La historia del astronauta guatemalteco que nunca fue astronauta

En 2014, un dentista llamado Vinicio Montoya cobró fama nacional al anunciar que viajaría al espacio en 2015 porque era el primer astronauta guatemalteco certificado por la NASA. Medios de comunicación le entrevistaron, fue a dar pláticas a universidades, e incluso el presidente Otto Pérez pidió al ministro de Relaciones Exteriores de Rusia que le incluyera en una misión espacial. El problema de esta petición diplomática es que Montoya ni es astronauta ni ha ido a la NASA, ni puede certificar ninguna de sus grandes expediciones.

La corrupción no es normal astronauta guatemalteco Everest fraude mentira Misión Espacial Guatemala n246 P147 Recomendados Vinicio Montoya

Vinicio Montoya intenta explicar por qué sus expediciones no son tales.

Foto: Carlos Sebastián

Esta es la historia de un dentista que, cansado de fracasar, convenció al Gobierno de Guatemala de que era astronauta certificado por la NASA sin serlo, solo mostrando un currículum con fotos en el que asegura haber pisado la cima del Himalaya (8,848 metros), el Polo Sur, el Polo Norte, el Amazonas y el Sahara sin ningún certificado que lo demuestre, aparte de un curso de dos días de vuelo comercial espacial. Sin pedirle un solo documento, el presidente Otto Pérez pidió apoyo a Rusia para que considere a Montoya como un posible candidato para una misión espacial. Y se convirtió en un héroe, un orgullo para el país. Pero vayamos por orden.

Vinicio Montoya dice que en su vida fracasó mucho. Hasta la noche del 3 de diciembre de 1998. La noche en la que Dios le puso una sumatoria bendita, según sus palabras. “No había área en mi vida en la que no hubiera fracasado”. Aquel 3 de diciembre, mientras manejaba por Ciudad de Guatemala, cuenta que un carro pasó encima del suyo y cuando salió a reclamar al otro piloto, le disparó. Dos veces. Después de “muchos años de adicción a sustancias” (no especifica cuáles) y un divorcio en 1994, el accidente hizo creyente al que hasta entonces era un “creyente de fin de semana”.

Este dentista se dio cuenta de que Dios le había tocado la puerta. Dos veces. Un toque fue el accidente. Y el otro, los disparos, dice golpeando la mesa de su despacho con los nudillos, como si fuera la puerta de su destino. “Caí en cuenta de que esto no es real”. Con esto se refiere a la vida terrenal, al mundo, a lo físico. “Soy el avatar de algo que puede estar en tercera, quinta, décima, onceava dimensión”, explica este ortodoncista, ortopedista maxilofacial y ministro extraordinario de la parroquia San Martín de Porres de Ciudad de Guatemala.

El avatar de algo que está en otra dimensión nació en la Ciudad de Guatemala en abril hace 48 años y se hizo célebre el año pasado como el primer guatemalteco que iba a viajar al espacio este año después de certificarse en septiembre de 2014 como astronauta de la NASA. Salió en todos los medios de comunicación, entrevistas, aplausos, admiración; se convertía así en el orgullo nacional por alcanzar tal mérito.

Pero para ser astronauta, hay que estar nacionalizado estadounidense. Y Montoya no quiso nacionalizarse. De hecho, no hay ninguna persona con su nombre registrado en el listado de astronautas de la NASA, confirma Stephanie Schierholz, del Human Exploration and Operation Mission Directorate de la NASA.

¿Y cómo va a volar en 2015 al espacio un astronauta que no es astronauta? El Gobierno de Guatemala trata de hacerlo posible. El 26 de marzo, el presidente Otto Pérez aprovechó una visita al país del canciller ruso Serguei Lavrov para pedirle que Montoya pudiera incorporarse como cosmonauta a los programas de entrenamiento de Roscosmos (la Nasa rusa) para ser candidato a la tercera silla de la nave Soyuz, llegar a la Estación Espacial Internacional, y así poner a Guatemala en la historia espacial.

Para el embajador de Guatemala en Rusia, Estuardo Meneses, el creyente dentista sí está acreditado. “Montoya, hasta donde pudo acreditar, tiene ya algunos entrenamientos relacionados con el tema incluso en un programa de la NASA, según vimos en fotos que acompañó a su hoja de vida”, justifica el diplomático por email.

La acreditación a la que hace referencia Meneses es el currículum de Montoya, el que le mandó por correo electrónico a Eduardo Hernández, jefe de gabinete del Ministerio de Asuntos Exteriores (Minex) el 9 de marzo pasado. Aunque el Minex fue la entidad que solicitó a Montoya la documentación, nunca chequearon nada. Entonces, ¿para qué lo pidieron? “Verificar esas cosas corresponde a las agencias espaciales, nosotros no somos un ente verificador de astronaútica o de cosmonaútica”, justifica Hernández. “Recibimos el expediente, valoramos la información que recibimos y la trasladamos para que sean las organizaciones encargadas, en este caso Roscosmos los que dirían “bueno, este califica o no califica”, explica el jefe de gabinete del canciller guatemalteco.

Por esa lógica, la hoja de vida de Montoya califica como astronauta para el Ministerio de Relaciones Exteriores, y para el presidente Otto Pérez.

 

Labrov y Pérez Molina, cuando se reunieron en Guatemala. Foto: MRE.

Labrov y Pérez Molina, cuando se reunieron en Guatemala. Foto: MRE.

“Yo nunca dije que era astronauta”, dice Montoya a Nómada después de haber sido entrevistado en todos los medios nacionales y de haber visitado universidades como la Francisco Marroquín o la San Carlos para hablar con alumnos sobre su mérito de ser astronauta. “Por eso hemos insistido en decir candidato a astronauta, lo hemos dicho una y otra vez: candidato”. Pero tampoco es candidato a la NASA. Para eso, aparte de que al final hay que nacionalizarse y de que existen una serie de exigencias físicas durísimas, uno solo se puede postular si es matemático, ingeniero, biólogo o físico.

RequerimientosNASA

Llegados a este punto, y antes de dejar a Vinicio Montoya que narre su vida, la pregunta es: ¿Por qué el Gobierno apoya para ir al espacio a una persona que no tiene formación de astronauta?

Y aquí la respuesta de la Cancillería: “Apoyar a un connacional a llegar al espacio significaría abrir la puerta no sólo a candidatos de Guatemala, sino de la región centroamericana a implementar programas de cooperación, al momento, no accesible. Y si tenemos la oportunidad de poner la bandera de Guatemala en el espacio, y si sólo lo que se necesita es un empujoncito, solo hacemos el empuje”, dice Hernández, del despacho de la Cancillería.

Pero para entender el “empujoncito” que Otto Pérez quiere dar a Montoya, hay que entender por qué Montoya había dicho en todas las entrevistas que ha dado (excepto en ésta), que es astronauta y cuál es su formación previa. Allá vamos.

Un curso de dos días y listo para ir el espacio

Montoya es una persona muy solicitada en su clínica; hasta en cuatro ocasiones tiene que salir a atender a sus pacientes. A la quinta sale en búsqueda de su computadora. Quiere mostrar un video en el que se explican los requisitos que se necesitan para ser astronauta de la NASA. “¿Pero usted, no es astronauta de la NASA?”, se le pregunta. La computadora aparentemente no enciende, y el dentista empieza a subir y bajar insistentemente la tapa de la laptop. La plática que había empezado amable, irrita al dentista: “No puedo ser certificado por NASA sino por la parte privada de NASA que se llama Nastar”.

Pero Nastar no es la parte privada de la NASA, es una empresa privada que, entre otras cosas, da formación de corta duración para futuribles vuelos comerciales al espacio. Comerciales.

El 24 de septiembre de 2014, Montoya obtuvo un curso de dos días de formación básica espacial suborbital en naves de simulación de Nastar Center. Suborbital significa que el vuelo se realiza a una distancia de 100 kilómetros de la tierra, sin dar la vuelta completa a la tierra.

A ese curso corresponden las imágenes en las que aparece en sus redes sociales. Los requisitos del taller son: tener un certificado médico, gozar de buena salud, y que haya disposición de participar en todas las actividades.

 

La promociona diciendo que el equipo Discovery recibe anuncio de finalización.

La promociona diciendo que el equipo Discovery recibe anuncio de finalización.

Nastar sí colabora con la NASA en actividades, pero la relación particular de este curso con la NASA es cero. “El curso proporciona entrenamiento espacial para la formación espacial suborbital comercial, no para vuelo espacial. Y no de la NASA”, explica Brienna Henwood, vocera de Nastar Center, quien sí aparece en fotos con Montoya, pero subraya insistentemente la no vinculación de su empresa de la NASA.

 

RespuestaNastarCenter

Su oficina es una diminuta habitación, en forma de polígono trapezoide, con la luz tan tenue que parece de interrogatorio y con muchísima humedad. Allí es donde Montoya recibe a Nómada. Es un despachito de la casa donde tiene su clínica de dentista, en la zona 10 de Ciudad de Guatemala. La claridad mejora cuando enciende el negatoscopio, la máquina con luz que usan los dentistas para ver radiografías.

Es la primera vez que el promotor de Misión espacial Guatemala habla tan al detalle de su vida, dice que nadie le ha preguntado tan insistentemente. La conversación se pone tensa cuando se le pregunta por tercera vez si hizo un curso de la NASA o no. “Sí, hay cosas de confidencialidad que no le puedo compartir. Hay cosas que ustedes van a leer y hay cosas que no van a tener acceso”, responde misteriosamente sin responder.

¿Pero no dijo el año pasado que iba a ir al espacio con la NASA en 2015? “No, ya no”, dice mientras explica que el vehículo Xcor no está listo. La nave Xcor existe, pero es una nave comercial para vuelos suborbitales de una empresa privada. “Iré en 2015, si Rusia quiere”, dice.

Si va con Rusia al espacio, pasará a ser un cosmonauta (los rusos no los llaman astronautas) y, según él, no tiene que renunciar a la nacionalidad guatemalteca. “¿Cómo llegué al canciller y al presidente de Guatemala para que le pidan algo a Rusia? Esta es una profesión a la que llego por fe, sin ningún certificado”, se pregunta y se responde.

El currículum sin certificados: un aventurero

Vinicio Montoya dice que su problema es que nunca ha tenido plata. Un instructor de buceo “que tenía los dientes hechos pedazos” es la llave para que el dentista Vinicio Montoya se construya su trayectoria de aventurero. Tras su renacimiento, a sus 31 años, pasa de la adicción a las drogas a la adicción al deporte extremo. De acuerdo con su relato, logra conseguir su licencia de buceo gracias a un canje de servicios que le ofrece al instructor: Montoya le arregla los dientes a cambio de clases de navegación y de buceo a profundidad.

Tras explorar el mar, decide que quiere explorar el cielo. Pero se da cuenta de nuevo de que no tiene dinero, así que hace un curso de paracaidismo de dos semanas con el ejército de Guatemala. En 1999, recibe su primera certificación de Paracaidista Civil Enganchado.

En el año 2000, “a través de un conocido”, descubre que National Geographic (NatGeo) realiza expediciones al Everest. El odontólogo envía correos electrónicos a la entidad en los que especifica que su experiencia en montañismo se limita a subir el Volcán de Agua, a 3,760 metros de altura, en el departamento de Sacatepéquez. Mientras tanto, obtiene el título de bombero voluntario en 2002: “Si alguien no conoce el significado de su vida, que se meta a ser bombero”.

Después de contar que fue rechazado en múltiples ocasiones, el guatemalteco que se define como “un amigo de tocar puertas”, decide volver a presentar una solicitud a NatGeo, pero esta vez incluyendo su posgrado en ortodoncia y ortopedia maxilofacial en la universidad de Graz, en Austria. “Lo importante de la investigación es que no importa lo que se está haciendo. La ciencia básica es la misma”, justifica para explicar por qué lo seleccionaron en NatGeo.

En 2004, según su narración, las empresas IT Expediciones y Aurora Aeroespace, le contactaron con NatGeo para participar en sus misiones de investigación. De 2004 a la fecha habría realizado al menos cinco viajes: Polo sur, Polo norte, Amazonas, el Sahara y el Himalaya.

“Tú hiciste un perfil de muchos años, sin quererlo, para ser astronauta”, fue lo dice que le dijeron en las empresas que le apoyaban.

De la primera empresa no existen registros, no existe. Y la segunda es una empresa privada que ofrece entrenamiento para astronautas comerciales y vuelos turísticos a altas velocidades en aviones L-39, Jet Ratings. Su web no funciona actualmente, pero aparece en ésta información.

El dentista que investigaba pingüinos

Pero, ¿por qué iba a contratar NatGeo a un dentista?: “Porque salgo más barato. No me pagan, es un intercambio de servicios”, dice Montoya que asegura que fue aceptado para formar parte del equipo de NatGeo para escalar el monte Everest.

El Gobierno de Nepal publica en internet los nombres de los montañeros que ascienden a la cima del Himalaya. En mayo de 2004, no hay ningún Vinicio Montoya. No hay registro de su ascenso a la cima. ¿Por qué no aparece en el registro?, se le pregunta.

Montoya explica que se trataba de una misión secreta. “(No aparece en el registro de Nepal) porque mi certificado lo tiene NatGeo, ahí le voy a explicar. Todo esto se hizo bajo de agua. Es decir, hasta el año pasado que se publicó la situación y, entonces, en 20 años que se quite todo el registro legal en Nepal, vamos a poder recibir nuestro certificado. Porque el certificado lo da el Ministerio de Turismo, es un certificado que tiene una foto y es rojo con blanco. Y a mí me lo retuvieron porque nosotros hicimos investigación que va en contra del gobierno de Nepal”.*

Su participación dice que era en un proyecto que buscaba medir la cantidad de basura que se encontraba en la cumbre. El 23 de mayo de 2004, llegaron y realizaron una expedición “no comercial” por la Ruta Sur. “Era una investigación bajo de agua, trabajamos como sherpas no haciendo las cosas que los sherpas hacen”, dice (lo que sea que esto signifique).

Los sherpas son los que cargan parte del equipaje de los alpinistas.

El dentista dice que no hay registro porque el Gobierno de Nepal lo castigó a él y al equipo por hacer investigación ilegal en el país. “En el momento que yo entre ahora a Katmandú, me procesan penalmente”, afirma.

Una vez terminado su ascenso al Everest dice que fue convocado nuevamente por NatGeo para participar en diversas actividades. Entre las que incluye un monitoreo de tiburones en el Atlántico en 2005 (no especifica en qué parte), una expedición a la Tumbas de los Artesanos en el desierto del Sahara en Egipto en 2006, una exploración al Polo Norte Magnético en 2008 y otra al Polo Sur para investigar excremento de pingüino en 2009.

En 2010, Vinicio Montoya cuenta que se sumergió a más de 2000 pies dentro de las Fosas Caimán, en el Caribe, en un submarino experimental, y asegura en su página de Facebook que es el récord centroamericano de buceo en aguas profundas. Este es un viaje turístico que se puede realizar por $900 en Roatán, Honduras.

Sin embargo, no existe ningún registro ni cuenta con ningún certificado que le vincule con ninguna de las actividades de NatGeo que le llevaron a querer ser astronauta. “¿Por qué voy a aparecer?, solo soy un recolector de muestras freelance”.

No aparece porque en realidad nunca ha ido. Nómada tuvo acceso a una foto de Vinicio Montoya, en la que aparece sosteniendo la bandera de Guatemala en el Polo Sur Ceremonial. Sin embargo, el material es un montaje de una imagen en Wikipedia a la que sólo le agregaron la presencia del dentista. Las banderas ondeando, las sombras, todas son las mismas.

Wikipedia Polo

Vinicio Polo

Cuando se le consultó acerca de esto, Montoya dio muchas explicaciones sin mucho sentido sobre su origen. Finalmente, concretó que la recibió “por internet, esa foto es una foto que alguien tomó de los libros que tienen allá en e-explore”. Después de explicarle, nuevamente, el problema de la foto Montoya dice “yo ni siquiera la presentó en mis presentaciones porque no es mía”, aunque segundos antes admitió haberla compartido en su perfil de Facebook.

Horas antes de publicar este reportaje, Nómada recibió una respuesta de NatGeo sobre su colaborador Vinicio Montoya. “No tenemos ningún colaborador con ese nombre. Revisamos con nuestros colegas de NatGeo Latinoamérica, pero tampoco tienen ningún colaborador con ese nombre trabajando con ellos”, respondió Julie Crain, de National Geographic Society.

Captura de pantalla 2015-04-28 a la(s) 08.02.39

Llegados a este punto, la historia del dentista de los hitos, de las grandes aventuras en el Everest, el Polo Sur o con NatGeo, el que decía que era candidato a la NASA, el que se acercó al Gobierno de Guatemala para pedir apoyo para ser astronauta, el que fue respaldado por el presidente Otto Pérez ante Rusia para ser cosmonauta, es la misma historia del dentista que se niega a mostrar su pasaporte para verificar que estuvo en todos esos lugares.

Vinicio Montoya 18

“Yo nunca he peleado por certificados, porque nunca he hecho propaganda de mi trabajo”. Señalando al techo de la habitación en penumbra, como simulando que es el espacio, define el día que dejará de necesitar certificados: “El día que llegue allá arriba”.

* Éste párrafo fue enriquecido con la respuesta completa de Montoya sobre su certificado de ascenso a la cima del Everest el 6/5/15.

Gladys Olmstead
/

Periodista. Aprendiendo de todos y de todo cada día. Amante de los perros y la lectura. Fueron la casualidad, la ilusión y la insistencia las que me trajeron a Nómada.


Elsa Cabria
/

En Ciudad de Guatemala nadie lleva chaqueta por si hace frío. Tampoco en Ciudad de México. Pero yo nací en Santander, pequeña capital de provincia en el norte de España. Así que arrastro la manía allá donde me mudo. Tras trabajar en mi país, me fui en 2011 a México por pura curiosidad y me mudé a Guatemala el mes que se fundó Nómada en 2014. Ahora me dedico a proyectos largos de investigación y quiero explorar Centroamérica entre Nómada y El Intercambio.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

139

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Josue Zepeda /

    29/08/2018 4:01 PM

    Se me antojó aparejarlo con una predicadora evangelica llamada Ana Mendez Ferrel que tiene una historia muy similar y fantasiosa sobre un supuesto ascenso al Everest, un viaje al polo norte y otro a una profunda sima en el mar en busca de entidades espirituales , de todo lo cual no puede presentar evidencias.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    - /

    23/08/2018 8:39 PM

    Otro "chusema y pajero" es el Hector Arnoldo Hernandez Rojas, quien en NOMADA realiza comentarios como "Victor Lopez" y "Justiciero Social" pero quien en realidad es un Netcenter pagado por los CIACS - Cuerpos Ilegales y Aparatos Clandestinos de Seguridad) =
    narcotráfico, contrabando, venta de pasaportes guatemaltecos, operaciones ilegales de adopción, "trata de blancas", sicariato, robo
    de vehículos, extorsiones, robo de propiedades, secuestros, robo de furgones, etc.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis Paraiso /

    17/08/2018 1:04 AM

    Facundo Cabral "CUATRO OJOS ME MATARON, EL DIA EN QUE NOS CONOCIMOS;
    LOS DOS CON QUE ME MIRO ... Y LOS DOS DE SU MARIDO,
    NO ES MI CULPA, ESTOY FORZADO A ROBAR,
    PORQUE HE LLEGADO MUY TARDE, DESDE ANTES DE NACER;
    LAS COSAS ERAN DE ALGUIEN ...

    POR EJEMPLO, EL QUIJOTE ERA DE MIGUEL CERVANTES
    HOJAS DE HIERBA, DE WHITMAN; TRISTAN E ISOLDA DE WAGNER
    ESPAÑA ERA DE FRANCO, EL GUERNICA DE PICASSO
    SOFIA LOREN, DE PONTI; EL OSCAR DE MARLON BRANDO
    LA GLORIA ERA DE GARDEL, LAS VACAS ERAN AJENAS
    Y SI QUEDABA ALGO MAS, SE LO LLEVO LOPEZ REGA ...

    HASTA LA MISMA INJUSTICIA YA TENIA PROPIETARIO
    COMO LA DESESPERANZA ES PRIVILEGIO DEL TANGO,
    SI ME GUSTA UNA MUJER, ESTA DE NOVIA O CASADA;
    SI SOY LADRON, ES POR CULPA, DE LA PROPIEDAD PRIVADA ...
    SI SEÑOR !!!"
    Como en Guatemala ya no habia nada que robar claro està, todo tiene una explicacion. perocreo quebio comenzardespacito, por ejemplo con el aereopuerto en ese entonces no habian planes de privatizarlo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Hary Das Cuellar /

    15/08/2018 10:58 AM

    Es muy sencillo. El. Señor es. Mitomano

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Nestor Gomez /

    25/05/2016 10:09 AM

    Hoy volví a leer un reportaje sobre este señor hecho por Prensa Libre, al parecer; hará el viaje espacial de la mano de rusos. Pero este articulo me resulta muy interesante. Gracias por publicarlo.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Edwin Rodas /

    09/04/2016 1:49 PM

    Muy buen reportaje! Gran trabajo y muy profesional.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Claudia Muñoz /

    09/04/2016 12:24 PM

    Me parece que hay dos cosas, el tema del gobierno creo que ellos vieron una oportunidad de hacer algún tipo de negocio "mandando al espacio" a este pobre soñador, lo cual no me extrañaría porque Pérez y Baldetti no daban paso sin chancleta, esto no fue que un fulano los tomara por incautos.
    Y por otro lado, que pena con este señor no me queda la menor duda que las adicciones dejan terribles secuelas en el cerebro, o que la gente mentirosa se cree sus mentiras.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    anonimo /

    08/01/2016 9:52 PM

    con tanto problema social en Guatemala me parece un desperdicio de tiempo periodistico el destruir a un profesional que al final, cierto o no lo unico que logro fue tratar de poner Guatemala en un lugar. seria mas interesante que tanto esfuerzo de investigacion lo dedicaran a problemas reales como las muertes a los choferes de autobuses, las extorsiones o la corrupcion en Nuestro pais

    ¡Ay no!

    7

    ¡Nítido!

    Saul Lopez /

    24/11/2015 8:57 PM

    Buena investigacion.. muy profesional. Que verguenza de gobierno que toma desiciones sin tener informacion fiable.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    María Ximena /

    24/11/2015 11:49 AM

    Me entretuve mucho leyendo esta historia, tan llena de fantasías, delirios de grandeza, ¿ilusiones o alucinaciones?, conductas de riesgo, deportes extremos, delirio irreductibles, pues mas bien en lugar de darnos pena ajena como he leído en algunos comentarios, suena a una parsona que cumple con criterios para un trastorno psiquiátrico. Saludos

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones