13 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Todos los responsables de la crisis de Semuc Champey

Once años después de ser declarado área protegida, el desarrollo de las comunidades que viven cerca del monumento natural sufre los efectos de la corrupción y la burocracia. Las cuatro aldeas que rodean Semuc Champey están enfrentadas y no han visto un centavo para realizar proyectos, pese a que por ley les corresponde recibirlos desde 2005.

Guatemala rural conflictividad medioambiente P147

La entrada a Semuc Champey, en julio de 2016.

Fotos: Carlos Sebastián

No hay misa ni cura, pero la iglesia católica de San Vicente está llena. El templo de la aldea Chisubín está a 20 minutos, por empinados caminos de terracería, de Lanquín (Alta Verapaz), en el camino a Semuc Champey. El cura llega, si mucho, cada tres meses. Pero hoy, 11 de julio, los comunitarios que asisten al templo quieren escuchar a Crisanto Asig, una de las autoridades ancestrales indígenas q’eqchíes, figura importante en las decisiones comunitarias de Chisubín. Hoy en la iglesia no van a hablar de Dios.

Crisanto Asig se sienta en una mesa a un costado del altar, tiene un bastón en la mano derecha y un mapa en la izquierda. El mapa no lo suelta hasta que se le pide que lo ponga en la mesa. En él, señala la ubicación y extensión de Chisubín. Y de Chicanuz, Santa María Semuc y Semil. Y habla de la propiedad de las tierras de esas aldeas, que es en su mayoría de los comunitarios. Luego destaca un cuadrante: es Semuc Champey. “Ellos –Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap)– nos tratan de invasores, pero vienen a sacar dinero para llenarse los bolsillos”, dice enojado.

 

Asig muestra un mapa de Lanquín.

Asig muestra un mapa de Lanquín.

El bosque subtropical de Semuc Champey –‘escondido en la profundidad de las rocas’, en q’eqchí -, es dos cosas: uno de los principales atractivos turísticos de Guatemala, por las pozas turquesas que se forman por encima del caudaloso río Cahabón, y la razón del enfrentamiento en las cuatro aldeas alrededor de la administración del monumento. En 2013 generó más de Q1 millón; en 2014, más de Q2 millones y en los primeros diez meses de 2015 más de Q3 millones como resultado del cobro de la taquilla por ingreso de turistas. Antes de esta fecha, no hay datos.

Las comunidades se encuentran divididas entre dos grupos. Están los que quieren administrar comunalmente el parque natural, sin injerencia del Estado ni de la municipalidad de Lanquín. Y están los que prefieren que se encargue el Estado, a través del Conap. El primer grupo no habla de los segundos, actúa como si todos en las aldeas estuvieran en contra del Conap.

Por estas tensiones, los del segundo grupo tardan dos días en aparecer, son cuatro personas, de Chicanuz, a las que Nómada contacta a través de un comunitario, y el encuentro se produce en un hotel, a las afueras de Lanquín. “El 40% de las comunidades está en contra del Conap, pero la mayoría está a favor”, dice en q’eqchí Cesáreo Chuc, alcalde auxiliar de Chicanuz.

Del desalojo al decreto

Todos quieren hablar en la curva. La veintena de personas de Chicanuz dice que hasta esa curva, en la que sudan bajo el sol de mediodía, llegó la Policía el 5 de julio, después de que ese día los desalojaran de Semuc Champey junto a otros comunitarios de Chisubín, Santa María Semuc y Semil. La Policía trató de sacar a los comunitarios porque desde septiembre de 2015, cuando tomaron el lugar, gestionaban y cobraban la entrada del parque natural. Y después de la curva, dicen, entraron a su comunidad.

Manuel Pop, de 30 años, traduce del q’eqchí a su papá Francisco, de 71. “A las 10:30, gasearon mi casa y mi mujer nos sacó a todos y huimos a la montaña. Allí estuvimos dos días. Ella sigue enferma”. El testimonio se repite en todas las aldeas. Una docena de casos. Cada relato va acompañado de una bolsa con casquillos. Pertenecen, según explican los denunciantes, a la Policía. La Policía niega los hechos. El vocero afirma que no hubo efectivos suficientes para realizar alguna acción más aparte del desalojo del monumento, donde sí se usaron bombas lacrimógenas.

 

Vecinos muestran los restos de los gases lacrimógenos.

Vecinos muestran los restos de los gases lacrimógenos.

Personal de la oficina del Procurador de los Derechos Humanos (PDH) acompañó a la policía el 4 de julio, cuando fallidamente trataron de desalojar Semuc Champey. Carlos Guillermo, delegado del PDH Verapaces, dice que los vecinos pidieron, antes de tirar palos y piedras, un mes más para debatir. Carlos Guillermo afirma que los comunitarios se pusieron violentos y la Policía tuvo que retirarse hasta que concluyó el desalojo al día siguiente, con apoyo del ejército. El 5 de julio, la PDH no estuvo presente.

Para llegar al desalojo, hay que retrotraerse una década. El Congreso aprobó el decreto 25-2005 para proteger el hábitat que rodea a las piscinas naturales más famosas de Guatemala, que de esa forma fueron declaradas monumento natural.

 

Semuc Champey. Foto: Publinews.

Semuc Champey. Foto: Publinews.

La normativa dividía los ingresos del turismo en tres: 60% para la conservación y protección a través del Conap, 10% para la municipalidad de Lanquín, y 30% para las cuatro comunidades y sus “proyectos amigables con el entorno”. Transcurridos once años, dos tomas comunitarias del parque y un desalojo después, los proyectos amigables son inexistentes y el Conap casi nunca lo ha administrado.

El alcalde que se adueñó de Semuc Champey

El entonces alcalde de Lanquín, Francisco Pop, decidió administrar Semuc Champey sin rendir cuentas a nadie. Hasta la fecha, las instituciones desconocen cuánto ingresó la municipalidad de Lanquín entre 2005 y 2012 por las visitas al monumento. Tampoco cuántas visitas hubo. Los comunitarios a favor del Conap calculan que el desfalco fue de Q16 millones. El reparto del 60, 30 y 10% por las visitas turísticas nunca se ha realizado.

Por qué el Conap no tomó el control desde el principio. “El alcalde no cedía la administración y él tenía respaldo político”, dice Fernando Castro, director técnico del Conap. sobre un jefe edil que estuvo en cuatro períodos, los dos primeros con el Frente Republicano Guatemalteco (FRG) y los dos segundos con la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), entre 2000 y 2016.

 

Francisco Pop, el exacalde. Foto: Cob@an Noticioso.

Francisco Pop, el exacalde. Foto: Cob@an Noticioso.

En 2013, el Conap recuperó el área tras presentar un amparo; encontró evidencias de mal manejo de fondos por parte del entonces alcalde –que también tiene seis denuncias acumuladas por coacción y amenazas–. Procedió a conformar el consejo directivo con el alcalde Pop y los representantes que eligieron las comunidades, pero el ahora exalcalde Pop no los apoyó. Desde ese momento, surgieron dos grupos de interés: uno a favor del Conap y otro en contra.

En 2015, las comunidades acordaron con el Conap los primeros proyectos de su historia: 53 paneles solares para Santa María, 2,000 gallinas ponedoras para poner cuatro granjas en Semil y láminas de doce pies para arreglar techos en Chisubín. Pero la burocracia fue más fuerte: la junta de cotización rechazó las tres ofertas de los paneles; la compra de gallinas fue suspendida porque el proceso de cotización excedía el límite del año fiscal y varios errores en la presentación de documentos detuvieron la adquisición de láminas. ¿Por qué tanta dificultad? “Para poder dar financiamiento a las comunidades hay que dar seguimiento a la Ley de Contrataciones”, dice el director técnico del Conap. Actualmente hay Q1.9 millones “disponibles” referentes a 2013, 2014 y los primeros diez meses de 2015 pendientes de ejecutar para las comunidades.

 

Las comunidades vecinas de Semuc Champey viven en extrema pobreza. En la foto, una mujer y su hija en la aldea Semil.

Las comunidades vecinas de Semuc Champey viven en extrema pobreza. En la foto, una mujer y su hija en la aldea Semil.

Hasta 2013, nunca había habido un consejo directivo. Por eso, en 2015, cuando debía renovarse el órgano, surgieron las tensiones. La municipalidad no accedió a dialogar, según el delegado de la PDH. Al tiempo, tres trabajadores de Conap fueron retenidos unas horas en el parque.

En julio, acordaron que habría una asamblea en septiembre para elegir representantes. El 16 de septiembre de 2015, en la misma semana en que el Conap publicó la licitación de los tres primeros proyectos para desarrollar en las aldeas, un grupo de comunitarios de las cuatro aldeas bloqueó el acceso del Conap al monumento natural y retuvo a un empleado. El enfrentamiento subió de nivel y tras liberar al trabajador, el grupo tomó Semuc Champey.

Durante dos meses, hubo negociaciones mediante el Sistema Nacional de Diálogo. El diálogo fue insostenible en tiempos del alcalde saliente Pop. El 19 de diciembre fue la segunda toma del lugar. Hasta el 5 de julio de 2016, la administración, gestión y cobro de las piscinas naturales corrió a cargo del grupo de comunitarios que aboga por la autogestión.

La sombra del ex alcalde

Marco Tulio tiene cara de no querer hablar. Tras ser preguntado, confirma que no tiene ganas de hablar. Sentado en el piso, en el exterior de la Escuela Rural Mixta de Santa María Semuc, a hora y media de Lanquín por complicados caminos de terracería, parece molesto de que una cincuentena de comunitarios le miren. Marco Tulio, una de las autoridades ancestrales de Santa María, accede a conversar pero la plática la dirige en español su compañero Marcos Panchú, que con 20 años se presenta como secretario del Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode) de su aldea. “El Conap ofreció muchos proyectos, pero todos los han incumplido, por eso ocupamos Semuc Champey”, dice Panchú confiado.

Cesáreo Chuc, del grupo a favor del Conap, señala a una persona como instigadora de la toma: el exalcalde Francisco Pop. “En 2015, cuando aún estaba Pop, la municipalidad no entró en el consejo directivo. Los pobladores que están en contra del Conap, están a favor de Pop”, dice sobre el alcalde que ocupó el cargo cuatro veces. Varios vecinos opinan lo mismo, pero sólo con la cámara apagada.

Francisco Pop llegó a la alcaldía en el año 2000, cinco años antes de la aprobación del decreto 20-2005, en una época en la que era la municipalidad de Lanquín a la que le correspondía cobrar la entrada a Semuc. Muy conocido entre los comunitarios por ser dueño de camiones y como comerciante de cardamomo en cereza, se ganó muchas amistades.

“Hizo bien su trabajo hasta su cuarto período, cuando empezaron sus problemas con el parque. En ese momento, se apropió de Semuc”, opina un diputado de larguísimo recorrido en Alta Verapaz como Haroldo Quej. “Él tenía su grupo paralelo, manipulaba a su gente si alguien trataba de entrar para poner orden en las comunidades”, ahonda Quej, que ha sido diputado en casi todas las legislaturas desde el 2000, antes del FRG y ahora de la UNE.

En Santa María Semuc, un ruidoso murmullo tensa la respuesta de Marcos Panchú. La pregunta ha sido: ¿Cómo fue la gestión del exalcalde Pop? Panchú busca la frase correcta en otros comunitarios. Pasan un par de minutos antes de que responda: “No queremos decir una opinión del exalcalde, no queremos problema con él”.

Hay una decena de autoridades ancestrales por cada comunidad y fueron elegidas en 2015, con el objetivo de administrar el monumento natural. En las cuatro comunidades niegan el papel instigador que otros quieren darle al exalcalde Francisco Pop, pero Crisanto Asig, el hombre del mapa y el bastón, admite sin mayor trascendencia que fue parte del equipo del exalcalde Pop cuando fue cuarto concejal de Lanquín entre 2008 y 2012. “Los campesinos podemos administrar la tierra, tiene que haber desarrollo”, añade Asig frente a un numeroso grupo de comunitarios.

 

Asig, frente a comunitarios de Chisubín.

Asig, frente a comunitarios de Chisubín.

De Q95 a misteriosos Q20,000

La esposa de Manuel Tzir corretea a un ruidoso chompipe mientras su marido pide ayuda a “autoridades internacionales” para resolver la situación de Semuc. Toda la familia observa al patriarca en su cocina de Semil, una casita con piso de tierra y techo de lámina. Con 52 años, este hombre que cobra Q95 diarios por recolectar banano en Escuintla, tiene orden de captura por presuntamente participar en la toma de Semuc.

En marzo de 2016, el Ministerio Público giró las primeras ocho órdenes de captura contra comunitarios que participaron en aquella toma. El 27 de junio, giró 12 más, algunas contra personas ya citadas en marzo.

Ramiro Asij, de 37, dice que fue capturado en marzo. Apoyado en el marco de la puerta de la casa de Manuel Tzir, cerca del chompipe, cuenta que tenía orden de captura por presunta retención indebida, ocupación y usurpación de territorio. Él, como otros tres comunitarios que dan su testimonio, dice que pagó la fianza de Q20,000 que "juntaron las comunidades”. Las empobrecidas comunidades. Esta le permitió no guardar prisión hasta que se celebre la audiencia en septiembre.

 

Pobladores de Santa María Semuc.

La nueva alcaldesa, que sólo heredó una mesa

El miércoles 13 de julio de este año, la nueva alcaldesa Irlanda Pop –que no es familia del exalcalde y que llegó con el partido Líder–, se reúne con los cocodes de las 67 aldeas de Lanquín. El tema es Semuc Champey.

Tras la reunión, en la que les pide apoyo para que bajo su responsabilidad la municipalidad recupere la administración del monumento, una persona reclama una explicación sobre cómo obtuvieron el dinero para pagar al menos cuatro fianzas de detenidos: Q80,000. “Todos son agricultores. Malversaron dinero que cobraron durante los diez meses”. Acusa, a la salida de la reunión, Carlos Humberto Tzir, del Cocode del área urbana. “Los culpables del conflicto son (el exalcalde) Pop y algunos sindicalistas”, abunda.

La mesa y la silla en la que se sienta Irlanda Pop las trajo de su casa. La mesa grande en la que pone documentos se la dejó el exalcalde Francisco Pop. Dice que fue la única cosa que encontró en su despacho oficial. La televisión con sistema de videovigilancia lo adquirió en los últimos seis meses. Es para vigilar el buen desempeño de sus empleados, indica, pero las cuatro imágenes dan a la calle.

 

Irlanda Pop, alcaldesa de Lanquín.

Irlanda Pop, alcaldesa de Lanquín.

En el cargo desde febrero, Irlanda Pop vivió un atentado en marzo cuando unos individuos dispararon contra su carro, que acertaron a darle a su sobrino, que era su piloto ese día. Desde entonces, se mueve con mucho control: limita mucho sus declaraciones y tiene mucha vigilancia. Está sola sólo cuando está en su oficina. En cada paso que da, le acompañan militares, policía y agentes de seguridad privada.

La mujer a la que le gusta su nombre por ser el de un país, quiere administrar Semuc Champey. “Quiero hacerlo para que no haya conflictividad, ellos mismos se andan golpeando en su territorio”, dice mientras toma una foto con su celular a los periodistas. Esta funcionaria que trabajó nueve años en la municipalidad con el exalcalde se esfuerza en mantener un discurso políticamente correcto, todas sus frases las arranca igual: Como mujer indígena, lideresa y alcaldesa. Y a eso añade: “No quiero ofender al exalcalde: serán él, Dios y la justicia los que decidan. Él me enseñó cosas buenas”.

 

Irlanda Pop, frente a líderes comunitarios. Casi todos son hombres.

Irlanda Pop, frente a líderes comunitarios. Casi todos son hombres.

El conflicto ha propiciado una división que continúa hoy entre los comunitarios. Aunque, a vista del Gobierno el problema quedó atrás el 22 de julio de 2016, tras mantener Semuc Champey dos semanas cerrado. El 21 de julio, las comunidades –a excepción de Chisubín– eligieron a sus representantes para formar parte del consejo directivo del monumento.

La renovación del consejo, sin embargo, no fue tanta. El representante de Santa María Semuc es el mismo que en el anterior periodo: Víctor Chub. “No estamos de acuerdo con la elección, nunca nos sentamos para decidir quiénes son los representantes, debería de haber otra asamblea”, dice por teléfono Agustín Chuc, autoridad ancestral de Chicanuz.

 

Vecinos de la aldea Semil fueron desalojados por la PNC.

Vecinos de la aldea Semil fueron desalojados por la PNC.

Con el Conap por un lado, la muni y los cocodes por otro y las comunidades divididas, el desarrollo de los proyectos entra en una nueva fase que dependerá del diálogo en el que aún sobrevuela el papel del exalcalde. Al llamar sin éxito a la puerta de su casa, a 50 metros de la muni de Lanquín, un vecino grita molesto. Desde la banqueta de enfrente, el vecino dice que Francisco Pop no está, que está en Ciudad de Guatemala. Nadie le ha preguntado por ningún nombre. Apoyado en una camioneta, observa poco amigable, mientras dos hombres en el interior del vehículo comentan la situación:

– Estos morros (homosexuales) y lesbianas de la sociedad civil…
– Les vamos a cortar el chisme.

Elsa Cabria
/

En Ciudad de Guatemala nadie lleva chaqueta por si hace frío. Tampoco en Ciudad de México. Pero yo nací en Santander, pequeña capital de provincia en el norte de España. Así que arrastro la manía allá donde me mudo. Tras trabajar en mi país, me fui en 2011 a México por pura curiosidad y me mudé a Guatemala el mes que se fundó Nómada en 2014. Ahora me dedico a proyectos largos de investigación y quiero explorar Centroamérica entre Nómada y El Intercambio.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


10

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Juancho /

    17/08/2016 12:18 PM

    Y despues preguntan porque estamos como estamos :( Necesitamos educación, educación y más educación :/

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    P. Choy /

    10/08/2016 1:41 PM

    Voy a ser realista y crudo muy crudo

    Semuc Champey va a desaparecer, eso es seguro, en una década más o menos solo será una bonita pintura o foto en un cuadro.

    Será invadido, talado, se repartirán los terrenos talaran, se pelearan entre comunidades cada una diciendo que son los dueños ancestrales y su territorio terminará como otros lugares invadido, talado, quemado, repartido y heredado y luego otra ves lo mismo.

    La única solución es un Estado fuerte que se encargue de cuidarlo ponerle llaves aislarlo y súper cuidarlo, si se lo dejan a la gente, se termino...!

    Yo no creo en la organización comunitaria que las ONGs manipulan a la gente, estos son los resultados.... Así como la laguna la Lachua, invadida, laguna del tigre, invadida, Biosfera maya invadida y talada...., atitlan contaminado por cianobacteria de su misma gente y de sus mismos agricultores....

    Triste pero así será es un hecho....lamentablemente

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      César A. /

      10/08/2016 4:56 PM

      Te estás quedando corto, si se los entregan 1 año le doy antes de convertirse en un pantano.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

    Victor /

    09/08/2016 10:12 PM

    Alguien podria aclararme a qué se refieren exactamente cuando hablan de "autoridades ancestrales". Especialmente quisiera comprender a qué hace referencia el término "ancestral" en el contexto de los líderes mayas contemporáneos.

    En el siglo XX las autoridades locales mayas eran llamadas rezadores, alcaldes rezadores, alcaldes indígenas, regidores, mayordomos etc. Quisiera entender la conexión ancestral que las autoridades mayas contemporáneas hacen con este pasado reciente de autoridades indígenas que estaban muy ligadas con la estrucura religiosa (católica?) de los pueblos mayas.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    César A. /

    09/08/2016 8:27 PM

    El alcalde debe ser auditado y procesado por sus delitos, como también los mal llamados comunitarios que tomaron por la fuerza el lugar.
    ¡Basta de defender delincuentes! sin importar si son autoridades, vecinos o extranjeros.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Medrano /

    09/08/2016 5:58 PM

    Se le fue un "teclazo"
    loa :V

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Ana Carolina Alpírez /

      09/08/2016 6:27 PM

      Gracias por la observación. Corregido. Saludos.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    tiduarte2 /

    09/08/2016 12:44 PM

    Dos períodos del FGR? Según sé solo uno fue del FGR DEL 2000 al 2004. La historia dice que del 2004 al 2008 fue la GANA con el "brillante" Presidente Oscar Berger (el Conejo). Del 2008 al 2012 fue la UNE con el Presidente Álvaro Colom y del 2012 al 2015 el PP con OPM. Creo que en historia reciente se sacó un cero grande.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Pablo /

      10/08/2016 8:16 AM

      Que gano dos periodos con el FRG .......

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Leonardo Catún /

    09/08/2016 10:20 AM

    Genera una gran impotencia que los corruptos, ladrones, asesinos, y demás calificativos sigan dañando a las comunidades que a toda luz necesitan de apoyo por parte del Estado para salir de esa miseria, de la pobreza que mata ilusiones, sueños y esperanza. Señores como Francisco Pop materializa la verdadera escoria de los guatemaltecos que explotan, se aprovechan y abusan de otros guatemaltecos, que mata sin escrúpulos, probablemente no solo ciega vida, sino mata esperanza en sus propios hermanos lanquineros. Realmente espero que este señor pague con creces todas sus acciones, mafias, robos, desfalcos, etc, etc que realizó durante varios años en el municipio de Lanquín. Lamentablemente tengo que apelar al accionar de la CICIG, ya que actualmente no hay ni un solo organismo del Estado que vele por la transparencia en el manejo de los recursos públicos, porque la CGC ha sido, es y será parte de toda esta mafia.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones