Censo 2018: ¿Son suficientes 14 mil encuestadores para 4 millones de casas?

Guatemala necesita un censo porque al día de hoy no sabemos exactamente cuántos somos y en qué condiciones vivimos. 16 años después de que se llevó a cabo el último censo, el 23 de julio arranca este nuevo esfuerzo que deberá enfrentar tres obstáculos para lograr los resultados necesarios.

Actualidad Actualidad P258 texto

Foto: Carlos Sebastián.

Las zonas rojas serán uno de los principales retos para los encuestadores.

Han pasado 16 años desde que se realizó el último censo nacional en Guatemala. Eso son 6 años más de lo que recomiendan los organismos internacionales ya que cuando pasa demasiado tiempo los datos dejan de ser confiables. Y sin datos no pueden diseñarse políticas publicas efectivas.

El censo se retrasó, sobre todo, por falta de voluntad política. Esta vez, como en 2002, el Instituto Nacional de Estadística (INE) hizo una alianza con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés) para gestionar la parte logística y técnica.

Verónica Simán, socióloga, demógrafa y representante de UNFPA en Guatemala resalta la importancia del censo: – Nos permite tener una fotografía de cuál es la situación real en países como este, con una sociedad tan cambiante por los movimientos demográficos como la migración, los nacimientos y las muertes. El censo arranca el 23 de julio, durará 25 días y enfrentará al menos tres grandes retos para poder alcanzar su objetivo.

1. ¿Suficientes encuestadores para todo el país?

El equipo que deberá recoger los datos de las personas estará conformado por 14 mil censistas que deberán visitar 3.5 millones de casas en 428 municipios censables (algunos municipios grandes fueron divididos para hacer más fácil el trabajo de los encuestadores). Y se espera que no necesiten mucho más de 50 minutos para terminar de llenar las 83 preguntas del formulario, en cada vivienda.

A primera vista estos datos causan preocupación porque significa que cada encuestador debería censar 285 casas. Para cumplir con el tiempo proyectado, tendrá que censar 11 casas diarias, con un horario indefinido.

Sin embargo los técnicos defienden la viabilidad del censo. Verónica Simán, de UNFPA, explica que aunque las cifras parecen imposibles de cubrir, en noviembre y diciembre de 2017 hicieron un censo piloto sobre el que se diseñó el plan para el censo de este año. Además la carga de trabajo para cada censista se distribuyó acorde al área geográfica que tiene asignada. No tiene la misma carga alguien que debe trasladarse grandes distancias en comunidades rurales a quien encuestará en un edificio de apartamentos.

Sumado a ello, detrás de los censistas hay un numero equipo técnico conformado por auxiliares y supervisores.

2. El problema de las carreteras y las zonas rojas

El trabajo de contar y localizar a todas las personas en un país es complicado, y por eso la economista Vivian Guzmán lo considera el ejercicio nacional que implica mayor cobertura y logística. Porque para hacerlo es necesario recorrer todo el país, y si las condiciones meteorológicas no son adecuadas se obstaculiza el proceso.

– Los shocks climáticos y de la naturaleza, como la erupción del volcán de Fuego, cambian las situaciones de un momento a otro. Hace dos meses las carreteras estaban en mejor estado que hoy, y eso complica la movilización, explica Guzmán.

A los obstáculos naturales, se les suma la situación social de Guatemala: entrar a las zonas rojas o de riesgo (por pandillas o áreas peligrosas como laderas de barrancos o volcanes) y a las cárceles. Es por esa razón que el INE y UNFPA han desarrollado respuestas para los diferentes tipos de problemáticas. Con el tema de las comunidades albergadas luego de la erupción, han manifestado que usarán una boleta para viviendas colectivas, que les permita registrar a todas las personas que estén en los albergues. Y el mismo método para los menores bajo protección del Estado.

Y para las zonas de riesgo y las cárceles, han asignado una mesa técnica, con el Ministerio de Gobernación, que resuelva las necesidades que los censistas presenten. Además, dentro del piloto lograron crear puentes de comunicación con líderes en las diferentes áreas complicadas. Todo esto, amparados en la confidencialidad que por ley protege la información que los encuestadores recojan.

3. La confianza en un país inseguro

El reto más grande para esta tarea es superar la falta de confianza de los guatemaltecos. Por eso incluso se lanzó la campaña “Abre la puerta al censo”, para sensibilizar a la población sobre la importancia de su colaboración. Verónica Simán de UNFPA, remarca que no se pedirá información sensible ni tampoco financiera.

Dentro de los esfuerzos para transparentar el proceso del censo, UNFPA decidió involucrar a actores de la sociedad civil. Hicieron una alianza con Acción Ciudadana para crear un portal de denuncias generales de anomalías durante la etapa de recogimiento de datos y se lanzó el Centro de Asistencia Legal Anticorrupción (ALAC) para recibir denuncias a través de diversas vías: su línea gratuita de teléfono, email y formulario web.

– De esta forma la población puede denunciar tráfico de influencias en las contrataciones de censistas, uso de encuestadores y de la información con fines clientelares, ya que estamos en época preelectoral, los casos de censistas falsos, agresiones o incluso la falta de visita, si no llega nadie a censar su casa, eso también es motivo de denuncia, explica Gabriela Ayerdi, parte del equipo de Acción Ciudadana.

Desde Acción Ciudadana van a filtrar las denuncias de acuerdo al motivo, y las enviarán a las instancias correspondientes. Las de corrupción las fiscalizarán ellos y las demás deberán trasladarlas. El próximo 18 de julio, 5 días antes de arrancar el censo, lanzaran oficialmente el portal de denuncias. Sin embargo, desde el 1 de junio que se abrió al público hasta el 12 de julio, ya ha recibido 29 denuncias. La mayoría de estas son relacionadas a los procesos de contratación de censistas y supervisores y posible tráfico de influencia en diferentes puntos del país.

Tras 16 años sin un censo, por fin los guatemaltecos tendremos datos sobre nosotros mismos y la realidad en que vivimos. Sin embargo los retos para los censistas son grandes, es una tarea que al final también depende de la voluntad de todo el país.

Gladys Olmstead
/

Periodista. Aprendiendo de todos y de todo cada día. Amante de los perros y la lectura. Fueron la casualidad, la ilusión y la insistencia las que me trajeron a Nómada.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

2

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Jdonis /

    26/07/2018 11:13 AM

    No existe seguridad para los censistas, en un pais lleno de pandilleros,

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Lidia /

    22/07/2018 7:12 AM

    "Sumado a ello, detrás de los censistas hay un numero equipo técnico conformado por auxiliares y supervisores."

    ¿Un numero equipo?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones