Por qué Gloria Álvarez (casi) tiene razón

La ponencia de Gloria Álvarez en Zaragoza sobre cómo derrotar al populismo es la mejor que he escuchado por parte de un libertario. Elocuente, estructurada, con facts y pocos deslices. Tiene razón en varias cosas, pero cae en el populismo que critica. ¿Por qué?

Entender la política P147 Recomendados

La integrante del MCN, en su intervención en una conferencia; lleva un millón de visitas.

Foto: Gloria Álvarez en Zaragoza

Primero lo bueno. Gloria hace su homework y tiene el mérito de lecturas y reflexiones para llegar a sus puntos. Me parece la más interesante de los libertarios y vaya que he escuchado durante los cinco años de la licenciatura que estudié en la Universidad Francisco Marroquín. Son disciplinados para transmitir su discurso a través de radios, programas, columnas y capacitaciones a periodistas. Esa fe en su ideología es su mayor virtud y su mayor defecto. Los mueve y los cega.

Gloria (casi) tiene razón cuando dice que los pobres están desesperados por los fracasos de los gobiernos y por eso recurren a líderes populistas que juegan con las ilusiones y las necesidades de la gente, y llegan al poder para robar y buscan mantenerse en él.

Los argumentos de Gloria

Examinemos sus argumentos, en sus palabras en diez minutos (en un video visto casi medio millón de veces en Youtube) y resumidas por mí en tres puntos.

 

1. La democracia degenera en populismo

Dice que la democracia degenera en populismo porque los pobres caerán ante ofrecimientos clientelares de los políticos. “Florentino dijo que es el populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible, aprovechándose de la miseria de la gente, dejando afuera absolutamente toda la razón y la lógica en la toma de decisiones; juega con la necesidad para sencillamente imponer una dictadura”.

2. La pobreza no es culpa de la riqueza

Dice que el discurso que utiliza el populismo es que “tu estás mal porque alguien está bien”. Es decir, que los pobres son pobres porque los ricos son ricos.

3. Los derechos de vida, libertad y propiedad nos salvarán

Propone que todos podamos enriquecernos cuidando de tres derechos: “la vida, la libertad y la propiedad”. Que estos tres derechos son naturales, en contraposición a otros derechos “por los que alguien tiene que pagar”, como la educación y la salud.

¿Por qué sus argumentos están equivocados? Estos son los argumentos que propongo para el debate.

1. El miedo a la democracia de los pobres

Es cierto. Los populistas son una amenaza para nuestras democracias y para nuestras instituciones. Los populistas chavistas o los populistas neoliberales. Pero en el peligro de que “los pobres sin educación voten por los populistas”, me parece se esconde un clasismo y un miedo. La idea detrás es que si los pobres son todavía la mayoría y votan juntos, pueden convertirse en una tiranía contra la clase media y la clase alta. Pero es un miedo infundado.

Primero porque los pobres tienen diferencias ideológicas entre sí y a veces votan por candidatos “pro-élite” (Arzú, Berger) y otra por candidatos “pro-populares” (Portillo, Colom). Así como la clase media y alta votan a veces por uno y otras por otro; y no nos engañemos, los de clases media y alta, tampoco se interesan tanto por la política y la realidad nacional antes de votar.

Segundo porque los pobres no son los únicos que definen presidentes en Guatemala. Son los millonarios (nuevos y viejos) los que pre-deciden a los candidatos. Tres ejemplos: Otto Pérez Molina, Manuel Baldizón y Alejandro Sinibaldi. ¿Cómo llegaron a ser presidente o diputado o ministro? Porque consiguieron millonadas de financiamiento opaco. ¿Y quiénes los financiaron? Según dijo Pérez Molina al embajador estadounidense en 2007, a él lo financiaron las cuatro familias más millonarias de Guatemala.

Que los más acaudalados decidan quiénes son los presidentes y socaven la democracia no le da miedo a Gloria.

2. La pobreza (a veces) es culpa de la riqueza

Gloria dice que hay un problema cuando se riega el mensaje de que los pobres son pobres porque los ricos son ricos, y es cierto, la realidad no es siempre así. Pero no nacimos ayer. La mayor acumulación de riqueza (y de pobreza) en países como Guatemala se dio por las fincas desde 1871. Y con el boom por el café no nos industrializamos como São Paulo o redistribuimos como Costa Rica. Con el boom del café nos convertimos en el país más desigual y con más desnutrición de América Latina.

Dicho eso, hay matices. En la historia reciente, buena parte de la prosperidad se ha hecho con el esfuerzo de personas trabajadoras o de comunidades en cooperativas. Y si algo he aprendido del capitalismo y de ser empresario es que quienes se han mantenido en la élite económica no lo han hecho sólo por prácticas monopólicas o ayuditas estatales, sino también por tesón y aciertos empresariales. Por ejemplo, saber cuándo migrar del café a la banca o de la banca a la telefonía.

En Guatemala, como en todo el mundo, tenemos de ambas. Riqueza gracias a la pobreza de otros (como en el café). Y también riqueza por mérito propio. Ahora hay más oportunidades para el ascenso social, aunque sean lentas y casi siempre tome de al menos dos generaciones. Es decir, papá y mamá pobres que migran a las ciudades y sus nietos ya son clasemedieros urbanos.

3. Fe en la ideología y no en los facts

Gloria dice que en Guatemala se añora el modelo cubano y el venezolano. No es verdad. Dice que si garantizamos los tres derechos de la vida, la libertad y la propiedad llegaremos a la prosperidad y a la democracia. Tampoco es verdad. Los países que son prósperos o aumentan su prosperidad lo han logrado combinando el dinamismo del mercado y la justicia social, para que todos puedan ser prósperos y para que sea sostenible. Costa Rica es el ejemplo más cercano.

Esto es lo que le da sentido a la democracia. Que todos podamos tener derechos de educación de calidad, salud de calidad y seguridad social para que dependa exclusivamente de nuestro esfuerzo y de nuestro trabajo cuán prósperos llegamos a ser. Y quién lo financia, pregunta Gloria. Todos, pero más quienes más tenemos.

Esta fórmula es un fact al que la ideología libertaria se niega a ceder. Dicen que Chile salió adelante por el neoliberalismo, pero no dicen que Pinochet dejó 40 por ciento de pobres y que antes de él hubo una reforma agraria que posibilitó la industria de vinos o que se nacionalizó el cobre. Dicen que si no cobramos impuestos a las grandes fortunas, habrá más riqueza para todos, pero esto no es cierto. Si no le cobramos impuestos a los que más tienen, no se reducirá la pobreza, sólo aumentará la desigualdad.

La Universidad Rafael Landívar demostró que cada año aumenta la parte de la economía que termina en ganancias de grandes empresas y se reduce la que termina en sueldos de los trabajadores. Y mientras la economía del país crece a un insuficiente ritmo de 3 por ciento anual, las ganancias de los bancos (algunos que lucran directamente con la deuda estatal) crecen a 18 por ciento cada año.

El problema con la desigualdad es que los más millonarios acumulan tanto poder que después los políticos no se atreven a ponerles impuestos, los medios no se atreven a criticarlos, los jueces a condenarlos cuando cometen crímenes y se van reduciendo los fondos para bienes públicos de calidad.

Éste no es un problema sólo de Guatemala o América Latina. También de Estados Unidos y Europa. El premio Nobel de economía, Paul Krugman, define muy bien que el mayor riesgo para la democracia no es el populismo, sino la plutocracia.

4. Realidad más compleja

Ciertamente necesitamos instituciones que nos salven de los populistas y de los autoritarios, de quienes desconfían de la democracia y prefieren que las decisiones las tomen unos pocos, sin rendir cuentas. Hay un artículo del intelectual salvadoreño Joaquín Villalobos que define con mucho tino el momento latinoamericano.

“Los antiguos poderes han tenido el monopolio del dinero, de la política, de los medios de comunicación y del conocimiento, hablan inglés, saben de economía, y conocen el mundo, mientras del otro lado hay hambre de todo. No es extraño que así como ahora hay una reacción racista en algunas derechas, existan abusos de poder, revanchismo, políticas autoritarias, uso del Estado para tener ventajas económicas y hasta oportunismo sin ideología en algunos gobiernos de izquierda”.

“En este escenario hay izquierdas sin política económica y derechas sin oferta social. Unos que reparten, pero no producen y otros que producen, pero no reparten. Lo primero es insostenible y lo segundo es conflicto porque la desigualdad es esencialmente un problema de estabilidad y seguridad. La buena noticia es que ahora, desde Washington hasta Buenos Aires, sin los pobres, que son mayoría, no se puede ser gobierno. No es momento de batallas libertarias a muerte, es momento de inteligencia, tolerancia, paciencia, pragmatismo y sobre todo de mucho diálogo”.

Martín Rodríguez Pellecer
/

Es el director y CEO de Nómada. Es guatemalteco, perseverante y alegre. Empezó en el periodismo en 2001 en cartas de lectores. En 2011 fundó Plaza Pública para la URL, y en 2014, Nómada. Estudió una licenciatura en la UFM y una maestría en Estudios Latinoamericanos en la UAM. Fue finalista del premio FNPI en 2013 y 2017. Ganó el premio nacional de periodismo en 2004 y 2017. Es políglota y feminista. @Revolufashion


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

59

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Chepe /

    02/06/2018 11:36 PM

    Otro imbecil que culpa a los terratenientes por el estado en el que esta GT hay Dios ya usen otra excusa hombre, "todos tienen la culpa de que yo este asi menos yo mismo" periodista de 2da

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Hoyporhoy /

    28/07/2015 2:13 PM

    No soy fanático de tus artículos Martín, pero éste en particular me parece muy bueno. A mi criterio aclara muchas cosas y da para lo importante: pensar. Lamentablemente, a leer de los comentarios, muchos no lo comprendieron. A ellos, les sugiero volverlo a leer. Como bien dices, hace falta mucho, mucho diálogo.
    Un saludo!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    andario /

    23/07/2015 8:46 AM

    Llegue a este blog, por interés en ver opiniones diferentes a la de Gloria, sin embargo carece de objetividad y consistencia. Desde puntos ambiguos argumenta falacias que no he escuchado en la fulana en mención. Para los fanáticos bolivarianos, inflación del 150 % al año es un problema para el más pobre, quien es el último en la cadena y no puede pasar sus costos a nadie. En las fronteras de Venezuela se ve la pobreza, pregunten de donde son la mayoría de prostitutas en Cucuta o Arauca. Por otro lado la ausencia de estado, es el caldo de cultivo para el fomento de la ilegalidad, la mayoría de narcos en Colombia emigran a Ecuador y Venezuela; ha llegado a tal nivel el negocio en Venezuela que hay cartel de los soles, y no precisamente por el clima, más bien por su vinculación a entidades militares.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    25/06/2015 11:20 PM

    Muy bueno sobretodo la ultima parte: ¨“En este escenario hay izquierdas sin política económica y derechas sin oferta social. Unos que reparten, pero no producen y otros que producen, pero no reparten. Lo primero es insostenible y lo segundo es conflicto porque la desigualdad es esencialmente un problema de estabilidad y seguridad. La buena noticia es que ahora, desde Washington hasta Buenos Aires, sin los pobres, que son mayoría, no se puede ser gobierno. No es momento de batallas libertarias a muerte, es momento de inteligencia, tolerancia, paciencia, pragmatismo y sobre todo de mucho diálogo.¨¨
    Mejor planteado casi imposible.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    25/06/2015 11:16 PM

    Muy buen articulo y eso q no soy izquierdista

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    WI CHI /

    25/06/2015 4:33 AM

    A todos se les olvidó mencionar el modelo boliviano. Sot guatemalteca, temporalmente viviendo en Bolivia.. estamos miy lejos de tan siquiera parecernos un poquito a este pais en donde el «populismo», brinda Educación, Salud, Acceso a la tierra,Desarrollo Rural (no proyectos), participación ciudadana igualitaria. Esto es verdadero desarrollo de un gobierno,populista que jamás veremos en Guatemala por el racismo, la codicia, la falta de visión de nación, la mediocridad, la,mala administración de la justicia.. EL MIEDO A LOS «INDIOS».. LA FALTA DE IDENTIDAD señores!!!!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Mauricio Sánchez Soria /

      21/08/2017 8:43 PM

      Soy boliviano y comparto casi todo lo que dices, sin embargo debemos en Bolivia generar oportunidades para nuevas personas en la política.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Celso Hernández /

    24/06/2015 7:14 AM

    Interesante querer acercarse a un análisis de la sociedad si analizar ni la historia ni el cómo mucha gente (poca en realidad) han llegado a tener lo que tienen. Leo los comentarios y me parece que estoy frente a una andanada de gente de la derecha que bien que les hace falta análisis y conocimiento de la historia. Muchos hablan de Venezuela y ni siquiera saben lo que está pasando, o son fanáticos de CNN, sin presentar lo bueno del sistema o de lo que se ha logrado o sin analizar la forma de actuar de la oposición. Desgraciadamente me he pasado casi 30 años estudiando la realidad latinoamericana y mundial, conflictos, etc. y este es una copia de mucho de lo que ha pasado en el Tercer Mundo cuando se quiere derrocar a un régimen que es un ejemplo en mucho para sus vecinos. O se olvidan de lo sucedido en Guatemala o en Irán, o lo de Chile cuando Pinochet... Seguro no lo conocen. Hablan de derecho a la vida cuando han marchado sobre los cuerpos de decenas de miles de personas que exigían acceso a lo que ellos pretenden: El acceso a la propiedad (que les habían robado y siguen robando)... Acceso a servicios: educación y salud... Cuando ellos lo único que quieren es que los trabajadores solo sobrevivan con la comida del día, que no vayan a la escuela sus hijos y que les sirvan de ejército de reserva de trabajadores para poder tener mano de obra barata en sus fincas y fábricas... Estos quieren libertad, pero solo para ellos: para pasearse en le país, pistola en mano, para que quienes no los dejan pasar en una calle, les tiren y los eliminen, para que una manifestación o un ocupación de tierras o un robo de tierras sea solucionado a sangre y fuego... O la libertad de la que gozan, las gentes como ellos, para crear un sistema corrupto eesn el que no hay ley que les controle, en el que se disfruten del pastel de los recursos naturales, de las aguas, de las tierras, de las industrias, de los fondos del Estado y que al pueblo no le toquen ni migajas. Y lo peor es que se les han dado fondos para programas en radio y televisión, se les han abierto los espacios en los periódicos para así poder engañar al pueblo con sus sandeces. Lo peor que nos espera en este momento es la privatización completa de todo lo existente en manos del Estado y lo social, digo todo, la desaparición de los servicios universales para que todo caiga en manos de unos mercaderes... Ellos siempre más ricos, con las autoridades de su parte, como el caso de los Novella y San Juan, o el caso de los Castillo o los Botrán y las industrias de alcohol, mientras el 54% de los accidentes son provocados por ebrios y luego no quieren pagar impuestos. Y así no terminaría el día en analizar la cuestión. No es que se vote por gobiernos populistas, se vota por gente de las élites que tienen copados los puestos, élites de una u otra parte del país, que representan diversos grupos de interés. Cuando de verdad hay un líder y se ocupa del país y le da al pueblo lo que es del pueblo, eso es populismo. Análisis barato. Y ya han visto como les impiden de pensar en sus programitas cuando después de un análisis o la presentación de un punto les ponen música norteamericana o de rock estridente. bien pensado. Y qué nos explican los analistas de la colonización, de los movimientos de liberación nacional, del neocolonialismo de este momento... Atacar el chavismo sin atacar la actitud imperialista de los Estados Unidos y Europa no tiene ningún valor. Me pregunto si conocen algo de eso y de sus consecuencias. Cuál es el miedo a hacer que un pueblo pueda salir adelante en su conjunto?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    David /

    29/05/2015 12:01 PM

    Que interesante tanto "venezolano" que no entiende el punto del artículo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    28/05/2015 4:52 PM

    Excelente artículo! Lo que en nuestros países llaman "populismo" en el llamado Primer Mundo le dicen "democracia", además de ser utilizado por todos los políticos. Es decír lo que la gente quiere escuchar. Con respecto a Álvarez, no veo que tenga la razón en nada, lo siento.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    28/05/2015 4:51 PM

    Excelente artículo! Lo que en nuestros países llaman "populismo" en el llamado Primer Mundo le dicen "democracia", además de ser utilizado por todos los políticos. Es decír lo que la gente quiere escuchar. Con respecto a Álvarez, no veo wue tenga la razón en nada, lo siento.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones