Nicaragua: La represión contra los jóvenes no cesa

Daniel Ortega: "Queda la mesa limpia" para dialogar. Horas más tarde, los estudiantes en protesta eran agredidos. Para esta tarde está prevista una manifestación convocada por los empresarios.

P258

Los enfrentamientos en el sector de la UPOLI se da horas después del llamado “al diálogo y la paz” que hizo Daniel Ortega.

Foto: La Prensa /Wilmer López

En su segundo discurso después de cinco días de protestas generalizadas en Nicaragua, el presidente Daniel Ortega anunció la eliminación de las reformas al reglamento de Seguridad Social que reclamaban miles de ciudadanos, sin embargo, pasó por alto las otras demandas.

Ortega invitó a dialogar y a la vez, se negó a garantizar las condiciones que exige la empresa privada para sentarse a la mesa con él: que cese la represión policial, que libere a los detenidos en las protestas, que garantice la libertad de expresión y que levante la censura interpuesta a medios de comunicación.

Esta promesa de diálogo se da luego de que el mandatario se reuniera con representantes de empresas de zona franca, quienes están preocupados por el impacto de las protestas en la producción. Las maquilas en Nicaragua emplean a unas 130,000 personas que no tienen cómo movilizarse porque el gobierno, que domina el sector, mandó a parar el transporte público.

Pero, lejos de ser alentador, Ortega sonó amenazador.

En el quinto día de protesta, la cifra extraoficial de personas asesinadas superaba los 30. Mientras Ortega pedía en cadena nacional que se restableciera la paz, advertía que “la Policía ya está capturando (a los responsables), y no me vengan a decir que los pongamos en libertad”.

Según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), 43 personas se encuentran desaparecidas a raíz de las protestas, muchos de ellos jóvenes que se manifestaban pacíficamente.

Pero hay más. Irónicamente, el domingo el presidente de Nicaragua dijo que “no queríamos utilizar a la Policía, pero no hay más alternativa”. Sin embargo , en realidad, esta institución junto a la Juventud Sandinista comenzaron a reprimir a las protestas desde el primer día, el 18 de abril.

Desde ese día, al grupo de jóvenes universitarios que reclamaba por las reformas al seguro social, que se autoconvocaron a través del hashtag #SOSINSS, se sumaron marchas y manifestaciones de ciudadanos en casi todos los departamentos del país: Managua, Masaya, León, Rivas, Granada, Carazo, Matagalpa, Jinotega, Chinandega y la Costa Caribe.

Esta es la primera vez que Daniel Ortega se enfrenta al reclamo generalizado, desde que asumió el poder en 2007. Es también la primera vez que el gremio universitario se rebela en su contra, después de haber ejercido control a través de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) durante décadas.

La violencia y los ataques de la Policía Nacional, las Fuerzas Especiales, la Juventud Sandinista y los grupos de choque, han ido incrementando. La noche del sábado, el periodista Ángel Gahona fue asesinado con un disparo en la cabeza mientras transmitía a través de Facebook live una manifestación en Bluefields, Caribe de Nicaragua.

El domingo, Managua, la capital del país más segura de Centroamérica, amaneció alarmada por el saqueo en tiendas y supermercados. En varios de los casos, los asaltos ocurrían frente a los policías, o peor aún, con la participación de estos. Las fotografías circulan en redes sociales.

Los saqueos en Managua y otros departamentos, provocaron especulación. La población acudió masivamente a abastecerse de alimentos. En los barrios los supermercados fueron saqueados y las tiendas de abarrotes no fueron suficientes ante la demanda.

Las calles mostraban los restos de una noche tensa, cubiertas con barricadas y llantas quemadas.

El precio de combustible aumentó nuevamente (US$ 1.07 por litro) y hubo largas colas en las gasolineras. Otras, optaron por cerrar ante la amenaza de asaltos.

En algunas calles, grupos delincuenciales se apostaron para “decomisar” alimentos. Detenían vehículos y los obligaban a abrir las puertas para robar lo que quisieran. En barrios y residenciales los mismos habitantes se armaban con palos y machetes para evitar el saqueo en sus comunidades.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) hizo un segundo llamado para marchar este lunes, a las 15:00 horas. El transporte público es mínimo y persiste el temor en la población por las acciones de estos grupos de choque.

Ortega terminó su discurso, rodeados de empresarios maquileros. No mencionó una palabra sobre los estudiantes asesinados, y horas más tarde, otro universitario moría por disparos y decenas eran heridos en enfrentamiento con las Fuerzas Especiales de la Policía, en la capital.

Monseñor Silvio Baez, sacerdotes de la zona y la Cruz Rojas intercedieron por los estudiantes que permanecían en la Universidad Politécnica, rodeados por la policía, donde al menos murió un estudiante.

(*) Esta nota fue redactada por una periodista nicaragüense que pidió no publicar su nombre por razones de seguridad.

Nómada
/

En Nómada creemos en el futuro. Por eso hacemos periodismo de vanguardia. Buscamos la verdad. Con transparencia. Procurando la justicia.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

0

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*



Notas más leídas




Secciones