Movimiento Semilla: las raíces para un partido (con ideología) de centro izquierda

Las fuerzas de la renacida sociedad civil organizada buscan cómo consolidarse tras meses de protesta. Relacionándose con la mayoría de los colectivos nacidos al calor de la crisis institucional, está el Movimiento Semilla. Impulsado por el sociólogo Edelberto Torres Rivas y por el economista Juan Alberto Fuentes Knight, el movimiento reclama un gobierno de transición. Hasta Washington y la Unión Europea llegó el mensaje de este colectivo que, a diferencia de la mayoría de la clase política de Guatemala, sí trabaja con principios ideológicos para ser partido político. Y también hasta los jóvenes que integran los nuevos colectivos sociales.

Bernardo Arévalo colectivo Edelberto Torres izquierda Juan Alberto Fuentes Knight P369

Juan Alberto Fuentes, junto a Irma Alicia Velásquez y Carlos Sarti, en una manifestación de mayo.

FOTO: CARLOS SEBASTIÁN

Doce personas debaten en una hacienda en San José Pinula, un municipio en un área boscosa de la zona metropolitana de Ciudad de Guatemala. Faltan cinco de los 17 convocados porque están fuera del país. Es 21 de noviembre de 2014, es un día importante, el día en que tienen que definir qué son.

El 8 de octubre del año pasado, el colectivo publicó su primera proclama como Grupo Semilla, un movimiento social de reflexión política a largo plazo. Pareciera que ya lo tenían que tener claro. Pero un mes después vuelven a preguntarse qué tipo de colectivo quieren ser. Dedican todo el día a pensar, a discutir, a pensar en su identidad, a aclarar fines. Y se deciden: ya no son un colectivo social llamado Grupo Semilla, son un movimiento político de izquierdas, son Movimiento Semilla.

Son un grupo de intelectuales del siglo XX guatemalteco. Casi todos mayores de 40 años. Todos con alguna participación política propia o familiar en las últimas décadas.

Ocho meses después, el 22 de julio de 2015, una vigilia que amenazaba con ser un segundo Jueves Negro impide una reunión. Juan Alberto Fuentes Knight va a reunirse a las dos de la tarde con el embajador de Estados Unidos en Guatemala, Todd Robinson, pero la embajada cierra sus puertas. Existe temor de que la vigilia de oración que el partido Líder ha convocado para ese día contra la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG) genere disturbios.

Lea: Amenazas de Líder terminan en performance religioso

Hace tres meses que reventó la paciencia ciudadana ante varios escándalos de corrupción en el gobierno del Partido Patriota (Ejecutivo) y Líder (Legislativo). Fuentes Knight, director desde hace tres meses de Oxfam Internacional, una oenegé que lucha contra la pobreza mundial, y fundador del Movimiento Semilla, quiere contarle una idea al embajador Robinson: por qué no retrasar las elecciones, establecer un gobierno de transición, colocar al actual vicepresidente (Alejandro Maldonado elegido después de la renuncia de la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, como consecuencia del caso SAT de defraudación aduanera) en la Presidencia y que el Congreso elija un vicepresidente.

No logra decírselo ese día, pero una semana antes ha trasladado ese mensaje en Washington a congresistas, senadores, al jefe del Departamento de Estado de EEUU, y al periodista de CNN Fernando del Rincón en una entrevista. “Un nuevo Gobierno de transición oxigenaría el sistema y se daría una señal más importante todavía: nadie estaría por encima de la Ley, ni siquiera el presidente, y todos estaríamos sujetos a una rendición de cuentas”, dice Fuentes Knight en la entrevista.

Semilla del ya

¿Qué pidió Fuentes Knight en Washington? “Insistí en la necesidad de un apoyo al movimiento social independiente en Guatemala. Y hay una posición cambiante en Washington, están reconociendo la importancia del movimiento”, dice dos semanas después este timidísimo economista y ex ministro de Finanzas durante los primeros dos años del gobierno de la UNE (2008-2010).

También habló de la causa actual de Semilla: su rechazo a las elecciones y su propuesta de un gobierno de transición, de unidad nacional, con un nuevo presupuesto. “Ellos tienen el marco estratégico de la Alianza para la Prosperidad, pero no ven contraparte en Guatemala y actuar en un país sin gobierno no tiene efecto multiplicador”, afirma.

La estrategia ha sido pensada y repensada, hacia dentro de Guatemala y hacia fuera. Tuvo que dar un giro drástico cuando empezó la crisis política porque las circunstancias obligaron al grupo a pasar de pensar a largo plazo a pensar para ya. En la sociedad civil y en la clase política ya se les conoce, pero no entre la ciudadanía.

Pero Semilla tiene un alcance como grupo de influencia que difícilmente pueden tener otros colectivos progresistas en el país. Mientras otros, nacidos al calor de las protestas ciudadanas, aún tienen que buscar su lugar, Semilla es un grupo de élite intelectual de izquierda con un poder de convocatoria en política exterior que tiene definitivamente todo que ver con quiénes crearon y quiénes están dentro de la organización.

Semilla, en parte, parece una caja de resonancia de las propuestas del movimiento estudiantil. Porque han participado en sus espacios, con la experiencia del que ya estuvo antes ahí. Como si los papás, los tíos, o los abuelos de los jóvenes en las calles usaran su músculo diplomático para incidir en una causa común en parte de la sociedad civil.

Lea: Pasar de #UsacEsPueblo a #SomosPueblo es un detonante

Para Lucía Ixchiu, estudiante y miembro del movimiento universitario #UsacEsPueblo, Semilla es necesario porque tiene integrantes con experiencia en políticas públicas. “Es sumamente valioso que gente intelectual, con bastante escuela en socialdemocracia, haga este esfuerzo de articulación colectiva para la construcción del país”, opina. “Solo es un poco peligroso que este tipo de movimientos urbanos se queden en la clase media alta citadina”, cuestiona.

 

Un grupo de audaces con los jóvenes

Con su voz gravísima y detenida, el sociólogo Edelberto Torres Rivas, amigo de Fuentes Knight, recuerda que pasó media vida fuera del país (Chile, Argentina, México, Costa Rica) y al regresar hace 17 años, este exmarxista experimentó la pena de encontrarse con un país destruido: “Se lo digo con sentimiento, vi una patria en la que el indígena seguía empobrecido como hace cien años”.

“Esta es una historia breve, pero profunda. Somos dos amigos: él de 60 años y yo de 80”. Torres Rivas es la otra parte del binomio que creó Semilla. Conoció a Fuentes Knight en 1985, en Costa Rica, país en el que ambos se exiliaron. Había sido amigo de su padre, Juan Alberto Fuentes Mohr, el ex ministro de Finanzas asesinado en 1979 durante el inicio de la represión más brutal de la guerra civil (1960-1996). Y no lo volvió a ver hasta que Fuentes tuvo 50 años y trabajaron juntos en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), donde hoy Torres Rivas continúa como consultor.

“Guatemala es la injusticia permanente; la democracia exhibió los problemas que tenemos y de eso nos quejábamos mucho”. De eso se quejaba mucho él, sus alumnos en la universidad y sus amigos. Eso, justo eso, fue el germen de Semilla.

Y ese fue el punto de conexión con muchos de los nuevos colectivos de sociedad civil. Como Xavier Soria, del colectivo Somos, que aunque habla a título personal, explica que en Semilla encontraron a un grupo afín, que no igual, en lo ideológico. “Semilla puede resaltar porque sus integrantes tienen nombre y trayectoria y porque han identificado que no están solos y han trabajado en conocer grupos de otra naturaleza y de otra generación, pero el motor que los impulsa es el mismo que nos impulsa a otros”.

En mayo de 2014, a don Edel –como se le conoce en el mundo civil– se le ocurrió hablar con su amigo Fuentes Knight porque le pareció que tenían la obligación de reunir gente. Y usa esa palabra. Obligación. “Él aportó cinco nombres y yo, ocho. Yo era partidario de un movimiento con los más inteligentes, con los más audaces”. Los más audaces pasaron a ser 17 elegidos. Hoy son 25 personas, académicos de distintos rubros, quizás unos más audaces que otros, que han trabajado en organismos internacionales, otras veces como ministros o secretarios en gobiernos de derecha o de centro, en su mayoría de más de 40 años, muchos con columnas de opinión en medios de comunicación, muy influyentes en círculos intelectuales en el que los integrantes entrevistados para esta pieza destacan su horizontalidad. Una horizontalidad de izquierdas apartidista. Rechazan los partidos que compiten en estas elecciones y no se han reunido con los presidenciables.

El 20 de octubre del año pasado, salieron a la Sexta avenida de la zona 1 con una manta en como Grupo Semilla. Sin hashtags y con letras pequeñas en su pancarta impresa. “Aquel día, aquella manta, fueron significativos porque ya nos posicionábamos contra la corrupción”, recuerda la especialista en planificación estratégica Elena Diez Pinto, que afirma que Semilla se financia exclusivamente por las contribuciones de sus miembros.

Desde la proclama del 8 de octubre de 2014 hasta que el 16 de abril de 2015 estalló el caso SAT de defraudación aduanera, Semilla mantuvo un perfil muy bajo, con reuniones cada dos semanas, muchas veces en casas de los integrantes, para hacer una revisión del Estado. “Empezamos a pensar el país en términos de horizonte histórico y en ese proceso estábamos cuando la realidad sucedió”, recuerda el sociólogo Bernardo Arévalo, uno de los mayores expertos del país en temas militares, bloguero de Nómada e hijo de Juan José Arévalo, primer presidente de la Revolución de Octubre de 1944. “Había una urgencia de reforma estatal”.

Y es que el 16 de abril desató una necesidad inesperada en Semilla: la coyuntura. Ya se habían reunido con otros colectivos, como Somos, pero a partir de esa fecha, las reuniones aumentaron y empezaron a aparecer en reuniones de colectivos como La Comuna, Renuncia Ya, Justicia Ya, Otra Guatemala Ya, o la Plataforma Nacional para la Reforma del Estado de la USAC, en la que está UsacEsPueblo, entre otros. A esos encuentros siguen asistiendo, porque son los rostros de los agentes internos. “Nunca dejamos un espacio importante vacío”, afirma Diez Pinto.

Lea: La izquierda tiene un nuevo actor (La Plataforma)

 

Un partido de socialdemocracia avanzada

Pero algo que en Semilla siempre tuvieron claro es que el agente externo importaba. Por eso aceptaron la invitación de Stella Zervoudaki, embajadora de la Unión Europea en Guatemala, de reunirse. Por eso Fuentes Knight viajó a Washington. Por eso quieren ser un partido.

“Siempre supimos que teníamos que articularnos hacia fuera, pero con la crisis tuvimos que elegir un plan B porque el país no nos iba a esperar y la transformación del Estado es una maratón. Nosotros somos uno más de los actores que están ahí”, dice Arévalo.

Lo que sí han discutido es convertirse en un partido político. “Hemos hablado de participar en las siguientes elecciones, incluso en elecciones para una Asamblea Constituyente si se da antes”, dice Fuentes Knight.

En Semilla no han discutido su definición ideológica precisa. Centro izquierda, según Fuentes Knight. Izquierda democrática para Bernardo Arévalo y la escritora Anabella Giracca. Y socialdemocracia avanzada, según Torres Rivas que, con 80 años, es el que tiene el discurso más potente: “La socialdemocracia está avanzando en la Guatemala de 2015 y eso (la socialdemocracia) es una posición radical que no hemos tenido nunca”, dice el creador del nombre del movimiento.

En un país en el que nunca ha gobernado un partido de izquierda desde 1954 –lo más cercano, y salvando las distancias, fue el gobierno de Álvaro Colom, en el que participaron Fuentes Knight o Karin Slowing–los grupos sociales identificados con los principios de izquierda son denostados y el reto es grande. “A Semilla se nos ha acusado de ser comunistas y de querer dar un golpe de Estado”, cuenta Torres Rivas. “Es un insulto fuerte que viene de la época en que era delito ser comunista”.

En Guatemala, el medio de derecha libertaria República.gt decía que Fuentes Knight había ido a hacer lobby (presión en la administración pública) a Washington para dar un golpe de Estado. “Sí, fui a hacer lobby: igual que aquí acompañamos al movimiento social sin pretensión de vanguardia, es evidente la incidencia que tiene el factor externo”, dice.

La convocatoria de los movimientos sociales surgió en un contexto de oposición al gobierno sin lenguaje político y empezó, tras décadas de silencio, como un grito enorme en medio de baile, música y alegría.

Lea: La renuncia no basta (gritan 60 mil en la #Marcha16M)

A menos de un mes de la primera vuelta electoral, el clima de desconcierto y enojo social persiste. “El movimiento general (de las protestas ciudadanas) no ha tenido ideología, ahora empieza lentamente a cambiar”, interpreta Torres Rivas. “Ya no son luchas contra un dictador, pero no podemos dejar de estar ahí”.

 

Elsa Cabria
/

En Ciudad de Guatemala nadie lleva chaqueta por si hace frío. Tampoco en Ciudad de México. Pero yo nací en Santander, pequeña capital de provincia en el norte de España. Así que arrastro la manía allá donde me mudo. Tras trabajar en mi país, me fui en 2011 a México por pura curiosidad y me mudé a Guatemala el mes que se fundó Nómada en 2014. Ahora me dedico a proyectos largos de investigación y quiero explorar Centroamérica entre Nómada y El Intercambio.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

26

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    sam /

    20/11/2016 5:19 AM

    Más de un año ha pasado desde la publicación del artículo. Busco definir que me lleva a asistir a la asamblea de Mov Semilla, 20nov2016... Esperanza. La esperanza de conocer y compartir con guatemaltecos honestos, inteligentes, pragmáticos, propositivos; aunque muchos serán citadinos, también estaremos los no-citadinos, testigos de necesidades de la otra Guatemala. La esperanza de concretar un proyecto de hacer política diferente. Y la esperanza que de ser así, este proyecto generará expectativas y posibilidades de futuras administraciones transparentes y eficientes de nuestros recursos gubernamentales.
    Vamos patria a caminar, yo te acompaño!

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Maya /

    29/10/2016 10:19 AM

    La autora no tiene idea de lo que es una ideología. Al parecer los viejos zorros, que se muestran como corderillos, ya la aceitaron

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    CARLOS SURUY /

    22/09/2016 2:45 PM

    Que piensan que por ser de una aldea de Solola yo no entiendo de donde vienen señores este partido es de oligarcas antes muerto que esclavo sere

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      ALEJANDRA FLORIAN ASENCIO /

      25/10/2016 5:45 PM

      TIENES MUCHA RAZON ES UN PARTIDO CREADO POR LA OLIGARQUIA. QUIENES CON ARTIMAÑAS ESTAN ACOSTUMBRADOS A ENGAÑAR AL PUEBLO, PERO YA NO MAS, BASTA YA DE QUERERNOS VER LA CARA. VAMOS A UN ROTUNDO NO A ESTE PARTIDO POLITICO Y A OTROS MAS QUE POR ALLI SE ESTARAN GESTANDO, HAY QUE IRNOS POR LOS PARTIDOS PROPIOS DE LA SOCIEDAD CIVIL , Y NO POR ESTOS PARTIDOS RECICLADOS DE LA VIEJA POLITICA.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

    henry /

    17/06/2016 9:40 AM

    que bien que cuentan sus aneotas por que es como uno se da cuenta que son mas de lo mismo y asta con experiencia de gobierno

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    alfonso villacorta /

    18/09/2015 9:56 AM

    como que a la plaga de ceuta le sigue este ficticio "movimiento" que no es mas que una tertulia de liberales progres

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ichxel /

    18/08/2015 3:25 PM

    Guatemala es producto de la formación y el conocimiento que instauraron "intelectuales" del pasado siglo, desde las universidades y medios de formación de opinión.
    Semilla está conformado por los mismos de siempre que ahora, bajo el rótulo de socialdemocracia (cuando esta corriente ya murió en Europa) desean redimir sus culpas por el fracaso de la Guatemala ladina que jamás pudo ser, ni será. Necesitamos transitar hacia un país intercultural

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Guilllermo Maldonado C. /

    17/08/2015 5:04 PM

    Este artículo me hizo recordar la respuesta que me dio un uruguayo –en Guatemala—el día que el Frente Amplio triunfó por vez primera en las elecciones realizadas en el 2004. A mi pregunta de cómo hicieron para ganar, su respuesta fue, palabras más, palabras menos: bueno, este es el resultado de una lucha de más de doscientos años para aglutinar a la fuerza necesaria que nos trajo la victoria.

    Ahora, hurgando en la red, encuentro algo sobre la declaración constitutiva de aquél Frente, publicada el 5 de febrero de 1971.
    " La unidad política de las corrientes progresistas que culmina con la formación del Frente Amplio -cerrando un ciclo en la historia del país y abriendo, simultáneamente, otro de esperanza y fe en el futuro, se gestó en la lucha del pueblo contra la filosofía fascistizante de la fuerza. Y esa unión, por su esencia y por su origen, por tener al pueblo como protagonista, ha permitido agrupar fraternalmente a colorados y blancos, a demócratas cristianos y marxistas, a hombres y mujeres de ideologías, concepciones religiosas y filosofías diferentes, a trabajadores, estudiantes, docentes, sacerdotes y pastores, pequeños y medianos productores, industriales y comerciantes, civiles y militares, intelectuales y artistas, en una palabra, a todos los representantes del trabajo y de la cultura, a los legítimos voceros de la entraña misma de la nacionalidad. Porque es un movimiento profundo que enraíza con las puras tradiciones del país, que recoge y venera las construcciones que vienen del fondo de la historia, y tiene, simultáneamente claros objetivos para alcanzar un porvenir venturoso, siente que su vertiente más honda lo enlaza con la esclarecida, insobornable y combatiente gesta del artiguismo."

    A propósito, por aquí está Mujica...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    JUAN /

    15/08/2015 10:06 PM

    El grupo semilla está conformado por la izquierda caviar. viven con ciertos lujos sin ser parte de la oligarquía y promulgan ideas de izquierda criticando el sistema capitalista del que disfrutan sus bienes

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Rafael Diaz /

    14/08/2015 9:03 PM

    Que bueno el surgimiento de esta organizacion. A ver si no se quedan como otro grupo elitista intelectual de clase media alta, con algunos representantes individuales indigenas, campesinos, obreros, etc, que no inciden en sus decisiones. Este es un proceso que ocurrio muchas veces entre los 60's y 70's. Para muestra los cristianos (de clase media alta) ligados a los jesuitas en El Salvaror y Guatemala durante las mencionadas decadas.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    frank lopez h. /

    14/08/2015 8:33 PM

    Excelente noticia. Acudimos a ver la unión de la intelectualidad pensante. Los únicos personajes públicos conocidos que no tienen cola que les machuquen. Urge una refundación del Estado y, sobre todo, un Nuevo Orden Social, en donde el Cacif siga teniendo el control económico, está bien, pero donde se les despoje del control político, porque lo que vivimos es una Dictadura de la Oligarquía en Guatemala. No más cheques bajo la mesa a sus operadores políticos en el COngreso para lograr sus propósitos económico-gremiales. No más imposiciones para el control de monopolios. No más préstamos al Gobierno a través de los cuatro principales bancos privados. No más salarios de hambre.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones