6 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

UNICEF: El COVID-19 puede convertirse en una crisis de derechos de la infancia

En el marco del Día del Niño, la UNICEF compartió su preocupación por el impacto negativo de la crisis económica, social y de salud en la vida de los niños y adolescentes en Guatemala, por lo que hace un llamado a tomar medidas urgentes.

Actualidad Actualidad

Para Carlos Carrera, representante en el país del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Día del Niño es una oportunidad de analizar la situación de los menores, impulsar que sus voces sean escuchadas y sus derechos, cumplidos.

“Podemos construir un mundo mejor a partir del COVID-19. La pandemia no puede usarse como una excusa para frenar nuestros esfuerzos en el cumplimiento de los derechos de la infancia, sino verse como una oportunidad para acelerarlos”, señaló Carrera.

Esa organización dio a conocer los resultados de una encuesta recientemente realizada con jóvenes y adolescentes a través de la herramienta U-Report Guatemala, que muestran el serio impacto que el COVID-19 representa para el bienestar de la infancia. Estos son los siguientes:

Inseguridad alimentaria: Según con la encuesta, del 1 de enero al 31 de agosto del 2019, se reportaron 11 mil 662 casos de niños menores de cinco años con desnutrición aguda. Para el mismo periodo de 2020, la cifra se elevó a 20 mil 924 niños (Fuente: SESAN).

Asimismo, la investigación realizada reveló que el 50 por ciento de los hogares dejó de comprar algún alimento por falta de dinero y el 24 por ciento dejó de comer un tiempo o más de comida. “El 35 por ciento está comiendo menos en cada comida por falta de alimento. De igual forma, 6 de 10 adolescentes y jóvenes encuestados dice que el COVID-19 ha dificultado comer saludablemente, más que antes. La mayoría señala como causa, que su familia tiene menos dinero para comprar comida”.

Caída de la cobertura de servicios de salud: El documento señala que, debido al temor a ser contagiados, se ha visto un descenso de afluencia de personas en los centros de salud, “lo que ha impactado en un aumento de la mortalidad infantil y materna”.

Además, la encuesta revela que entre abril y junio de 2019, se registraron 86 muertes maternas y durante los mismos meses de 2020, esta cifra se incrementó a 103.  También, 2 de 10 adolescentes y jóvenes encuestados cree que el nuevo virus puede generar más conflictos con el acceso a servicios en su comunidad.

“Comparando datos de cobertura de servicios de salud de los meses abril, mayo y junio de 2019 con igual período de 2020, se observa una caída del 31 por ciento en la primera visita de cuidados prenatales y del 66 por ciento para la cuarta visita; respecto a los partos institucionales, se observó una caída del 24 por ciento en el mismo periodo; finalmente, también se registró una disminución del 13 por ciento en el número de vacunas suministradas contra la difteria, tétanos y tos ferina”, afirma UNICEF.

Interrupción de clases: El estudio indica que, a pesar de los esfuerzos para garantizar la continuidad educativa, el 49 por ciento de los entrevistados reporta tener hijos menores de 18 años, de los cuales el 81 por ciento estudia y el 19 por ciento no. Y de los que estudian, el 31 por ciento dice no estar recibiendo clases a distancia durante la pandemia.

“Esta situación amenaza el logro de los aprendizajes y aumenta el riesgo d abandono escolar, lo que puede repercutir en el incremento de la desigualdad y la exclusión en el país. 8 de cada 10 adolescentes y jóvenes encuestados opinó que su educación se ha visto afectada por el COVID-19”, explica.

Violencia: Los resultados de la encuesta también revelaron que un 50 por ciento de las personas consideran que durante la pandemia se ha incrementado la violencia familiar y un 30 por ciento considera que la violencia hacia los niños se ha incrementado. El 20 por ciento de los encuestados dice que los conflictos en su hogar se resuelven por medio de discusiones fuertes, gritos y golpes.

Sin embargo, a pesar del aumento de este fenómeno, debido a las medidas de confinamiento, ha habido una disminución en las denuncias, lo que obstruye la lucha por obtener justicia.

Vulnerabilidad de la niñez migrante retornada: El informe indica que debido a las nuevas medidas de contención del virus, al 31 de agosto de 2020 fueron deportados 2,229 niños no acompañados, incluyendo a 869 enviados desde los Estados Unidos, cifra superior a la de todo el año 2019 (831) y la más alta de los últimos años.

Adicionalmente, se ha agravado la discriminación y la violencia contra los niños migrantes que regresan, dejándolos doblemente en riesgo. Esto, porque el 40 por ciento de las personas considera que los migrantes, incluidos niños, sufrieron acoso o discriminación por ser posibles portadores del coronavirus.

Y 8 de cada 10 adolescentes y jóvenes encuestados por U-Report, cree que el COVID-19 está generando estigma contra cierto grupo de personas y la mitad considera que la discriminación está más dirigida hacía migrantes, refugiados y retornados.

Las recomendaciones

Ante ello, UNICEF exhorta a las autoridades guatemaltecas a tomar las siguientes medidas concretas para proteger el bienestar de los niños y adolescentes:

Priorizar a las familias con niños menores de 5 años en cuanto a la cobertura de los programas de protección social, desarrollo infantil y asistencia alimentaria para prevenir un aumento de desnutrición crónica y aguda.

Intensificar los esfuerzos de brigadas de búsqueda activa de niños con desnutrición para que reciban tratamiento y prevenir la mortalidad.

Identificar y resolver las barreras que mujeres y niños están enfrentando para acudir a los servicios de salud.

Cuando se den las condiciones adecuadas, priorizar la reapertura segura de las escuelas, con especial énfasis en la población con limitado acceso a la educación y excluida de las estrategias de educación a distancia por medios televisivos, radiales y digitales, para garantizar la continuidad de sus aprendizajes.

Apoyar la instalación de servicios básicos de agua y saneamiento para el lavado de manos en las escuelas y la práctica de hábitos de higiene.

Fortalecer y adaptar los sistemas de protección infantil para que continúen funcionando como servicios esenciales para los menores, incluidos los migrantes.

Promover la comunicación con las familias y comunidades para que conozcan y comprendan cómo prevenir las infecciones y frenar la pandemia.

La Congcoop se pronuncia

Por medio de un comunicado, la Coordinación de ONG y Cooperativas (CONGCOOP), indicó que en esta fecha en que se conmemora el Día Internacional del Niño y la Niña, CONGCOOP ve con suma preocupación que el Estado no garantice los derechos de la niñez y la adolescencia en el país.

“Es importante resaltar que alrededor del 68 por ciento vive en pobreza y que se destine dentro del Presupuesto Nacional Q.8.90 diarios, lo cual es inaudito”, señala.

Además, afirma que los niveles de desnutrición en el presente año se han disparado y al mes de agosto se registraban 20 mil 924 casos de desnutrición aguda, el doble respecto al 2019, aparte de que hay una institucionalidad débil y no existe un sistema de protección social adecuado.

“Definitivamente, la pandemia ha agudizado la situación de la niñez y adolescencia, principalmente en lo relacionado a la inseguridad alimentaria, el derecho a una educación de calidad y gratuita, aumento de la vulnerabilidad relacionada a la violencia intrafamiliar, entre otros”, comenta la entidad.

Por su parte, el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, confirma en su página www.ssinsan.gob.gt, que los casos acumulados de desnutrición aguda sumaban 20 mil 924, con 731 registrados este año y la mayor incidencia es la de desnutrición aguda moderada, con 15 mil 30, contra 8 mil 809 en agosto del año pasado.  Ello equivale a un incremento de 70.6 por ciento.

Por lo tanto, la CONGCOOP hizo un llamado al Estado guatemalteco y al gobierno actual, para que se garanticen los derechos y el bienestar de la niñez y adolescencia guatemaltecas.

Para ello, se debe aumentar sustancialmente la inversión dirigida a este sector de la población y esperan que ello se materialice en el presupuesto 2021.

Para eso, es fundamental que los diputados demuestren voluntad política, aparte de aprovechar la oportunidad que brinda el Bono Demográfico, que es la población comprendida entre los 15 y los 35 años de edad.

 

La desnutrición aguda total aumentó 79.4 por ciento en un año.

Nómada
/

En Nómada creemos en el futuro. Por eso hacemos periodismo de vanguardia. Buscamos la verdad. Con transparencia. Procurando la justicia.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


0

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*



Notas más leídas




Secciones