¿Por qué el movimiento no le gana a los corruptos?

Era tanta la sorpresa, tanta la indignación y fue tal la respuesta, que 23 días bastaron para forzar la renuncia de la poderosa vicepresidente Roxana Baldetti por un escándalo de corrupción. Y a partir de entonces, la meta era acabar con el sistema corrupto: La renuncia del presidente Otto Pérez por ser parte de los escándalos, el veto a la participación de Manuel Baldizón por haber violado la ley electoral, y la postergación de elecciones hasta que hubieran nuevas reglas electorales. Pero, ¿por qué no pasó nada de esto (todavía)?

análisis Baldizón cacif estados unidos guatemala movimiento Opinión P147 primavera democrática sistema de corrupción e impunidad
Esta es una opinión

La manifestación del sábado 15 de agosto.

Foto: Carlos Sebastián

Dos párrafos antes de intentar una respuesta. El primero es recordar cuáles fueron los factores que hicieron que Baldetti cayera. 1) Una investigación contundente de la CICIG y el MP. 2) La respuesta de ciudadanos urbanos y rurales, en manifestaciones y bloqueos de carreteras. 3) El apoyo de Estados Unidos. 4) La petición de renuncia del sector privado organizado en el Cacif. 5) Y la independencia de la Corte Suprema de Justicia.

Estos cinco puntos actuaban como dínamos entre sí. Las movilizaciones ciudadanas envalentonaron a la CICIG y el MP, que siguieron destapando escándalos de corrupción en todo el Estado, atemorizaron a la Corte Suprema de Justicia y envalentonaron a algunos de los empresarios más poderosos.

(Aquí, un resumen del análisis, en video.)

Pero para derribar a todo el sistema de corrupción e impunidad se necesitaba esa unión de factores de nuevo, y con más fuerza. Y no se dio. O no se ha dado. ¿Qué fue lo que ha fallado hasta ahora?

1. El medio de los poderosos al vacío (y la comodidad con el sistema actual)

Los mayores responsables de que el co-gobierno de Otto Pérez Molina y Manuel Baldizón siga su marcha –que que no se le quite la inmunidad al presidente para investigarlo, que elijan juntos a un juez de la Corte de Constitucionalidad o que impidan juntos las reformas electorales– se debe a dos actores:

Estados Unidos y los grandes empresarios representados en el Cacif.

Estos dos actores de poder hicieron oídos sordos al clamor ciudadano y a algunas voces dentro de sus gremios y optaron por mantener en su silla a Otto Pérez, porque el riesgo del vacío de poder era enorme –no saber qué va a pasar–, porque se benefician de este sistema de corrupción e impunidad, y porque creían que se podía reformar el sistema sin necesidad de que el jefe de la estructura de corrupción fuera investigado.

¿Cómo se benefician? Dos ejemplos. Pueden decidir qué ministros colocar y la CICIG publicó que el 25% del financiamiento ilegal de la política viene de empresarios tradicionales.

Esto le dio poder a Pérez Molina para saberse inmune ante la CICIG y el MP, ante la Corte Suprema de Justicia y ante el movimiento ciudadano. Y a su aliado Manuel Baldizón le hizo creer que el movimiento contra la corrupción e impunidad podía ser aplacado.

“Es cuestión de resistir la euforia y traspasar la estafeta”, es el mensaje que transmiten a sus secuaces.

Lea: Los ciudadanos contra los poderosos, la batalla en 23 días

Lea: Lo que dice el informe de la CICIG sobre el dinero y la política

2. Los jueces tienen miedo (o no quieren) aplicar la ley

Hay tres instancias de jueces claves para esta batalla política. Porque derribar el sistema de corrupción e impunidad es una batalla política.

Se trata del Tribunal Supremo Electoral (TSE), la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y la Corte de Constitucionalidad (CC).

La que tenía menos esperanzas porque había sido electa por los diputados de PP-Líder, la Corte Suprema de Justicia, dio el paso hacia delante y dio vía libre para que se quitara la inmunidad al presidente y se le investigara por apañar los escándalos de La Línea en la SAT y de Pisa en el Seguro Social. 13 jueces a favor, 0 en contra.

Pero intervino la instancia de la impunidad por antonomasia, la mayoría de la Corte de Constitucionalidad. 3 jueces a favor de proteger a Otto Pérez, 2 en contra. Con trampas, trucos, engaños. Suficientes para detener el proceso contra Pérez Molina durante dos meses, una eternidad en política.

Lea: El juez que protege a OPM falló lo opuesto en 2010

Y perdió la fuerza la instancia más esperanzadora, el Tribunal Supremo Electoral. A pesar de una mayoría inicial que sancionaba y multaba partidos, esa mayoría no quiso atrasar el proceso electoral, cancelarlo para hacer reformas que aplicaran en esta contienda o suspender al partido Líder, de Baldizón, por haber hecho campaña ilegal después de haber traspasado el techo de campaña. 3 a favor de mantener este sistema, 2 en contra.

3. Los ciudadanos siguen viendo fantasmas o se boicotean entre sí

Aunque articular una propuesta política es mucho más difícil que montar un medio de comunicación digital –que vaya que requiere trabajo–, el movimiento ciudadano también ha tenido errores graves.

El primero fue que el genial #RenunciaYa le permitió a una minoría desintegrarlo y anunciar que llegaba a su fin. Todos los medios lo publicamos, pero pocos aclaramos que sólo mutaba a #JusticiaYa. Esto fue un golpe durísimo porque transmitía que la renuncia de Baldetti era gran objetivo. Después, #JusticiaYa consideró que hacer manifestaciones todas las semanas mantendría la presión sobre los políticos y los jueces. Pero ningún movimiento aguanta tanto tiempo en las calles y hasta el 14 de agosto, habían bajado a unas manifestaciones simbólicas, que ya no atemorizan a los políticos ni a los jueces. Tan poco que Líder-PP enterraron el antejuicio contra Otto Pérez y las tibias reformas electorales para 2019. El 15 de agosto pareció empezar a revivir. Les hará falta articularse mejor con otros actores para las siguientes fases.

Y los fantasmas de odios entre los cuarentañeros de izquierdas y derechas impidieron un paro nacional coordinado entre organizaciones campesinas y empresariales que hubiera sido devastador para cualquier político y para el sistema de corrupción e impunidad.

***

Esta batalla está lejos de acabarse. El MP y la CICIG continúan con los procesos para que no quede en la impunidad el sistema de corrupción. Está preso todo el círculo de colaboradores del presidente Pérez Molina y bajo investigación todo el círculo del candidato presidencial Manuel Baldizón.

Baldizón, dicho sea de paso, ha pasado de un 45 por ciento de intención de voto a un 28 por ciento.

Ha quedado al descubierto que Pérez y Baldizón son dos de las cabezas más importantes del sistema de corrupción e impunidad. Y que se sostienen con mentiras.

Los ciudadanos volvieron a llegar un sábado a manifestar. Y hay una convocatoria a paro nacional campesina para la semana entrante.

Quedan 18 días para las elecciones y el abogado Alfonso Carrillo –uno de los más influyentes del país– presentó una protesta legal para detener las elecciones. Sobre esto empezó el periodista Harris Whitbeck su serie de entrevistas sobre qué están haciendo los guatemaltecos para responder ante la crisis.

Como dicen en otros lares, todavía es demasiado temprano para enojarse.

Martín Rodríguez Pellecer
/

Es el director y CEO de Nómada. Es guatemalteco, perseverante y alegre. Empezó en el periodismo en 2001 en cartas de lectores. En 2011 fundó Plaza Pública para la URL, y en 2014, Nómada. Estudió una licenciatura en la UFM y una maestría en Estudios Latinoamericanos en la UAM. Fue finalista del premio FNPI en 2013 y 2017. Ganó el premio nacional de periodismo en 2004 y 2017. Es políglota y feminista. @Revolufashion


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

8

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Esteban Z /

    23/08/2015 6:02 PM

    Creo que otro de los factores influyentes es que cada pequeño grupo dentro de las manifestaciones buscaban protagonismo teniendo un diferente y original objetivo, algunos pedían golpeflenaco, otros la renuncia de Otto, otros no a la corrupción, otros Badizón no te toca, etc...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Gustavo Hernadez /

    22/08/2015 12:05 AM

    No le gana o no le a ganado? Las batallas seguirán pero estas ya las vamos ganando, podremos decir que la hemos ganado dentro de unos 20 o 30 años cuando -como resultado de estas luchas- tengamos un "verdadero Estado renovado" no es fácil, por eso es que las diversas generaciones no le han entrado, pero ahora le toca a la nuestra.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Nicole /

    21/08/2015 11:15 PM

    Me encantó pero ¿sabes lo que pasa? Somos un cuerpo sin cabeza. No tenemos a nadie que funja como guía y coordinador de los esfuerzos de todos los sectores. Es difícil complacer a todos pero la falta de coordinación es la clave de nuestro aparente fracaso para lograr los grandes cambios que queremos hacer en el sistema. No logramos ejercer una presión sofocante hacia los sectores implicados y causantes de tanta corrupción. Por todo esto, me preocupa que lleguemos a las elecciones sin un candidato honesto e íntegro, con reputación intachable, que tenga la visión necesaria para pensar en una Guatemala a 20, 30 o 40 años de este momento y que tenga un equipo que llene las mismas cualidades y expectativas. Necesitamos a alguien que tenga propuestas de proyectos que no sean soluciones paliativas para las causas de todos los problemas que existen en Guatemala. Lamentablemente no creo que haya alguno/a entre las opciones que tendremos este 6 de septiembre. Es una lástima porque no es que no existan personas con estas características en Guatemala, sino que aún no conocemos a personas que estén dispuestas a arriesgarse en la política.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    21/08/2015 10:58 PM

    […] Lea: ¿Por qué no ha ganado el movimiento contra la corrupción? […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ana María Rodas /

    20/08/2015 10:58 PM

    Excelente Martín! Felicitaciones again!!!!!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Pablo Alvarez /

    20/08/2015 6:43 PM

    No nos podemos rendir, pero debemos dejar de un lado nuestras ideas, nuestra comodidad, miedos y odios. Dejar de un lado las ideologías políticas (o simpatías, ya que en Guatemala pienso que estamos muy distantes de tener ideología y apelamos a la simpatía o antipatía) sentarnos a dialogar, discutir, planificar, ceder y diseñar el pais donde queremos vivir y dejar como legado. Debemos incluir a todos los sectores porque este Apartheid tácito en el que vivimos y es alimentado por los odios y miedos de los cuatentañeros que mencionas, solo socavan mas el país. Obviamente lo que se ha dejado de hacer en los últimos 30 años (bueno antes no se hizo mucho tampoco) no lo vamos a componer en 3 meses, pero si podemos empezar por transformarnos nosotros mismos, cada uno, para hacer de Guate la mejor versión que todos tenemos en la mente, como un ideal. Y va ser un proceso largo de unos 20 años quizá, pero tenemos que empezar hoy y siendo nosotros los responsables de ese cambio.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    anomino /

    20/08/2015 2:09 PM

    Es absurdo pensar que en 2 meses de protestas se puede desarticular un sistema de corrupción tan bien organizado como el de Guatemala. Con CICG tomará 2-4 años, si es que el sistema de justicia se logra descorromper. Lo cual no se ha logrado. Creo que los mismos organizadores y sobre todo los medios le dieron atol con el dedo a los ciudadanos haciendoles creer que ellos iban a hcaer el cambio. Que bueno que mencionó USA y CACIF como los que realmente ponen los frenos para determinar hasta donde dejan que lleguen los cambios. Lo que mas me decepciona es que la histeria mediatica solo sirve para desinflar la participacion ciudadana, haciendoles creer que solo ellos cambiaran Guatemala. Al ver que no se logra la ambiciosa agenda civil, ya no haran nada. Y un recordatorio: la democracia se hace TODOS LOS DIAS, no solo en 3 meses de campaña electoral. Y el chapin (95%) no esta acostumbrado a sacrificar algo en su vida para fortalcer su pais. Sin sacrificio no hay democracia.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    anónimo /

    20/08/2015 1:34 PM

    ganar o perder puede ser un análisis muy maniqueo. es probable que no se haya conseguido todo lo deseado, pero desenmascarar el descaro al que son capaces de llegar los corruptos con tal de mantener privilegios es un mensaje que ha quedado muy claro. El nivel de descaro muestra el presidente al aferrarse al puesto, cuando los funcionarios más cercanos a él están en la cárcel, es inaudito. Se compara con la forma en que bancadas del congreso (pp, líder, viva y otros) acuerdan con la CC (aguilera, molina y duarte) mecanismos para bloquear cualquier cambio en la LEPP. Estas las considero lecciones aprendidas que nos deben llevar a pensar el nivel de dificultades y por tanto de organización y lucha que como pueblo debemos encarar.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones