6 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Los #frenemies inesperados:
Sinibaldi y Baldizón

En medio de las guerras y los amores entre el Partido Patriota y el partido Líder, hay una relación personal que nunca se ha quebrado. La relación de “frenemies”, o “amigo-enemigos” en español, entre los presidenciables Alejandro Sinibaldi y Manuel Baldizón. Si le parece ilógica, siga leyendo.

El auge y la caída de un corrupto P147 Recomendados

Sinibaldi, durante su proclamación anticipada como candidato presidencial.

Foto: Carlos Sebastián

Los forcejeos y lesiones de la semana pasada en el Congreso entre diputados de las dos bancadas rivales sorprendieron a alguno después de la alianza PP-Líder para elegir a las Cortes y a los representantes en el Banco de Guatemala. Pero el gobierno de Otto Pérez y la oposición de Manuel Baldizón se han odiado la mayor parte de estos tres años. La mayor parte.

En 2012, las acometidas de Líder estaban por todos lados. Comenzaron con la interpelación al entonces ministro de Finanzas, Pavel Centeno, fundador del PP y central en el Ejecutivo. En un momento del primer año, parecía que los diputados de corbatas rojas tiraban golpes a lo loco, pero cuando atinaban, era el caos para el Gobierno. Con esa estrategia, desbarataron, al amparo de la Corte de Constitucionalidad, la Secretaría de Transparencia (que ahora es solo una comisión). O evidenciaron el negocio de la concesión en Puerto Quetzal.

Pero en medio de la guerra, el entonces ministro de Comunicaciones y delfín del Presidente para competir en 2015, Alejandro Sinibaldi, nunca fue un objetivo político de Líder.

***

La amistad-enemistad, resumida en tres actos.

1. Suave en tiempos de guerras

Líder ha usado las interpelaciones a ministros para detener el pleno del Congreso. Con las de Centeno, Carlos Batzín (Cultura) y Cinthia Del Águila (Educación), ha impedido que el Congreso funcione por tres años. Llegó a tener diez ministros (de catorce) en fila para interpelar en 2013. Sinibaldi, el ministro más preciado del gobierno, no era uno de ellos.

Hubo sólo una solicitud de interpelación (la número once). Fue el 31 de enero pasado, «por el mal estado de las carreteras hacia destinos turísticos».

Cuestionado sobre esta peculiaridad, Villate hace un ademán y recuerda que cuando en marzo de 2012, el presidente denunció que los diputados de Líder exigían obras de infraestructura para terminar la interpelación a Pavel Centeno, él cuestionó a Sinibaldi: «Yo hice que viniera a la oficina de la bancada, se parara y jurara que nunca le habíamos pedido obras de parte de Líder.»

En efecto, el Presidente denunció públicamente a Líder por extorsionar, y el ministro Sinibaldi lo negó bajo juramento.

Y nunca más volvió a llegar a una citación de Líder (recibió doce en seis meses de 2014). Villate lo explica de la siguiente manera:

– ¿Le frustra que se les haya escapado invicto el delfín del Gobierno?

– Me frustra que se haya escapado… Batzín, ¡si yo demostré que las pelotas de futbol costaban Q37 en el mercado y él las compró a Q66!

– ¿Y Sinibaldi, el candidato presidencial anunciado?

– Sinibaldi me da igual.

2. Relación de trabajo con “los extorsionadores”

La explicación en el mundo político sobre la amistad-enemistad es porque Sinibaldi y Baldizón negociaron.

Leonel Lira, de la bancada Encuentro por Guatemala, dice que en el Congreso la concesión de obras para empresas que financian la campaña de Líder es un «vox populi». «Lamentablemente no hay cómo comprobarlo, y por consiguiente nunca nadie ha podido presentar una denuncia penal».

Las únicas dos denuncias públicas sobre obras a cambio de votos fueron las de Pérez Molina y la de Mario Taracena, de la UNE, quien acusó a Líder de «extorsionar» para la aprobación de bonos por Q408 millones. Los bonos, al final, fueron aprobados.

Para lograr los consensos en el Congreso, era el viceministro Guillermo Sosa el delegado de Sinibaldi. «Él buscaba los acuerdos para evitar las interpelaciones», refiere Orlando Blanco, también de la UNE. En casos más fuertes y delicados, los arreglos se daban en contacto directo entre Salvador Baldizón y Sinibaldi, afirma.

Con los votos juntos del PP y Líder, fueron aprobados los proyectos de infraestructura más grandes. El pasado 27 de mayo, la constructora Sigma fue beneficiada con un contrato de US$280 millones (casi Q2,200 millones) para la rehabilitación de 100.6 kilómetros de la ruta desde Escuintla hasta Jutiapa.

Sinibaldi no se altera al hablar sobre el tema. Dice estar al margen de cualquier negociación. Llama las afirmaciones de los diputados cpolitiqueras, irresponsables, sin peso, ni lógica, y con intereses electorales. Atribuye su éxito con Líder a que conoce de técnicas parlamentarias. «Conozco el Congreso, estuve cuatro años allí. Soy conocido por el 60 por ciento de los diputados antiguos, y tengo un liderazgo importante. A mí no me interpeló nadie. Nadie me citó. Si esos diputados de oposición dicen eso, es en un contexto electoral. Nunca me citó ninguna bancada», refirió.

Reconoce que su enlace político con los diputados era su viceministro, exdiputado del FRG y sobrino de Ríos Montt, Guillermo Sosa. Y que trabajó tan bien, que ahora es uno de los organizadores de su pre-campaña presidencial.

Sinibaldi dice que tuvo el tiempo a su favor. «Tenían más interpelaciones pendientes, y yo sabía que no les iba a dar tiempo de interpelarme». Explica que reservó todos los días miércoles para atender a los diputados en su despacho. «Desde las siete de la mañana hasta las once de la noche recibía a los diputados». También atendía a alcaldes y otros funcionarios que cabildeaban por obras.

«Hubo un tiempo que en ese ministerio podían haberse hecho las sesiones de pleno, porque allí estaban todos los diputados haciendo cola para que los atendieran», recuerda el diputado Lira. Lo vio de primera mano cuando intermedió para una obra de un alcalde de su partido.

3. El negociador en tiempos de alianzas

Cuando los tiempos no son de guerra sino de alianzas, Sinibaldi es el puente que lleva mensajes del presidente Otto Pérez y la vicepresidente Roxana Baldetti hasta Manuel Baldizón. “Sinibaldi me llamó por teléfono para pedirme que apoyáramos las reformas al Código de Trabajo”, dijo Villate en el pleno el mes pasado, una semana antes de que se diera la alianza entre Líder y el PP. Y Líder puso a disposición del oficialismo sus 59 votos (de los 158 diputados del pleno). Junto a los 43 del PP, no necesitan de nadie más.

Y lo han ejercitado varias veces en esta legislatura. Además de la elección de las Cortes y nombrar a un diputado del PP y otro de Líder para la Junta Monetaria en el Banco Central, también aprobaron juntos la ley que otorgó las frecuencias telefónicas por 20 años más sin que el Estado cobre un centavo, la ley que permite a las telefónicas instalar torres en todo el país, la derogación de la ley «Monsanto», el punto resolutivo que afirmaba que no hubo genocidio y siete votos les faltaron para las reformas al Código de Trabajo.

 

Foto: Carlos Sebastián

El tercer partido en discordia en la contienda electoral y parlamentaria, la UNE, denunció que este mes, Baldizón y Sinibaldi se estaban reuniendo para lograr acuerdos y aprobar deuda por Q400 millones. Se destinaría en parte para pagar deudas con contratistas del ministerio de Comunicaciones.

Ambos parecen cómodos negociando y dejando fuera de la jugada al partido de Sandra Torres. Y la UNE no quiere quedarse fuera. Por eso negoció con Líder una Junta Directiva del Congreso entre Líder, UNE y Todos para 2015. Y eso frenó la aplanadora PP-Líder. Aplanadora que no sería extraño que vuelva a construirse.

Después de todo, Sinibaldi y Baldizón se sienten cómodos con el pragmatismo. Villate lo explica así:

– ¿No será que ustedes en Líder son más cordiales con Sinibaldi, lo dejaron pasar invicto como ministro y lo reconocen como negociador del PP porque es su adversario preferido para 2015?

– Les respondo trasladando las palabras de Jon Foster Dulles (el canciller estadounidense que dirigió el golpe de Estado contra Guatemala en 1954). En la política no hay amigos, sólo intereses.

Jody García
/

Periodista. También lectora y pintora. Trabajó dos años en Diario La Hora cubriendo el sistema de justicia. Llegó a Nómada por el futuro. @Jody_Garcia_


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


4

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    ANONIMO /

    02/06/2015 11:52 PM

    […] Usted es amigo de Manuel […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Juan Lopez /

    28/10/2014 7:01 AM

    Respetuosamente les motive a que divulgen mas Nomada porque tiene excelentes articulos pero no tiene lectores... y la critica o retroalimentacion de los pocos lectores es muy pobre.... a salir a hacer campaña por el medio o se quedaran enterrados entre la avalanche de informacion... Excelentes articulos, reportajes, periodistas pero sin eco..... vinculelon en las Universidades... somos un pais de Jovenes... involucren a los jovenes.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Miguel /

    25/10/2014 7:52 PM

    Excelente columna tan buena como la anterior

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Juan Lopez /

    25/10/2014 5:00 AM

    Dios nos libre del lazo del cazador, de la peste destructora y de los politicos!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones