Milenials, redefinamos nuestras formas de acercarnos

“Relativamente desapegados a la política y a la religión, unidos por las redes sociales, cundidos en deudas, desconfiados de las personas, sin prisa para casarse, optimistas sobre el futuro”. Esa es la definición brindada por el Centro de Investigación Pew sobre los milenials.

Blogs Opinión P369
Esta es una opinión

Foto: Ana Alpírez

Somos una generación que estamos “conectada” todo el día gracias a las redes sociales, pero no logramos establecer relaciones interpersonales reales y confiables. Compartimos distintas características y nos desenvolvemos en ambientes similares que tienen un impacto en nuestro día a día.

Simon Sinek, escritor y motivador, explica en este discurso que los milenials somos como somos por cuatro factores: crianza, tecnología, impaciencia y ambiente. Dicho de otra manera, crecimos con estrategias de crianza fallidas en un mundo saturado de redes sociales y tecnología. Por lo tanto, esto nos ha hecho impacientes y el ambiente no ayuda.

Pero no todo es negativo. Hoy encontramos más mensajes que buscan hacer conciencia de la importancia de equilibrar el tiempo que pasamos en el celular y en la realidad. Resulta terrible perderse vivir el aquí y el ahora.

En el mundo de las redes sociales no existen zonas grises. Los milenials debemos ser aceptados: no tener likes es pasar desapercibido. No existen lugares para mostrar inseguridades, debemos estar felices todo el tiempo. No existe nada ni nadie tan interesante como para quitarnos nuestra ”libertad”.

Esta falsa libertad se encuentra también en Tinder y en otras aplicaciones para citas. Tener muchas opciones para elegir solo intensifican el miedo a equivocarnos en la elección. Entonces surgen los razonamientos y pensamos: “¿por qué voy a elegir uno si puedo elegir varios? No me voy a restringir, yo soy libre y nadie me va a atar”. Los encuentros casuales generan vacíos emocionales, no logramos conectar con nadie y el pozo solitario se llena más.

Debemos entender cómo el bombardeo constante de mensajes sobre muchas opciones nos aleja cada vez más y nos impide buscar espacios más sanos para conocer realmente a otros. No dimensionamos el peligro de no saber qué buscamos; entre tantas opciones cualquier foto con un cara bonita nos impresiona y continuamos esa búsqueda incesante en la que desconocemos qué queremos encontrar.

Es imposible negarlo. Tener la opción de poder conocer al indicado/a la indicada en un app alimenta nuestra necesidad de obtener todo de forma instantánea. Y es que, por más atractivo que suene esto, estamos perdiendo la oportunidad de vivir el proceso de conocer a alguien.

Necesitamos establecer nuevas características que nos definan para no perdernos oportunidades reales de conocer al otro, establecer vínculos afectivos sanos y aceptarnos incondicionalmente.

El proceso de conocer a alguien es lento, incómodo y desordenado que no se puede vivir a través de las redes. Pero es necesario para compartir con el otro y darle un sentido real de propósito, bienestar y sentido de vida.

No hay ninguna aplicación que nos ayude para vivir eso. Hay que saber lidiar con el rechazo. En la vida real, ni las situaciones ni el indicado caen del cielo y encontrar un trabajo apasionante implica esfuerzo.

Debemos redefinir las etiquetas que nos han impuesto como generación, que nuestro intento de conectar con los otros no se quede en la superficie. Si pudiéramos trabajar en este proceso y ser recordados por las generaciones futuras de esta manera: “la generación que, en un mundo de conexiones superficiales en redes sociales, pudo aprender a confiar y establecer vínculos reales”.

Valeria Rohrmoser
/

Estudiante trilingüe de psicología de medio tiempo, a veces maestra de inglés y escritora de tiempo completo. Me gusta cuestionar, proponer, rebuscar y analizar todo lo que se pueda modificar. Sí sueño y sé que existe un lugar en el tiempo en el que Guatemala va a ser mejor. Escribo porque es mi manera más cercana de ser libre; de pensamiento, y de corazón.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

4

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Mesho Bautista /

    30/04/2018 12:22 PM

    Muy interesante y bastante acertado, ahora me surgen varias dudas, porque si bien según mi edad soy millenial, sinceramente hay muchas cosas en las que no encajo. Y así he sido la mayor parte de mi vida, a veces de forma voluntaria como queriendo desafiar los cánones actuales y la mayoría de veces sin pensarlo. ¿A qué podría responder eso? ¿el no querer o no poder encajar conlleva sentir un rechazo o soledad por el resto de la vida?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Nancy /

    23/04/2018 3:08 PM

    Tu eres una milenials???

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Valeria Rohrmoser /

      23/04/2018 10:00 PM

      Claro!!

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Marlon Suarez /

    23/04/2018 8:54 AM

    Llegue al medio siglo de vida y he podido observar otra característica muy marcada de éstas últimas generaciones, y es su mala educación. No dan un buenos días, buenas tardes o buenas noches, ingresan a las oficinas como que son animales, ignorando a las personas que encuentran a su lado.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones