¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

UVG: La lancha y la reconstrucción de la tragedia cierran el juicio por muerte de los tres estudiantes

Buscar justicia le ha tomado a tres familias esperar siete años y recorrer durante las últimas catorce semanas 293 kilómetros cada quince días. El juicio por la muerte de sus hijos —tres estudiantes de la Universidad del Valle de Guatemala— está en la recta final. Para el 30 de mayo se espera la sentencia. Esto ocurrió en las últimas dos audiencias.

Actualidad CGN Izabal Juicio UVG P147 Universidad del Valle de Guatemala

Los papás de Ángel de León se abrazan durante la inspección de la lancha donde murieron su hijo y otros dos estudiantes de la UVG. Al fondo se observa a Lemuel Valle, el único acusado en el caso.

Fotos: Carlos Sebastián

[¿Aún no recibís La Jugada? Suscribite aquí y recibí en tu correo una explicación de lo más importante del día.]

El final del juicio se esperaba en la octava audiencia, el pasado 15 de mayo. El Ministerio Público, los abogados de las familias, de la Universidad del Valle y de la Compañía Guatemalteca de Níquel estaban listos para presentar sus alegatos finales del juicio contra el biólogo Lemuel Valle, acusado de homicidio culposo en la muerte de Nahomy Lara, Juan Carlos Velásquez y Ángel de Léon.

En este debate también se discute la responsabilidad de la universidad y la mina en la actividad que llevó a los estudiantes a la muerte la noche del 31 de marzo de 2012.

Se esperaba que después de escuchar a más de 20 testigos, de ver horas de material audiovisual y decenas de documentos, de hacer una inspección a los chalecos que se supone que los jóvenes tenían puestos el día que fallecieron y de revisar la lancha en la que realizaron un monitoreo de cocodrilos, cada una de las partes expusiera su conclusión del caso e hiciera una última petición al tribunal.

Pero todos deberán esperar un poco más. Por la ausencia de la abogada titular del biólogo Lemuel Valle, el juez Jesús Felicito Mazariegos reprogramó la continuación del juicio para el 30 de mayo próximo. Lilian Guerra, quien ha defendido al acusado desde que el caso inició, sufre quebrantos de salud y fue sustituida en las últimas dos audiencias por otra abogada de la Defensa Pública Penal.

Jorge García, fiscal a cargo del caso, explicó que no dudaban que la abogada estuviera enferma, pero que no tuvieron a la vista ningún documento que acreditara su estado de salud, por lo que le insistió al juez que continuara con el juicio, lo mismo pidió el abogado de la CGN.

El fiscal García también reclamó que el caso estuvo detenido durante casi cinco años por amparos presentados por los abogados de la UVG.

Audio: Cinco papás y mamás versus una minera y una universidad

El juez suspendió el juicio para esperar a la abogada Guerra, quien conoce el expediente a detalle, para garantizar el derecho de defensa del acusado en la recta final del juicio.

Previo a que se postergara el debate, el Ministerio Público proyectó un video de la reconstrucción de los hechos realizado el 9 de diciembre del 2014 en El Estor, Izabal, en el mismo punto en el que según Lemuel Valle volcó la lancha y lo lanzó a él y a los tres jóvenes al agua.

En la calurosa sala de audiencias del Tribunal de Puerto Barrios, Izabal, todos los ojos estaban puestos sobre una televisión. Las imágenes eran nuevas para el juez, pero no para los fiscales, abogados y familiares de los jóvenes. Esa reconstrucción fue narrada por el acusado, a quien le insistían en que diera los detalles de todo el recorrido porque es el único que estuvo allí y sobrevivió.

 

Panorámica de la sala de audiencias en Puerto Barrios, Izabal, donde se desarrolla el juicio por la muerte de los estudiantes de la UVG.

Panorámica de la sala de audiencias en Puerto Barrios, Izabal, donde se desarrolla el juicio por la muerte de los estudiantes de la UVG.

En la sala de audiencias se escuchaba cómo hace más de cuatro años, la abogada Lilian Guerra pidió que el momento cuando la lancha volcó fuera recreado sin luz, con luz y a diferentes velocidades. En la embarcación donde se hizo la simulación iban dos miembros del ejército y un policía joven, que simulaban ser Lemuel Valle, Ángel de León y Juan Carlos Velásquez, además de Brenda Orellana, madre de Nahomy Lara, quien pesaba seis libras más que ella y en la recreacción hizo los movimientos que según el sobreviviente, realizó su hija.

En ninguno de los ejercicios de la reconstrucción la lancha perdió estabilidad, pese a que Lemuel asegura que fue un movimiento abrupto de Nahomy el que hizo que la lancha perdiera estabilidad y se volteara.

Nota relacionadaReconstrucción de la escena del crimen: los tres estudiantes deberían estar vivos

En la audiencia del 2 de mayo el Ministerio Público llevó la lancha al tribunal. Después de los hechos, la Fiscalía la confiscó y almacenó; ahora es parte de las pruebas en el juicio.

Debajo el intenso sol de Puerto Barrios, el juez Mazariegos inspeccionó la lancha en presencia de los fiscales, abogados y tres de los padres de los estudiantes. Luis Pedro Valdeavellano, abogado de la Universidad del Valle midió la lancha y dijo que había una diferencia en centímetros con la embarcación descrita en la acusación. También alegó que la misma fue puesta a disposición de la Policía Nacional Civil en septiembre de 2012 y que los hechos ocurrieron en marzo de ese año, por lo que no existe la certeza de las condiciones en que la Fiscalía la recibió ni del cuidado que le dio mientras estuvo bajo su custodia.

La embarcación hecha de fibra de vidrio se veía descascarada y en algunas partes podrida. María Chavarría, una de las estudiantes que estaba en la mina cuando los jóvenes desaparecieron, cuando testificó en el juicio recordó que sus compañeros y miembros del ejército encontraron la lancha flotando a orillas del lago y que cuando la sacaron del agua, una parte se quebró y quedó en la mano de un soldado.

 

En una de las últimas audiencias se llevó la lancha donde viajaban los estudiantes de la UVG que murieron en un trabajo de campo en la mina CGN hace siete años.

En una de las últimas audiencias se llevó la lancha donde viajaban los estudiantes de la UVG que murieron en un trabajo de campo en la mina CGN hace siete años.

La espera

—Que se haga justicia por siete años de dolor y se responsabilice con la pena máxima a Lemuel Valle y a las entidades responsables—, dijo Brenda Orellana en una entrevista con Nómada realizada previo al inicio de la audiencia.

 

Brenda es madre de Nahomy Lara. Junto a Edna Marroquín y Mauricio Velásquez —padres de Juan Carlos— y Diana Palacios y Carlos de León —padres de Ángel— han viajado cada quince días a la sede del Organismo Judicial en Puerto Barrios, a 293 kilómetros de la Ciudad de Guatemala

Los cinco piden que los responsables sean sentenciados con la pena máxima de cárcel y también esperan que la muerte de sus hijos se dilucide. Todos consideran que los jóvenes fueron asesinados y no creen que se haya tratado de un accidente por las inconsistencias en las declaraciones de Lemuel Valle y los golpes encontrados en la cabeza de Ángel y Juan Carlos y hematomas en las piernas de Nahomy.

***
Cobertura del juicio
Día 1:
Un inicio lleno de dudas y tensiones
Día 2:
Cervezas, unos golpes sin explicar y una lancha
Día 3:
Un relato conmueve la sala de audiencias
Día 4:
El juez, el rector y el papel que no cuadra del gerente de la mina
Día 5:
Exnovia de Ángel despierta inconsistencias
Día 6:
Cómo reaccionó la mina ese día y la tranquilidad del acusado
***

Jody García
/

Periodista. También lectora y pintora. Trabajó dos años en Diario La Hora cubriendo el sistema de justicia. Llegó a Nómada por el futuro. @Jody_Garcia_


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

3

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Mario Paredes /

    18/05/2019 1:14 PM

    Pues con el perdon de la familia el que saldra condenado y mas perjudicado es Lemuel que es el eslabon debil de los demandados. La Universidad debiera pagar sobre todo cuando por aprobar todos esos ejercicios supervisados le cobran al estudiante. No veo la culpabilidad de la mina ellos si bien se benefician con el estudio si no lo hubieran hecho funcionaran igual teniendo en cuenta como es Guate que el ambiente pela y a pesar de eso dejaron entrar a los estudiantes.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Alaide González /

      20/05/2019 2:12 PM

      Lemuel no es víctima porque desde el principio sus declaraciones son contradictorias e ilógicas. Por qué nunca ha dicho la verdad? Quién le pagó para mentir? A quién encubre?

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Edgar López /

    18/05/2019 10:13 AM

    Bien Jody, monumental cobertura.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones