Por qué pasar de #UsacEsPueblo a #SomosPueblo es un detonante

Si las universidades no se pronuncian sobre la crisis, es lo que están haciendo algunos miles de alumnos y profesores alzando juntos la voz. Empezó un grupo de la San Carlos el 25 de abril. A la universidad pública, la que plantó cara al régimen en los ochenta y vio morir a profesores y alumnos, se le sumó un pequeño grupo de la Rafael Landívar. El 1 de mayo se incorporó otro de la Del Valle. Las reuniones empezaron a sucederse y en la #Marcha16M, junto a varios estudiantes de la Marroquín, más de 10,000 universitarios marcharon juntos contra la corrupción. Su plan es crecer como el primer frente universitario de la historia de Guatemala para incidir en la agenda política más allá de las protestas.

De dónde venimos #Marcha16M #renunciaya estudiantes universitarios n135 P147 Recomendados url usac

Los estudiantes pintan el cartel que llevarían al 16M.

Foto: Nash (para Nómada)

-¿Qué hace una estudiante de la Landívar aquí? Nosotros los proletarios no necesitamos que ningún burguesito pisado se baje de su nube para defendernos; podemos defendernos solos.

En medio de aquella actividad de la Escuela de Historia, Mynor Alonzo ignoró el prejuicioso comentario de su compañero. Era el segundo semestre de 2009 y Alonzo, estudiante de Ciencias Políticas en la Universidad San Carlos (USAC), acababa de conocer a Gabriela Carrera, por medio de otro amigo. Carrera había llegado a la universidad pública de Guatemala para unirse al Frente de Juventud Popular (FJP), un movimiento ajeno a la USAC, que estaba integrado mayoritariamente por sancarlistas.

Pero ella estudiaba en la Rafael Landívar (URL), la universidad jesuita, la segunda más vieja y grande del país. Según la teoría de clases chapina, no era su sitio. Aunque de hecho, fue la historia de la revolución y la represión lo que dijo que no era su sitio. Tiene una explicación.

A finales de los setenta e inicios de los ochenta, la USAC era el centro de la rebelión contra los gobiernos militares. Rebelión primero democrática y después guerrillera. También el centro de la represión y la cacería de cualquiera que pensara que el país era injusto. Y la clase media alta y la clase alta querían a sus hijos lejos, muy lejos de ahí. Por eso crecen la universidad católica (la URL, 1961), la evangélica (la Mariano Gálvez, 1966) y la “de los ricos de derecha”, según palabras de su fundador (la Francisco Marroquín, 1971). Por eso, en los últimos treinta años la interacción de clases sociales en aulas universitarias, común en América Latina y Europa y en la historia de Guatemala hasta antes de 1978, se volvió prácticamente inexistente. Una estrategia exitosísima para debilitar movimientos políticos.

Carrera decidió llevar la contraria al funcionamiento clasista de las cosas. Junto a cuatro sancarlistas más, empezaron a juntarse, aunque con los años cada vez eran reuniones más esporádicas. “Gaby era la comunista de la URL y nosotros, los light de la USAC”, recuerda Alonzo. En el 2011, en su columna en el medio Plaza Pública, auspiciado por la URL, Carrera invitaba a los sancarlistas a crear un movimiento político.

El 17 de abril de 2015, la que era alumna y ahora es profesora de Pensamiento Político trata de generar un debate entre sus alumnos de segundo año de la URL. Parecen poco interesados en el llamado Caso SAT, el escándalo político que ha estallado el día antes con la desarticulación de una mafia de defraudación aduanera. No suelen debatir temas de actualidad. Pero la maestra presiona. Quiere saber cuántos van a ir a la marcha convocada para el día 25 de abril. En un grupo de 25 estudiantes, solo hay cinco manos arriba. La juventud clasemediera en Guatemala no suele salir a marchar. Pero la discusión se anima y al final de la clase hay 25 manos arriba. Gabriela Carrera, de 28 años, avisa a algunos alumnos más de otras carreras. Ya sabe a quién llamar de la USAC.

SomosPueblo-10

Por esos días, Mynor Alonzo, de 24 años, está organizando una gran marcha desde Rectoría hasta el parque central de la ciudad capital. Casi tres horas de caminata para sancarlistas. Alonzo es uno de los fundadores de la Huelga Alternativa, un evento cultural independiente a la manifestación universitaria más celebre en el país, la Huelga de Dolores, que se festeja el viernes de Dolores, y que organiza la hoy cuestionadísima directiva de la Asociación de Estudiantes Universitarios de la USAC (desde 2012 hay una comisión reguladora a la espera de elecciones para elegir una nueva directiva, pero está regida por miembros de la anterior directiva).

La Huelga de Dolores solía ser un símbolo de crítica mordaz al poder a través de bufas y bromas, con un discurso tan valiente que a sus dirigentes les valió una persecución brutal por parte del Gobierno en los ochenta, algunos hasta la muerte. Sigue siendo un orgullo, pero la mala imagen de la directiva de la AEU, a la que se le acusa de corrupta, complica la percepción social de la institución que organiza el evento. “Uno sueña con esa universidad beligerante, sin miedo, con dirigentes ejemplares… Y se encuentra con esa podredumbre de dirigentes”, lamenta Alonzo para explicar por qué creó la Huelga Alternativa.

El 25 de abril, bajo el lema #UsacEsPueblo, miles de universitarios de la San Carlos salen en una primera marcha contra la corrupción que no deja de ser histórica. Pero algo más sucede. A la altura de la quinta avenida y 18 calle de la Zona 1, en el centro histórico, tras más de dos horas andando, saludan y reciben a un grupo de 40 personas. Son los autodenominados landivarianos, que usan ese nombre porque no pueden usar el nombre de su universidad (la UFM, por ejemplo se los prohibió).

Eso está previsto, está dentro de los planes, pero es el desencadenante de algo que quiere ser más grande que un acercamiento entre universitarios de centros público y privados. Tan simple como el guiño de Samuel Pérez, estudiante de Económicas de la URL, tras el saludo de los sancarlistas: da las gracias a Oliverio Castañeda, el mítico líder de la USAC asesinado tras una manifestación del 20 de octubre de 1978 en el parque central. Como muestra de esa añeja interacción de clases, Oliverio, el revolucionario, se había graduado del colegio aristócrata por antonomasia: el Colegio Americano.

SomosPueblo-3

“Las universidades han perdido el papel bisagra entre la sociedad y la propuesta política”, critica Gabriela Carrera con ambición de cambio. “Las organizaciones en la USAC se están reconstruyendo y la de la URL se está construyendo”, añade la profesora, que durante los días previos a la marcha se reúne con más alumnos de la URL para ver hacia dónde van, consciente de que algo está pasando.

Antes de la gran marcha del 16 de mayo, la más multitudinaria con diferencia, hay dos marchas más modestas el 1 y 2 de mayo. Vuelven los sancarlistas, se encuentran con los landivarianos, y con unos pocos de la Universidad del Valle (UVG). Ya no es cuestión de número, en estas marchas nace la conciencia de que si tienen algo que decir, no solo lo dicen caminando, y menos si lo hacen individualmente.

Concentracion masiva de la marcha M 16 en la Plaza de la Costitucion-5

La reunión en la Casa Roja

Es 6 de mayo, son las cuatro y media de la tarde. En la Casa Roja, un espacio cultural de izquierdas en el centro histórico, una treintena de estudiantes de las tres universidades se sientan en una de las habitaciones del lugar. Sillas, caras, voces, ideas. La idea del primer frente universitario de Guatemala toma fuerza entre la tercera avenida y la séptima calle de la zona 1. “Más allá de los resultados coyunturales, queremos dejar un espacio bien articulado para que los universitarios de futuras generaciones se movilicen políticamente”, dice Fernanda Dávila, estudiante de Ingeniería electrónica de 19 años en la UVG.

Esta historia no es la de todos los universitarios luchando juntos. Ellos no son todos. Hay más grupos tratando de accionarse. Estos son una parte que se unen como movimiento, pero no como el movimiento estudiantil en mayúsculas. No quieren atribuirse ese papel protagonista.

Si nos ceñimos a los estereotipos, Valeria Figueroa no parece estudiante de la USAC. Se quita su aparatoso collar de perlas, lo admite ruborizándose y se explica después de la reunión: “De tres hermanos, siempre fui la consentida, pero en mi casa me dijeron que no vivo en un cuento de fantasía”. Porque son eso, estereotipos. Y en eso estaba esta estudiante de arquitectura que no quiere ser Blancanieves, en esa habitación de Casa Roja, proponiendo, sugiriendo, dando la razón a la compañera de la UVG que dice que más allá de #UsacEsPueblo, tienen que unirse sin nombres: #SomosPueblo. “El objetivo es dejar las diferencias entre universidades aparte y que esta generación renovada luche unida por Guate”, dice Figueroa, de 20 años.

 

Foto del 16M, por Carlos Sebastián.

Foto del 16M, por Carlos Sebastián.

María Wer no logra llegar a esa reunión en la Casa Roja. Pero se reúne con gente de la Usac y de la UVG al día siguiente. Wer, alumna de Economía en la conservadora universidad Francisco Marroquín (UFM) no va en nombre de su universidad, pero sí como estudiante de la UFM. Es un matiz, pero es el matiz que da la personalidad a este movimiento de estudiantes. Junto con una veintena de alumnos, ex alumnos y auxiliares de la UFM, se une al colectivo, cuenta esta joven de 23 años que siente “disonancia” al escuchar la palabra ‘colectividad’. “Creo en la individualidad, pero entiendo que tenemos que juntarnos”, explica.

Ya se han movilizado, ya saben que la unión hace la fuerza, pero discuten qué quieren hacer. En dos encuentros en la USAC y en la URL los días 14 y 15 de mayo eligen su discurso: reformas a la Ley Electoral y a la Ley de Partidos Políticos, a través de una eficiente fiscalización del financiamiento, de un mayor poder al Tribunal Supremo Electoral para sancionar, legitimación del voto nulo y transparencia real en las instituciones. Todo bajo un nombre: Coordinadora Estudiantil Universitaria de Guatemala (CEUG).

Derribar los prejuicios

La CEUG invita a los universitarios, a todos los universitarios que se sumen, a la marcha del 16 de mayo de 2015. María Wer se encarga de redactar la invitación masiva y se la manda a Mynor Alonzo, de la Usac, esperando muchas correcciones. Alonzo cambia un ‘futuro’ por un ‘presente’. Y poco más. “De diferentes perspectivas llegamos a conclusiones muy similares”, dice Wer gratamente sorprendida.

Una gigantesca manta azul se convierte en una de las grandes protagonistas de la marcha del 16 M. La gente, en medio del abarrotado parque central de Ciudad de Guatemala, se la pasa de mano en mano, por encima de la cabeza. Es de todos, no es de nadie, es de cada uno, es de Guatemala. Arriba pone: #SomosPueblo. Es la manta de la nueva coordinadora universitaria. “Siempre se ven diferencias ideológicas muy fuertes, pero está habiendo un consenso muy rápido”, opina frente a la manta gigante una sonriente Lourdes Fernández, estudiante de Ciencias Políticas de 22 años en la Landívar e integrante del movimiento.

“Yo ya lo dije: si se va a hacer, no va a convocar la gente de la USAC, van a convocar los universitarios, porque tiene que ser una revolución generacional de jóvenes. Necesitamos hacer la lucha legítima”, opina Mynor Alonzo.

En las elecciones de 2012, Gabriela Carrera invitó a Mynor Alonzo a la Landívar. Iba a llegar gente del movimiento mexicano estudiantil #YoSoy132, que surgió cuando un grupo de 131 estudiantes de la jesuita Universidad Iberoamericana increparon al candidato Enrique Peña Nieto por su mala gestión como gobernador de Estado de México, y lograron generar una fuerte unión entre universitarios, y solidaridad del resto de la ciudadanía, que hasta entonces era desconocida porque provenía de estudiantes de una privada.

Cuenta Alonzo que llegó con la arrogancia de los 22 años y empezó a mofarse de los estudiantes de las privadas. Y uno de los dirigentes estudiantiles mexicanos le dijo algo sin saber que no lo olvidaría: “Nosotros no pudimos hacer ni mierda hasta que empezamos a perder los prejuicios”.

Elsa Cabria
/

En Ciudad de Guatemala nadie lleva chaqueta por si hace frío. Tampoco en Ciudad de México. Pero yo nací en Santander, pequeña capital de provincia en el norte de España. Así que arrastro la manía allá donde me mudo. Tras trabajar en mi país, me fui en 2011 a México por pura curiosidad y me mudé a Guatemala el mes que se fundó Nómada en 2014. Ahora me dedico a proyectos largos de investigación y quiero explorar Centroamérica entre Nómada y El Intercambio.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

39

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Julio Verme /

    21/09/2018 9:26 AM

    Coincido con emanuel, la autora de este articulo desconce la historia, el movimiento de usac es pueblo es una plataforma creada de gente "anticorrupcion", le pregunto a Mynor Alonzo, Porque crees haber hecho la huelga alternativa, esa no fue tu lucha, fue de muchos, la recuperación de aeu no fue tu lucha, fue de muchos y de años, que paso con el cierre del 2010 de la universidad de San Carlos de Guatemala.....q pasa con la REFORMA UNIVERSITARIA, Porque las universidades privadas regalan los titulos a quien poseee el poder adquisitivo, porque la san carlos no se pronuncia por que tanto libertinaje con los titulos universitarios, por que no existe un control estricto sobre ello, que nos estan enseñando en las universidades.....claro existen problemas mas de fondo, pero tambien es necesario traer todo esto a la mesa de trabajo y de dialogo.....

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Emmanuel /

    10/09/2015 6:05 PM

    Creo es un error proponer/hacer de la USAC el epicentro del movimiento estudiantil de hoy, la autora desconoce que esa parte del estudiantado sancarlista siempre fue ¨si no pensás cómo nosotros aunque tengamos el mismo fin/objetivo (denunciar la injusticia, la desigualdad, la exclusión, la pobreza) no sos bienvenido acᨠlo mismo pasa cuando de acuerdo a esa su ideología te definen cómo burgués por no ser los suficientemente pobre o ¨pueblo¨; mi papá estudió y se graduó de la USAC de no ser por la universidad pública jamás hubiera podido estudiar (estuvo cuando los judiciales fueron a tirar al quemado que sobrevivió la matanza de la embajada española también cuando la Policía Nacional y los judiciales fueron a disparar a mansalva a la hora entrada para ¨vengar¨ la muerte de un comisario -asesinado por la guerrilla urbana el día anterior- en la Primero de Julio), mi papá no militó no porque no fuera pobre, ni porque no se indignara por las injusticias y la exclusión, ni por cobarde si no porque no estaba de acuerdo con las formas y fines de los grupos con que el movimiento estudiantil simpatizaba; por eso querer extrapolar o reducirlo todo a ¨el que militó es/fue bueno y el que no militó es malo¨ es algo incorrecto y que en vez de sumar puede restar a las movilizaciones y demostraciones de indignación de hoy. Ojalá y mi generación no sea inducida al error cómo pasó con la mi papá y q los guatemaltecos terminemos otra vez cómo los cangrejos en el bote.
    Saludos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    28/08/2015 1:38 AM

    […] Lea: Por qué pasar de #UsacEsPueblo a #SomosPueblo es un detonante […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    12/08/2015 1:29 PM

    […] Lea: Pasar de #UsacEsPueblo a #SomosPueblo es un detonante […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    03/06/2015 9:54 AM

    […] de los eventos más importantes de las últimas semanas fue el nacimiento de la Coordinadora Estudiantil Universitaria de Guatemala (CEUG), el 14 y 15 de mayo.  Este acontecimiento, sin precedentes en la historia de Guatemala, constituye […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    30/05/2015 8:13 AM

    […] Por qué pasar de #UsacEsPueblo a #SomosPueblo es un detonante […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    El poder de los sin poder | Diario Digital /

    26/05/2015 10:00 AM

    […] es y a quienes se benefician de él. Sin saberlo, esto es precisamente lo que hace cada vez que un líder estudiantil tiende la mano a otros, a pesar de ser de distinto trasfondo social e ideológico. Es lo que hacen […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Juan Morales /

    23/05/2015 9:19 AM

    Interesante movimiento estudiantil. Agradezco puedan proporcionar más información para participar en el movimiento.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jaime R. C. Letona /

    22/05/2015 10:00 AM

    ¿Dónde se juntan para conocer la propuesta y cómo se puede contribuir con la Coordinadora Estudiantil Universitaria de Guatemala?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Roberto Lopez /

    21/05/2015 10:06 AM

    Ojala y la CICIG y el MP no dejen escabullirse con todo el dinero que se robó el LADRON DE LOPEZ BONILLA

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones