El final del proyecto político del Partido Patriota

Doce años, diez meses y cuatro días. Ése fue el tiempo de vida del Partido Patriota, fundado un 13 de junio de 2002 por el general Otto Pérez Molina, la comunicadora Roxana Baldetti y el empresario Alejandro Sinibaldi, y sepultado políticamente un 16 de abril de 2015, después de una investigación del Ministerio Público y la CICIG que reveló que su propósito político fue el asalto financiero del Estado desde las aduanas.

La corrupción no es normal análisis corrupción n246 Opinión P258 PP Recomendados
Esta es una opinión

Roxana Baldetti, en su último acto como secretaria general de su partido.

Foto: Carlos Sebastián

Su meteórico ascenso al poder en 2004 se debió a haber prestado su ficha para apoyar una candidatura presidencial in extremis de los empresarios, la de Óscar Berger. A cambio del apoyo pidió sólo cuatro oficinas: el Instituto de Turismo y otras tres claves para el control del crimen (o su administración): la Dirección General de Migraciones, la Dirección General de Aduanas y la Portuaria. Una década más tarde, la obsesión por controlar las aduanas fue la tumba del partido de la mano empuñada.

Para lograrlo tuvieron que pasar ocho años. Al salir de su primera vez en el Ejecutivo y a fuerza de una campaña anticipadísima y multimillonaria con fondos de la élite económica y de narcos, se coló a segunda vuelta, en la que perdió con Álvaro Colom. El financiamiento de multimillonarios y narcos no es una elucubración. Pérez Molina dijo al embajador estadounidense James Derham la mañana del 18 de septiembre de 2007 que había recibido dinero de las cuatro familias más ricas del país y reconoció que había tenido una relación con uno de los hermanos Mendoza, una estructura de narcotráfico desmantelada por la CICIG y el MP a finales del año pasado.

Después de una oposición populista que bloqueó cualquier iniciativa de la UNE (que luego ensalzaría en su gobierno, como la reforma fiscal o los programas sociales), ganó la Presidencia después de otra campaña anticipada y multimillonaria en 2011. La publicidad sirvió para promocionarse como un partido de militares institucionales, que rescatarían la solidez del Estado.

Pero su gobierno ha sido un desastre.

En su principal promesa de campaña, de seguridad y justicia, boicoteó a la más efectiva fiscal de la democracia, Claudia Paz y Paz, recortó su mandato y aportó para la anulación de la sentencia por genocidio contra Ríos Montt. Además, redujo la velocidad con la que habían bajado los crímenes desde 2010, en la segunda mitad del mandato de Colom. En septiembre pasado, otra investigación de la CICIG y el MP demostró que Mauricio López Bonilla, ministro de Gobernación, nombró a la mayor parte del Sistema Penitenciario a sugerencia escrita del reo y militar Byron Lima. A diferencia de los tiempos de Claudia Paz y el ministro de Gobernación Carlos Menocal, que trabajaron de la mano con la CICIG, López Bonilla siempre aparece perdido en las conferencias para anunciar que desarticulan mafias relacionadas a su gobierno.

La promesa de la lucha contra el hambre fue otro fracaso. Aseguraron que bajaron como 1.2% la desnutrición. Y lo promocionan como logro. Su tercera política pública es el intento de reducir el salario mínimo y de dar más privilegios fiscales. Y llegaron a criminalizar a la protesta social al extremo de masacrar a ocho integrantes de los 48 cantones de Totonicapán.

En el Congreso institucionalizaron la corrupción en alianza con Manuel Baldizón y el partido Líder. Escogieron a jueces subordinados juntos. Escogieron al Contralor juntos. Cedieron durante veinte años todas las frecuencias de celulares, televisión, radio e internet sin cobrar un centavo de impuestos. Llevaron a la política a su nivel más bajo.

Pero su fracaso político no era importante para el proyecto. Su proyecto era asaltar al Estado desde las aduanas. Como lo hacían los militares en los setenta y como lo intentaron desde tiempos de Berger, la vicepresidente Baldetti y el presidente Pérez Molina estuvieron decididos desde el primer día a tomar el control sobre las aduanas y los puertos.

Primero privatizaron la Portuaria Quetzal en el miércoles de su primera semana santa como gobernantes, para que no tuviera la atención de los ciudadanos. Después, Baldetti logró colocar a una persona de su confianza, Claudia Méndez, como intendente de Aduanas en la SAT. Conforme avanzaba su gobierno, el presidente desoyó a todo el mundo e intervino de facto la SAT colocando a militares en las aduanas. Dijo que era para aumentar la recaudación y frenar el contrabando. Organizarlo, en todo caso.

Estas últimas dos medidas hicieron que perdieran a dos ministros de Finanzas muy capaces, Pavel Centeno y María Castro. También a un jefe de la SAT, Miguel Gutiérrez.

Eso no les hizo detenerse. Su siguiente idea fue privatizar la recaudación en las aduanas contratando a una empresa argentina. La oposición ciudadana los frenó.

Pero eso no consiguió detenerlos en su proyecto. Colocaron a la cabeza de la SAT durante dos ocasiones a personajes sin reconocimiento público y que resultaron ser parte de una estructura construida exclusivamente para defraudar a las aduanas. Y el director de orquesta era la mano derecha de la vicepresidente Baldetti. Juan Carlos Monzón, su secretario privado.

Aunque la CICIG y el MP no lo hayan dicho ayer, me parece obvio que Monzón no podría haber hecho nada sin el aval de su jefa. Y, como dijo otro embajador estadounidense, Stephen McFarland, Pérez Molina “is no baby in the woods” (no es ningún bebé solito en medio del bosque). Pérez Molina cedió el control de las aduanas a Baldetti, a militares y a empresas sin licitaciones. Pérez Molina nombró a los dos superintendentes presos, “aconsejado” por la estructura criminal capturada ayer.

Que insista en que toda la investigación fue producto de una petición de su presidencia o que Guatemala no necesita de un ente internacional resulta una pantomima. La estructura de defraudación aduanera del gobierno de Baldetti y Pérez Molina hizo ver como niño de primera comunión a Marco Tulio Abadío, aquel jefe de la SAT de peluquín y malos modales que organizó una mini-estructura de saqueo en tiempos del otro gobierno corruptazo de militares, el FRG.

Con esta investigación terminó de caérsele la pintura al proyecto político del PP. Un proyecto cuyo corazón era la defraudación aduanera. Descubiertos y a punto de enfrentar a la justicia, el PP se desmorona a velocidad de crucero. Tanto que este domingo está previsto que su precandidato presidencial y fundador, Alejandro Sinibaldi, renuncie junto a decenas de alcaldes y una veintena de diputados, y compita con un vehículo electoral de cartón, un tal MR que hace doce años fue parte de la alianza que llevó a Berger a la Presidencia.

La única tarea pendiente de Pérez Molina y Baldetti en estos ocho meses de mandato que les quedan es evitar que los descubran in fraganti para meterlos directito a la cárcel.

Adiós a uno de los peores proyectos políticos de la democracia.

Martín Rodríguez Pellecer
/

Es el director y CEO de Nómada. Es guatemalteco, perseverante y alegre. Empezó en el periodismo en 2001 en cartas de lectores. En 2011 fundó Plaza Pública para la URL, y en 2014, Nómada. Estudió una licenciatura en la UFM y una maestría en Estudios Latinoamericanos en la UAM. Fue finalista del premio FNPI en 2013 y 2017. Ganó el premio nacional de periodismo en 2004 y 2017. Es políglota y feminista. @Revolufashion


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

38

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    juan carlos romero /

    03/06/2016 9:03 AM

    que asco me das martin... el poco profesionalismo se nota en la forma resentida que escribís, dejando a un lado la objetividad y escribiendo basado en puras suposiciones que, valga de paso, das por hechos aunque no lo sabes...

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    nono /

    02/06/2016 8:18 PM

    Buena nota buena investigacion

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Josué /

    29/04/2016 7:58 PM

    Una profecía!

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    William /

    14/01/2016 9:27 AM

    Final del partido, mas no de nefastos personajes que cual sanguijuelas siguen mamando de esa teta llamada "gobierno democrático". Muchos de ellos solo cambiaron de zamarra para seguir en la misma historia por muchos años más, vean a Arístides Crespo, una alimaña que mejor debería de vestirse de payaso, porque ha pasado por todos los colores habidos y por haber en cuestión de partidos. Guatemala (duele decirlo) ya se la tronaron prácticamente, porque la tan mentada "democracia" ha servido solo como fantochada para que los poderosos de siempre sigan haciendo lo que les da la gana con el país, manteniendolo con hambre y en la ignorancia, por medio de políticos avorazados que lo que buscan es enriquecerse a como de lugar. Y si esperan algo diferente con el nuevo presi, creanme que será únicamente mas de lo mismo...la tormenta se avecina, ojala estemos preparados.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    21/08/2015 7:06 PM

    […] 1. El final del proyecto del Partido Patriota […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    11/06/2015 6:58 AM

    […] El final del proyecto político del Partido Patriota […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    07/05/2015 9:18 AM

    […] bien el proyecto político del Partido Patriota se acabó hace dos semanas, la explicación de la decisión de la Corte Suprema es compleja. En la Guatemala del año 2015 ya […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    26/04/2015 10:10 PM

    […] Una cuarta parte de la sala estaba ya vacía, mientras el resto de la gente estaba ya de pie buscando la salida y el encuentro con los buses que los llevaría de regreso a sus casas. Los pocos que quedaban, aburridos y acalorados, eran animados por activistas del Patriota, que con vuvuzelas y pitos los incitaban a saltar y corear las consignas. El partido está devastado. […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    22/04/2015 6:10 AM

    […] el secretario privado de la Vicepresidencia y dos jefes de la SAT nombrados por el Presidente, y el análisis de la obsesión de Pérez Molina y Baldetti con las aduanas desde 2003 –hace doce […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Edgardo Silva /

    21/04/2015 6:36 AM

    Deberiamos los guatemaltecos de pensar en opciones nuevas, estas salamandras buscarán ascilo con la UNE, LÍDER y TODOS, a muchos de ellos los hemos tenido durante mucho tiempo en el congreso facilitando al ejecutivo cuanto robo quiera.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones