22 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Lima en 2014: Altos mandos militares van a mandar en el otro gobierno (Entrevista inédita, segunda parte)

El 3 de octubre de 2014, Byron Lima desechó la opción de que la UNE o LÍDER pudieran ganar las elecciones de 2015. Él confiaba en que los militares ascendieran al poder, decía que iba a ser un relevo generacional [entre militares]. Y aunque nadie lo auguró hasta la segunda vuelta electoral, así sucedió. En la segunda parte de la entrevista inédita, lanzó una advertencia al Partido Patriota: él iba a ser el azote del PP, de la mano de un nuevo presidente.

De dónde venimos P258

Byrom Lima, en 2014.

Fotos: Carlos Sebastián

Herido en su orgullo después de haber sido capturado por el MP y la CICIG en sus salidas habituales de prisión, y considerando al PP como un traidor, Byron Lima habló en esta conversación de 2014 sobre los militares y el PP.

Como el particular hombre de negocios que fue [se convirtió en ‘empresario’ mientras estaba encarcelado por el asesinato de monseñor Gerardi], Byron Lima estableció una fuerte alianza con el Partido Patriota, el partido que llevó a Otto Pérez a la presidencia en 2011. Con su cooperativa Torre Fuerte hizo material promocional para la campaña electoral.

Sentado al sol de mediodía en el pasto de la cárcel dentro de la brigada Mariscal Zavala , Lima se mostraba enojadísimo con el partido, que ahora tiene a su cúpula en prisión preventiva porque la Comisión Internacional contra la Impunidad (Cicig) los acusó de haber cooptado el Estado a través de una enorme red mafiosa. Pero a Otto Pérez y Roxana Baldetti también los veía como posibles financistas si él llegaba a postularse a la presidencia. El ex presidente Otto Pérez y el ex ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, están hoy tras las rejas. Y Byron Lima, el militar cuya historia es una novela de suspenso de principio a fin, está muerto, asesinado el 18 de julio de 2016.

El Capitán fue clarividente (o voluntarioso): dijo que iba a haber un relevo entre el partido que gobernaba en octubre de 2014 (el PP) y otro partido de militares. En aquel entonces, FCN, el partido del presidente Jimmy Morales, fundado por ex militares de extrema derecha como Lima, estaba lejísimos de cualquier posibilidad de gobernar Guatemala. Durante la campaña, Lima manifestó su apoyo a Morales, y posteó en su célebre cuenta de Facebook fotos con él. Para la posteridad quedan dos dudas: cómo quedó su relación final con Otto Pérez y López Bonilla y por qué supo un año antes que el resto que FCN iba a ganar.

“El PP nos baboseó a todos”

¿De qué manera se beneficia el Partido Patriota con su cooperativa (en la cárcel)?

Por ejemplo, tener un contenedor de 200 mil dólares en tela y que yo se las convierta en playera. No sé sabe realmente quien les dio la tela pero nosotros nos interesaba el negocio, ellos nos daban la tela, las agujas, el hilo, los patrones y nosotros confeccionábamos y nos pagaban la planilla. Si yo mando a hacer 100 playeras a Publicenter, cada una va a  costa Q29. Pero si el PP me da tela, hilo, agujas, todo, y solo ponemos la mano de obra, yo cobro Q1.50 por playera.

Pero esa es una relación de negocios ¿había algo más que le interesara al PP de trabajar con usted y no con nadie más?

Ellos [el PP] me vieron como un financista, como alguien que les pudo regalar un millón de babosadas. Por ejemplo, todos los retazos los convertía en colas de pelo, eso era una ganancia. Los banderines, igual. Para hacer sus pachones, vasos, frísbis, nosotros juntábamos todo el plástico del penal, lo derretíamos y lo convertíamos en eso. Nosotros creímos, porque nos engañaron: el PP nunca llevó un ministro, un viceministro y de hecho cuando me metieron en este problema [su encarcelamiento por presuntamente liderar una red de traslado de presos], tenía año y medio de no llegar el director general. Cuando venía a una cárcel una comisión de salud con el subdirector de rehabilitación, los mandaban a Pavoncito y ponían a Byron Lima a explicar todo. Solo iba un representante de comunicaciones del Sistema Penitenciario y de lejos.

¿Se ha sentido ahora o en otro momento como que el PP se aprovechó de usted?  

Se aprovecharon, pero el azote del PP se llama Byron Lima, porque yo sí soy mediático. Voy a ir sacando cosa por cosa hasta que los guatemaltecos se den cuenta que [el PP] nos baboseó a todos, pero que al final el voto de castigo va a ser directo para Sinibaldi [ex ministro de Comunicaciones del PP]  y Mauricio López Bonilla [ex ministro de Gobernación], que ni sueñe ser un político.

¿Cómo funcionaba su liderazgo: por sobornos o por presiones?

Mi objetivo dentro de la organización del PP era crear un sistema penitenciario funcionable, modelo que no lo hizo el PP, no lo permitió. No lo permitió después de Giamattei [ex director del Sistema Penitenciario], él fue el que realmente permitió que los cambios en las cárceles comenzaran a existir. Ellos vieron la actitud diferente en la cárcel de Pavoncito. Cuando se fue desarrollando yo le presenté al PP que sí podía existir una cárcel modelo y productiva, basándome en que la mayoría de extorsiones venía de las prisiones pero que si le ponían atención a la rehabilitación y le daban sueldos decorosos [a los presos], no tenían necesidad de estar extorsionando.

¿Que usted desarrollara ese “plan modelo” dentro de las cárceles formaba parte de los planes gubernamentales que tenía a futuro el Partido Patriota?

Sí. Si yo hubiera salido libre, yo hubiera sido el director [del Sistema Penitenciario], aunque Mauricio [López Bonilla] diga que no, porque él ni siquiera existía en el partido.

¿Con quién son los acercamientos para integrarse al Partido Patriota?

Con el presidente [Otto Pérez Molina].

¿Otto Pérez llegaba a la cárcel a visitarlo?

Sí. Todos llegaban a la cárcel. Ahora que se hagan de la boca chiquita, ya empezaron a salir videos donde están diputados del Parlacen, diputados actuales [se refiere a un video de 2011 en el que se reúne con el diputado Estuardo Galdámez, el ex diputado Óscar Masaya y el militar Francisco Arana, en el que hablan del caso Efraín Bámaca, militar desaparecido en 1992  por miembros del ejército del comando del entonces director de Inteligencia, Otto Pérez], presidente del Congreso [por fechas, supuestamente se refería a Luis Rabbé].

¿Cuántas veces lo fue a visitar? Pérez Molina era entonces candidato, no pudieron ser tantas veces.  

¿Y qué? Ya vio a Mario Estrada [ese día le había ido a visitar], es un candidato presidencial y posiblemente puede ganar si Portillo [ex presidente de Guatemala]  se une con ellos. Entonces venían a decir: “Venía el presidente a ver...”.

¿Le venía a visitar y cuáles eran los acuerdos?

Yo no era un empleado del presidente, yo era un amigo de él, amigo del hijo, con el hijo [Otto Pérez Leal, ex alcalde de Mixco] me fui becado a México a estudiar. ¿Cómo nacen los partidos políticos? ¿Entre quiénes? Entre cuates. Él quería hacer una cárcel modelo y bajar la delincuencia. Recordemos que su promesa de campaña era seguridad y empleo.

Pero no favorece a la imagen pública de un candidato visitar a una persona que está en prisión  acusado de asesinato.

¿Puedo decirlo vulgarmente? Porque en Guatemala son huecos, ahí está Portillo que visitaba a Alfredo Moreno [presunto líder, nunca formalmente acusado, de la red Moreno, una red mafiosa de defraudación aduanera en los noventa] y él decía: “Yo soy su compadre”. Y todo mundo sabemos que Moreno salía de la cárcel. Quien la cumplió fue Byron Lima porque en Pavoncito no hubo ningún muerto ni salieron extorsiones y empleo le di a todos los presos.

¿Sus negocios con el PP y la cooperativa empezaron y terminaron en la época de campaña?

Ahí murió y los últimos negocios que se hicieron fueron con DIGICI [Dirección General de Inteligencia Civil, órgano dependiente del Ministerio de Gobernación] y con la Escuela de la Policía Nacional Civil [No existe ningún registro de venta de la cooperativa Torre Fuerte a ninguna de esas dos instituciones, según Guatecompras]. Igual: playeras, gorras y esas babosadas.

¿Cómo gestionaba el trabajo con los funcionarios?

Porque los conocía antes de ser funcionarios. Digamos, a Juan Carlos Monzón [actual colaborador eficaz del Ministerio Público, encarcelado por el caso La Línea], el secretario de la Roxanna Baldetti, era un capitán.

[Constantemente, se oyen balazos. Provienen del campo de tiro de la brigada Mariscal Zavala. A ratos, suena música de fondo: cumbia, bachata, reggaeton, norteñas, desde dentro de la cárcel. En este preciso momento, del 3 de octubre de 2014, Lima saluda a un militar y platican durante un minuto. Llama la atención, hay más presos en el jardín, pero nadie se acerca a saludarlos a través de la reja. Sólo hay saludos para el Capitán, el de las córneas enrojecidas, el de los ojos desconfiados, el de la sonrisa de tiburón, el de la palabra encriptada, el que celebró el día anterior, un cumpleaños más, el penúltimo, en la cárcel.]

Es usted el rockstar de la prisión.

¿Por qué?

Por lo han pasado saludando por lo menos 15 personas, varios militares.

El alto mando del ejército va a ser el que va a mandar en el otro gobierno. [Lo dice refiriéndose a todos los militares que lo han pasado saludando] ¿Qué voy a hacer ahí? Otra vez no. Yo no tuve la culpa, ¿o sí? Son generacionales.

¿Qué cosa?

Generacionales. La generación va escalando posiciones.

¿Está negociando? ¿Ha hecho negociaciones con Líder?

¿Y quién dice que él va a ganar ?

¿Y quién va a ganar?

Él [Manuel Baldizón, ex presidenciable con Líder] no va a ganar, aquí no hay nada escrito. Del plato a la boca, se cae la sopa.

¿Y con Sandra Torres?

[interrumpe] Ella es asquerosa. No, nada. Puede ser él que menos creen. Y hay que pensar que los apoyan Portillo [ex presidente de Guatemala, quiso postularse como diputado por Todos en 2015, pero la Corte de Constitucionalidad lo rechazó]. Eso es la percepción. Dónde se vaya Portillo, ahí va a jalar la mayoría y el electorado. Porque la gente es así, mula.

¿Con Líder ha hecho alguna negociación?

Hasta hoy no.

¿Y con algún otro partido?

Eso no se los puedo decir porque entonces van a satanizar a los otros pobres.

No es satanizar, es información.

Es alguien que quiero creer que puede hacer las cosas bien.

A ver, hemos visto al señor [Mario Estrada] dos veces [entrando a la cárcel a visitarlo]. ¿Es él?

Podría ser, pero no es. Hay otro. Pero recuérdense que yo tengo un hermano, Luis Alberto Lima, que trabaja en política, es politólogo, y que en la política nos dividimos. O sea mi hermano se va aquí y yo me voy aquí. Como todos los hermanos.

En las negociaciones con el PP, ¿cuál era su idea de poder en las cárceles?

Lo que pasa es que acá hay dos tipos de poder. El poder de los directores era posiblemente hacer plata, vender proyectos de cárceles, comida, uniformes. Eso no me interesaba. El concepto de lo que nosotros queríamos hacer, en el gobierno de Otto Pérez Molina, era que las cosas se hicieran correctas. El grupo que se seleccionó fue selecto, buscado, no de la manga, y ni siquiera López Bonilla estaba propuesto para ser el ministro de Gobernación, sino que el ministro de Gobernación iba a ser Geovanni Pacay Paredes. Casualmente cuando mataron a Pacay Paredes, en la zona 17 en la colonia Lourdes, el primero que llegó por sus computadoras cuando no tenían ni 10 minutos de haberlo matado fue López Bonilla. Ustedes pueden buscar en las fotografías [se realizó una búsqueda y no se encontraron las fotografías] y en internet que el primero que llegó a la escena del crimen se llama Mauricio López Bonilla, cuando el ni siquiera era parte de nada. La cabeza de la seguridad nacional en el partido Patriota, hasta el 2002, fue el teniente coronel Geovanni Pacay Paredes, de la promoción 93.

“Se nos murió el amor”

¿La razón de su pelea con López Bonilla fue que el ministro le propuso que el modelo de la cooperativa se volviera institucional?

No, esa es una. Él quiso aprovecharse de los presos para una empresa particular que tenía.

Él manda a sus dos representantes, Carlos Fabián y Edgar Pereira. Ellos venían y decían que querían que todo lo del Estado se manejara por medio de las cooperativas, y era una propuesta muy bien aceptada, por ejemplo hacer las sábanas del Ministerio de Salud, las gabachas…

¿Por medio de su cooperativa?

Por medio de la cooperativa penitencia Torrefuerte de los presos, que no es mía, no soy el dueño.  Ellos lo que querían era como tener a una empresa que subcontratara a los presos pagándoles sueldos de hambre. Y no, eso no es así. Me propusieron como un tipo de sociedad con ellos, para que, por medio de la cooperativa, yo convenza a los presos para que trabajen exclusivamente para esa empresa.

¿Le mandaron la propuesta por escrito?

Todas fue platicado. Incluso llegaron embajadores, un montón de gente… Llegó la Unión Europea.... Con ellos.

El plan era un rediseño estructural de Pavoncito, ¿no?

Se querían robar diez millones de dólares. Ustedes van a Pavoncito, y ven la cárcel nítida, y afuera todas las garitas con pedazos de nylon, lámina… Ridículo.

¿Y esa empresa de quién es?

De López Bonilla. Incluso esa empresa ahorita es la que está poniendo todas las cámaras de la de vigilancia en la zona 18, en Mixco y en Villanueva [En agosto de 2015 la Contraloría General de Cuentas denunció a López Bonilla porque encontró un sobreprecio en este proyecto]. Él tenía una idea de poner portales de acceso de entrada a todas las cárceles, supuestamente súper controlados con tecnología… La tecnología era de López Bonilla. Quería poner la comida y el hijo es el que da la comida en Puerto Barrios, en el Boquerón y en Petén.

¿Cuál era el punto de crear la sociedad: él pone las cámaras y...?

La construcción de cárceles, eso era lo principal. Cárceles, cárceles y cárceles. Y mi suegro, que quería manejar él el presupuesto, siempre con proveedores de él. Un problema grande que tuvieron: la renta  de las fotocopiadoras, ¿por qué no compraron mejores fotocopiadoras? Si no que ellos querían meter una empresa, que era de López Bonilla para que le rentaran las fotocopiadoras de todo el Sistema Penitenciario, eso no tenía lógica, mi suegro les dijo que no, que no se podía, él era el subdirector administrativo.

¿Su suegro es de la gente que usted pone ahí?

Sí, pero es un tipo honrado que salió en Walmart, jubilado, con sus veinte años de servicio, y que ahorita está trabajando otra vez organizando esas tiendas de nuevo, lo volvieron a contratar.

¿En qué momento el acuerdo le deja de parecer bien?

Yo le dije que se le pagara a los presos un sueldo justo.

¿Y para usted?

Yo no quería nada. Yo no sé, tal vez tengo la cara de negro pobre, yo no sé si me puedo dar a entender. O sea, mi papá me escribió una carta tan linda ayer… [el día anterior había sido su cumpleaños].

¿Pero por qué rompe la relación con López Bonilla?

Bueno, se nos rompió el amor como en junio de 2013. Primero, porque él quería trasladar a todos los presos VIP a la cárcel donde estaba yo: los que están en el Dos, los que están en el Cuartel General, aquí en Mariscal Zavala, los que estaban en Fraijanes 1. Segundo, porque la esposa, Yulissa Palma, llegó a poner una oficina dentro del Ministerio de Gobernación, en la entrada del Palacio Nacional de la Policía, y fue porque quería manejar eso [los traslados]. Y mi mujer [Alejandra Reyes, también acusada de formar parte de la red de traslado de reos] era la que acompañaba a Palma a todas las actividades. De hecho, yo tengo fotografías de las actividades en las que ella estuvo…

Él (López Bonilla) sí dijo una verdad, me llamó y me dijo: “Mire, Byron, tenga cuidado porque lo van a agarrar en la calle, cuando va al hospital”. Con estas palabras. Y dije: “¡Puta!, por qué me van a agarrar en la calle si yo tengo permiso, tengo un certificado médico porque estoy enfermo, cuál es el motivo”. “Yo sólo eso le digo”, me dijo. O sea, él sí me advirtió, pero él mismo lo mandó hacer, él mismo puso la vigilancia de… Cual vil ofrecida traidora. ¿Por qué? Porque quiso creer algo que no estaba ocurriendo, que yo lo demostré en tribunales, por eso que hay un sobreseimiento del caso. Yo nunca le creí...

¿Qué sucedió con esos traslados?

Fueron trescientos, tal vez. Yo le dije: “Mire, discúlpeme: yo sé que usted puede tener a su esposa en una oficina a la par suya, pero que su mujer vaya a querer manejar cosas de seguridad dentro de una cárcel, como que no suena. Aparte de eso, usted quiere hacer negocio: mandar presos con los abogados haciendo los enlaces con…”.

Pero entonces le iban a mandar a la gente de Bancafé [Varios banqueros y empresarios se encuentran en prisión preventiva por una supuesta estafa con la offshore del Banco del Café, que quebró en 2006, a raíz de esto].

Bancafé son mis cuates, toda esa mara son pacíficos. Pero iban a mandar, literalmente [baja el tono de voz] a capos, capos. Juan Chamalé, León del mar, ese Walter Montejo, alias El Zope … Ese fue el principal problema: él sacó al Zope de Fraijanes 1 y lo mandó a Pavoncito y le dije: “Disculpe, usted aquí no puede entrar”. “¿Por qué?”. Porque aquí hay 26 zetas que son enemigos del Zope y lo van a matar y no les va a importar que sea amigo del ministro de Gobernación.

Pero, ¿eso no debería de habérselo advertido el director de la cárcel?

Se le dijo.

Un capo llega y usted le dice que se va, ¿y se va?

Sí. Se va dentro del carro del director general, una camioneta suburban y se lo llevan al cuartel general. De ahí se va extraditado a Estados Unidos [El Zope fue extraditado el 7 de marzo de 2013, acusado de pertenecer al Cártel de Sinaloa].

¿Quiénes eran los socios de López Bonilla?

Carlos Fabián y Edgar Pereira. Ahorita, según sé, Edgar Pereira se alejó y sólo queda Carlos Fabián. Pero, ¿qué tenía que hacer un civil dentro de una entidad del Estado tomando las decisiones de un ministro?

Tampoco un ministro debería de estar haciendo negocios.

Por eso, pero qué tenía que hacer un civil dándole órdenes a directores de prisiones.

Usted asegura que López Bonilla y sus socios tenían una red de extorsión en las cárceles ¿cómo funcionaba?

El sistema de cobro lo hacía por medio de Jesús Ramírez Bonilla, que es primo de López Bonilla. Éste tenía amenazados a los encargados de que si no los iba a trasladar conmigo, si ellos no pagaban quince mil al mes, por sector. Y eran doce sectores, sólo en el Preventivo, aparte todos los ingresos que ellos consideraban que les podían cobrar, coordinaban con los encargados del sector para cobrarles. Y los que no, los comenzaban a asustar que se iban a ir conmigo. O sea que ellos les presentaron Pavoncito como un lugar feo. En el Preventivo creen que Pavoncito es yuca. Este Ramírez Bonilla se identificaba como Águila; él tenía una fecha a fin de mes para recoger todas las fichas. Se las mandaban a ellos, millones de millones.

Ramírez Bonilla y su equipo están en el departamento de análisis, es una oficina que no queda dentro del Sistema Penitenciario, si no queda en la zona 1, tienen una casa aparte, carros aparte y andan siempre de civil. Son los recaudadores. Entonces ellos pueden decir: “Mire, yo fui con tal persona por que me va a pasar una información”, pero lo que le va a pasar es dinero de las extorsiones de todos los penales, esos se los dan.

¿Cómo las mandaban?

Eso sí no sé cómo [saluda a alguien como por un minuto].

¿Por qué en Pavoncito nunca se pagó la extorsión?

Porque nosotros no llegamos, ¿de dónde lo vamos a sacar ? Si la gente que hay ahí es pobre, y nosotros estamos buscando trabajo, no complacencias…Y juntar Q60 mil al mes es mucho.

¿Qué ganaban en las otras cárceles pagando?

Que no los movieran. Que no los trasladen. Por eso se extorsiona. Ellos los amenazaban con mandarlos a cárceles de máxima seguridad y así obtienen…

[interrumpimos] ¿Y por qué a ustedes no les hicieron nada si no pagaron?

Porque yo sí le digo a la prensa y al juez que le diga a todos. Y la gente ya estaba consciente de que esa era la forma de protegerlos. De hecho ahorita hay un problema, en Pavoncito porque ya empezaron, ahí anda Jesús Ramírez Bonilla.

¿Y los bancos estaban informados de que esto estaba pasando?

Las cuentas bancarias yo se se las pasé a Fisher [ex subdirector del Sistema Penitenciario], para que las investigara, él las ha de tener. Fisher le pasaba la información a la CICIG.

Entonces usted si tenía las cuentas a las cuáles se pasaban las extorsiones?

Claro. Todos sabemos.

¿Y cómo se repartían los beneficios?

Eso sí saber.

¿Qué más servicios de asesoría daba al Sistema Penitenciario?

Por ejemplo, se detectó un grupo de guardias que se llevaba las pistolas de la armería en sus día de descanso y se juntaban en diferentes centro e iban a asaltar buses, extraurbanos, un grupo de gente que secuestraba.

A ver, ¿cuántas investigaciones calcula usted que le filtró a López Bonilla?

Internas y externas, por lo menos unas 50 en 2012. Me beneficia en que por lo menos yo estoy seguro de que un grupo de guardias no va a secuestrar a mi esposa el día que salga. Byron Lima tiene quince años de vivir en las cárceles, quince, he pasado por todos los boleros y todos se han peleado conmigo.

Pero su situación aquí ha cambiado, estamos hablando del 2012.

¿Pero por qué preguntan de eso?

Porque el jefe del sistema penitenciario es López Bonilla …

[interrumpe] ¿Y acaso no existe el telecomando? ¿Cuándo López Bonilla ha ido a hablar de preso en preso como lo he hecho yo? Él puede decir que yo perdí poder y puede decir mil cosas, pero en mi cabeza está que esa gente tiene que trabajar.

“Quiero gobernar y nadie me lo va a quitar de la cabeza hasta que esté bajo la tierra”

¿A los políticos les interesan las buenas acciones?

Hay buenos políticos, no podemos generalizar, hay buenos. Pero mirá lo que pasó con López Bonilla, yo creía que era un buen político y ya no lo es. Me confundí, no fue un buen servidor público si no que fue alguien que se hartó, se alimentó del pueblo de Guatemala, de un presupuesto millonario en dónde la promesa de campaña fue seguridad y no lo hicieron. No cumplieron.

¿Qué poder le queda?

Yo puedo tener poder, pero mire donde estoy. Donde estoy [en Mariscal Zavala], yo no miro que tenga poder aquí. ¿Tengo poder yo aquí?

Sigue manejando sus empresas afuera, sigue ganando dinero.

Pero eso no es pecado.

Demuestre que hay un tipo de influencia este donde usted esté.

No, no es influencia, es simple y sencillamente algo que viene organizado por muchos años.

Ya, pero si no tiene influencia acá dentro ¿para qué se le va a acercar Mario Estrada [ex diputado del FRG y candidato presidencial de UCN que llegó a visitarlo ese día a la cárcel]?

Tal vez le interesa aquí adentro, pero afuera puedo perfilarme como un político, puedo jalar caudal de gente. ¿Cuántos visitantes tengo en mi página de Byron Lima presidente? 6 millones 200 mil en un mes.

¿Qué le ha ofrecido a Mario Estrada?

Nada. Él no me ha ofrecido nada ni yo le he pedido nada. No soy simpatizante de la gente que estuvo en el FRG, me metieron preso injustamente. Entonces yo solo los escucho y analizo sus aspiraciones, por que yo también tengo un interés político, pues yo quiero gobernar y a mí no me lo va a quitar nadie de la cabeza hasta que esté bajo la tierra. La gente me apoya por lo mismo que les contaba yo antes: antisecuestro, mucha gente que me va a apoyar porque ayudé a gente de la cárcel, hay mucha gente que me va a apoyar porque necesita liderazgo, me va a apoyar porque las generaciones del ejército van para arriba. Y también hay mucha gente que no me va a apoyar porque estuve preso, y mucha gente cree que yo soy un gran capo.

Si tiene compromiso de gente importante del país, ¿van a ayudar?

Van a tener que ayudar. Porque el liderazgo va a ser muy fuerte y si no ayudan van a ser desplazados de una línea en donde ellos están acostumbrados a estar actualmente. En la de poder del gobierno.

Pero es que entonces, ¿usted se siente con el poder suficiente para decir que los puede bancar?

¿A ellos? Ahorita no, en el futuro, en el futuro. [Saluda a un militar y se refiere al Ejército]. Por lo menos son un buen grupo, y son quiénes van a mandar el ejército en tres años. O sea que cuando llegue a ser presidente ellos serán los generales.

¿En qué le puede ayudar a la vicepresidenta o al presidente?

Cuando dejen de ser presidentes, igual los iré a apoyar yo, si tengo la oportunidad de gobernar.

¿Pero ellos  han dicho que lo apoyan?

Toda la vida me han apoyado, que yo mire no están peleando conmigo ¿o sí?

No, de hecho, de la vicepresidenta Baldetti usted no habla.

Ahora de quién me tengo que cuidar es de, ahorita que tiene poder, López Bonilla, porque dentro de un año, yo tengo el poder, él no tiene el poder.

¿De qué manera ha manifestado su apoyo hacia usted? Y no diga que desde siempre…

Con no meterse al circo que los izquierdosos asquerosos quieren hacer de nuestro país. Porque si se meten, voy contra ellos. Y con un traidor como López Bonilla que hay que ponerlo en su lugar, hay que desenmascarar a esa rata.

Cuando lo desenmascare, ¿cómo le van a apoyar el presidente y la vicepresidenta?

Cuando esté en campaña, ahorita todavía no, que guarden su dinero para campaña porque lo van a necesitar.

¿Como financistas?

Podría ser, y serán bienvenidos porque no creo que quieran perder su cuota de poder por apoyar a otra gente.

¿Por qué?

Así es la política, uno tiene que saber invertir en el ganador. Es como cuando pelea con los gallos, no le va a tirar al gallo más escuálido. Así es la política, tiene que invertir con el ganador.

¿Cómo se ha rodeado hasta ahora de ganadores?

Buen ojo [se escucha una bocina, Lima se pone a hablar con alguien]

¿Pero si le han dado palabra de que van a ser sus financistas?

-Espérenme, espérenme, que me voy a despedir… [Lima se va a despedirse de alguien y a su regreso, se despide de las periodistas].

[Byron Lima creía que los periodistas lo vemos como “el satánico que mató a Gerardi, el que eliminó a todos sus testigos protegidos, el que decapitó a los presos en la cárcel, el que reta al ministro de Gobernación, el peligroso, el que tiene caballos”. Sentía que los reporteros nunca dábamos un concepto real sobre él.

Durante esta entrevista, Byron Lima aseguró que estas periodistas “con cinco, seis horas de entrevista no llegaríamos a ser sus amigas, pero nos daría un concepto que debíamos comprobar para después volvernos a ver”. Nunca nos volvimos a ver.

Nunca pudimos comprobar las afirmaciones y acusaciones que él hizo. Esa es la razón por la que esta entrevista pasó engavetada por casi dos años. Su muerte nos dio una razón para hacerla pública.]

Elsa Cabria
/

En Ciudad de Guatemala nadie lleva chaqueta por si hace frío. Tampoco en Ciudad de México. Pero yo nací en Santander, pequeña capital de provincia en el norte de España. Así que arrastro la manía allá donde me mudo. Tras trabajar en mi país, me fui en 2011 a México por pura curiosidad y me mudé a Guatemala el mes que se fundó Nómada en 2014. Ahora me dedico a proyectos largos de investigación y quiero explorar Centroamérica entre Nómada y El Intercambio.


Ximena Villagrán
/

Periodista en capacitación (permanente). Encontró en las tablas de Excel un aliado para buscar historias y en la gente la razón para contarlas. Actualmente es fellow de School of Data y dedica la mayor parte de su tiempo a capacitar a otros periodistas.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


3

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    P. Choy /

    24/08/2016 12:24 PM

    La realidad supera a la ficción

    El sistema penitenciario es una pantufla, y todos los asesinatos allí ocurridos no son más que conspiraciones bien maquinadas por los poderes oscuros, desde Gerardi, pasando por Rosemberg y Lima es lo mismo solo con diferentes actores CIACs organizadas desde los mismos gobiernos de turno solo cambia su orientación pero al final lo mismo, un poder que oscurece al Estada.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Rafael Diaz /

    24/08/2016 12:12 PM

    Porque Nomada le da tanta importancia y protagonismo a este individuo tan negativo? No se llama esto amarillismo que tanto critican de otros medios tradicionales.

    ¡Ay no!

    4

    ¡Nítido!

    Jose López /

    24/08/2016 9:33 AM

    Me parece que el Capt. Lima tenia razón en algo: "Porque la gente es así, MULA!!!!!." JAJAJAJAJ

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones