Los banqueros quieren ayuda (de todos nosotros)

El 2 de junio de 2016 será recordado en Guatemala como el día en que llegó el “tsunami”. De la Torre de Tribunales salían las órdenes de captura por el caso Cooptación del Estado contra más de 50 políticos y grandes empresarios. Entre ellos estaban los nombres de los expresidentes de los bancos G&T y Banrural, Flavio Montenegro y Fernando Peña. El primero, por financiar ilegalmente la campaña del Partido Patriota; y el segundo, por haber ayudado a lavar dinero al binomio Baldetti-Pérez Molina.

Entender la política P147

El presidente Jimmy Morales.

Foto: Carlos Sebastián

A menos de una cuadra de distancia, mientras los detenidos iban llegando a Tribunales, Sergio Recinos, presidente interino del Banco de Guatemala, firmaba la propuesta de reformas a la Ley de Bancos, firmadas ahora por el presidente Jimmy Morales.

Sergio Recinos asumió como jefe del Banguat por que el anterior presidente del Banguat y de la Junta Monetaria (JM), lleva un año capturado por su vinculación al caso de corrupción IGSS-Pisa.

En su propuesta de reforma a la ley, Sergio Recinos propone que el Banco de Guatemala (Banguat) ayude a los bancos privados que puedan estar en peligro por “eventos adversos”.

A decir de Alejandro Arévalo, Superintendente de Bancos (SIB), esos eventos adversos podrían ser “la sindicación penal de los principales funcionarios o la eventual designación en listas como la de OFAC (la oficina de EEUU contra el lavado de dinero) que podría provocar la muerte súbita de la institución bancaria como sucedió en un país vecino…”.

Es decir, que el Banguat salga al rescate de bancos a los que les capturen un gerente general o que los incluyan en la lista estadounidense de lavadores de dinero, como le ocurrió en octubre de 2015 el Banco Continental de Honduras, propiedad de la familia Rosenthal, que fue cerrado porque EEUU lo acusó de lavar dinero de un cártel de narcos.

En Guatemala, durante todo 2016 los bancos han dormido y amanecido preocupados. Y no sólo por las órdenes de captura contra los presidente de G&T y Banrural por apañar la corrupción durante el gobierno del PP.

En febrero, el Ministerio Público acusó de evasión fiscal a la empresa Aceros de Guatemala, propiedad de José Luis Gabriel Abularach, uno de los siete miembros del Consejo de Administración del Banco Industrial. Aceros de Guatemala fue acusada por dar sobornos para evadir un adeudo tributario y después fue intervenida por la SAT para que pagara los US$100 millones que debía en impuestos. El temor en el Banco era que si el Estado aplicaba extinción de dominio a las propiedades de Gabriel para pagar su deuda, podía convertirse en accionista del Banco, un extremo que ya no sucedió y que es improbable.

Y para seguir moviendo el tablero bancario en el país, en abril, se abrió una investigación en contra del Bantrab por posible lavado de dinero en la compra de acciones con orígenes de dinero corrupto venezolano.

Ante este panorama, la banca nacional tiene miedo de ser acusada de algún delito.

¿Cómo funcionará la ayuda?

La propuesta avanza velozmente. En tres meses, la Junta Monetaria, la Procuraduría General de la Nación y el Ministerio de Economía, le dieron el respaldo técnico necesario. Y por último, fue el propio presidente Jimmy Morales quien la trasladó al Congreso el pasado 12 de septiembre.

 

Sergio Recinos, presidente del Banguat.

Sergio Recinos, presidente del Banguat.

La iniciativa 5157, le otorga todo el poder para decidir rescates de bancos a la Junta Monetaria. De los ocho miembros que la integran, el sector privado influye con dos representantes de manera directa (el de las cámaras empresariales y el del sector bancario) y a través de otros tres de forma indirecta, pues por lo general son cercanos a los ministros de Economía y Finanzas, al presidente del Banguat. En la práctica controlan cinco de los ocho asientos.

Para poner en marcha la ayuda a un banco, según la iniciativa, basta con que la Junta Monetaria, con base en un informe de la Superintendencia, determine que existan “eventos adversos que afecten considerablemente el buen funcionamiento del sistema de pagos o propicien problemas de liquidez o solvencia”. ¿Cuáles son esos eventos adversos? Es una de las tantas preguntas sin respuesta.

Luego se prevén cuatro mecanismos de ayuda. Uno radica en que la Junta Monetaria limite, regule o prohíba determinadas operaciones bancarias. Y los otros tres en que el Banguat podría comprar activos, inyectar capital mediante la compra de acciones u otorgarle un préstamo al banco que está en problemas. ¿Hay algún límite para el tamaño de las ayudas? No. Eso, y las condiciones en que se darán, también los determinará la Junta Monetaria.

Todos los fondos para otorgar estas ayudas saldrán de las reservas del Banguat, pero al año siguiente se le deberán retribuir a través del Presupuesto de la Nación o mediante la emisión de deuda. Esto, mientras que el Banguat vende las acciones que compró o en lo que el banco que estaba en problemas se recupera y puede devolver el dinero prestado.

Es decir: será prácticamente el sector privado organizado y con asientos en la Junta Monetaria el que diga cuándo, cómo y qué tanto hará uso de los fondos públicos para ayudar a sus propios bancos.

Si alguien conoce a la banca y a las finanzas estatales es Maria Antonieta del Cid, exgerente de un banco privada, expresidenta del Banguat y exministra de Finanzas durante un gobierno proempresarial como el de Óscar Berger (2004-2008). Para ella, el mayor riesgo con estas reformas es que “se aplicaran estas opciones de resolución en todos los casos, para lo cual será necesaria la reglamentación específica que permita acotar su utilización”. Propone que la Junta Monetaria no tenga tantos márgenes de discreción.

Y la responsabilidad, ¿de quién es?

A mediados del mes de septiembre, la Comisión de Finanzas del Congreso citó a Sergio Recinos, el presidente interino del Banguat, para que explicara su iniciativa.

Pese a que sólo él fue citado, Sergio Recinos se hizo acompañar por el superintendente, Alejandro Arévalo. En el pequeño salón de la opositora Unidad Nacional de la Esperanza, a Sergio Recinos se le veía incómodo, se tomaba la cabeza, se acomodaba una y otra vez en su silla y cedía el protagonismo a Alejandro Arévalo (exdiputado unionista), que se movía como pez en el agua entre sus antiguos compañeros.

El presidente interino del Banguat es un técnico, de esos que se suelen molestar cuando alguien no entiende sus conceptos. El superintendente Arévalo es un político, respetado en el Congreso. Si Recinos habla de la necesidad de actualizar la ley para estar “en sintonía con la experiencia internacional”, Arévalo habla de hacerlo para cumplir el “compromiso constitucional de proteger los ahorros de la población”.

Sin importar quién iba a responder, los diputados tenían preguntas.

Una de ellas era sobre la supuesta inmunidad que se daría con la reforma a funcionarios del Banguat, la Junta Monetaria y la Superintendencia de Bancos. En el art. 5 se señala que los funcionarios no podrán ser juzgados por las medidas que tomaron en favor de un banco mientras estas estén vigentes.

El presidente interino del Banguat, apenas logra justificar esa reforma. Aduce que sólo buscan hacer explícito el artículo 132 de la Constitución que garantiza que las autoridades sólo están sujetas a recursos administrativos.

Para Abelardo Medina, analista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, la reforma debería ir en sentido contrario, para dotar de poderes y de responsabilidades a los funcionario. “En vez de garantizar la inmunidad, tenemos que responsabilizar más a los funcionarios. Al final de cuentas, si un banco es investigado por lavado de dinero es porque ellos no están cumpliendo con su trabajo (de fiscalizar a los bancos)”.

Los diputados también exigen sanciones fuertes para los banqueros. Proponen, por ejemplo, que se les pueda aplicar la extinción de dominio en caso de incurrir en delitos financieros.

La ayuda que pagaremos todos

El punto más preocupante es el impacto que las ayudas a los bancos tendrán en las arcas públicas. Así lo cree el diputado Carlos Barreda, de la UNE: “no podemos seguir comprometiendo más al Estado, sobre todo en la situación en la que estamos ahora”.

Mientras el banco se recupera y logra devolver el dinero prestado o en lo que el Banguat vende las acciones que tomó, el dinero se le reintegrará desde el Presupuesto General de la Nación o mediante la emisión de bonos del tesoro, de deuda.

El problema es que la deuda del Estado es comprada a otros bancos privados.

Entonces el Estado se estaría endeudando con los bancos para pagar la deuda de los bancos que enfrenten acusaciones penales de corrupción o de lavado de dinero.

También hay que tomar en cuenta que el Banguat ya le cuesta varios millones al Estado.

Mantener la tasa de cambio (que ahora está en Q7.5) le costó Q7 mil millones entre 2011 y 2015. Además se perdieron Q5 mil millones en los últimos 14 años por intentar minimizar el impacto del cierre y  quiebra de los bancos Empresarial, Promotor y Metropolitano, en el 2001; Bancafé, en 2006 y el Banco del Comercio en 2007.

El diputado Carlos Barreda dice que, aunque no se puede saber cuánto dinero costará la ayuda a un banco, para reintegrar ese dinero habría que hacer recortes a los ministerios que tienen más presupuesto (Educación, Salud, Comunicaciones y Gobernación).

Juan José Porras, diputado de VIVA, cercano al sector empresarial, confía en que el Superintendente “tiene la capacidad y la experiencia para hacer una buena propuesta”. También considera que “aunque no tenemos dinero para hospitales y escuelas, los bancos también son el centro de nuestra economía y no podemos dejarlos caer”.

La urgencia de lo impredecible

Los tres bancos cuyos nombres han sido vinculados a investigaciones (G&T, Banrural, Bantrab) evitaron pronunciarse respecto a la reforma a la Ley de Bancos. Sólo lo hacen en pláticas informales, bajo la petición del anonimato. Uno de ellos, acomodado en un escritorio lleno de periódicos, explica el porqué del silencio: “es que si salimos a decir que apoyamos la iniciativa, van a creer que la apoyamos porque somos nosotros los que estamos en problemas”. Otro comenta, por teléfono, bajo la misma condición, que hay un pacto entre los bancos para no hablar al respecto.

En la Cámara de Finanzas también reina el silencio. Uno de sus miembros afirma que si algo es necesario que “los diputados sepan es que la iniciativa tienen que aprobarla tal y como está porque es de beneficio para el país”.

De los tres bancos relacionados con investigaciones judiciales, Bantrab es el único que recibió una observación negativa por parte de la agencia de calificación de riesgo Ficht Raintings, en junio de este año. Sin embargo, sus cifras de liquidez no son malas. Han crecido 7% en lo que va del año con utilidades que suman los Q301 millones.

Diputados de la UNE coinciden en uno de los puntos que señala la expresidenta del Banguat, María Antonienta del Cid. Creen que hay que ayudar a los bancos por el impacto que tienen en la economía pero que usar fondos públicos para ello, debería ser la última opción. Los legisladores proponen que se haga fortaleciendo el Fondo de Protección al Ahorrante (FOPA) con un nuevo impuesto sobre productos financieros.

¿Un acto de fe?

En el Banguat y la Superintendencia de Bancos intenta no utilizar palabras como “ayudas”, “rescates” o “salvamentos”, prefieren hablar de “medidas extraordinarias”. Un tecnicismo para evitar que se diga que los impuestos de los ciudadanos van a ayudar a los bancos en problemas.

A raíz de la crisis económica de 2008, bien sobrellevada por los bancos guatemaltecos, en todo el mundo los gobiernos tuvieron que salir a rescatar a sus bancos. Premios nobeles de economía como Joseph Stiglitz (2001) o Paul Krugman (2008), son críticos de los salvamentos porque terminan haciendo que la población pague, con recortes en la bienes públicos, por los errores de los banqueros.

El presidente interino del Banguat, Sergio Recinos, sí cree que fueron beneficiosos los rescates bancarios. Confía en que los bancos se repondrán y en que el Banguat podrá vender las acciones por encima del valor por el que las adquirió. Es optimista aún en el peor escenario:

– ¿Qué pasaría si en un lapso corto de tiempo varios bancos llegan a necesitar ayuda?
– Se tomarán las medidas que sean necesarias porque es una situación de interés público.

Gabriel Woltke
/

Guatemala / Xibalbá 1988. Ingresó al seminario queriendo ser sacerdote, salió a estudiar literatura y luego hizo carrera como periodista. Avanza sobre el río. Desea ser escritor, corrector, carpintero, programador, diseñador, monje, mago, árbol, pájaro, ballena.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

52

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    MARCO PEREZ BARRIOS /

    11/07/2017 10:33 PM

    Yo tengo una tienda, pago impuestos puntualmente no quedo con el IVA, no hago fundaciones que dirigen mis familiares para desgravar impuestos, y satisfago una necesidad en una colonia llena de PERSONAS GENTE GUATEMALTECOS. Pero de pronto las pesimas carreteras hacen que los costos sean mas altos, que mis proveedores suban los precios y de pronto ya no me va tan bien, hago un prestamo y lo invierto mal ahora voy en numeros rojos. ¿Es culpa de mis compradores? debe el Estado apoyarme? No en teoria en una economia de libre mercado me tienen que embargar para pagar a mis proveedores ah y si cometí delito pues al preventivo (ojala y al Mariscal Zavala) Economia simple, negocio privado, FUERA EL ESTADO lo hago bien, ME HAGO MILLONARIO, lo hago mal A LA BANCA ROTA la culpa es MIA= que rescaten las carreteras y la infraestructura del pais, y a los banqueros extension de dominio que es eso de cubrirles la mierda y limpiarles el culo como si el Estado fuera su mama.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Armando Mejia Villarreal /

    11/07/2017 2:01 PM

    Qué de a huevo !
    Cada año tienen ganancias millonarias que los enriquece y el pueblo cada día más pobre

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Hector Escobar /

    11/07/2017 12:54 PM

    Me parece que este apadrinamiento raya en lo delincuencial, el SIB A. Aguirre en sus narices la mafia internacional intentó robarse el Bantrab y no fue sancionado por la ley por omisión de deberes y su participación de encubridor si no fuera por la CICIG una entidada extranjera los trabajadores se quedarían sin banco. Porque no intentan de una iniciativa de ley donde todos los oligarcas pongan sus fondos mal habidos que tienen en sus cuentas de dólares en el extranjero los gringos estarían felices?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    RRoma /

    28/10/2016 5:33 PM

    Una vez mas escriben sin el verdadero fundamento. El articulo hace referencia a SOLVENTAR DEFICIENCIAS TEMPORALES y que ademas tiene plazo de pago... que porfavor se los explique un economista de reconocido prestigio y experiencia en banca central. Me molesta realmente que quieran dañar la Banca y me repudia la forma en que se critica la forma en que el Lic. Recinos se dirige hacia la Comision... creo que si se toco o no la frente o si se mostro nervioso esta de mas... sinceramente creo que el protagonismo no lo tomo el Señor Superintendente sino el que usted le esta dando en tan vacio reportaje... sinceramente les encanta echar mas caca... de mal en peor...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Luis /

      28/10/2016 11:38 PM

      Que opinión tan limpia, imparcial y sin interés personal "entiéndase el sarcasmo"

      Usar palabras bonitas para describir un chiquero no lo hacen oler mejor.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Claudia /

    16/10/2016 7:35 AM

    Esto es "Apadrina a un banquero". La desfachatez no tiene límites, mientras ya tienen millones en la bolsa, tendremos que ayudarlos "Por ley" cuando quiebren un banco y al mejor estilo de los políticos mañosos, de igual manera se largarán con el dinero.

    Que de a... petate, a esta gentecita ya le gustó que el pueblo le mantenga sus gustos y sus mañas.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Roger morales /

    14/10/2016 12:52 PM

    Seguimos directo al precipicio, y estos sub-humanos (intelectualmente) cegados por la ambición y el dinero continúan medrando en el país de la miseria. Tontos, no dará para tanto!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Moises Berducido /

    14/10/2016 12:26 PM

    Seamos emprendedores, fundemos un banco al más puro estilo "Autocasa" y en lugar de robarnos el dinero de los ahorrantes al momento de quebrarlo, metámonos a esa Ley. Que asco, si un banco quiebra, con el perdón de los presentes, "que la chupen" , ajo y agua, y que los accionistas grandes y directivos paguen las cuentas. Basta de MAÑOSOSO.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      RRoma /

      28/10/2016 5:35 PM

      Este tipo de entidades no estan avaladas ni por la Banca ni por la Superintendencia por lo que mo son sujetas a esta ley.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Paul Volcker /

    11/10/2016 8:17 PM

    Como consigo copia (o el texto) de esta iniciativa de ley? Ya busque en la página del congreso y no la encontré...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Hector Escobar /

    11/10/2016 5:47 PM

    Creo que esta ley tiene mala fe y muchos privilegios, además el SIB a la fecha no ha aplicado los artículos 22 y 101 de la ley de bancos y financieras contra los directivos del Bantrab. Con esos funcionarios que rayan a la impunidad Guatemala esta a la deriva de un estado fallido.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Evy /

    11/10/2016 2:56 PM

    Que asco! Que descaro....esto no se debe permitir. Porq entonces yo pido ayuda directa para mi empresa!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones