10 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

La sucesión de seis puntos que dejó encarcelado a Otto Pérez hasta su juicio

Para que el expresidente de Guatemala pase su cumpleaños número 65 encarcelado han sido claves cinco indicios. Tras tres días de audiencia, las pruebas presentadas por el Ministerio Público fueron suficientes para mandarlo a prisión preventiva hasta que el 21 de diciembre comience el juicio por presuntamente ser el líder de la estructura de defraudación aduanera La Línea. En una crónica, les explicamos las seis principales pruebas contra el general retirado, que cumplirá años el 1 de diciembre, en prisión.

n789 P147

Audiencia celebrada el 8 de septiembre de 2015. Ese día el juez dictó prisión preventiva contra el expresidente por el caso "La Línea".

Foto: Carlos Sebastián

El juez Miguel Ángel Gálvez no es un hombre breve. Seis horas necesitó para enviar al dictador Efraín Ríos Montt a prisión preventiva, seis para la exvicepresidenta Roxana Baldetti y cinco para mandar al expresidente Otto Pérez de nuevo a la prisión de Matamoros hasta que se celebre el juicio que determine si es el supuesto jefe de la red de defraudación aduanera La Línea.

Gálvez recurre a jurisprudencia, a leyes internacionales, a artículos del Código Penal de Guatemala y hasta al diccionario de la Real Academia Española. En un país con un sistema de justicia impune, es el método de uno de los pocos jueces fiables de Guatemala para evitar amparos: tenerlo todo bien amarrado para fundamentar por qué dice lo que dice. Y así lo dejó claro en la última jornada de la audiencia contra Otto Pérez, cuando se detuvo dos minutos para explicar al expresidente que una línea, según la RAE, es una sucesión de puntos.

1.Los documentos en la oficina de Eco

¿Para qué sirve un lapicero sin un papel? El expresidente Otto Pérez pasó más de una hora de la audiencia bailando su lapicero, colocándolo entre su índice y su meñique, jugando a que lo resbalaba entre sus manos para, en el último segundo, no dejarlo caer. Sin escribir, con la mirada perdida cuando el juez le recordaba todo el material vinculado a su persona que la Policía encontró en el allanamiento a la oficina de Salvador Estuardo González alias Eco, presidente de Corporación de Noticias, editora de Siglo21 y Al Día.

Eco, uno de los mandos altos de la estructura externa de La Línea, tenía documentos con el nombre del presidente. Y tablas de cobro de la red mafiosa. Y lo más llamativo para Gálvez, un juez al que le llaman la atención muchas cosas y lo hace notar, es un boleto de avión a nombre del presidente, con fecha anterior a que fuera presidente de Guatemala, que fue requisado en la oficina de Eco. En su última comparecencia ante los medios en Casa Presidencial, antes de renunciar, Otto Pérez dijo que no conocía a Eco, que le había recibido dos veces porque tenía una empresa de auditoría para que inspeccionase a una firma de su propiedad. Y lo repitió cuando dio diez minutos de declaraciones tras su audiencia, sin aclarar a qué empresas se refería. Una más de las pruebas que el expresidente no presentó en la audiencia. “Con esta persona, Eco, evidentemente se conocían”, zanjó el juez frente al ceño fruncido de Otto Pérez.

2.La evidencia aportada por el mismo Pérez Molina

Aunque el expresidente negó dos veces sus vínculos con Salvador Estuardo González, Eco, en el documento que presentó a la Comisión Pesquisidora en el Congreso y que firmó con su puño y letra, reconoce la existencia del reporte con fecha del 13 de abril de 2015. “Contiene un diagnóstico de debilidades de recaudación de los tributos aduaneros”, escribió. Además, justifica todo en aras de mejorar la situación en los puertos, “a efecto de que se reconocieran los esfuerzos del Gobierno para alcanzar las metas de recaudación, y poder inclusive rebasarlas”. Ese diagnóstico fue elaborado por Eco.

Pérez Molina sabía que González elaboró el reporte, cuando todavía no se había hecho público el caso. La contradicción entre su discurso y el informe escrito es evidente. Justo unas semanas antes del memorándum, Pérez Molina y González se reunieron en una casa de la 16 calle de la zona 10. Fue el 26 de marzo 2015. El encuentro entre ambos quedó grabado en una conversación telefónica de Francisco Javier Ortiz Arriaga, alias Teniente Jerez, a “Manolito”, un empleado de la Boutique Emilio propiedad de Luis Mendizábal, prófugo  y que también es otro líder de la estructura externa de la Línea.

3.La reunión en Crowne Plaza

En la estructura La Línea hubo un momento de conflictos. Un grupo quería fuera a Osama Ezzat Aziz Araki, líder de la estructura externa. Según escuchas telefónicas fue Claudia Méndez Asencio, la entonces intendente de aduanas y cercana a Roxana Baldetti quien lo “hizo chirajo” para abrir el camino a Javier Ortiz, alias Teniente Jerez.

Por esto, en octubre los implicados Julio Aldana, Byron Izquiero, Mynor Pineda y Estuardo González, alias Eco, se reunieron en Hotel Crowne Plaza. Allí, de acuerdo con las investigaciones, es cuando discuten la salida de Osama y el ingreso del Teniente Jerez. Además establecen una tabla de precios para cobrar el reajuste de impuestos. Un soborno o términos de La Línea, cola. En los allanamientos en la oficina de Eco se encontró esa tabla así como información de la distribución de las ganancias de la red. Pérez Molina y Baldetti habrían recibido el 50 por ciento de todo lo percibido. Aunque el expresidente lo niega. Según sus cálculos esas ganancias equivaldrían a Q800 mil y su "honor y dignidad valen más que eso".

4. La llamada de OPM a Carlos Muñoz

Estirándose como en el colegio, cuando uno no quería que el maestro se diera cuenta, y apretaba los brazos al cuerpo sobre las rodillas, conteniendo el sentido natural de un estiramiento. Bostezando como en una reunión con el jefe, con los dientes apretadísimos, con la boca más cerrada que abierta y los ojos en una lucha insufrible con el universo para no cerrarlos. Así pasó Otto Pérez gran parte de sus cinco horas de audiencia. Con ese cansancio del que puede decir poquito y bajito. Y solo a sus abogados. Pero en su disconformidad con absolutamente todo lo que Gálvez le comentó, hubo algo que el juez no le recordó el día que lo mandó a prisión preventiva y que es un indicio fundamental en el caso La Línea: la llamada que Otto Pérez le devuelve a Carlos Muñoz, el exsuperintendente de Administración Tributaria, mando medio en la red mafiosa:

“… El de Recursos Humanos, que habíamos dicho de los cambios, porque si no, no me va a caminar nada… Entrémosle… Ponga entonces a ese Sebastián... pero póngamelo ya, mañana”.  Ese Sebastián es Sebastián Herrera, nombrado por Muñoz como gerente de Recursos Humanos de la SAT y capturado el 16 de abril, cuando estalló el caso. Herrera fue una de las pocas personas que declaró en su audiencia y dijo que él solo respondía a órdenes superiores. Otto Pérez no dijo nada en su audiencia y eso se lo reclamó el juez cuando su abogado se quejó de que solo escuchaba las pruebas del Ministerio Público: “Usted podría haber aportado también pruebas en la audiencia”. Pero no lo hizo. “¿Por qué Sebastián Herrera, de Recursos Humanos, habla con Miguel Lemus, que es de la estructura externa y no tiene nada que ver con el Estado?”. Otto Pérez recibió un papel de su abogado y empezó a escribir ideas sueltas.

Una segunda parte es la llamada registrada entre Sebastián Herrera y Miguel Lemus, alguien externo a la SAT. El nuevo encargado de Recursos Humanos pide los nombres de la gente que tiene que mover de puesto para abrir espacio a nuevos elementos. Lemus se comunica con el Teniente Jerez y obtiene la información ya avalada por “el presidente”.

5. La reunión en el hotel Tikal Futura

1/Soy inocente. 2/No robé. 3/No entendí pq me investigaron. Con letra clarísima, como si usara un cuaderno de caligrafía, lento, como quien escribe una carta de amor, Otto Pérez dejó mensajes en la hoja que le prestó su abogado y que dobló a la mitad para escribir.

El 4 de junio de 2014 fue el cumpleaños de Osama Bin Ezzat Azziz Aranki, el líder de la estructura externa de La Línea hasta octubre de 2014 y también importador. En aquel momento todo iba bien, los cobros de lo que ellos llamaban “colas” semanales fluían. Al mes, los sueldos por cobrar bajo el agua a los importadores en las principales aduanas de Guatemala eran millonarios. A esa reunión festiva llegó Estuardo González, alias Eco.

Todo iba bien para Osama hasta que el 11 de agosto, Eco tiene una reunión en el hotel Tikal Futura con varios integrantes de La Línea. Treinta minutos después de la reunión, Eco llama a Juan Carlos Monzón, ex secretario privado de la exvicepresidenta Baldetti y hoy prófugo, y se reúnen en el mismo hotel  Tikal Futura.

“Es tanto el interés de que quien va a ser el jefe del operativo de la estructura externa que se reúnen”, cuestionó el juez Gálvez cuando aún faltaban tres horas de audiencia. En ese instante, en un ejercicio de mímesis, Pérez Molina y su abogado César Calderón cruzaron las manos al frente, como quien analiza una situación. El segundo abogado defensor, Moisés Galindo, siguió escribiendo.

6. Muñoz, Méndez y Eco

Al abogado César Calderón se le cerraban los ojos a las cuatro horas de la audiencia. Pero no se contenía, solo acurrucaba su barbilla en sus manos y dejaba hablar al fondo al juez, como si le cantara una canción de cuna para no dormir. Para despertar, no le pidió a Otto Pérez la Coca Cola light que estaba bebiendo, se mantuvo con su Gatorade de naranja.

Al juez Gálvez le surgieron muchas dudas y moviendo las manos con ese gesto que le caracteriza, como si fuera un director de orquesta sin prisa, conectando ideas al aire, preguntó de nuevo al expresidente que no iba a responder: “¿Por qué están hablando esas personas de gente que no tienen que hablar?”.

Esas personas son Carlos Muñoz, extitular de la Súperintendencia de Aadministración Tributaria (SAT), y Claudia Méndez, ex intendente de Aduanas, que en una conversación el 30 de octubre de 2014 se quejaban mutuamente por el papel protagonista que había alcanzado Eco en su relación con el entonces presidente. Era como quien se molesta por perder la atención de un amigo, por ese buen amigo que ya no lo es voltea a ver. Solo que el amigo era el presunto líder de la estructura que supuestamente les hacía millonarios: “Sabe qué es lo que me decepciona, cómo el Estuardo consigue cita con él rápido y yo no. No me puede oír, a ellos sí”.

También le cuenta que está inconforme con la orden del presidente de cambiar al gerente de Recursos Humanos de la SAT. “Póngase en mi lugar, yo tengo familia, tengo hijos, el día de mañana me voy a ir al bote, si este señor que no conozco va a llegar allí a hacer un montón de cosas, presidente me voy a ir preso”.

--------------------------------------

Tres pasaportes, uno de civil y dos diplomáticos, no sirvieron al único presidente que ha renunciado en Guatemala para dormir en su casa. No al menos hasta que el 21 de diciembre comience el juicio. Tampoco el discurso dramático y chillón del abogado César Calderón alegando que dictar prisión preventiva es como dictar una sentencia adelantada. La defensa de este pastor evangélico que cuestiona la forma, no incluyó material para rebatir el fondo de la investigación hecha por la Comisión Internacional Contra la Impunidad (Cicig) y el Ministerio Público.

El juez Gálvez escuchó a Calderón, igual que a los fiscales y abogados de la acusación. “Para qué se ha escrito tanto de garantías si al final cualquier cosita te puede llevar a prisión”, gritó Calderón. Pero que el expresidente Otto Pérez y la exvicepresidenta Roxana Baldetti puedan estar ligados a la red mafiosa de La Línea no le pareció cualquier cosita al juez. Y si bien se esmeró en repetir que esta audiencia no era una acusación y que no conocía de nada (más que lo obvio), a Otto Pérez, le dejó en la prisión de Matamoros hasta diciembre, cuando se decida si el general retirado enfrentará juicio por este caso. “Todavía hay personas que están en el Gobierno que dependieron de Otto Pérez”, justificó el juez para explicar que existía riesgo de obstaculización a la justicia.
“Con todo esto, les deseo feliz tarde”, se despidió el juez Miguel Ángel Gálvez. Tras todo eso, cinco horas de audiencia y unas declaraciones a los medios de comunicación sin ninguna novedad de Otto Pérez, el abogado Moisés Galindo, fue el último en salir: tomó su maleta, sellada con un pequeño peluche de oveja negra y se marchó detrás del general. No sin antes golpear con su puño derecho la mesa del Ministerio Público y de la Cicig, como un Frank Underwood de la mala suerte.

Elsa Cabria
/

En Ciudad de Guatemala nadie lleva chaqueta por si hace frío. Tampoco en Ciudad de México. Pero yo nací en Santander, pequeña capital de provincia en el norte de España. Así que arrastro la manía allá donde me mudo. Tras trabajar en mi país, me fui en 2011 a México por pura curiosidad y me mudé a Guatemala el mes que se fundó Nómada en 2014. Ahora me dedico a proyectos largos de investigación y quiero explorar Centroamérica entre Nómada y El Intercambio.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


11

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    CAROLINA ASTURIAS /

    26/09/2015 6:07 AM

    Y dice Chepe Zamora que cuando ROBAALEJOS: " Roberto Alejos, conocido a sotto vocce en el Congreso de la República como Robalejos, con aparente indignación expresó que la racionalización es un chantaje y que le ha causado preocupación, mientras, aseguró, paradójicamente, que “el pueblo quiere transparencia, y un presupuesto honesto y balanceado y financiado”. Lo que obvió decir Roberto Alejos es que si el presupuesto excede los Q 52 millardos es inevitable seguir contratando deuda externa e interna a un ritmo irracional y explosivo, como sucedió durante el gobierno de la clepto dictadora Sandra Torres, tiempos en los que por cierto, Robalejos fue el Presidente cuasi vitalicio del Congreso, ungido por los designios de la dueña de la UNE.
    Tampoco dijo, pues de baboso no tiene un pelo, que tanto durante el gobierno de Sandra Torres, en esos días de Colom, como en los más de cuarenta y cuatro (44) putrefactos meses de Pérez y Baldetti, como norma, cobró Q 350,000 por cada voto suyo y por cada uno de sus diputados, fundamentalmente en la contratación de deuda externa e interna para financiar el presupuesto del Estado y el déficit fiscal.
    Es decir, a cambio de una generosa tarifa en los últimos dos gobiernos, Alejos, sin inmutarse, ha formado parte del régimen oficial, y ha vivido y se ha enriquecido, entre otras iniciativas que ha apoyado, de endeudar hasta nuestros tataranietos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    santiago /

    15/09/2015 10:21 AM

    hola, publiquen algo de la renuncia de baldizon. no se polaricen

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Anonymous /

    10/09/2015 12:56 PM

    Luis López Silvestre,
    Gracias por el link, mas info para mi, yay.
    Con respecto a Maldonado, que el sea cerebro maestro de algo: no creo, es solo que me parece curioso y dado el hecho que la atencion estaba puesta en otro lado, pudo haber pasado desapercibido el como y por que de quien es ahora el presidente; pero como digo, es mi idea fantasiosa de conspiracion; algo que ya sabia y se hace patente por ejemplo en la entrevista a Portillo, es como la politica nacional es un ambiente complejo.
    A mis amigos les digo que la politica nacional es mas como una orgia, todos contra todos...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Avatar
    Carlos E. Hernandez S. /
    10/09/2015 10:19 AM

    Una (sola) primera audiencia en forma de indagatoria celebrada en tres días.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Avatar
    Carlos E. Hernandez S. /
    10/09/2015 10:11 AM

    En el Procedimiento Común hay tres momentos:
    1. La primera declaración que tiene como objeto ligar a proceso (acá no hablamos de prueba, no es prudente, son elementos de convicción, indicios); y, en consecuencia la necesidad de una una medida de coerciòn. (prisión preventiva o medida sustitutiva) y por ultimo estimar el plazo para la investigacion (en este caso 3 meses)
    2. (que es la del 21 de diciembre) Acto Conclusivo (Acusación del MP con todos los medios de pruebla) y Audiencia Intermedia (Que establece si existe fundamento serio para someter a una persona a Juicio Oral y Publico;
    y 3. Debate (Juicio Oral y Publico)

    El Juez Galvez resolvió de forma mediática como la defensa de Otto Perez, para el publico, para que todos entendieran; solo le falto hacer dibujos. (elementos de convicción no pruebas; pruebas en debate)

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    luisf.air@ovi.com
    Luis López Silvestre /
    09/09/2015 11:12 PM

    :O quieres decir que Maldonado es la mente maestra detrás de todo esto? D: maldito Movimiento de Liberación Nacional. (el ojalá sí estaba de más, sonó bien tonto el comentario)

    Hay un artículo aquí llamado [k] El juez del establishment llega a Vicepresidente [/k]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    carrillorodas@icloud.com
    Diego Carrillo /
    09/09/2015 8:42 PM

    Yo también pase encerrado un cumpleaños y como Otto por desicion propia. Aunque se hizo creer lo contrario.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Anonymous /

    09/09/2015 7:22 PM

    "Ojalá y los que dicen que la CICIG y el MP se equivocaron presentando las pruebas, no lo vieron todo como el Juez"
    (no esta el "Ojala y" de mas?)
    Con respecto a la idea de fondo, uno de los motivos para pensar asi es que hemos sido alimentados por las noticias procesadas y refinadas de Gt.
    Yo formo parte de ese club de gente que no veia suficientemente claras las pruebas, sin embargo otros articulos de este sitio y este articulo van formando ahora una idea distinta al respecto.
    Uno de los temas interesantes y que no se si se ha abordado es, quien es el Presidente, antes Vice Presidente y antes Juez, segun leia en algun lugar todo paso en cerca de 100 dias.
    Mi idea conspiratoria de momento gira alrededor de el, que tal si el orden de caida fue en realidad introducido para generar ese orden de subida?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    luisf.air@ovi.com
    Luis López Silvestre /
    09/09/2015 7:01 PM

    Usuario Anónimo, si presionas la tecla de apóstrofe antes de las vocales sí saca los acentos, también me ha tocado excusarme por la ausencia de ellos en mis comentarios hahaha.

    Ojalá y los que dicen que la CICIG y el MP se equivocaron presentando las pruebas, no lo vieron todo como el Juez.

    Ojalá no se equivoquen en la parte probatoria y OPM se haga responsable de cualquier delito en el que haya incurrido

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Anonymous /

    09/09/2015 6:44 PM

    Elsa Cabria Y Jody García,
    Gracias por un excelente articulo, algunas notas:
    En mi rol de Grammar Nazi: "por ese buen amigo que ya no lo es voltea a ver" no se si en realidad querian decir "por ese buen amigo que ya no lo es --Y NO-- voltea a ver" o "por ese buen amigo que ya no --LOS-- voltea a ver".

    De nuevo gracias, amarra varios puntos y presenta clara (y entretenidamente, demasiado para mi gusto: ya llevo horas deambulando, comiendo, ingiriendo su sitio) el por que se dejó encarcelado a Otto Pérez hasta su juicio.

    Saludos, por favor sigan haciendo periodismo del bueno... ese que uds hacen.

    (si, no hay acentos, teclado en ingles, sorry)

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones