Juan Carlos Monzón parece estar jugando a dos bandos

Llegó el día que todo el país esperaba y que todo el país había dejado de esperar. El testimonio de Juan Carlos Monzón, el secretario de la entonces vicepresidenta Roxana Baldetti, acusado el 16 de abril por el MP y la CICIG de dirigir La Línea. Entonces se encontraba junto a Baldetti en Corea del Sur y escapó de la justicia. Ayer reapareció, pero lo que todo el mundo espera como la verdad definitiva del caso en realidad parece ser un juego a dos bandos del mismo Monzón. Un juego a acusar y proteger a Otto Pérez y Roxana Baldetti.

n135 P147

Juan Carlos Monzón y su abogado, Francisco García Gudiel, durante la primera audiencia.

Foto: Rocío Conde

El subteniente Juan Carlos Monzón Rojas levantó sospechas de estar muerto. En los cinco meses y 19 días que permaneció oculto desde que se le acusó de encabezar La Línea, el parque central se llenó de manifestantes, fueron capturadas más de cuarenta personas por los casos de corrupción destapados con investigaciones del Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), y también renunciaron su entonces jefa, Roxana Baldetti, y el presidente del gobierno para el que trabajaba, Otto Pérez Molina.

Pero está vivo. Tan vivo y con acceso a información que estuvo al tanto de todo lo que sucedió alrededor del caso La Línea y las reacciones en las redes sociales. Tanto que escuchó la declaración de Estuardo González, alias Eco, el administrador financiero de estructura que confirmó los señalamientos contra Pérez Molina y Baldetti, y sintió que era el momento de entregarse. Dijo que Eco decía la verdad, pero no toda, porque no la sabía. “Yo estaba arriba de Estuardo, la otra parte de la historia la tengo yo”.

Jugar a los dos bandos

Monzón Rojas llegó en la madrugada el lunes 5 de octubre al juzgado con un traje azul oscuro, los zapatos bien lustrados, rasurado y con el pelo recién recortado. Antes había estado en el Ministerio Público. Fueron los fiscales quienes lo escoltaron a tribunales. Debió ser capturado la mañana del 16 de abril, como la mayoría de supuestos integrantes de La Línea, pero ese día estaba del otro lado del mundo, en la universidad de Corea del Sur donde Baldetti recibió un doctorado honoris causa.

Una de las últimas veces que un funcionario brindó información sobre su paradero fue el 18 de mayo, cuando Mauricio López Bonilla, entonces ministro de Gobernación, dijo que Monzón Rojas había pasado la noche en un hotel de La Antigua. Semanas antes había dicho que la Interpol lo rastreó cuando ingresaba a territorio salvadoreño. Fue a finales de abril, cuando la crisis reventaba en manifestaciones pacíficas en el parque central. Cuando el movimiento ciudadano apenas empezaba. Muchas voces repitían que probablemente estaba escondido en Jutiapa.

Ante el juzgado presentó como su abogado a Francisco García Gudiel, el polémico defensor sancionado por faltarle el respeto a la jueza Yassmín Barrios durante el juicio por genocidio contra Efraín Ríos Montt. Los cargos en su contra ya los sabía: asociación ilícita, caso especial de defraudación aduanera y cohecho pasivo.

El caso, que comenzó con la captura de 20 personas vinculadas a la estructura, ha llevado ante el juez a personal de aduanas, vistas, mandos medios, jefes operativos, dos exjefes de la Superintendencia de Administración Tributaria, un exmilitar vinculado a la red Moreno y el representante legal de un medio de comunicación nacional. Todos acusados de defraudar al fisco junto a empresarios al cobrar sobornos a cambio de reducir el pago de impuestos y de quedarse con una parte de lo recaudado.

El último mes ha sido frenético para el caso. Una semana fue capturada Baldetti, la siguiente Otto Pérez Molina, luego declaró Estuardo González (Eco) y este lunes se entregó Juan Carlos Monzón.

¿Qué piezas se movieron durante el tiempo que permaneció oculto? ¿Dónde estaba? ¿Por qué tuvo tiempo hasta de cortarse el pelo y llegar impecable al juzgado?

“Voy a ser breve y no muy claro”, dijo Monzón en una conversación telefónica con Carlos Muñoz en diciembre de 2014, cuando se negociaba su nombramiento como jefe de la SAT y su posición dentro de La Línea. La forma se repitió hoy en la audiencia. Fue breve y no muy claro. Y en su primer encuentro con los fiscales y el juez, no brindó información nueva del caso. Aunque se llamara así mismo “el eslabón que necesita el Ministerio Público para cerrar la investigación”.

“No soy el líder de esta estructura”, reiteró durante su intervención de 20 minutos. Reconoció ser parte de la red, pero no su dirigente sino un operador técnico que maniobraba por encima de González. Eso ya lo habían determinado la CICIG y el MP a finales de agosto, cuando pidieron el retiro de la inmunidad al entonces presidente Pérez Molina. “Si estuviera aquí un miembro de la organización del Partido Patriota, del gabinete o del gobierno del señor Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, les pueden asegurar que en ese gobierno no se hacía nada sin el conocimiento, ni la aprobación de ninguno de los dos, o por lo menos en mi caso, específicamente, sin el conocimiento, la autorización e instrucción de la señora vicepresidenta”. Con esas palabras colocó otro un clavo al binomio por su participación en esta estructura criminal, pero no dejó clara su participación dentro de la estructura.

Durante su intervención, Monzón jugó en ambos lados. Primero justificó a los exmandatarios diciendo que Guatemala es uno de los países con la recaudación de impuestos más baja de la América Latina (es cierto) y que por esa preocupación el presidente decidió “formar una estructura que ayudara a la recaudación del país, especificamente al tema de la importación de productos en las aduanas”.

Su posición fue similar con Baldetti y aprovechó para cuestionar a los usuarios de La Línea: los empresarios. “Tantas veces participé en la Conacon, apoyando a la vicepresidenta, y sin tener injerencia ni voz ni voto, vi la realidad de todos los sectores interesados para que se les favoreciera de una u otra forma para la evasión de impuestos”.  La Comisión Nacional contra el Contrabando es presidida por la Vicepresidencia de la República e integrada por varios ministerios, la Superintendencia de Administración Tributaria y representantes del MP y de las cámaras de Industria, del Agro y Comercio.

“La defraudación aduanera en el país, la real, está con los empresarios”, enfatizó Monzón. La dualidad de su discurso en la primera declaración y su imprevista aparición despiertan más misterios alrededor de Monzón, el hombre que parece tener las últimas piezas del rompecabezas en el caso de corrupción más grande de la última década.

¿Sabe por qué lo hago?, le dijo al juez.

“Por las declaraciones del señor presidente a los medios de comunicación de que yo era el líder de esto y por la declaración del abogado (de Baldetti, Mario) Cano, de que yo pedía dinero en nombre de la señora y el señor presidente”, se respondió.

“Irónico”, dijo y cuestionó a quienes estaban tras las decisiones de los entonces mandatarios. “Ellos, me imagino, tal vez no se manejan solos. Han de tener instrucciones para involucrarme en algo del cual no soy el líder”, concluyó. Pero fueron la CICIG y el MP, en una fase preliminar de la investigación, quienes lo acusaron de dirigir La Línea.

Monzón, exsecretario privado, acusado de robar carros en el pasado y militar de carrera, era un puesto clave en la estructura, según la acusación. Tuvo bajo su mando a Francisco Javier Ortiz, alias Teniente Jerez, y exmiembro de la red de defraudación de los años noventa, a Omar Franco y Carlos Munoz, exsuperintendentes de administración tributaria. Todos ellos están en la cárcel. El manejo que haga Monzón de su caso podría salvarlo si logra un acuerdo con el Ministerio Público y la CICIG para contar más detalles del involucramiento de sus jefes, Pérez y Baldetti.

“Uno permite hasta donde puede llegar la gente y como ustedes dicen que yo estaba arriba de Estuardo (González) en un momento, la otra parte (de la historia) la tengo yo”.

¿Cuánto de lo que sabe contará en estos meses? ¿Cuánto será para que se sepa la verdad y cuánto para beneficiarse? Sólo el MP, la CICIG y el juez Miguel Ángel Gálvez lo podrán decidir.

De momento, el hecho es que con Pérez Molina y Baldetti presos, y con Eco delatando detalles de su participación, Juan Carlos Monzón decidió que estaba más seguro tras las rejas que fuera de ellas. Y ahora pide al Estado que le garantice la vida. Al mismo Estado que conspiró para defraudar.

Jody García
/

Periodista. También lectora y pintora. Trabajó dos años en Diario La Hora cubriendo el sistema de justicia. Llegó a Nómada por el futuro. @Jody_Garcia_


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

7

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Carlos E. Hernandez S. /

    09/10/2015 9:40 AM

    Seré breve: emisario; sabandija.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    alfonso villacorta /

    08/10/2015 7:18 PM

    vivimos dentro de una testaferrrocracia y los monzones son como calzones de payaso como fue moreno, abadio y todos los que han desfilado por esos puestesotes, que parecen el verdadero plato fuerte de todo gobierno.
    por eso suena muy ingenueo en el título la palabra "parece" porque es seguro que está jugando a malo bueno, terminar la red con los perez-baldetti y tapar la marimba para que no aparezcan los que han estado tras bambalinas en este y anteriores gobierno.
    la negociacion, hasta su aparecimiento con vida, como que versó con no nombrar bancos y financieras que blanquearon tanto pisto, asi como el de ocultar narcos, que son los verdaderos dueños de las aduanas y que parece ser que es lo que ya no le parece al tio sam, porque se están dando color que no hacen nada contra el narcotráfico.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Gran pablito /

    07/10/2015 9:09 AM

    Monzón es financista de Jimmy Morales, esto no lo dicen los medios pues el títere del CACIF. Estoy seguto que Payasito ganará y me darán la razón cuando el payasito presente a su gabiente de gobierno y verán que estará copado por "notables" empresarios, al puro estilo del conejo berber (a quién por degracia la cicig no le sigue la pista, porque será???

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    italomorales /

    06/10/2015 9:21 PM

    Me imagino que al fan número de la seño Sandra, o Roxandra, o la doñita, Manolo Vela, le va a dar un infarto. Después de todo él ya ha de tener hueso dentro de las locs ambiciones de la torres. No voy por ninguno de los dos, pero ya sabemos que la Sandra es mandona, gritona, ambiciosa, sedienta de autoridad, ególatra, acostumbrada a que todo se le pongan firmes y le obedezcan, porque si no...allí está la Baldettí. Son iguales, tal para cual. Lean el libro de Fuentes Knight. Su marido quien aparecía por allí fumando enroscado en un sillón como idiota, gangoseaba de vez en cuando excusas por el abusivo comportamiento de su mujer. Tanto puede ser el amor? Y que del masoquista Espada, quien nunca nos ha podido contar de las humillaciones que sufrió. A lo mejor le da verguenza. Vamos a tener que trabajar mucho más gane quien gane.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    italomorales /

    06/10/2015 8:58 PM

    Monzón no está diciendo la verdad y eso es evidente para cualquier persona. No hay necesidad de llamar a las seudo mentes brillantes para decirlo. Una pregunta para los expertos. En la ley guatemalteca cuenta o no decir la verdad contra el acusado. Yo creo que no por lo que he visto. Nuestra sociedad es mentirosa por naturaleza, así que es de esperar que no cuenta en su contra el hecho de que esté mintiendoo. Además ¿se les pregunta si prometen decir la verdad y nada más que la verdad? Me imagino que no y si no, de que nos quejamos. Nuestro sistema de justicia está en pañales, talvez no llegue ni a Pampers.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    blue /

    06/10/2015 4:01 PM

    El estatus quo es empresarios élite + ejercito + US embajada. Esto se refleja exactamente en el caso de la linea, cundida de militares y empresarios ( que aún no se conocen) y "desmantelada" por orden de la US embajada.
    Estos 3 poderes diseñan, sostienen y permiten ( ó no). En estos meses podríamos decir que el poder y protagonismo de la embajada subió la del ejercito y los élite bajo. La sociedad civil tomo un papel y se empoderó.
    La formula mágica para re-setear todo esto es un presidente como J. Morales, la élite empresarial y el ejercito recuperando el terreno perdido
    Lo paradójico es qué la misma sociedad civil es la que nos va a llevar a esto.
    Para mi que la clase media quiere que las cosas cambien pero sin que cambie nada y que a su ejercito y a sus ricos que en su "criterio" son necesarios no hay que tocarlos. Como dice alguien por ahí " la ignorancia no es exclusividad de la pobreria"

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    anonimo /

    06/10/2015 12:30 PM

    Llama la atención que JC, el moreno, se entregue pocos días antes de la segunda vuelta. Ve como un partido claramente liderado por militares (FCN) va rumbo al poder, utilizando a un comediante como fachada. JC sabe que la protección que ha tenido hasta ahora (su persecución fue una farsa), la tendrá en los siguientes cuatro años. Parece un potencial Lima Oliva, con los privilegios suficientes para hacer negocios tras las rejas. Que lamentable para la ciudadanía y lo poco avanzado en la lucha contra la impunidad. Otro mal chiste de Jimmy and Co.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones