7 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Por qué la alerta de niños no siempre funciona bien

En la semana que se cumple un mes de la tragedia de las 41 niñas quemadas en un hogar estatal en las afuera de la Ciudad de Guatemala un 8 de marzo, pocas cosas han cambiado. Entre ellas, una de las causas para la soblepoblación de los hogares seguros: una cuestionable aplicación por parte de los juzgados de la alerta Alba Keneth (la que obliga a todo el Estado a reaccionar con rapidez para encontrara a niños y adolescentes desaparecidos).

Cotidianidad Niñas del hogar seguro Nos duelen 56 P147

Una niña espera en la oficina de Alba Keneth a ser recuperada por sus papás después de que fuera reportada como desaparecida.

Foto: Carlos Sebastián

Hace 23 días un incendio en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción provocó la muerte de 41 niñas y adolescentes. Mayra Chután fue una de las víctimas. Acababa de cumplir 15 años. Un juez decidió enviarla a ese lugar para castigar su ‘rebeldía’. Él intervino porque la alerta AlbaKeneth estaba activa.

Lea toda la cobertura de Nómada sobre el Hogar Seguro

El 28 de septiembre de 2016, el Sistema Alerta Alba Keneth de la Procuraduría General de la Nación divulgó un afiche con los datos de Mayra Chután. Según el boletín, ella desapareció el 19 de septiembre a 8 cuadras de la Plaza de la Constitución, en la 6 avenida y 14 calle de la zona 1 de la Ciudad de Guatemala, en el Parque Concordia.

Mayra vivía con su madre en el barrio periférico de Canalitos, zona 24. Su hermana Evelyn recuerda que cuando las autoridades la localizaron, la llevaron ante un juez que decidió enviarla al Hogar Seguro porque era ‘una adolescente rebelde’. La familia no fue notificada. Supieron de Mayra cuando ya estaba interna en el Hogar Virgen de la Asunción.

Durante siete meses, la familia tramitó su salida, pero para presentar sus argumentos y demostrar que Mayra no tenía motivos para estar en el Hogar Seguro, debían esperar una audiencia programada para abril de 2017. La tragedia llegó antes; la adolescente de 15 años fue víctima del incendio que mató a 41 niñas.

– Cuando nos avisaron, ella ya estaba en el hogar seguro. La razón fue rebeldía porque la encontraron en la calle. Mi mamá trató de hablar con el juez porque no había ninguna parte que pidiera que ella estuviera allí, cuenta su hermana, Evelyn.

Es decir, ningún miembro de su familia quería que permaneciera en ese lugar. Antes de que desapareciera, Mayra estaba con sus amigas, cuenta. En ese momento sus hermanas estaban preocupadas por la adolescente, pues tenía una relación sentimental con un hombre diez años mayor que ella.

Cuando su familia inició a buscarla lo hizo por sus propios medios; desconocían que otra persona activó la alerta Alba-Keneth para denunciar que había desaparecido. Evelyn sospecha es que la denuncia la pudieron presentar los familiares de las amigas de su hermana.

¿Qué es la alerta Alba Keneth? ¿Por qué la adolescente fue enviada al juzgado? ¿Cuál es el procedimiento en estos casos y bajo qué criterios un niño o niña es enviado a una institución como el Hogar Seguro?

¿Por qué se creó la alerta?

En el año 2010, se aprobó la Ley del Sistema Alerta Alba Keneth. El asesinato de los niños Alba Michelle España Díaz, de 8 años, y Keneth Alexis López Agustín, de 4 años, puso en evidencia la lenta reacción de las autoridades ante la desaparición de niños, niñas y adolescentes. Para esa fecha la Policía Nacional Civil esperaba de 24 a 48 horas para considerar al menor perdido y comenzar su búsqueda, localización y resguardo.

Con la creación de la ley se estableció que cuando un niño desaparece, la búsqueda debe comenzar de inmediato. La Policía Nacional Civil tiene seis horas para empezar a moverse, entrevistar a los familiares y buscar indicios del paradero del niño o de la niña. Además, la Dirección General de Migración y el Ministerio de Relaciones Exteriores informan en puertos y fronteras la situación del menor a fin de evitar que sea llevado a otro país, y la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia que debe utilizar todos sus canales para difundir la información de los desparecidos.

Es decir, la ley sí hace que se mueva el Estado. Pero en ocasiones la mueve hacia otros destinos.

Para acelerar los procesos se habilitó el número 1572. Después de llamar y brindar la información del niño o niña, según la ley, los familiares deben denunciar en la Policía Nacional Civil (PNC) y en la Procuraduría General de la Nación (PGN). Los datos necesarios para hacerlo son el nombre, edad y sexo del desaparecido, sus características físicas, estado de salud, vestimenta y una fotografía.

Solo en el año pasado, 6,623 niños fueron reportados desaparecidos. Desde que la ley entró en vigencia, 2,210 menores de edad siguen sin ser localizados. El 70 por ciento son adolescentes de 14 a 18 años. Pueden ser desde adolescentes migrantes hasta adolescentes en la calle hasta víctimas de redes de tráfico sexual, muy presentes en Centroamérica.

Si los familiares localizan  al niño, niña o adolescente desaparecido, deben presentarlo ante la autoridad que tomó la denuncia con un documento de identificación, certificación de nacimiento, documentos judiciales que acrediten la custodia y guarda. Si no se desactiva la alerta, continúa la búsqueda del menor, se invierten recursos innecesarios, y los aeropuertos y puestos de control fronterizo evitarán su salida del país. Si es la policía la que ubica al menor, lo presenta ante la Unidad Operativa de la Alerta Alba Keneth, en donde debe ser entrevistado por un psicólogo para verificar si alguno de sus derechos fue violentado.

Si niño o niña fue víctima de un delito, es trasladado al Ministerio Público para que se inicien las investigaciones; y si su derecho a tener una familia fue vulnerado, es llevado ante un juez que decide si aplica una medida de abrigo. Una de esas medidas es ‘institucionalizar’ al menor, es decir, enviarlo a hogares como el Hogar Seguro Virgen de la Asunción.

Error y costumbre (o negligencia)

El caso de Mayra Chután ejemplifica una de las principales deficiencias del sistema de protección a la niñez, explica Rodolfo Díaz, abogado de la Fundación Sobrevivientes. Fue ‘institucionalizada’ sin que su familia pudiera intervenir o pronunciarse, es decir fue enviada al Hogar Virgen de la Asunción para que su vida estuviera bajo el resguardo del Estado y no el de sus padres, que no tuvieron oportunidad de contar qué pasaba en casa con su hija.

El abogado Díaz explica que desde la Fundación Sobrevivientes han identificado casos donde se evidencia que existe ‘una mala costumbre’ de los jueces cuando resuelven la situación de los niños. Aunque su familia los esté buscando, los institucionalizan. Pero el problema no es sólo de los jueces:

– La PGN tiene la facultad de considerar si amerita que un niño o niña se presente ante un juez. Una vez que el menor está ante un juez, hay riego porque si se sospecha o duda que su situación familiar vulnera sus derechos, lo envían a instituciones del Estado sin un análisis profundo de la situación.

La sospecha viene a su vez de una tradición violenta en muchísimas casas guatemaltecas.

Hilda Morales, subjefe de la oficina del Procurador de los Derechos Humanos, considera que si se identifica que en el núcleo familiar de los niños se transgrede sus derechos, se deben buscar otras alternativas para protegerlo, como familia extendida; que el último recurso sea enviar al niño a un hogar del Estado.

– No debe funcionar como se está dando ahora, sino que debe ser un trato más personalizado.

Las instituciones que reciban a estos niños y niñas deben brindarles atención no sólo en cuanto a limpieza, alimentación y recreación, sino también cuidados emocionales y afecto, subraya la procuradora adjunta Morales.

Nueva coordinación

El Refugio de la Niñez, Save the Children, Red Niño-Niña, Plan Internacional y otras organizaciones de la sociedad civil trabajan una iniciativa de ley para reformar la Ley de Protección Integral de la Niñez, y con ella todo el sistema estatal para proteger a los niños, niñas y adolescentes.

En la reforma se plantea la creación de un órgano rector en materia de niñez, es decir una institución que por mandato de ley coordine y supervise el trabajo de las entidades que de forma dispersa trabajan para proteger los derechos de los menores de edad. En la actualidad existe la Coordinadora Nacional del Sistema Alerta Alba Keneth, donde siete instituciones públicas se comunican por correo para difundir la información de una desaparición y a partir de allí, cada una tomas acciones de acuerdo a su competencia.

En la iniciativa también se analiza si es viable que exista la Secretaría de Bienestar Social ya que con la tragedia en el Hogar Virgen de la Asunción demostró su falta de capacidad para proteger a la niñez, dijo Leonel Dubón. De acuerdo con el director del Refugio de la Niñez, se necesita mejorar la capacidad de investigación de la policía en este tipo de casos, ya que  han visto que los agentes redactan un informe donde dicen que no encontraron al niño desaparecido basados en tres o cuatro entrevistas a sus familiares.

– Tener resultados es encontrar pistas claras sobre la ubicación de los niños desaparecidos, reclama.

Añade que reformar el sistema de protección a la niñez contribuiría a que los casos disminuyan y no se acumulen año con año. Al 30 de enero de este 2017, habían más de 2 mil niños que no habían aparecido en años anteriores. Solo en enero de 2017 se reportaron 430 casos nuevos más.

El gobierno de Jimmy Morales también prepara una iniciativa de ley sobre la materia. Se espera que la presente esta semana.

La semana pasada la Secretaría de Bienestar Social (SBS) le devolvió a la familia de Mayra las pocas pertenencias que tenía en el hogar seguro. En una bolsa le entregaron dinero, ropa que según Evelyn no era de su hermana y una carta que nadie leyó.

– A saber qué decía la carta. Mi mamá la guardó porque no la quiso leer, está muy dolida. No sabemos si la carta la guardó, la quemó o la tiró.

Encuentre aquí toda la cobertura de Nómada sobre las niñas del hogar seguro.

Jody García
/

Periodista. También lectora y pintora. Trabajó dos años en Diario La Hora cubriendo el sistema de justicia. Llegó a Nómada por el futuro. @Jody_Garcia_


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


2

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Evelyn Andrea /

    03/04/2017 3:13 PM

    Que le metan la paloma en el culo

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Edwin Chávez /

    03/04/2017 10:01 AM

    Es importante que publiquen el nombre del juez que emitió la resolución que ordeno la institucionalización de la niña. La Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia establece el ingreso de un niño, niña o adolescente como medida excepcional, es la ultima opción no la primera como actualmente los jueces la utilizan, el juez debe ser denunciado!!!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones