3 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

“El discurso de odio en Estados Unidos no es nada nuevo”

Antes de conocer los resultados de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, el embajador de ese país en Guatemala, Todd Robinson, compartió ayer su visión frente al preocupante discurso de odio que salió a luz durante la campaña electoral. Sin embargo, destacó que cada día hay más avances en las voces progresistas de su país y de Guatemala.

P258

Fotografía por Carlos Sebastián

todd-robinson-embajador-de-los-eeuu-en-guatemala-12

Aún no había certeza, solo una tendencia favorable al partido republicano cuando entrevistamos al embajador de Estados Unidos en Guatemala  Todd Robinson. Pero la victoria electoral de Donal Trump sucedió, con 59,211,893 votos –el 47.5% del electorado, pero la mayoría de los votos electorales (274). Así, el voto de las mayorías valida un discurso evidentemente marcado por odio e intolerancia. 

Lea: El peligroso odio de Donald Trump apenas empieza.

Independientemente del resultado de las votaciones, durante la campaña electoral en Estados Unidos salió a luz la discriminación hacia los inmigrantes, especialmente hacia los latinos y el odio a las mujeres.

La discriminación a las mujeres y los latinos en la actividad política de Estados Unidos es lamentable. Sin embargo, la verdad es que grandes cantidades de latinos americanos han participado en todo el país durante las elecciones. A mi juicio, los dos partidos tendrán que atender las demandas de los latinos; es una de las comunidades que está creciendo más rápido. Hoy y mañana, los latinos van a tener más influencia en las votaciones, y en los cambios que se den en Estados Unidos.

¿Qué percepción le deja el uso del discurso del odio en la política?

Está muy mal. Sin embargo, hemos visto el uso del discurso del odio en otros países también. Esto no representa el espíritu de los Estados Unidos, que es un país abierto, generoso, cálido y que incluye a personas de todo el mundo. Las voces negativas de racismo o antifeminismo están disminuyendo en todo el país.

Pero en las últimas décadas el discurso de odio no había generado tanta fuerza entre los votantes estadounidenses.

Claro que sí. En las elecciones de Reagan, Bush y Clinton hubo discursos bastante violentos durante las campañas. Y la situación no era diferente en la década de los 50’s o 60’s, cuando hubo más obstáculos para las comunidades minoritarias para participar en la política. El discurso de odio en los Estados Unidos no es nada nuevo. Siempre ha existido.

¿Deberíamos encender las alarmas con este tipo de posturas?

A mi juicio esta tendencia no está creciendo. Es ruidosa, pero no está creciendo ni en los Estados Unidos, ni en los otros países. Sí son más ruidosas durante las campañas electorales. Yo creo que hoy Estados Unidos está cambiando para mejorar.

¿Quiere decir eso que hay un sistema que reproduce el mensaje y hace que se extienda, ruidosamente?

La verdad es que los dos lados (partidos) tienen acceso a estos medios y a esta tecnología. Yo creo que el número de personas que apoyan ideas más abiertas y progresistas va creciendo. No solo en Estados Unidos, sino que también aquí en Guatemala y en la región. Yo tengo la idea, no sé si es correcta o no, pero creo que éstas personas progresistas van a ganar. Si no hoy, mañana.

¿Podría el odio convertirse en violencia física?

Hemos visto eventos de odio durante la historia de los Estados Unidos. Es muy difícil cambiar de un día a otro las percepciones, particularmente en áreas del país donde hay fricción de las comunidades. Pero la influencia de las comunidades minoritarias en los Estados Unidos está creciendo y quizás una mala reflexión o un mal resultado de estos hechos, es la reacción violenta de la gente que no quiere cambiar.

¿Qué pueden aprender los países como Guatemala de las elecciones estadounidenses?

La gente tiene que participar y mostrar su apoyo a un modelo de país diferente, progresista y así abrir sus fronteras, sus mentes, sus comunidades para los latinos, pero también para los refugiados de otras partes del mundo. Yo creo que los Estados Unidos está marchando por una ruta más abierta, con gente más participativa en la política y quizás, hoy no es el momento, pero mañana va a ser el momento de cambiar, tanto en los Estados Unidos, como en Guatemala. Y hemos visto muestras de esto en 2015, cuando la gente salió a la Plaza Central exigiendo el combate a la corrupción, más transparencia y un sistema diferente. Si esto puede pasar en Guatemala, puede pasar en cualquier parte del mundo.

Javier Estrada Tobar
/

Periodista y estratega de comunicaciones con una carrera de más de 13 años, que incluye tanto el ejercicio del periodismo de investigación como el manejo de una sala de redacción.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Luis Lewis /

    09/11/2016 9:41 PM

    La eleccion de Trump no sera el fin del mundo ya que la historia de los EEUU esta llena de capitulos contradictorios y violentos; siendo el peor quiza la guerra civil... Pero tal como el Embajador lo dice, el progreso viene lento pero va hacia adelante.

    El mismo Presidente Obama lo expreso asi en La Habana en marzo:

    "en EEUU, todavía es posible que alguien como yo, un niño que fue criado por una madre soltera, un niño de raza mixta que no tenía mucho dinero, pueda ir atrás de y conseguir el cargo más alto del país. Eso es lo que es posible en EEUU.

    Sí que hay dificultades de discriminación racial en nuestras comunidades, en nuestro sistema penal, en nuestra sociedad – el legado de esclavitud y segregación. Pero el hecho de que tengamos debates abiertos dentro de la propia democracia estadounidense es lo que da lugar a que mejoremos. En 1959, el año en que mi padre se mudó a Estados Unidos, era ilegal para él casarse con mi madre, quien era blanca, en muchos estados del país. Cuando empecé a ir a la escuela todavía estábamos luchando por eliminar la segregación en las escuelas del sur de Estados Unidos. Pero la gente se organizó; protestaron; debatieron estos temas; desafiaron a los oficiales del gobierno. Y gracias a esas protestas y debates y la movilización del pueblo, puedo alzarme aquí hoy, como afroamericano, y como Presidente de Estados Unidos. Eso fue por las libertades otorgadas en los Estado Unidos que pudimos traer el cambio.

    No digo que sea fácil. Todavía hay problemas enormes en nuestra sociedad. Pero la democracia es la forma de cambiarlos. Es como conseguimos servicios de salud para una mayor cantidad de personas del país. Es como hicimos grandes avances en los derechos de las mujeres y de los homosexuales. Es como hablamos de la desigualdad que concentra tanta riqueza en la cima de nuestra sociedad. Puesto que los trabajadores se pueden organizar y la gente de a pie tiene una voz, la democracia estadounidense le ha dado a nuestro pueblo la oportunidad de perseguir sus sueños y disfrutar de un alto nivel de vida.

    Ahora, aún quedan luchas difíciles y no siempre es bonito, el proceso de la democracia. Muchas veces es frustrante. Lo podemos apreciar en las elecciones que están en curso ahora mismo en mi país. Pero párense y piensen en este hecho sobre la campaña de Estados Unidos que se está llevando acabo ahora: habían dos cubanos-americanos en el partido republicano, haciendo campaña contra el legado de un hombre de raza negra que es el Presidente, mientras discuten que cada uno tiene más posibilidades de derrotar al candidato demócrata que será una mujer o un social-demócrata. ¿Quién habría apostado por eso en 1959? Esa es la medida de nuestro progreso.

    Este es mi mensaje para el gobierno y pueblo de Cuba: Los ideales que son el punto de partida de toda revolución – la revolución de Estados Unidos, la revolución de Cuba, de los movimientos de liberación de todo el mundo– encuentran su expresión más verdadera, yo pienso, en la democracia. No porque pienso que la democracia en Estados Unidos sea perfecta, sino precisamente porque no lo somos. Y nosotros –al igual que todos los países– necesitamos el espacio que la democracia nos da para cambiar. Les da a los individuos la capacidad de ser catalizadores para pensar en nuevas maneras, y re-imaginar cómo nuestra sociedad debe ser, y hacerlas mejor."

    ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~

    Despues de Brexit y ahora que el populismo de derecha de Trump ganaron, seguro los estudiosos en sociologia y economia van a tener llenas las manos analizando este nuevo fenomeno que surge como fruto de la globalizacion.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones