo que Rodolfo entienda por riesgo (de esto hay evidencia en la actualidad hasta para tirar al cielo) se vería si de verdad hubo irresponsabilidad o no (por qué si la carga indetectable impacta en el riesgo de transmisión Rodolfo estaría hablando un sofisma por pura ignorancia).

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Juan Carlos /

      04/04/2019 2:28 PM

      Uffffff sobre eso hay información hasta para tirar al cielo. Es más irresponsable no estar documentado al respecto.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones