El pasado de la diputada “desapareció” del Ministerio de Salud

El pasado dice mucho sobre las personas. Y en la política es vital para entender los intereses de quienes tienen el poder. En el caso de la diputada Karla Martínez, la que iba a interpelar a la Ministra de Salud, es imposible saber con precisión qué hizo antes de llegar al Congreso con Líder, cuando trabajó en el Ministerio de Salud en Huehuetenango. Buena parte de su expediente desapareció. Los documentos vitales para fiscalizar su servicio público no aparecen y ahora corresponde al Ministerio Público determinar si fue un extravío o un robo de documentos. O si estafó al Estado y cobró honorarios pero no se presentó a trabajar.

P147

Karla Martínez, la diputada por Huehuetenango que preside la Comisión del Salud del Congreso.

Foto: Carlos Sebastián

La diputada Karla Martínez salió a la vida pública con una discusión con la ministra de Salud, Lucrecia Hernández Mack, en la enésima vez en la que la citó a la Comisión de Salud del Congreso.

– La salud de los guatemaltecos no es un chiste, dijo la diputada.
– Esta citación es un chiste, replicó la ministra.

La diputada movió los hilos en su comisión para exigir la interpelación de la ministra, que al final no ocurrió por el apoyo que la ministra Hernández Mack recibió de otros bloques en el Congreso, el sector privado organizado y los medios de comunicación. Los diputados de la Comisión de Salud sufrieron un desgaste ante la opinión pública por las citaciones infructuosas, que representan una pérdida de tiempo para los funcionarios.

Antes de ese episodio, Karla Martínez era solo una más en el bloque Alianza Ciudadana, como se hizo llamar el grupo de diputados que se reciclaron de Líder, el tercer lugar en las elecciones anteriores y que fue cancelado después sobrepasó el techo de financiamiento electoral.

En su CV se incluye que tiene como asistente a la exsecretaria del expresidente parlamentario Luis Rabbé, la que intentó ocultar información cuando lo perseguían el MP y la Cicig. O por sus relaciones con otros diputados investigados por casos de corrupción, como su mamá, la también diputada Sofía Hernández.

Pero mucho antes, cuando todavía no había llegado al Congreso, Karla Martínez pasó por el Área de Salud de Huehuetenango. Y de esto se sabe poco.

La información disponible es limitada porque su expediente desapareció de los archivos de la Unidad de Recursos Humanos, según la denuncia que presentó la responsable de esa dependencia en el Ministerio Público el 9 de febrero de 2017. El viceministro de Salud, Edgar González Barreno, dice que esto no es algo que debería suceder, pero en las dependencias del Ministerio puede ocurrir cuando no se tienen los suficientes mecanismos y espacios para los archivos. De cualquier forma, aclara que los problemas en el archivo “no son una justificación” para que desaparezca esta información.

Nómada solicitó un detalle de los puestos ocupados por Karla Andrea Martínez Hernández en el Ministerio de Salud y que se detallaran sus responsabilidades, horarios de trabajo, salarios, viáticos, bonos, evaluaciones de desempeño y una explicación de los criterios por los cuales se le seleccionó para trabajar en el Área de Salud de Huehuetenango. Además, se pidió una copia de los documentos que firmó en su calidad de “doctora” durante el desempeño de cargos en el Ministerio de Salud Pública, ya que según una investigación de Guatevisión, la ahora diputada firmaba documentación sin tener la titulación como profesional, lo que implicaría usurpación de calidades, un delito que el Código Penal castiga con prisión de cinco a ocho años, y multa de hasta Q200 mil.

Toda la información fue negada por la Unidad de Acceso a la Información del Ministerio de Salud, con el argumento de que la papelería no se encontró en el archivo. Sergio Tumax, jefe del Área de Salud de Huehuetenango, dice que además de presentar la denuncia ante el MP,  se realizó una investigación interna cuyos resultados trasladará personalmente a las autoridades del Ministerio de Salud.

Sergio Tumax dice que durante una inundación, en 2015, se perdieron documentos en las oficinas del Ministerio de Salud de Huehuetenango, y a partir de entonces se extraviaron expedientes, pero no se atreve a decir si los papeles de Karla Martínez se perdieron o fueron sustraídos. El funcionario asumió en noviembre del año pasado y no tiene conocimiento de lo que sucedió antes de que empezara su gestión.

Según el portal Guatecompras, Karla Martínez trabajó de enero a abril de 2014 ganando Q15 mensuales. En 2015 prestó una asesoría por la que se le pagaron Q51,964.29. Los contratos no fueron publicados en ese portal.

Un territorio en disputa

El Área de Salud de Huehuetenango es un territorio disputado por el poder político local. Para evitar conflictos, la ministra Hernández Mack tuvo que nombrar a cargo a alguien de fuera de la región. Sergio Tumax fue el elegido. Es originario de Chimaltenango y tiene cerca de 20 años de experiencia en salud pública, principalmente en organizaciones no gubernamentales.

Sindicalistas del área dicen que aceptaron a Tumax porque creen que no se prestará a las presiones de los diputados distritales para mover al personal y en ese sentido cuestionan la injerencia de Karla Martínez y de su mamá, Sofía Hernández, también diputada de Alianza Ciudadana. Los trabajadores las señalan de interferir para beneficiar al personal que les colaboró en su campaña con Líder.

De acuerdo con el expediente 001 2015 52765, en el Ministerio Público hay una denuncia por los delitos de amenazas, usurpación de calidad, abuso de autoridad y tráfico de influencias contra la diputada Karla Martínez. Según el fiscal de Delitos Administrativos, Melvin Medina, la denunciante dijo que la congresista Martínez tenía injerencia ilegal en el Área de Salud de Huehuetenango e influía en la contratación de personal, pues el área era elegida para pagar favores de campaña.

La diputada lo niega todo. Asegura que no se involucra en lo que sucede en el Área de Salud o el hospital de su distrito electoral. Además, dice que no es la responsable de que la información de su expediente desapareciera, pero cree que se debe investigar para dar con el responsable.

– Yo solo pido que se publique la verdad, dice la diputada.

 

Lea también: El CV de la diputada que interpela incluye varias medallas
Lea también: Cinco tuits y una biblioteca para explicar el mal de ojo

Javier Estrada Tobar
/

Periodista y comunicador. Se formó y trabajo durante casi diez años en Lahora.gt. Apasionado por las letras, el desarrollo humano, la política, las redes sociales, el cuidado del medio ambiente y la buena comida.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

7

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    alfonso villacorta /

    06/05/2017 7:58 AM

    entendí en el título "el pasado desta puta desapareció del ministerio de salud"

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Antonio Romero /

      09/05/2017 3:08 PM

      Y que control hay entonces en el Misterio de Salud con esos 54,000 trabajadores y una buena parte sindicalistas mantenidos

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Inmaterio Velazquez /

      06/05/2017 9:42 AM

      NO ES NECESARIO SER VULGAR. El punto es claro, la corrupción rampante que se ejemplifica en este caso que como miles se pierden favoreciendo la impunidad. Una cosa es señalar delitos y otro es insultar. por lo menos es mi opinión.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Inmaterio Velazquez /

    05/05/2017 7:40 AM

    Estoy totalmente de acuerdo con lo expresado por don WALTER ADRIÁN RUIZ PÉREZ, "Con este caso, infortunadamente veremos otro paso mas de tortuga, del podrido sistema de justicia". Y es que a diario se dan denuncias y se quedan atrapadas en las hojas de los diarios escritos, en la boca de los presentadores de noticias de los medios radiales y televisivos y en el presente caso en la denuncia digital de don Javier Estrada Tobar, que de buena fe da cuenta de una " anomalía" mas. Por ejemplo cuantas veces no se lee que la dupleta de corruptos del Ministerio de Desarrollo, José Guillermo Moreno Cordón, ministro de Desarrollo Social y su flamante Viceministro Jose Rodriguez Wer (espero que no sea pariente del director de Nómada), andan robando como locos y se amparan que son Rotarios, pero a diario se publican los desmanes, como la obscura y descarada adjudicación a última hora (23 de diciembre de 2016) de Q4.7 millones a única empresa, a un proveedor que desde 2004 se dedicaba a actividades eléctricas. José Moreno dirige el Mides una de las carteras señaladas de baja ejecución el año pasado y la cual tiene a su cargo los programas sociales. El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) compró por medio del Fondo de Desarrollo Social (Fodes) 41 mil 533 cupones por un monto de Q4.7 millones. Del 17 de noviembre al cinco de diciembre la entidad adjudicó juegos de ollas, colchonetas, machetes, azadones, piochas, molinos de nixtamal y palas con la Distribuidora de Materiales, Productos y Suministros, Sociedad Anónima (Dimps). Por otro lado “El ministerio se pervirtió en sus fines, en su misión y visión social, el único que defiende su existencia es el sindicato, solo es una institución innecesaria que está teniendo una burocracia inútil”, asegura el diputado Álvaro Velázquez. Están ‘piñatizando’ Q500 millones y existen delitos que vamos analizar, para denunciar a los responsables”, dijo el parlamentario de la bancada UNE, Carlos Barreda. Otra noticia consigna que: ¿Qué tienen en común un barrilete, el Ministerio de Desarrollo Social y la hija de una magistrada de la Corte de Constitucionalidad? Aparentemente no hay muchas coincidencias. Sin embargo, a raíz de una denuncia interpuesta el pasado 6 de febrero en la Contraloría General de Cuentas (CGC), todo empieza a tener sentido. El denunciante fue el mismo viceministro de Protección Social, César Osvelí Aguirre Gómez, que pedía a la entidad que revisara la sobreejecución presupuestaria del programa Jóvenes Protagonistas en la compra de 30 mil tiempos de comida para 10 mil personas sin contener firmas de los comensales.Según Aguirre, el titular de la cartera, José Guillermo Moreno Cordón, es plenamente consciente por esta situación y por el momento están esperando el informe final que presente la Contraloría. En total, el ministerio gastó 739 mil 360 quetzales que fueron pagados a la empresa Banquetes de Guatemala, S.A., presidida por Gian Paolo Grazioso (su amigo y socio Rotario, dueño de Presto). Con esa cantidad se pagó el servicio de 10 mil desayunos, 10 mil refacciones y 10 mil almuerzos a repartir durante dos días en 12 establecimientos. El problema es que no existieron desayunos y el dinero se lo robaron y nada pasó. Entre los documentos analizados, a los que Soy502 tuvo acceso, se observa cómo el pago se realizó en dos facturas sin especificar qué tipo de comida se estaba comprando: una por 578 mil 760 quetzales para el servicio de fuera de la capital y otra de 160 mil 600 quetzales para el de fuera de ella. Sin embargo, en la investigación se encuentran varias anomalías. Por ejemplo, Ana Luisa Oliva Soc, directora de EUOM Franklin Delano Roosevelt de San Pedro Ayampuc (una de las escuelas que aparece en el programa), negó que se celebrara la actividad en su establecimiento y en el registro de personas para justificar los almuerzos aparecen nombres que no conoce.Otro caso es el del centro EUOM Elena Morales Orantes de Villa Canales. En el expediente al que se tuvo acceso se encontraron formularios para justificar los tiempos de comida del sábado y el domingo y, según su directora, Sara Rebeca García y García, este último no se realizó porque hubo una actividad religiosa programada. El GRAN PROBLEMA ES QUE EL VICEMINISTRO JOSE RODRIGUEZ WER FUE JEFE DEL ACTUAL CONTRALOR DE CUENTAS MENCOS y se les ha visto salir de la controlaría para quitarse los clavos. Y entonces en que estamos?

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    leonel /

    03/05/2017 1:30 PM

    Eso de los expedientes es normal que los "pierdan" si uno busca a los empleados que trabajaron en el MSPAS desde el 2012 a 2014 no se encuentran en las paginas de información publica ni tampoco en Guatecompras! ya que ese fue el tiempo que el PP fue el quien administro las plazas fantasmas.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Walter Adrián Ruiz Pérez /

    03/05/2017 11:59 AM

    Según lo que se publicó anteriormente, la ahora diputada recibía un salario correspondiente a un médico colegiado, cuando estaba de practicante del EPS. Esto tiene muchas dudas por resolver, cuando no era correcto que se le pagara el salario de un médico, puesto que no era ni empleada del ministerio de Salud, tampoco era médico graduado, su actividad era simplemente de practicante, adicionalmente que como se dice, si firmaba como médico es un agravante más. Con este caso, infortunadamente veremos otro paso mas de tortuga, del podrido sistema de justicia.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Guillermo Maldonado C. /

      03/05/2017 1:34 PM

      Copia de los contratos por servicios técnicos o administrativos deben de obrar en la Contraloría General de Cuentas en donde pueden obtener la copia para constatar los términos de la contratación. Ahora bien, si no son contratos encubiertos o simulados y corresponde a los renglones presupuestarios la copia se pude obtener en la ONSEC.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones