El amor de los Ken Malibú

En San Salvador, como en Estados Unidos y gran parte de Occidente, los movimientos LGBTI se alzan sobre los hombros de las putas trans. Ellas, desplazadas, muertas, refugiadas o marginadas por los propios movimientos −que quizá anhelan parecerse más a las maricas guapas que se abrazan en las fotos de Buzzfeed− no fueron dignas de estar presentes en el Congreso por “falta de fondos”, sí, pero también porque no encajan con la “educación”, el “respeto” y el “orden” que los Ken Malibú aspiran para su movimiento, que no es el de ellas y tampoco el mío. Es, sí, un movimiento pro derechos civiles de los Ken Malibú.

Volcánica P369
Volcánica Nómada

Volcánica es la revista feminista de Nómada.

Foto: Amate El Salvador

Quihubo, muchá; soy Virginia y vivo en el Pupusódromo que damos por llamar Jan Jalvador, en la Hermana República de El Jalvador.

Como todas las maricas centroamericanas que no tienen derechos civiles pero sí acceso a internet, he celebrado, retuiteado, sido feliz y llorado cada vez que en un país se aprueba el derecho de las parejas del mismo sexo a casarse o a adoptar. He sentido emoción genuina al ver a ese montón de gente canche (rubia) y guapa abrazarse y ser feliz. En eso, el internet se vuelve lento, el calor sofoca y recuerdo que yo no soy ni guapa ni canche ni feliz, mucho menos titular de derechos porque vivo en San Salvador, donde eso de las garantías constitucionales no existe para las mujeres y muchísimo menos para las que entran en el espectro LGBTI. Entonces, yo también lloro como la gente canche, pero no por feliz, sino porque quiero un aire acondicionado.

Es delirante pensarse persona en El Salvador. En serio, delirante. También lo es en Guatemala, en prácticamente toda Centroamérica, a excepción de Costa Rica. Salimos todos los junios a marchar, nos pintamos de arcoiris, nos aventamos purpurina encima y vamos a la calle a exigir que no nos maten. A demandar que se nos vea. A decirle a nuestras sociedades ultraconservadoras y asesinas que por mucho que traten de negarlo, aquí estamos, tirando pluma y purpurina. No soñamos aún con matrimonios universales ni derechos de adopción porque pues, para eso primero hay que garantizar que estaremos aquí, compartiendo país y región con gente, partidos políticos y gobiernos que activamente niegan nuestra identidad de género, nuestra orientación sexual, nuestro derecho a ser.

Por eso, porque en El Salvador no se puede vivir, porque soy una marica clase media y tengo un trabajo estable, y sobre todo porque soy necia y creo que todos los derechos son para todas las personas, en noviembre me fui a San José a participar en el I Congreso de Matrimonio Civil Igualitario, una cosa que me resulta lejana e inútil, pero pues, es lo que hay. Si yo fuera Querido y Eterno Líder de los movimientos maricas, diría que nos urge más una Ley de Identidad de Género en los países centroamericanos; que las personas trans enfrentan desplazamiento forzado, explotación sexual y sufren crímenes violentos a una tasa mucho más alta que el resto del espectro LGBTI, pero pues, no lo soy y toca sumarse a los esfuerzos para procurarnos una vida digna.

Costa Rica es otro mundo. El resto de Centroamérica lo sabe. Es, para empezar, un país donde todo vale el doble o el triple que en el resto de la región. También es un sitio donde se puede tener un encuentro para hablar de matrimonio universal sin mayor temor por la seguridad de quienes asisten, donde la Vicepresidenta se posiciona decididamente a favor de los derechos igualitarios. Todo eso lo sabía. Lo que no me esperaba era el grado de desconexión que éste encuentro en particular tendría respecto de las experiencias del resto de movimientos LGBTI de la región y de la misma Costa Rica.

¿Ustedes han visto 31 Minutos, la cosa más bella que ha surgido de Latinoamérica? ¿Recuerdan a los Hombres Musculosos?

Imagínense ahora un encuentro sobre derechos civiles, sobre cómo intentar volver menos precaria la situación de miles de personas en la región más violenta del mundo, lleno, llenito de copias tropicales de Ken Malibú: muchachitos trajeados, algunos de ellos educados en Estados Unidos, sin la menor noción de cómo ni quiénes construyeron el movimiento que ahora quieren “salvar” a punta de, y cito al panelista Esteban Calvo, un activismo “educado, respetuoso y ordenado”.

En San Salvador, como en Estados Unidos y gran parte de Occidente, los movimientos LGBTI se alzan sobre los hombros de las putas trans. Ellas, desplazadas, muertas, refugiadas o marginadas por los propios movimientos −que quizá anhelan parecerse más a las maricas guapas que se abrazan en las fotos de Buzzfeed− no fueron dignas de estar presentes en el Congreso por “falta de fondos”, sí, pero también porque no encajan con la “educación”, el “respeto” y el “orden” que los Ken Malibú aspiran para su movimiento, que no es el de ellas y tampoco el mío. Es, sí, un movimiento pro derechos civiles de los Ken Malibú.

Cualquier persona que haya estudiado los hitos del movimiento LGBTI en América sabrá que, porque solo vemos hacia el Norte, éste tiene por hitos a eventos como el Baile de los 41 u organizaciones como Act Up, es decir, hombres de clase media-alta, hombres blancos a quienes su condición socioeconómica no logró proteger del estigma de la homofobia. Se trató en ambos casos de personas privilegiadas a quienes su orientación sexual les significó confrontar una serie de vejámenes que el resto del alfabeto diverso conocía demasiado bien: la pobreza y la deshumanización.

Desde entonces, el rostro público de los movimientos LGBTI suele ser predominantemente gay y vale la pena preguntarse por qué. Las lesbianas/bisexuales feministas y las putas trans, desde sus trincheras, llevaban décadas hablando de sexodiversidad y derechos civiles, pero no fue sino hasta que hablaron los hombres, cierto tipo de hombres, que las sociedades occidental y centroamericana escucharon. Esto no sería problema si ellos escuchasen, si estuviesen dispuestos a dialogar con el trabajo que otros grupos hicieron antes que los propios; si fuesen críticos con los aspectos de su propio enfoque que perpetúa dinámicas dañinas para todo mundo, como esta obsesión intestina con el amor romántico como núcleo de nuestros derechos.

En el transcurso del congreso, las únicas menciones al feminismo se dieron al hablar del sufragio femenino, a la sazón, la única victoria que se le reconoce. De alguna manera, esto tiene sentido: son los −y no el− feminismos los que llevan años recalcando que el amor romántico codependiente, como el exaltado por los activismos en favor del matrimonio universal, es tóxico y mata, que debemos pensar en formas menos dependientes, posesivas y ya que estamos, liberadoras, de pensar en los afectos. El rol de las mujeres cisgénero se mostró siempre en labores de cuidado: roles maternos, encargadas de salud mental, incluso refiriéndose a la Vicepresidenta de Costa Rica como “la mamá” del país, el disparate más condescendiente que se pueda decir a una persona con la trayectoria de Ana Helena Chacón. Las mujeres cisgénero lesbianas o bisexuales aparecieron si y solo si eran madres: marimachas, sí, tortilleras, sí pero apegadas al rol reproductivo y por ello no tan “desviadas” de su rol como estandarte del amor para la reproducción. Solo hubo dos mujeres trans como panelistas. A una, Victoria Rovira, le quitaron el micrófono tan pronto como dijo pene. Ya saben, maricas: educadas. Respetuosas. Ordenadas.

Además de asqueroso y condescendiente, el amor romántico como punta de lanza para la conquista de derechos civiles es ineficaz. No es enamorarme lo que me vuelve persona. No soy sujeto político por amar. Nadie lo es. En nuestro caso, el amor es el tropo que sustituye a la dignidad humana. “Mire a la marica, sí es marica, sí el gusta por el culo, pero ama. Entonces, es persona.” “Mire a la marimacha, es cierto, parece hombre y quizá no ha probado una buena verga, pero ama.” “Mire a la travesti, está confundida, pero amAH MIRÁ ACÁ YA NO FUNCIONA ESTA MIERDA. Cuando le comenté al organizador del congreso que me parecía que el amor era un argumento débil e ineficaz, contestó “esta campaña ha funcionado en todos lados”. Perfecto, pero, ¿te has detenido a pensar en por qué?

La forma en que las poblaciones LGBTI han sido marginadas y precarizadas en nuestros países ha sido sistemáticamente considerada natural, resultado de nuestra  supuesta infrahumanidad. De algún modo, el edulcorar con “amor” un posicionamiento innegablemente político como la demanda de derechos civiles es una pueril respuesta a ello, como si la precarización de las vidas LGBTI les fuera constitutivo y no un resultado de nuestra activa expulsión de la comunidad de lo político por parte de conservadurismos disfrazados de moral e interés nacional. Amar no nos dará derechos. Yo, vos, soy, sos, somos personas estemos enamoradxs o no. La dignidad humana no se mendiga; se reclama.

Nuestras expresiones de afecto y deseo han sido ora fetichizadas, ora satanizadas. Eso es cierto. Es un error, empero, deducir de ello que son nuestras formas de amar las que se condenan. Se pena, se repele la existencia misma de personas sexo/género-diversas. Nadie te mete preso por amar, sino por sodomía, por desórdenes públicos, por atentados a la moral. En Costa Rica misma, expresiones de afecto y deseo fueron protesta en contra de la homo y lesbofobia que en menos de diez años ha dado como fruto un robusto movimiento LGBTI menos preocupado por amar y más por demandar para sí lo que de suyo le pertenece: todos los derechos para todas las personas. Incluso para los Ken Malibú.

Virginia Lemus
/

Virginia escribe desde y sobre lo que acontece en Centroamérica porque se hartó de que la gente que no vosea se hiciese cargo de ello. Estudia filosofía porque ahí va a parar la gente que no sabe qué hacer con su vida, excepto que ahora sí sabe que lo suyo son la Italian Theory y quisiera dedicarse a hornear pasteles pero la vida no la deja.


No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


7

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Luz Lancheros /

    19/01/2018 5:40 PM

    Adoré este artículo, sobre el activismo LGBTI en América Latina. De las mejores cosas que he leído.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    SABINA AGUILAR /

    19/12/2017 10:27 AM

    Lo que se me viene a la mente después de leer este artículos es: "la Alianza que se forma por la amistad y reciprocidad entre personas que comparten el mismo ideal y trabajan por alcanzar un mismo objetivo.
    Esta es indispensable para alcanzar la igualdad y por eso sugiere dejar atrás la rivalidad y ver a quien esté a mi lado como compañerxs.
    Se trata de descubrir que el éxito de las personas no es prueba del fracaso de otra, sino tomarlo como ejemplo y ver que es posible alcanzarlo" (Retomado de la Dra. Marcela Lagarde).

    En cuanto al título de Ken Malibu si lo vemos desde un punto de vista mas filosófico es una etiqueta para un grupo de personas y esto ocasiona un tipo de segregación, lo que se me hace un poco irónico ya que esto es por lo que se está luchando.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Herman M. Duarte /

    15/12/2017 1:30 PM

    Como creo que su nota y visión filosófica lo hace de buena voluntad,es que respondo algunas cosas con mucho respeto y humildad, con el único fin de aclarar algunos aspectos que considero que no son acertados, ya que como co-organizador del evento gratuito criticado (www.fundacionigualitos.org/congreso-1 está el detalle de las más de 26 conferencias por 54 activistas de 44 organizaciones). Dicho esto respondo:

    1. Reiteramos nuestra solicitud de reunirnos con organizaciones LGBTI, creemos que entre más hablemos, será más fácil encontrar puentes que podemos cruzar juntos. De El Salvador solamente atendieron a nuestra invitación Bessy Ríos (pero no obtuvimos fondos), Entre Amigos, Amate, Comcavis Trans, entre otras entidades y activistas independientes.

    2. Las causas del movimiento LGBTI son variadas e importantes, pero nunca son excluyentes ya que todas van a la misma raíz: la discriminación por ser diferentes.
    El hecho que el matrimonio civil igualitario sea una de ellas, no significa que se invalida al resto de luchas importantes. Matrimonio civil igualitario, no discriminación LGBTI, respeto a todas las personas trans ("...Hombre y Mujer, así nacidos"), respeto y aceptación a lesbianas, gays y bisexuales + son luchas que se engloban en esa pelea por la igualdad. La discriminación no distingue clase social, ni edad, color ni nada por lo que creemos que la lucha de todas las personas son importantes. Debemos enfocarnos en motivar a que más personas se sumen a la causa, entre más seamos, creemos que será mejor.

    3. Nuestra postura es que todo ser humano es igual en dignidad sin importar su orientación sexual, identidad de género, religión o cualquier otro factor. Al nacer iguales y tener igual dignidad, el acceso igualitario a la institución civil del matrimonio debería estar disponible para todas las personas, la OPCIÓN debe estar disponible a todas las personas. Es injusto la segregación que existe en decir que unas personas "sí pueden proteger a sus seres queridos y otros no." No es justo.

    Las verdaderas amenazas a los derechos lbgti no están por "los Kens (o por las barbies)" sino en los grupos radicales ultra conservadores que buscan promover odio, dañar a los demás y que nos segreguen completamente de la sociedad, nos dejen sin empleos y promuevan nuestros asesinatos.

    Soñamos con sociedades donde nadie sea discriminados por ser quienes son. En lo personal, yo tuve que abandonar El Salvador por discriminación laboral, no pude conseguir el "trabajo estable" que tu afortunadamente tienes. Pase un año desastrozo en el año 2011-2012, buscando clientes, buscando una oportunidad laboral y en todo lado me dijeron que no porque era abiertamente homosexual. Ahora, que he podido desarrollar mi carrera como abogado, sobreponiendo sesgos de ser extranjero y homosexual en un país predominantemente católico y conservador, y busco desde esta posibilidad aportar desde mi trinchera, desde donde yo puedo trabajar y así contribuir en mejorar mi país del cual me vi expulsado.

    Finalmente cierro con el Dr. Martin Luther King quien nos planteaba la "más persistente y urgente sobre la vida '¿qué estamos haciendo por los demás?"

    Estamos a tus órdenes, un saludo cordial.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Élmer L. Menjívar /

    15/12/2017 10:13 AM

    Creo que en esta lucha caben todas las causas y todos los intereses, no hay ruta segura y sobran los casos en que solo se ha podido avanzar desde la disidencia, incluso en disidencia frente a la agenda LGBTI oficial. Yo celebro la diversidad y las energías desde todos los sectores y seccionalidades. Cada quien tiene derecho de establecer sus prioridades, y cada quien tiene el derecho de no estar de acuerdo y manifestarse con lo que otros hacen. Me parece peligroso deslegitimar el trabajo de otros solo porque no se hace con mis prioridades y puntos de enfoque. La diversidad abarca la disidencia, la creatividad para aprovechar las ventajas (justas o injustas) para abanderar la causas que cada quien priorice. Me parece valioso expresar el desacuerdo de un sector y que se difunda porque sacude la inercia y la presunta armonía en los movientos LGBTI, que son letras con vida propia que siempre podrán articularse (o no), y no unas siglas fundidas en la abstracción que elimina diversidades y reivindicaciones.

    🖖

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Karla Avelar /

    15/12/2017 2:03 AM

    Quiero iniciar diciendo que soy una Mujer trans y que conozco de cerca al organizador de dicho evento al que se refieren.
    Yo personalmente puedo decir que no conozco detalles sobre el financiamiento que recibieron y no lo cuestiono, pues ellos conocen sus responsabilidades con sus donantes y en ese sentido no puedo decir que no se invito a personas trans por falta de recurso o por discriminación de la alta de chicos gay los "Ken Malibu" como menciona la nota; pero si puedo decir que en lo personal fui invitada a participar a dicho evento, lamentablemente me fue imposible.
    Así mismo tengo entendido el organizador de dicho evento a apoyado ha organizaciones trans a formulación de demandas ante la CIDH este 2017 específicamente a una organización trans de El Salvador "COMCAVIS" y otras por ejemplo,donde participaron en representación de esta organización la actual directora Bianka Rodrigues y Camila junto a otras personas de otras organizaciones que les apoyaron y otras acciones sin cobrar ni un centavo. En ese sentido me es difícil respaldar que sea por discriminación y ciertos persecciones que no hubo mayor participación trans en dicho evento señalo muy tácticamente que justo en este momento la población trans tenemos un buen posicionamiento político y que si se funcionara y articulara con el resto de movimiento sociales y las diferentes expresiones de Orientación Sexual e Identidad de género fuéramos mas fuertes y mas difíciles de vencer tenemos que convencernos que las luchas sociales deben de ser unánimes osea La lucha de los Ken Malibu debe de ser la lucha de las trans y la lucha de las trans debe de ser la lucha de los Ken Malibu y ambos proyectos como la Ley de identidad de Género y el matrimonio igualitario son y deben ser prioridad para todos.

    Los enemigos no estamos dentro están afuera y son los Estados, Políticos, Fundamentalistas, religiosos, nuestros asesinos quienes nos quieren ver desarticulados y confrontados entre nosotras y nosotros mismos.

    Seguramente no fue un evento a la perfección, pero se esta haciendo la lucha y eso no se discute; y precisamente por los avances logrados es que esto hoy es realidad .... todos y todas juntos y unidos somas mas fuertes.

    saludos a todos y todas ...... esto lo escribo en calidad de activista independiente.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ana Lorena Carrillo /

    14/12/2017 3:24 PM

    Excelente artículo. Da en el clavo, sin tapujos. Bien informado y maravillosamente escrito.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones