¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Me dolió más amar que cobrar: reflexiones de una puta en contra del amor romántico

¿Cuántas de nosotras hemos hecho cosas que no queríamos hacer con nuestras parejas, con el chongo, o con el pibe que nos gustaba? ¿Cuántas accedimos, cuando en realidad no teníamos ganas pero terminamos aceptando por la presión social de cumplir con el mandato patriarcal de ceder siempre ante el placer del otro? Yo me sentí prostituta aun no ejerciéndolo.

Volcánica amor romántico trabajo sexual v2 volcanica

Foto: Álvaro Minguito, El Salto.

¿Cuántas de nosotras hemos hecho cosas que no queríamos hacer con nuestras parejas, con el chongo, o con el pibe que nos gustaba?

¿Cuántas accedimos, cuando en realidad no teníamos ganas pero terminamos aceptando por la presión social de cumplir con el mandato patriarcal de ceder siempre ante el placer del otro?

¿Cuántas de nosotras dijimos “sí” cuando en realidad queríamos decir “NO”?

¿Cuántas veces cedimos en nuestras relaciones hasta casuales e hicimos cosas que no deseábamos hacer?

¿Cuántas veces con él arriba, él abajo o en cualquier otra posición pensamos en las cuentas que teníamos que pagar, en nuestras responsabilidades al día siguiente, y en que acabe rápido así poder dormir y descansar?

Yo me sentí prostituta aún no ejerciéndolo. Y ya siendo trabajadora sexual aprendí a poner condiciones, a decir esto sí hago, esto otro no. Cobro tanto, voy a tal hotel, mi servicio dura tantos minutos.

A veces voy a trabajar sin ganas prefiriendo quedarme en mi casa, ¿a quién no le pasa?

A veces hasta proyecté soñar, encontrarme a mi cliente salvador y no trabajar más, flasheando príncipe azul, pero dándome cuenta que de igual manera iba a seguir trabajando para él, cediendo parte de mi autonomía económica y a pasar a depender. No era tan buen negocio.

También me enamoré, claro, si las putas también tenemos sentimientos, aunque esto no cabe en el imaginario social.

Sufrí un montón, lloré como una boluda, a mí también me rompieron el corazón y otras cosas más.

Feminista, puta organizada, mujer empoderada, así y todo caí en el régimen heterosexual y en las garras del amor romántico.

Sufrí. Cedí. Me olvide de mí, lo priorice a él. No negocie nada, a todo dije que sí, aunque no quería, aunque a veces no tenía ganas, sentí que ese era mi deber. Después volvía  a la esquina y se me pasaba, ahí todo negociaba, ahí decía que no, y había clientes que me respetaban.

Una vez uno de ellos me descolocó totalmente al decirme “yo te pago pero si disfrutamos los dos. Decime qué te gusta que te hagan y lo hago”. Por dentro mío pensaba “¿por qué estas palabras mágicas no salen del chongo que me gustaba en la adolescencia, de mi novio o hasta del padre de mi hije?

¿Por qué me pasa acá en mi trabajo, y no afuera del mismo?

Porque acá yo negocio, y atravesada por el amor romántico se me va el feminismo a la mierda y me garchó al patriarcado cumpliendo con el mandato de ceder frente a su deseo y placer, desde la gratitud y por amor. Servicio completo. Sexo gratis trabajo no remunerado. Siendo puta no le soy funcional, porque al patriarcado al menos le cobramos.

Sufrí más estando enamorada que trabajando de puta aunque los de fuera crean que en nuestras casas estamos a salvo y que los únicos machistas son los clientes de las trabajadoras sexuales.

La calle me dio esa libertad que en mi casa me prohibieron, la calle me enseñó lo que en mi casa ni se hablaba.

Aprendí a amar desde el desapego, deconstruyendo el amor romántico y aunque reconozco que me cuesta porque sigo atravesada por miles de prejuicios, déjenme decirles, hermanas, que amar desde el desapego al menos no duele tanto.

 

Georgina Orellano
/

Georgina Orellano es Trabajadora Sexual feminista y secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina AMMAR. Ha publicado artículos sobre trabajo sexual y feminismo en distintas revistas y ha participado como panelista en diversos congresos y encuentros nacionales e internacionales sobre Derechos Humanos, género, trabajo sexual y feminismo. Hace parte de la Mesa Nacional de la Central de Trabajadores de Argentina CTA. Empezó a ejercer el Trabajo Sexual a los 19 años en la vía pública y a militar por el reconocimiento de derechos laborales a los 24 cuando un vecino de la zona donde ofertaba servicios intentó expulsar a las Trabajadoras Sexuales del lugar. Desde ese momento se vinculó a AMMAR y en el 2013 fue elegida presidenta de esta Organización que se creó en Argentina a fines de 1994 para luchar contra la violencia policial.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

7

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Yio /

    12/07/2019 5:04 AM

    No se como llegué acá... Estoy viéndome con una prostituta a la cual no puedo verla de esa manera. Me atrae cómo mujer y como persona. Ya lo sabe, le dije que ella me encanta y me gusta, me pidió vernos sin cobrarme nada si es que lo prefiero, me dijo que le gusta pasar el rato conmigo pero me confunde enormemente porque por momentos es fría, a veces no me manda 1 solo mensaje, me responde 4 horas después. Estoy enamorado de ella, pero no la entiendo. No veo su interés.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Marisa /

    19/02/2019 9:02 PM

    Esta pedazo de asco es una mentirosa la conozco se droga y miente.. no le importa nada ni nadie con tal de salircon la suya.. quien se puede enamorar de ella si es una persona oscura te manda a fajar cuando quiere por cualquiera de su entorno

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    Mariano Dìaz /

    17/02/2019 6:42 AM

    A favor ó encontra..... al final es una puta. Hace lo que quiere y obtiene dinero.... Lo que la mayoría hacemos todos los días, unos con educación, otros con el poder de su puesto, algunos dentro del marco de la ley y cuantas más permutaciones de posibilidades existan.
    El derecho de hacer lo que se nos ronca la puta gana, y de todas formas ser juzgados, no nos escapamos.
    Por cierto, mi morbo me hizo perder el tiempo leyendo el presente artículo.... pa que putas

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    Maruca /

    15/02/2019 11:08 PM

    Basta de darle voz a esta mujer, debería darle pena llamarse feminista y estar a favor de proxenetas, que diga donde están las mujeres víctimas de trata, porque ella sabe y no hace nada! Solo le importa el dinero, y hoy 15 de febrero del 2019 se le cayo la máscara atacando a feministas, violenta y misógina es lo que es, EL FEMINISMO ES ABOLICIONISTA!!

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    Carlos catlan /

    15/02/2019 3:41 PM

    Dicen qué hay putas vendidas y putas se corazón,yo prefiero las segundas.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Marlon Suarez /

    15/02/2019 12:08 PM

    El amar es dar sin esperar nada a cambio,
    es entregarse incondicionalmente al ser amado pero.... para los jóvenes hoy en día y principalmente las jovencitas el amor significa dinero, que les compren zapatos, cadenas, perfumes, dinero, etc. Si no hay eso entonces ya no te "amo".

    Si una pareja practicara el principio de darse incondicionalmente construirían cosas maravillosas y estarían bien cimentados.
    Lamentablemente las nuevas generaciones no quieren compromisos, les aterra!

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Juan José cervantes /

      10/05/2019 7:07 PM

      Esuna genia le deseo lo mejor y no creo lo q dicen es mas deseo conocerla y compartir mis experiencias como activista de genero. . Te admiro y respeto y continua siendo tu. Algun dia compartiremos . Te veo autentica guerrera

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones