10 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

El peligroso odio de Trump no acaba mañana

Estados Unidos ha sido el modelo de democracia de América Latina desde que nos fundamos como repúblicas hace 200 años. Pero ahora, con un bufón de miedo como uno de los dos principales candidatos a la Presidencia en las elecciones de mañana martes, con un 42% de intención de voto y sólo 3 puntos detrás de su contrincante, deberíamos encender todas las alarmas en el resto del continente.

Opinión P369
Esta es una opinión

Los (blancos) seguidores de Donald Trump, en un mitin.

Foto: Mic.com

Para intentar explicar este giro al fascismo más indecente, hay que contestar dos mitos sobre Estados Unidos. El primero es que ser la economía más potente del planeta genera prosperidad (y felicidad) para todos sus ciudadanos. Y el segundo es que su democracia es sana por la pluralidad de ideas y la libertad de expresión que se respiran.

(No intentaremos abarcar en este texto los peligros que representa Trump y su odio para el planeta Tierra, para resolver los conflictos más horrendos como Siria, zonas de África ricas en coltán o la crisis de violencia en El Salvador, Honduras y México, o para crear nuevos conflictos.)

1. El mito económico y su explicación mentirosa

La economía estadounidense cambió totalmente desde 1984 a 2016, como describe el periodista Thomas Friedman (que ganó 3 veces el premio Pulitzer). “Nuestras industrias producen el doble pero con un tercio menos de trabajadores. Y los puestos de trabajo no se fueron a manos mexicanas, se fueron a un microchip”.

La principal propuesta (falsa) de Donald Trump es renegociar los acuerdos de libre comercio “para regresar los trabajos que se fueron al extranjero” y poner un muro en la frontera con México “para evitar la inmigración ilegal”. Pero esto es una mentira. Esos trabajos no van a regresar y tampoco evitar la migración ilegal va a devolver los trabajos del siglo XX a los hombres blancos menos educados de Estados Unidos. Los inmigrantes ilegales no toman los trabajos de ensueño de los nacionales; toman los peores trabajos y dan a las sociedades que los acogen mucho más de lo que reciben (en impuestos, en servicios y en bienes producidos).

El problema es que Trump usa como herramienta para explicar los cambios la barata herramienta del odio. Del odio racial y macho.

En vez de pedir herramientas para que los ciudadanos puedan ser responsables de educarse mejor, capacitarse mejor, adaptarse a las nuevas condiciones de esta era, su explicación es culpar de los cambios a su competencia más débil: los latinoamericanos y las mujeres.

Hace un mes, el Washington Post publicó un audio de 2005 en el que Trump cacarea sobre abusar sexualmente de mujeres.

– Mejor me como unos tic-tacs, por si la beso (a su trabajadora de la televisión). ¿Sabés? Me siento automáticamente atraído a las guapas. Simplemente las comienzo a besar. Es como un imán. Las beso. Ni siquiera espero. Y cuando sos una estrella (y su jefe), te dejan hacerlo. Podés hacer cualquier cosa. Te dejan hacer lo que querás. Besarlas. Agarrarles la pusa. Podés hacer lo que querás.

Lea: Nunca más volveré a ser cómplice de un Trump

Después del evento, hace un mes, 11 mujeres salieron a denunciarlo públicamente por haber abusado de ellas. ¿Saben cuánto bajaron sus posibilidades electorales según el sitio 538? Nada. Subieron de 39% a 42%. Porque para casi la mitad de estadounidenses, las mujeres no deberían poder trabajar libres de acoso sexual de sus jefes; deberían regresar a su lugar en el siglo pasado, el lugar que los nazis definían como KKK: Kinder, Küche, Kirche; Niños, cocina, iglesia. Y añadámosle otro rol: objetos sexuales.

Lo grave es que esta suma de KKK + racismo para explicar la sociedad fue adoptada ya como propia por el partido tradicional de la derecha estadounidense, el partido Republicano.

El partido que en 1854 se funda como anti-esclavista y pasa la ley para acabar con la esclavitud con Lincoln, pero en 1870 decidió que había sido suficiente lo que había hecho por los negros del Sur de Estados Unidos e hizo poco porque se cambiaran sus condiciones de vida. Y cuando en los años 50 y 60 del siglo pasado los negros querían realmente ejercer la ciudadanía, liderados por Martin Luther King, Malcom X, Nina Simone y tantos otros líderes, el partido Republicano estuvo expresamente en contra de la igualdad racial en derechos.

Pero ahora es peor: institucionalmente el partido Republicano pasó del egoísmo de Reagan en los 80, a tener un ala específicamente libertaria y religiosa bajo la sombrilla del Tea Party desde 2008, a adoptar el fascismo de Donald Trump como su candidatura presidencial en 2016.

Este gráfico de Vox lo explica de maravilla. Está en inglés, pero puede configurarse abajo a la derecha para poner subtítulos en español.

 

Después de todo, el libertarianismo del Tea Party –algo parecido al de la UFM guatemalteca– hace creer a sus seguidores que el egoísmo es el legítimo y más efectivo motor social y les hace creer –como la teología de la prosperidad neopentecostal en su peor versión– que los pobres son pobres porque quieren.

Y de legitimar el egoísmo al odio hay un paso.

Hacer el puente entre la UFM –que legitima el egoísmo– y el facismo –que legitima el odio– no es gratuito. El fundador de la UFM, Manuel Ayau, fue candidato vicepresidencial del partido fascista MLN y se enorgullecía de que le dijeran de apodo 'Muso', por Mussolini, el dictador italiano aliado de Hitler. Y es que a los libertarios no les desagrada el facismo como al resto de la sociedad. Paul Ryan, el líder libertario de los republicanos del Congreso gringo, dijo que no hará campaña por Trump después de su comentario de 'grab them by the pussy' pero que igual votaría por él.*

2. El mito democrático y de libertad de expresión

Estados Unidos es famoso porque ha tenido el mejor periodismo del planeta y defiende la libertad de expresión como el pilar que es para la democracia.

Tienen buena parte del mejor periodismo desde medios tradicionales como The New York Times, The Washington Post, CNN o el Newyorker, y se han renovado con medios nuevos, todos nativos digitales, como Quartz, Vox, Mic, FiveThirtyEight (538), Slate, Fusion, The Intercept o WikiLeaks. E incluso Vanity Fair se ha politizado y todos han fiscalizado la campaña. ¿Qué país tiene 12 medios tradicionales o nuevos, desde el centroderecha hacia la izquierda, que fiscalicen a sus políticos y a sus poderosos? Pocos.

Pero ese no es el problema. El problema es que el medio más seguido e influyente en Estados Unidos es uno que se fundó en 1996 por un magnate australiano e indecente que se llama Rupert Murdoch, el canal Fox News. Un canal promovido por el gobierno republicano de George W. Bush (2000-2008) como una alternativa a CNN, al que rebasó como primer lugar en audiencia desde el año 2002. Un canal que no hace periodismo sino propaganda de odio. Un canal que marca la comprensión del mundo del 40% de Estados Unidos.

Y necesitamos explicar los cambios en el mundo y la sociedad con más periodismo y menos propaganda. En Estados Unidos y el resto del mundo.

Vivimos cambios económicos y pasamos de una industria basada en trabajadores y máquinas a una basada en trabajadores y microchips.

Vivimos cambios demográficos y pasamos de una sociedad dominada por hombres blancos a una sociedad disputada por blancos, negros y latinos.

Vivimos cambios de roles y pasamos de una sociedad con mujeres KKK a una sociedad con mujeres empoderadas, plenas y competitivas.

Y las épocas de cambio han intentado ser explicadas por políticos, religiosos y periodistas. No es que seamos infalibles o que lo hagamos bien, pero los periodistas –de derecha o de izquierda, conservadores o progresistas– intentamos buscar la verdad. Buscar hechos, evidencias, datos que respalden lo que se afirma.

Fox y la extrema derecha no hacen periodismo. No buscan la verdad. Buscan viralizar propaganda.

Y lo más grave es que no hay un contrapeso a esas mentiras de propaganda de la extrema derecha por parte de los que tienen posibilidades.

¿Y quiénes tienen la posibilidad de detener estas mentiras y no lo hacen?

1. Facebook, que es la plataforma principal de distribución de noticias que permite que se disfrace la propaganda de periodismo (y ya anunció que no va a hacer cambios para discriminar o penalizar el contenido mentiroso).

2. El vehículo que convierte estas ideas mentirosas en políticas públicas: el partido Republicano.

3. Además, obviamente, de las empresas que se anuncian en estos canales de propaganda como Fox (¿o como Canal 3 y Canal 7?), las escuelas, las universidades, las iglesias y los ciudadanos.

La libertad de expresión, que defendemos desde Nómada, no puede ser absoluta. Necesita de contrapesos y límites. Y el primer límite es el fomento del odio. El segundo debería ser la búsqueda de la verdad.

3. Los riesgos del futuro

Mañana es la elección en Estados Unidos, un martes 8 de noviembre de 2016. Según el NYTimes, hay un 85% de posibilidades de gane las elecciones Hillary Clinton, la aspirante demócrata –en otro momento hablaremos de Hillary, que no es mi favorita por su defensa de que la NSA nos espíe a todos los humanos y por su intolerancia con sus fiscalizadores de WikiLeaks, pero es una candidata mucho más seria y está en el rango de las personas decentes; además, es la única que puede evitar la victoria electoral de Trump–.*

Es importante recordar que es una victoria electoral la que puede evitarse, porque lo que hizo Trump fue elevar el odio a otro nivel de legitimación. No es lo mismo que promueva el odio un pastor o un periodista, a que lo diga el casi presidente de Estados Unidos. Todo esto amplificado mediáticamente, porque el odio contra los migrantes o contra las mujeres es noticioso y no lo escucha durante dos años sólo un gringo, sino también un guatemalteco o un búlgaro.

Como escribió el periodista argentino Diego Fonseca, que vive entre Washington y Arizona:

“La ignorancia y el desinterés por comprender un mundo más complejo crearon un nuevo actor político en Estados Unidos, incapaz de lidiar con las instituciones, que demanda soluciones determinantes e inmediatas y no tiene respeto por ideas distintas al American Way of Life del dominio blanco del siglo XX. Ese nuevo actor político, un votante iracundo, es la bestia que Trump soltó y que merodeará al gobierno de Clinton. No quiere diálogo: quiere obediencia y acción”.

Friedman, el pulitzer, escribe la clave de lo que debería tener Estados Unidos para sobrellevar esta nueva era: “Lo más inteligente que podemos hacer es mantener nuestra economía tan abierta y flexible como sea posible –y así identificar rápido las señales de cambio para adaptarse–; crear oportunidades para que cada ciudadano pueda involucrarse en un aprendizaje constante durante toda la vida; que las habilidades de aprendizaje sean tanto de humanidades y humanas como de ciencias; que tengamos una política de inmigración que siga atrayendo a los tomadores de riesgo más imaginativos del mundo; y fortalecer nuestras redes de apoyo (como la seguridad social) porque esta era va a dejar a más gente detrás”.

Fonseca, el argentino, describe la realidad de la mayoría de estadounidenses: “La educación pública está afectada por serios problemas de calidad formativa y presupuestaria. El modelo de salud parece diseñado para matar de estrés financiero a las familias; los bancos, los millonarios y Wall Street tienen una gran vida sin responsabilidades sociales; millones de personas trabajan demasiado duro en pos de una promesa que no se cumple”.

La derecha estadounidense –sus partidos, sus líderes, sus medios, sus iglesias– necesita reinventarse y explicar la complejidad del mundo de una manera más verídica y alejada del odio. Por el bien de su país y del mundo.

***

Pero ahora viajemos dos horas en avión hacia el Sur. ¿Cómo vamos a enfrentar el futuro en Guatemala?

Tenemos los mismos orígenes de esclavitud que Estados Unidos y el resto de América Latina. Pero todavía no construimos industrias o ciudades capaces de dar más prosperidad y dignidad a los guatemaltecos. Somos el país que menos impuestos paga en el mundo, con lo cual no alcanza con ser el país que más persigue la corrupción en el continente, ni tampoco alcanza para educar mejor a los niños para que sean competitivos en 2025, ni tampoco alcanza para tener mejores redes de apoyo para los que se vayan quedando atrás. Quienes se queden atrás van a tener que arriesgarse a migrar por el México de narcos y violadores de migrantes y el Estados Unidos de Trump y sus seguidores llenos de odio.

Tenemos en Guatemala a una élite a la que mayoritariamente no le importa el país o no lo comprende. Y una clase media mayoritariamente egoísta y que tampoco comprende el país en el que vive. Y estamos fundados también –como Estados Unidos y casi toda América Latina– sobre los cimientos del racismo para legitimar la esclavitud y la desigualdad, y los cimientos del machismo KKK (niños, cocina, iglesia) para legitimar los privilegios de los hombres sobre las mujeres. Y estamos en un entrando a una nueva era económica y política con el mundo digital.

¿Quién va a explicar la complejidad de este mundo a los guatemaltecos?

 

* Este párrafo fue actualizado a las 22 horas del 7/5/2016.

 

* Este párrafo fue añadido a las 10 de la mañana del 7/11/16.

Martín Rodríguez Pellecer
/

(Guatemala, 1982.) Es el fundador de Nómada. Fue director y CEO entre 2014 y 2019. Es guatemalteco, perseverante y alegre. Actualmente es accionista minoritario, consejero y lector del medio. Fue periodista 20 años y se dedica a hacer consultorías para personas, instituciones y empresas. Es políglota y escritor. @Revolufashion


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


28

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    A. Hamilton /

    10/11/2016 4:07 PM

    ¿Quién va a explicar la complejidad de este mundo a los guatemaltecos?
    Pues seguramente no serás vos o tus elitistas colegas que tratan de explicarlo todo de forma dual. Tan o más simplista que el mundo que Trump ha sabido venderle a sus electores.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Luis Lewis /

    09/11/2016 10:04 AM

    Sigue la censura aqui en Nomada, Martin? No pasaron 30 minutos y otra vez mi referencia al documental 'The Choice 2016' que hizo PBS Frontline fue borrada... Y es pura censura porque nunca puse links a ninguna pagina web.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Bety Lima /

      09/11/2016 8:28 PM

      Lamento que sigan borrando comentarios. Pero no de detenga... que sus comentarios han sido vistos por personas de buen juicio que quiere una Guatemala imparable que no se deja engañar. Vamos Guate no nos dejemos más para que nuestra Voz se escuche.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      T. Jefferson /

      09/11/2016 11:08 AM

      En realidad algunos comentarios son eliminados a conveniencia por quien modera este sitio. Es bastante incómodo porque no existe ningún reglamento claro que defina lo que está o no permitido comentar y pareciera que todo depende del estado de ánimo con el que el moderador haya amanecido. A veces deja publicados los más ofensivos comentarios y otras veces borra las opiniones fundamentadas-documentadas. Es una pena porque con ello el sitio pierde seriedad.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Lana Porres /

    09/11/2016 9:15 AM

    Martincito y Cía.(Jerry Lewis) les cuento que ganó Trump...

    ¡Ay no!

    6

    ¡Nítido!

      Luis Lewis /

      09/11/2016 9:31 AM

      Pues ahora es cosa de fiscalizarlo!

      Le cuento que la esposa de el, Melania Trump, va a hacer historia en Washington con ser la primera dama en posar desnuda en una revista hace unos a~nos... Que dice de eso usted, Lana?

      La invito a conocer quien en verdad es Trump... vea el documental que menciono abajo...

      ¡Ay no!

      2

      ¡Nítido!

      JUAN FRANCISC /

      09/11/2016 9:29 AM

      Se acabo el financiamiento. por fortuna nómada tiene a un millonario de apellido Lewis que sustituirá a planned parenthood. Suerte mucha

      ¡Ay no!

      5

      ¡Nítido!

    Davidcito /

    09/11/2016 2:53 AM

    Acabo de leer 2 veces el artículo y aún no encuentro en él un atisbo de objetividad. Sé que a Trump se le puede reprochar (merecidamente) toda su inmundicia. El problema es que Hillary también tiene la suya (y mucha), pero ésa parece no importar. Ni Trump es un ogro ni Clinton es un ángel. Son dos caras del mismo monstruo. Con todo, es inevitable pensar que el financiamiento de Soros está detrás de artículos como este.

    ¡Ay no!

    5

    ¡Nítido!

      Alejandro Palmieri /

      11/11/2016 7:53 AM

      Aunque no estoy de acuerdo con mucho de lo que escribe Martín, creo que es pertinente aclararle a "Davidcito" que no tiene por qué haber objetividad en una opinión. El artículo es la opinión de Martín y punto. Así como la suya y como la mía. Que a usted no le gusta? A mi tampoco, pero no le puedo pedir objetividad en su opinión que por definición es subjetiva. Más allá de ello, los medios no tienen por que ser objetivos; lo único que si deben hacer es ser claros y abiertos en que no lo son. Embuste es pretender serlo y solapadamente apoyar a un candidato o a un movimiento. Ya es hora que nos dejemos de cuentos y seamos abiertos y debatamos las ideas, las debatamos y critiquemos incluso, pero no nos hagamos los papos y pidamos objetividad donde no la hay.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

      P. Choy /

      09/11/2016 7:05 AM

      Soros y Planed Parenthood del Obama Care y de Clinton ahora ya entiendo porque casi a diario sacaban artículos a favor del aborto tipo piñata, a diario era porque Clinton tenía esas ideas en su campaña, al final los medios son prostibulos morales donde los mecenas millonarios ponen el dinero y los periodistas bailan la tonada que les imponen sus patrones y dueños, esos periodistas pierden su dignidad su integridad y resultan simples asalariados pagados y servidumbre de sus dueños

      Como me enorgullezco de ser completamente libre y pensar libre y que nadie pueda influenciarme

      ¡Ay no!

      4

      ¡Nítido!

    P. Choy /

    08/11/2016 2:04 PM

    La verdad no importa quién gane, debido a que el gobierno mundial secreto iluminati seguirá gobernando

    ¡Ay no!

    7

    ¡Nítido!

    Sindi Alvarez /

    08/11/2016 11:56 AM

    Como bien dice este articulo hay replicas de la realidad de USA en nuestro pais, al leer muchos de los comentarios aca escritos lo confirmo. Es agotador encontrar en el mundo que hay miles de personas que sienten que si no piensas igual estas en contra. El tipico estilo Bush "si no estan conmigo estan contra mi".
    USA siempre ha sido el pais de doble moral, de contradicciones entre lo que dice y lo que hace, el de libertad pero de acuerdo a la libertad pre establecida, en fin. En estas elecciones lo que no puedo concebir es que gente tan horrenda en principios, valores y actuar sea respaldada por la mayoria de un pais desarrollado, pero me horroriza mas leer en este bloque a gente que lo justifica!! Por Dios!!!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Mario Rodas /

    08/11/2016 10:42 AM

    La verdad no creo que gané este cuate pero si gana quizá no sea tan malo como la mara cree. Al final quiere que Estados Unidos no meta sus narices en Siria, en Africa, en Corea del Sur, ni en Latinoamérica, la CICIG perdería a su mayor donante y nos dejaría Guatemala a los Guatemaltecos, dejaría de meterse en Venezuela y esos recursos llegarían al pueblo estadounidense que es a quienes al final les pertence esa plata. Al final el pueblo americano se cansó de los políticos tradicionales, mentirosos, por algo Bernie Sanders casi ganaba (aunque para un mi cuate gringo él ganó y se lo robaron) hasta el pueblo de allá del norte está harto de los políticos, esa es la respuesta de la democracia ante la crisis que se vive un Jimmy Morales, un Trump, un Romario y se puede continuar, la democracia no está funcionando.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    P. Choy /

    08/11/2016 6:40 AM

    Miren estas estadísticas para realmente entender la demagogia, deportados por los presidentes demócratas o republicanos

    1993-2000, Bill Clinton, 97,000 chapines deportados

    2000-2008, Bush, 120,000 chapines deportados

    2008-2016, Obama, 530,000 chapines deportados!!!, los números no mienten, medio millón de personas, niños, madres y familias completas.

    No hay que confundir realidad con demagogia, si existe un muro, y no presisamente con el racista Trump, el muro invisible lo construyó Obama, son 3 millones entre mexicanos y centroamericanos deportados en su último año y período

    Realidad y hechos concretos que no se publican

    ¡Ay no!

    6

    ¡Nítido!

    davide valentini /

    07/11/2016 9:06 PM

    De los comentario parece que la guerra al odio aqui tambien esta perdida junta con la a la ignorancia y creo que hay demasiado dinero gastado en comentaristas pagados para decir cagadas.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis Lewis /

    07/11/2016 5:56 PM

    Martin,

    Me parece que la gente que empleas para filtrar o revisar los comentarios es BASTANTE IGNORANTE O MUY BAJA DE CRITERIO.

    Sabes por que lo digo? Porque borraron mi comentario donde hacia referencia al documental "The Choice 2016" que hizo PBS FRONTLINE aqui en EEUU acerca de Hillary Clinton y Donald Trump como candidatos a la presidencia.

    Es muy bueno. Es objetivo y profundo y le permite a uno aprender acerca de ambos candidatos y su trayectoria desde ni~nos...

    Si vos lo hubieras visto, te aseguro que hasta tu articulo se hubiera beneficiado y seguro hasta vos mismo haces mencion de PBS Frontline alla arriba, donde hablas de la prensa objetiva en EEUU...

    Algun dia espero que tu periodico llegue a ese nivel. Pero primero tenes que empezar respetando a tus lectores y sus comentarios.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      cartman /

      08/11/2016 4:32 PM

      No creo que un profesional de la informatica piense que no pasó un comentario por culpa de un "bug". De verdad, pena ajena.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Saúl Méndez /

      08/11/2016 10:13 AM

      Buen día, cabe mencionar que hace algunas semanas publiqué un comentario en otro artículo en este sitio, pero por alguna razón no fue publicado o aparentemente fue "borrado".

      Ni una ni la otra, lamentablemente ningún sistema informático es infalible (me dedico al desarrollo de software), por lo que mas bien pensaría que se trata de un "bug" que una censura descarada.

      Adicional, agradezco que comparta los datos de dicho documental.

      Saludos, que tenga un excelente día.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones