Por qué Sperisen no tendrá fácil este nuevo capítulo ante la justicia suiza

Un nuevo episodio de la batalla judicial que se libra en Ginebra contra el exdirector de la PNC Erwin Sperisen está en pleno desarrollo.

Actualidad Entender la política P369

El expresidente Óscar Berger ofreció una conferencia de prensa junto a Erwin Sperisen, en Suiza. Esto no ha sucedido en Guatemala.

Foto: Diego de León Sagot

Han pasado ya casi seis años desde que la Fiscalía de Ginebra presentó indicios de la participación del ex jefe de la Policía Nacional Civil de Guatemala en la ejecución extrajudicial de diez reos durante su gestión al frente de la institución policial, entre 2004 y 2007, en atención a un principio básico de la justicia en Suiza: el país helvético no tiene tratado de extradición con ningún país; a cambio se compromete a llevar la acción penal por sus propios medios cuando se trata de ciudadanos suizos que son acusados de delitos en el extranjero.

Sperisen está siendo procesado en Suiza como suizo. Si bien entró al país como guatemalteco en 2007, su estadía, con miras a prolongarse, lo obligó a registrarse como suizo después de haber llegado. De hecho, siendo prófugo de la justicia guatemalteca se hospedó en la casa del Estado de Guatemala, del embajador de Guatemala ante la Organización Mundial del Comercio, su padre.

Ahora, Sperisen enfrenta su tercer round contra la justicia ginebrina, que ya en dos ocasiones lo declaró culpable y lo condenó a cadena perpetua por la ejecución extrajudicial de reos: en 2014, en primera instancia, el tribunal le adjudicó responsabilidad en siete de los diez asesinatos; en 2015, a las muertes en Pavón, le añadieron los cargos de las tres ejecuciones de reos evadidos de la cárcel El Infiernito, en 2005. La condena se mantuvo, ya que no podía ser mayor que la ya definida.

Tras dos rounds en la lona, la defensa de Sperisen pudo adjudicarse uno a su favor: el Tribunal Federal, máxima instancia judicial en Suiza admitió en junio de 2017 un recurso de Sperisen por supuesta violación de la defensa a escuchar y a participar en la audiencia de ciertos testigos, cuyos testimonios fueron incluidos en el expediente por medio de una comisión rogatoria, un mecanismo de colaboración judicial internacional que se puso en marcha entre el Ministerio Público ginebrino y el guatemalteco.

Por fallas en el procedimiento, el Tribunal Federal anuló la sentencia y dictaminó que regresara el expediente a segunda instancia. No a un nuevo juicio, sino a la revisión del anterior. Hasta aquí, una batalla aparentemente ganada por la defensa, la cual le permitió a Sperisen salir de prisión en septiembre de 2017 con medida sustitutiva y disfrutar de una relativa calma al lado de su familia, aunque con importantes restricciones de movilidad.

Sin embargo, no hay que perder de vista que la decisión del Tribunal Federal no trastocó el fondo de las sentencias anteriores. Es más, dejó asentados y dio validez a al menos tres hechos que siguen pesando sobre los hombros de Sperisen y que le complicarán la batalla en este tercer round.

Uno, invalidó la teoría central de la defensa del ex funcionario respecto a que en Pavón hubo un enfrentamiento armado entre reos y fuerzas de seguridad, que habría dado como saldo la muerte de los siete reos. Este ha sido uno de los principales argumentos de descargo por parte de la defensa. Dos, dio validez al hecho que en una reunión preparatoria de la Operación Pavo Real para la toma del control en Pavón, se identificó por medio de fotografías a un número reducido de reos, que recibirían un “tratamiento específico”. Y tres, que hubo modificaciones al plan inicial para la toma de Pavón y que el entonces Jefe de la Policía debía haber tenido conocimiento del grado de implicación de sus propios servicios.

Otros agravios, como la alteración, manipulación o contaminación de las escenas de los crímenes, la falta de preservación de las mismas, la ausencia de investigaciones internas para establecer lo sucedido, así como la presencia de Sperisen junto a personas implicadas en la operación y junto a un grupo de hombres encapuchados y armados, que ha sido identificado como un escuadrón ilegal, tal como lo demuestran las fotografías e imágenes que forman parte del expediente, siguen siendo indicios que definirán en buena medida el grado de responsabilidad del entonces jefe policial y sobre todo el peso de las acusaciones.

Está por verse el desenlace en este tercer juicio, pero está claro que la batalla judicial tiene aún un largo camino por delante.

Diego de Leon Sagot
/

Observador in situ de la ONU en Ginebra y las políticas que allí se cocinan. Politólogo, internacionalista, maestro en DDHH y periodista.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

8

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Luis /

    18/04/2018 11:15 AM

    Es importante reconocer que los reos asesinados no eran reos comunes, eran los que dirigían el comité de Pavon y seguramente tenían Armas. Si uds analizan la situación actual del sistema penitenciario, me darán la razón: los reos son los que mandan. Además hay que considerar que Sperissen no era el único que mandaba en ese operativo, allí estaba el ministro de gobernación y hasta
    El Presidente tuvo que ver.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Juan Ramos /

    17/04/2018 3:40 AM

    Ojala refundan en el tambo a este racista declarado y asesino mesianico que le declaró una "guerra santa" a los que no creían las pajas que le dio Harold Caballeros a sus más cercanos "soldados". Los muertos en Pavón pues importan un bledo porque al fin y al cabo estaban ahí delinquiendo y viviendo como reyes, lo jodido fue lo que hizo fuera de la vista de los medios y cómo dirigió a escuadrones de la muerte incrustados en la PNC, a saber cuantas personas inocentes se llevó entre las patas este animal para luego salir huyendo como cobarde de Guatemala para refugiarse en su verdadero país que lo ha tratado como se merece. El que nada debe nada teme pero Sperissen salió corriendo cuando supo que la justicia nacional lo iba a procesar por asesino, mejor se hubiera quedado y ahora estaría libre como Giammattei si realmente se hubiera sentido guatemalteco, ahora que se pudra en una cárcel de Suiza, al final esta pagando los elotes que se comio.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    JUAN FRANCISCO /

    16/04/2018 9:20 PM

    Berger se está asegurando que no condenen de nuevo a su pupilo porque su propia trinchera se debilitaría para seguir la investigación penal hasta el alto mando del ejecutivo el cual presidía

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    frank lopez hurtarte /

    16/04/2018 6:58 PM

    .
    .
    .
    ESPERAMOS LA ENÉSIMA CONDENA

    La tercera es la vencida. Esta vez la justicia suiza tendrá una ocasión más para dejar claro que este sujeto asintió, consintió, presenció y ordenó las muertes extrajudiciales de los reos en el preventivo —al estilo de los campesinos amarrados que eliminaba el ejército en la década de 1980—.

    La historia de Guatemala está inscrita con sangre, y, para dejar claro ante la comunidad internacional —y a las nuevas generaciones de guatemaltecos— que no queremos que se repita ésta historia, esperamos una —nueva— condena contra el señor Sperisen.

    Gracias, Suiza, por dar un ejemplo a Guatemala de cómo se administra la verdadera justicia, esa que nos conduzca a vivir en un país c civilizado.
    .
    .
    .
    .

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Peter Lim /

    16/04/2018 11:41 AM

    Jajajaja
    El autor de esta nota la escribe un official de la ONU. Es como que un militar de línea dura escribiese sobre el genocidio; todos sabemos para donde va el asunto.

    Porqué no mencionan los "arreglos" que hizo CICIG/MP para que la madre de uno de los fallecidos en pavón nombrara fraudelentamente a un abogado que la represente en suiza? La del asesino francés que dejaron libre a cambio de acusar a Sperinsen y que luego bajo peritaje desestimaron la prueba? Que el papás del fiscal del caso es representante de la ong que es quereyante adhesive al caso?

    Tengo el feeling que esta vez sucederá todo lo contrario a lo que Nómada espera: la absolución de Sperinsen; tal cómo cuando absolvieron a Vielmann en España

    ¡Ay no!

    5

    ¡Nítido!

      Diego de León Sagot /

      17/04/2018 4:07 AM

      No soy oficial de la ONU. Soy un periodista acreditado como corresponsal permanente en la ONU.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Juan Ramos /

      17/04/2018 3:44 AM

      Ajajaajajajjjaj por algo los paises latinos son corruptos, los bastardos que dejaron los españoles como administradores de estas tierras son iguales y nuestra justicia está igual de cooptada como en ese país, por eso liberaron a Vielmann, no porque realmente fuera inocente.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Mariela /

      17/04/2018 2:17 AM

      Suiza y España son países completamente distintos. Mientras acá en Europa se mira a España como corrupto a Suiza se le mira como honesto. Veremos como termina pero no caigas en el error de creer que toda Europa es igual.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones