El presidente electo compara la conflictividad con una ratonera

Jimmy Morales evidencia su desconocimiento en cada exposición pública. En un encuentro con técnicos gubernamentales y empresarios sobre conflictividad social, evitó avanzar compromisos o equipo, para sólo comparar un tema prioritario en la agenda nacional con una fábula del ratón y la ratonera. ¿Qué tiene Jimmy Morales después de sus moralejas para gobernar Guatemala?

P147

El presidente electo Morales, en una actividad con alcaldes.

Foto: Carlos Sebastián

– Quiero contarles una historia. Y, tal vez, esta historia nos ayude a comprender cuál es mi visión para poder encontrar solución a la conflictividad en Guatemala y en cualquier parte del mundo: esta es la historia de la ratonera. Fíjese que había un ratón que estaba haciendo travesuras en una granja y la señora de la granja estaba muy muy molesta. Un día el esposo le dice: te tengo una sorpresa: te traje una ratonera para acabar por fin con el ratón.

Es el segundo encuentro de operadores del diálogo, celebrado los días 12 y 13 de noviembre en el hotel Conquistador de Ciudad de Guatemala, donde Morales llega para clausurar el evento. Organizado por el Sistema Nacional de Diálogo, la Secretaría de Asuntos Agrarios y la Comisión presidencial que coordina las políticas de Derechos Humanos (Copredeh), allí están las autoridades de gobierno que trabajan en conflictos sociales y por eso hay representantes de las oficinas de Gobernación, Medio Ambiente, Energía, Educación, Derechos Humanos y Asuntos Agrarios.

Según datos oficiales a octubre de 2015, Guatemala tiene registrados 340 casos de conflictividad social. Por conflictos de energía eléctrica, políticas públicas, derechos culturales, seguridad democrática y derechos cívicos. Aparte, según datos de Asuntos Agrarios, desde 1997 hasta septiembre del 2015 ha habido 7,528 casos de conflictividad agraria, de los que siguen vigentes 1,434 casos. El 17% de la población guatemalteca ha sido afectado de manera directa o indirecta por algún conflicto agrario. Más de 2.6 millones de personas en los últimos 18 años.

Esta intensidad de los conflictos sociales no requieren para Jimmy Morales de un mensaje urgente y claro.

Morales tiene 40 minutos para hablar de compromisos y equipo de gobierno, pero usa 15 y no avanza ni una pista. Días atrás, le han enviado información técnica sobre los principales focos de conflictividad, pero el presidente electo opta por fabular. Y el vicepresidente electo, Jafeth Cabrera, en entrevista con Nómada días después, tampoco quiere avanzar cuál será su equipo de gobierno en la materia. Habla de diálogo, de la importancia del diálogo, pero de la concreción, nada.

Las empresas, los grandes invitados, ¿y el resto?

En el evento, Fredman Pacay, secretario de Asuntos Agrarios dice que hay que “socializar las buenas prácticas y las experiencias exitosas en el ámbito de la gestión y la resolución de conflictos desde cada una de las instituciones que intervienen en estos procesos”. Allí está presente la cooperación alemana, que financia la actividad; la oficina de la ONU para Derechos Humanos; el Instituto de Transformación de Conflictos para la Construcción de la Paz (de la Universidad Rafael Landívar) y Juan Pirir, alcalde de San Juan Sacatepéquez, el pueblo afectado por la conflictividad entre Cementos Progreso y parte de los comunitarios.

Lea: Los primeros, los últimos y los próximos muertos de San Juan

Sin embargo, no están presentes todos los actores del diálogo. Según el documento que muestra la lista de invitados de Asuntos Agrarios, organizaciones como el CUC o Congecoop estaban incluidos. Pero ninguno de estos ha recibido la invitación, por lo tanto no acuden. El que sí está y llega es Conic, la organización aliada del expresidente Otto Pérez Molina hasta el último día.

A diferencia del primer encuentro de Operadores del Diálogo, celebrado en La Antigua en 2014, esta vez el objetivo es reunir a actores del sector privado y de gobierno. Llegan representantes de las eléctricas Energuate y Enel, de la palmera Naturaceites, de Cementos Progreso, de las hidroeléctricas Hidro Xacbal Delta e Hidro Sala. Por compromisos, no llegan los representantes de Goldcorp. Todos fueron invitados por la Copredeh, conservadurizada desde la llegada de Antonio Arenales Forno al poder en 2012 (y hasta ahora).

La ausencia de actores sociales es notoria frente a la presencia de empresas. “Participan todos los que han estado en procesos de diálogo o en la búsqueda de mejorar el proceso de conflictividad”, dice Antonio Montúfar, subdirector de Copredeh.

Ante estos, Jimmy Morales tiene que exhibir su plan de gobierno en conflictividad social. Contar cómo reducirá las tensiones sociales por la minería y las hidroeléctricas que ha dejado detenciones y muerte especialmente entre los comunitarios que rechazan la explotación de sus recursos naturales. Jimmy Morales tiene que decir qué compromisos va a asumir y con quiénes. Jimmy Morales improvisa. Y no dice nada.

– El ratoncito, que estaba en la puerta de la guarida, se fue corriendo al gallinero y le dijo a la gallina: fíjese que trajeron una ratonera, ¿me ayuda? Y la gallina le respondió: yo tengo que poner huevos todos los días, y ¿quién me ayuda?

El presidente electo prosigue contando cómo el ratón pide ayuda al cerdo y a la vaca de la granja sin éxito. En medio de la noche, la granjera cree que el ratón ha caído en su ratonera, pero resulta que es una serpiente venenosa que la muerde y aunque va al médico, no logra curarse. La única solución, cuenta Morales, es un caldo de gallina.

– Y el marido se fue al gallinero para hacer el caldo y ¿quién cree que fue la primera víctima? La gallina. Pero para mala suerte, la señora no mejoró, empeoró, se murió, y hubo que velarla.Y ustedes saben que en nuestro país son emocionantes los velorios: comida para todos. Y, ¿qué hubo? Tamales de cerdo. El cerdo fue la segunda víctima. Pero no termina ahí la historia: el señor había quedado tan endeudado, que no tuvo más remedio que venderle la vaca al carnicero.

La herencia de OPM

El gobierno del Partido Patriota, del militar Otto Pérez Molina, hoy en prisión acusado de corrupción aduanera, basó su política de conflictividad social en la mano dura. Tan escaso fue su diálogo que incluyó la masacre de 6 indígenas en la Cumbre de Alaska en 2012. Entre estados de sitio y de prevención, la mano dura implicó más de un centenar de detenidos y más de 300 órdenes de captura contra los comunitarios que el Gobierno acusó de provocar disturbios, según datos de Congecoop. El conflicto por los proyectos de mineras e hidroeléctricas fue permanente entre el gobierno y las empresas trasnacionales, por un lado, y las comunidades en defensa de su territorio, por el otro. “El Estado ha cumplido poco, sólo en materia de agua y pozos. Lo que se ha hecho, ha sido con recursos de la empresa”, opina días después una fuente de Copredeh.

A dos meses de alcanzar la presidencia, frente a los representantes ministeriales a los que tiene que hablar de su política de conflictividad social, Jimmy Morales dice que su historia de la ratonera deja una enseñanza: cuando un vecino llega a tu puerta con un problema que le está afectando, no lo dejés ir sin solución, porque ese problema puede hacerse más grande, puede afectar a todo el vecindario. “Así es como veo yo la conflictividad”, dice. Así es como Jimmy Morales ve la conflictividad. Es un misterio cómo la abordará.

“Aunque no avanzó nada, manifestó que tiene una visión, un sentimiento humanista de la conflictividad”, valora Montúfar, de la Copredeh, mientras compara que Otto Pérez no llegó al primer encuentro de Operadores del Diálogo. El equipo de FCN que acompañó a Morales al encuentro no es tan conocido. El diputado y militar retirado Edgar Ovalle, Luis Alonzo, Astrid Rodas, Brenda Reyes, Suseth Méndez, Iliana Calles y Kary Toscay.

El desconocimiento de Morales sobre uno de los problemas más importantes de Guatemala abre un nuevo interrogante: ¿cuál será la política del gobierno de FCN en el poder para abordar los problemas de los megaproyectos? La ausencia de representantes de campesinos y la presencia de grandes empresas representa una posible respuesta para Helmer Vélasquez, director de Congecoop, la cercanía de visiones sobre el problema. “Nosotros no usamos la palabra conflictividad social, porque no culpamos al campesino, sino que señalamos a las empresas, que operan sin licencia social”, opina. “Seguramente llamaron a los empresarios para ganar ideas”, añade.

Él mismo no quisiera estar en sus zapatos

“No le hemos encontrado en conjunto la solución a nuestros problemas porque simple y sencillamente no han llegado a nuestra puerta de una forma experimental”. Con ‘experimental’, Jimmy Morales quiere decir que muchos ciudadanos no han experimentado los efectos de la conflictividad. En el Encuentro por el Diálogo, Morales les dice a los técnicos que ha platicado con varios presidentes recientemente. Dice que el ex presidente y aún alcalde de la capital Álvaro Arzú le dijo que no le gustaría estar en sus zapatos. “Créame, yo tampoco”, dice que le dijo. Algunos técnicos ríen.

La historia de cómo se superó a sí mismo pasando de ayudar a su madre vendiendo plátanos de niño hasta estudiar Administración de empresas en la Universidad San Carlos se convirtió en un clásico en sus mítines durante la campaña presidencial. A base de paternalismo, oratoria, risas, neopentecostalismo y lágrimas, captó la atención de miles de los guatemaltecos que le votaron. Jimmy fue el candidato cercano, populista, que jugaba la baza del hombre hecho a sí mismo gracias al esfuerzo y a su particular sentido del humor que marcó su programa Moralejas.

Tras ganar las elecciones, el Jimmy de las Moralejas persiste en ser el Jimmy de las moralejas. La diferencia es que el Morales del pasado competía con otros candidatos por ganar la atención de votantes y sectores empresariales. Entonces, fue muy señalado por su falta de equipo de gobierno y de proyecto político. Ahora Morales no compite, pero se mantiene en su discurso ante las autoridades que esperan directices.

En noviembre, tanto en el foro de la revista de negocios Forbes como en el encuentro con la fundación Fundesa, el presidente electo Jimmy recurrió a contar historias con moralejas. El 17 de noviembre, en el encuentro con los alcaldes, contó la fábula de la luciérnaga y la serpiente, en la que el reptil quiere matar a la luciérnaga porque no soporta verla brillar. Moraleja: la envidia es mala.

“Yo veo la conflictividad como algo que si no buscamos una solución, nos va a seguir representando el costo más alto que puede representar a una nación: la pérdida de vidas humanas, que no puede seguir sucediendo. Con todo mi corazón, les felicito, porque ustedes están interesados en que esa conflictividad cese y lo más triste es que siempre la regañada le toca a los que sí se interesan, ¿verdad?”

Morales dice que su moraleja no es un regaño, que es una reflexión y un ofrecimiento del futuro presidente de Guatemala para escuchar, dialogar y consensuar. “Sabiendo que no tenemos varitas mágicas ni súper poderes, pero tenemos toda la voluntad”.

Elsa Cabria
/

En Ciudad de Guatemala nadie lleva chaqueta por si hace frío. Tampoco en Ciudad de México. Pero yo nací en Santander, pequeña capital de provincia en el norte de España. Así que arrastro la manía allá donde me mudo. Tras trabajar en mi país, me fui en 2011 a México por pura curiosidad y me mudé a Guatemala el mes que se fundó Nómada en 2014. Ahora me dedico a proyectos largos de investigación y quiero explorar Centroamérica entre Nómada y El Intercambio.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

9

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Lester Onassis Villatoro /

    03/12/2015 9:15 AM

    Pobre payasito, aunque el peor error de la gente es creer que es un enviado del cielo...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    anonimo /

    02/12/2015 1:51 PM

    No tiene plan de trabajo...eso no importa, carece de un equipo de gobierno... Eso se compone en el camino, no tiene experiencia...eso es mejor, el partido está copado por militares de las peores épocas de represión...Eso es mentira, presenta a un plagiador como responsable de la transición...inverosímil? No, la cruel y trágica realidad

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Salvador del Cid /

    01/12/2015 9:02 PM

    Me parece que este cabo morales, hoy catapultado por el Pueblo guatemalteco a comandante morales...esta mas perdido que la llorona...no me agrada ser negativo, pero no le doy ni medio anio para derrumbarse...su tal proximo gobierno es como un castillo de naipes...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Medrano /

    30/11/2015 7:35 PM

    Creo que van a ser otros 4 años gloriosos sin rumbo y dirección.
    Aún queda la opción de exiliarme :)

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    JC /

    30/11/2015 6:13 PM

    Moraleja, la solucion equivocada puede conllevar costos muy altos (hubieran usado raticida en lugar de ratonera ...)

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luferdel /

    30/11/2015 3:05 PM

    Pues como que Jimmy empezó su presidencia perdiendo tiempo valiosisímo haciendo una gira turistíca sin importancia. Por si no se ha percatado aún, aquí en Guatemala hay problemas de carácter urgente que deben ser abordados ahora mismo, y no el 14 a las 14. El tema de los hospitales, las cárceles, la extorsión, por ejemplo, son problemas de urgencia nacional. Bien hubiese hecho visitar personalmente, con sus posibles cuadros técnicos que le apoyaran en su gobierno, cada hospital regional y cada cárcel para evaluar, analizar y comprender de primera mano como deberá enfrentar cada uno de esos temas. La gira al exterior era improcedente por el momento y lo más seguro es que las roscas que le rodearán le presentarán análisis de situación a la Walt Disney, tal y como hicieron con el caído general Pérez Molina y no podrá comprender ni donde está parado.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Rubén del Cid /

    30/11/2015 1:59 PM

    Y que esperaban los que lo eligieron? Jimy no es mas que un actor que tuvo la fortuna de estar en las elecciones correctas (aun que acompañado de gente incorrecta) asi que a prepararnos para 4 años de moralejas y buena charla.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Juan Francisco Mollinedo /

    30/11/2015 10:16 AM

    Nuevamente en desacuerdo. ¿Cual conflictividad? ¿La fabricada en oficinas de la zona 10? O la de que se financian las oenegés con dinero de embajadas a punto de irse de Guatemala? Yo pensaba que las víctimas de la conflictividad eran los secuestrados en la mineras, los que sufren los bloqueos de carreteras o de los que tenemos que soportar las movilizaciones de acarreados.....No confundan a la gente. Ahh !! Y yo voté NULO.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    U. Rodríguez /

    30/11/2015 8:30 AM

    Jejeje, el presidente electo es un mal chiste. Ya en serio, sí Morales aún no presenta a su equipo de trabajo es porque las pujas entre los milicos-criminales y los oligarcas-explotadores continúan para decidir qué ministerio y secretaría le toca a quién. El buen Jimmy es solo una figura decorativa sin voz ni voto que no sabe ni dónde está parado o cuál es rol que debe desempeñar como presidente. Pobrecito el presidente, pero más pobrecitos nosostros.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones