Baldizón quisiera que lo viéramos como Mandela (y por eso ataca a los periodistas)

Recuerdo la primera vez que fui a la oficina de Baldizón en el Congreso. Fue hace casi 10 años, cuando era un diputado del PAN de López Rodas y representaba a Petén. Tenía la oficina tapizada de fotos suyas en periódicos. Un megalómano con poca autoestima y poco futuro, pensé. Nunca creí que fuera comprar a tantos políticos para ser presidenciable y tampoco que fuera tan rabioso y resentido contra quienes no puede comprar, como Juan Luis Font.

ataques a la prensa Baldizón El auge y la caída de un corrupto Juan Luis Font libertad de expresión n135 Opinión P147 peligro periodismo independiente
Esta es una opinión

Baldizón vota en 2011 en Petén. Algo así quisiera que fuera el periodismo.

Foto: Alberto Arce, Plaza Pública (CC)

El político de los abuelitos era como se vendía. El político intelectual era como se vendía. El político perfecto era como se vendía. Dos personas fueron los primeros que le creyeron a cambio de una buena suma de dinero. Álvaro Colom y Sandra Torres, que ahora se arrepienten. Lo dejaron ser tercer lugar del listado nacional y presidente de la Comisión de Finanzas del Congreso, desde donde amasó una chequera enorme, indispensable para su proyecto presidencial.

Ahí, en 2008, fue cuando fui por segunda vez a su oficina. El “Mandela” guatemalteco en realidad era un chanchullero guatemalteco. Como periodista, demostré que se había robado un terreno municipal en el lago Petén Itzá frente a la isla de Flores para hacer un centro comercial. El alcalde (al que compró) en Flores le vendió el terreno como a Q5,000 a su asistente, que se lo vendió como por Q7,000 a su guardaespaldas, que se lo vendió como por Q14,000 a su empresa Balvar, suya y de su esposa. El terreno tenía un valor de US$5 millones (Q40 millones). Hizo este truco para que si algún día lo acusaban penalmente al alcalde y a él, argumentaría que el tercero que compra una propiedad no tiene por qué saber que tiene un origen corrupto y no se la pueden quitar.

Lo peor no fue que para la investigación tuve que viajar a Petén a escondidas del entonces subdirector de Prensa Libre (amigo de Baldizón, y ahora director) sino que cuando le conté que a unas de mis fuentes, estudiantes de la USAC de Petén, los había metido presos (con el juez que compró en Petén) no los defendimos.

El mensaje de Baldizón para sus críticos: se compran o a la cárcel.

Tres años después, en la segunda vuelta de la campaña electoral, su partido hizo campaña negra usando a sus mismos críticos. Primero imprimió volantes “firmados” por los estudiantes de la USAC de Petén contra Pérez Molina y después imprimió stickers con el logo de Plaza Pública (en donde habíamos sacado que compraba diputados por Q500,000 y que había comprado su doctorado honoris causa en internet) para hacer críticas contra Pérez Molina y lo había repartido a embajadas.

Pero conforme avanza en su objetivo presidencial (que yo, sinceramente, no creo que consiga) va pensando que todos en la política nacional somos comprables o callables. Hasta que se topó con un periodista como Juan Luis Font. Juan Luis es un baluarte de nuestra democracia. Fundó y dirigió elPeriódico hasta convertirlo en un referente de periodismo independiente. Y ahora fundó una revista investigativa, ContraPoder, que es ya el referente del periodismo impreso en el país.

Desde la revista y desde Canal Antigua contaron el año pasado que plagió el contenido de un libro que firmó (hecho descubierto por Phillip Chicola y Gloria Álvarez) y descubrieron que había plagiado su tesis doctoral en la USAC. Además, periódicamente cuentan la política nacional, con escepticismo respecto de todos los partidos, incluyendo al grupo de diputados que fueron echando de otros partidos o se fueron a cambio de dinero y que se hace llamar Líder. Juan Luis es, probablemente, el periodista más riguroso y balanceado del país.

Pero eso de contar la política nacional de manera independiente (algo raro en el mundo y en particular en Guatemala) es algo que no le cabe en la cabeza a Baldizón. Por eso creó su propio grupo de medios, que en Nómada denunciamos con un titular acorde al candidato anticipado: Si Baldizón es Jesucristo, estos medios son su San Pedro. En estos medios, Baldizón se ha dedicado desde este año a inventar mentiras contra Font, a mencionar en el pasquín a su esposa (y escritora) María Olga Paiz, y a incluir en sus ataques al columnista Pedro Trujillo.

No hay filtro para don Baldizón. Ni límites que él se autoimponga.

A la difamación contra Font ahora se suma una demanda penal por parte de su diputado Luis Chávez. Lo acusa de chantajearlo y quererle cobrar dinero.

Como si todos en este país nos moviéramos por el dinero. Como si todos pudiéramos ser comprados. Y aunque ha ido comprando a muchos (desde directores de medios locales y nacionales hasta el más clientelar de los políticos, que no es Mandela sino su clon, Arnoldo Medrano), que sepa que no todos tenemos precio, y Juan Luis particularmente no lo tiene.

Yo sé que eso de leer libros o historia no se le da mucho a don Baldizón. Pero sí debería hacer el esfuerzo y aunque sea que le hagan un resumen con puntos sobre todo lo que nos ha costado en este país la libertad de prensa y la libertad de expresión. Vaya y lea sobre Irma Flaquer, sobre todos los periodistas de los años ochenta, sobre Siglo XXI, sobre Crónica, elPeriódico y muchos periodistas en Prensa Libre, sobre Plaza Pública, sobre ContraPoder, sobre Soy502, sobre Nómada.

(Y deberían leerlo también otros actores políticos que se ponen a hacer demandas penales contra periodistas, columnistas o activistas sociales.)

Ahí, si lo leen y lo comprenden, tal vez se van a dar cuenta que no quieren meterse a esta pelea con los periodistas y los ciudadanos independientes.

Mientras llega ese momento de su iluminación, aquí estaremos para convivir en la democracia con ustedes y los políticos que quieran participar. Y los podemos recibir, independientemente de sus visiones sobre la política, con el mismo respeto y escepticismo que les ofrecemos a todos.

Martín Rodríguez Pellecer
/

Es el director y CEO de Nómada. Es guatemalteco, perseverante y alegre. Empezó en el periodismo en 2001 en cartas de lectores. En 2011 fundó Plaza Pública para la URL, y en 2014, Nómada. Estudió una licenciatura en la UFM y una maestría en Estudios Latinoamericanos en la UAM. Fue finalista del premio FNPI en 2013 y 2017. Ganó el premio nacional de periodismo en 2004 y 2017. Es políglota y feminista. @Revolufashion


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

5

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    ANONIMO /

    21/07/2015 7:57 AM

    […] periodismo independiente desagrada a Manuel Baldizón. El rechazo a la prensa fue el primer punto del discurso del diputado Villate. Su intervención […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Gustavo Hernandez /

    18/01/2015 11:51 AM

    Claro, Baldizón es un chanchullero y que político no lo es, pero dejenme decirles que con el correr de los años el sistema existente que nos gobierna lo es así porque el poder económico así lo a determinado que lo sea, de lo contrario no podrían continuar ellos en el poder , y de esa forma no seguir embriagándose de riqueza desbordante cimentada en la corrupción, la inconsciencia y el egoísmo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Pedro Lopez /

    17/01/2015 11:12 AM

    Hay que tener mucho cuidado. Está claro que Baldizón es un chanchullero, pero qué político no lo es. Ojalá el articulista pudiera mencionar uno solo. Y en el caso de los periodistas... tengo mis dudas. No todo lo que brilla es oro. No todos los que fundan periódicos tienen un compromiso con el país y la mayoría sí lo tienen para consigo mismos. Sea por "prestigio" o por acceso al poder simbólico. Y el dinero, está el dinero, cómo no? El dinero tiene que estar. Que alguien me lo niegue.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Bryan /

    16/01/2015 7:37 PM

    Excelente artículo; aunque, dudo mucho que lo vaya a leer este señor; y si lo lee, dudo que tenga la capacidad de entenderlo o de incluso terminar la lectura, porque de seguro antes se convertiria en un energumeno porque estan hablando, "mal"...mejor dicho, estan hablando verdades de él. Saludos! y bien hecho.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Estuardo Chiapas /

    16/01/2015 12:09 PM

    En un ejercicio mental fantasioso:
    Don Manuel ha determinado que para lograr ser el mandatario ejecutivo de nuestro país, se necesita billete. Mucho.
    Y también influencias a todo nivel posible; y ser un hábil vendedor de ilusiones... porque la gran mayoría votante, es fácilmente baboseable: de ahí el montaje de su personaje en proselitismo, para mejor identificación y ganancia simpatías.
    Continuando con el ejercicio:
    Todo obstáculo que se interponga entre él y la silla presidencial ha de ser superado: al casi cualquier costo posible ("casi", porque de matón aún no lo acusan, que yo sepa).

    Para concluir, insisto, el fantasioso mental ejercicio:
    Una vez apoltronado, será un presidente en continuo esfuerzo por pasar a la Historia como el estadista que nuestro sangrante paisaje precisaba en este momento...
    No; estoy equivocado: para concluir en si éste es un fantasioso ejercicio mental, habríamos de sobrevivir a enero de 2020: y atestiguar atónitos o entusiastas si entrega la banda presidencial sin haberse contaminado del virus de la sucesión continuada. Y un país más ruinoso si cabe, o uno en franca senda de recuperación como anhelamos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones