“Si no quedo de diputado, me tengo que ir a México a buscar trabajo”

Habían algunas preguntas pendientes para el expresidente Alfonso Portillo (2000-2003). Los Q120 millones desaparecidos del ejército, el soborno de Taiwán por el que estuvo en la cárcel en Estados Unidos, las contradicciones de su participación como candidato a diputado con Todos, el genocidio o el narcotráfico. Y el político zacapaneco siempre tiene respuestas y un as bajo la manga. O casi siempre.

2015 campaña candidato corrupción guatemala n135 P147 portillo

Portillo, en el momento en el que se le pregunta sobre narcotráfico.

Fotos: Carlos Sebastián

Portillo, de 64 años, nos recibe en su nueva oficina en la zona 13, prestada por un amigo, con camisa a cuadros, tan campechano como la fama que le precede. No esquiva ninguna pregunta, pero sí sube la voz cuando se le cuestiona sobre sus casos de corrupción o sobre el narcotráfico.

(Aquí, la síntesis de la entrevista en video, hecha por Gabriela Ríos, con la asistencia de Astrid Morales y el arte de Lucía Menéndez)

Y a continuación, la entrevista transcrita, agrupada por temas.

1. Su decisión de volver a la política
2. Los cuestionamientos a sus dos casos de corrupción: ejército y Taiwán
3. Su contradicción sobre el financiamiento de su campaña actual
4. El genocidio y gobernar con matones
5. Su relación con el capo Waldemar Lorenzana y la relación de Colom con los Zetas
6. Los gays, la desigualdad, Estados Unidos

1. Su decisión de volver a la política

– Desde que vino en febrero hasta ahora en julio, el país ha cambiado. ¿Cómo cambió su planteamiento personal?
– Yo pensaba no dedicarme a política, yo estaba convencido. Mi familia había pagado un gran costo, lo ha pagado. Me sorprendió la forma en la que me recibió la gente. Me dí cuenta la aceptación que tenía como persona y como político. Y dije yo: Yo no vengo de Harvard, vengo de la cárcel, algo está pasando en el país. Lo que está pasando es que hay tanta desesperanza que la gente cree que el menos malo, o el que la gente cree que es el menos malo, surge como un proyecto.

– Pero desde que usted estaba en la cárcel en Denver en 2014 le pidió a Edmond Mulet y a Edgar Gutiérrez que le organizaran una plataforma política con ellos como binomio.
– Ellos me pidieron una reunión. Y el planteamiento era que el binomio podía ser Edmond Mulet de presidente y vicepresidente Edgar Gutiérrez. A mí me encantó la idea. Lo que pasa es que Edmond sacó un carta un poco agresiva, le empezaron a sacar cosas de su vida y entonces se anuló esa posibilidad. Apoyé entonces a Edgar, una persona brillante, pero tiene muchos anticuerpos que lo veían como radical (…) Y después surgió la idea de Lisardo Sosa y Mario García Lara y es el binomio que tenemos.

– Cuando usted vino, la principal preocupación de los ciudadanos era la economía. Cuatro meses después el principal tema es la corrupción y la impunidad. ¿Por qué cree que todavía sigue teniendo posibilidades?
– La corrupción está como tema en los centros urbanos. En el campo está la economía, la sobrevivencia, el empleo, el apoyo para producir. Me he encontrado sorpresas de niños de 10 años, que ni siquiera nacieron durante mi gobierno, que gritan ¡Portillo, Portillo! Le pregunté a un niño de 12 años en San Pedro Carchá, y me respondió que su papá y su mamá le contaban que se podía comprar, que había aumento de salarios. El tema económico me mantiene vigente a mí.

Portillo en la entrevista con Nómada.

2. Los cuestionamientos a sus dos casos de corrupción: ejército y Taiwán

– ¿Cómo se sentía Alfonso Portillo cuando le tocaba firmar una transferencia al ejército sabiendo que se lo iban a robar, en vez de enviarlo para salvar a niños que se morían de hambre?
– Las transferencias se han hecho toda la vida. Pero hice transferencias para instituciones importantes, como el Organismo Judicial, para el Ministerio Público, para la Universidad de San Carlos, al Ministerio de Salud, al Ministerio de Educación. Sólo sobresalen las transferencias al ejército.

– ¿Pero qué se siente firmar cuando se sabe que se van a robar el dinero?
– No piensas en sentimientos. Si hubiera sabido que se iban a robar el dinero no hubiera firmado esa transferencia. ¿Qué información va a tener el presidente? Hoy me entero que siguen las plazas fantasmas.

– ¿Pero usted no sabía todo eso cuando era presidente?
– Hay una creencia falsa que el presidente tiene todo el conocimiento o que tiene todo el poder. El presidente tiene un 25, 30 por ciento del poder. ¿Por qué transferí al ejército? Porque presenté un presupuesto y el Congreso me lo bajaba a la mitad. Un sinnúmero de programas se quedaron sin presupuesto.

– Si yo como ciudadano de 18 años sabía que se lo iban a robar porque en el ejército no hay transparencia, ¿usted como presidente no sabía que se lo iban a robar?
– Que sucede en todos los ministerios, que el 60 por ciento del prespuesto se pierde.

– ¿Será?
– En comisiones, contrataciones, en compras, miren la medicina, el Ministerio de Salud, el IGSS. Eso es lo que está investigando la CICIG. La pérdida de los recursos en el Estado es lo que ya no quiere soportar la sociedad.

– Entonces usted autorizaba transferencias aunque sabía que se las iban a robar la mitad porque es lo que hay, porque es como funciona.
– Lo que pasa es que hay que estar de presidente para entenderlo, tú estás pensando desde afuera. Un presidente tiene que quedar bien con el ejército. Garantiza estabilidad. Yo aumenté 27 por ciento al ejército. ¿Por qué? Porque había lastimado la institucionalidad del ejército al retirar a 17 generales en un día. Hay que estar sentado ahí para ver las circunstancias en las que hay que tomar decisiones.

– ¿Qué le dice de una sociedad tan caritativa que perdona tan fácilmente o no tiene memoria? ¿Qué lección se le está dando a los niños? ¿Que uno puede robar y ser presidente?
– Hay que matizar lo de robar. Yo acepté cinco cheques de Taiwán a mi nombre. Tuve que aceptar que era cohecho porque si no, me encierran 15 años porque (los gringos) no pierden nunca. Pero se les cayó la acusación. Es relativo. No debería haber aceptado el dinero, es un hecho.

– Porque era a cambio de un voto y un discurso en la ONU.
– No, jamás. Jamás me puso una condición Taiwán. Y no era la primera donación, me dio donaciones cuando era diputado también.

– Pero era para que Guatemala siguiera reconociendo a Taiwán y no se fuera con China.
– Jamás. Todos los presidentes han recibido, pero sólo a mí me pillaron. Esa es la diferencia. Pide colaboración, pero jamás Taiwán pidió votos. Por lo menos a mí no me lo pidieron.

– Pero es para que no se cambie de China.
– Está implícito. Pero no lo piden.

– Pero era obvio que era para que eso. Usted lo recibió sabiendo que era para eso. Costa Rica se cambió de China en los tiempos de su gobierno, con Óscar Arias, y Guatemala no lo hizo.
– Sí pues. Pero, pero, eh, por ejemplo yo lo que quise matizar era el robo. Me acusaron de robar Q120 millones y no se demostró que hubiera sido un centavo.

Portillo en la entrevista con Nómada.

– Porque las dos juezas dijeron que el MP no había podido demostrar físicamente dónde estaba el dinero, pero el dinero está desaparecido.
– ¿Cómo lo demuestras? Puedes tener cualquier apreciación subjetiva sobre un hecho, pero lo que habla son los hechos. A mí se me acusó de permitir que se desaparecieran Q120 millones y no se pudo demostrar.

– Se demostró que están desaparecidos.
– Había un recibo de ingreso de los Q120 millones del Ministerio de la Defensa.

–  Y el Ministerio de la Defensa no pudo demostrarlo.
– Hermano, presentó 14 mil documentos. Los medios manejaron sin información fidedigna ese caso. No me pudieron demostrar nada.

– Pero porque las juezas dijeron que no estaba físicamente.
– Pero son las juezas. ¿Quién más iba a juzgar? En el Estado no se puede demostrar lo que se hace con todos los recursos. ¿Por qué? Porque la Contraloría no funciona.

– A Claudia Paz no le han sacado nada de corrupción y estuvo tres años y medio en el MP.
– ¿Y no es corrupción prestarse a negociar con EEUU no presentar una casación y entregarme a ellos? ¿O cómo se llama eso? ¿Patriotismo?

– No es patriotismo. Yo lo critiqué en una columna esa misma semana que se hizo.
– Aquí no hay santos de ningún lado.

– Sí, pero no es cierto eso que dijo, que todo el mundo no puede demostrar qué hizo con el dinero en el Estado. Hay gente que ha hecho función pública como Lisardo Sosa en el Banguat y no se le ha descubierto nada de corrupción.
– Lo único es que estás hablando en la institución, pública y privada, mejor calificada en todo el país, el Banco de Guatemala.

– Y en el MP no descubrieron nada de corrupción.
– La corrupción no sólo es quedarse con el recursos del Estado, ¿oiste?

– También es mantener una relación diplomática con Taiwán.
– También. Y también es aplicar la ley a una persona y no a otra, cometer prevaricato, no cumplir con el objetivo para que el que fue creado un instituto. Negociar políticamente la extradición de un presidente también es corrupción.

– Yo escribí una columna criticando eso.
– Es relativo el tema de la corrupción.

3. Su contradicción sobre el financiamiento de su campaña actual

– Dice que lo juzguemos por sus actos. Usted y Lisardo Sosa (su presidenciable) dijeron que no aceptarían entrar a Todos si no sacaban a los impresentables involucrados en casos de corrupción. Ahí están Boussinot, Kestler y la bancada que participó en corrupción e igual entraron. Mintieron. ¿Cómo lo explica?
– En parte a eso se debe la renuncia de Evelyn (Morataya, su exesposa). Evelyn renuncia porque el partido no cumplió. No nos dieron más que el 50 por ciento del partido y no sacaron al 50 por ciento de los impresentables. Teníamos que valorar. Entonces le dije a Chalo (Sosa): Chalo, tiremos la toalla. Y me dijo: mire usted, usted me convenció a mí, a los 70 años de edad de involucrarme en esta aventura. Hoy ya nos metimos en esto. Con hermanitas de la caridad no vamos a estar nunca. El que en Guatemala cree que va a hacer política con gente inmaculada o intachable de toda la vida, está equivocado. Y dijimos, sigamos adelante. Pero hemos mandado mensajes clarísimos a los candidatos que tienen la concepción de que la política es hacer negocios y de que es incrementar el capital, como Manuel Baldizón.

– ¿Qué mensaje?
– Que no haré campaña con ellos, que no los apoyaré, que no pueden usar mi foto y que no serán parte de la bancada. Quintanilla, Lau, a los hermanos Ubico de Sacatepéquez que son contratistas del Estado. Si llegan a diputados, que busquen una bancada a dónde ir. Porque la mía los va a expulsar.

Portillo en la entrevista con Nómada.

– ¿Y qué pasa si cuando esté en el Congreso (Portillo necesita de unos 10,000 votos para llegar) necesita de esos diputados para aprobar una reforma constitucional?
– No creo que se vayan a necesitar cinco o seis diputados. Las reformas se van a aprobar incluso con diputados que no comparten la idea de la reforma porque la avalancha, la tendencia, es que o hay reforma electoral o esto revienta antes de julio de 2016.

– Ese pragmatismo siempre lo ha manejado en su carrera.
– Ahí está la diferencia. Estamos haciendo campaña pobre. Si quisiera Q100 millones, los tendría. Pero no quiero repetir lo del pasado, cuando (Francisco) Alvarado Macdonald me financió la campaña y tuve que poner a gente de él en los puestos y depositar recursos del Estado en sus bancos para capitalizarlos. Eso no lo vuelvo a hacer. Por eso es urgente la reforma a la ley electoral porque el financiamiento supedita a los partidos a los financistas.

– Dice que hay que rehacer el país, ¿cómo cambiarlo con las mismas personas de antes?
– La transición a la democracia en España se hizo con franquistas. Perón, con un montón de corruptos. Ningún líder en la historia lo ha hecho con santos. Los cambios se hacen con los hombres de carne y hueso. Tenemos que hacerlo con santos y con bandidos. Así se conforma la sociedad. Así se conforman las empresas, las universidades y los periódicos.

– Nosotros en Nómada intentamos poner filtros y la barda alta.
– Esa es la nueva tendencia.

– ¿Cómo se sintió que la joven de San Lucas Tolimán no quisiera hablar con usted? ¿Qué piensa de sus argumentos?
– Tranquilo. Yo quería hablar con ella, pero qué voy a hacer, (sus argumentos) son válidos. Claro que duele la desigualdad y los problemas sociales cuando ven que el político acepta dinero ilegal. Pero así como ella está en contra, hay 8 mil que están conmigo. La democracia es eso.

– ¿Todavía quiere convencer a los que piensan como ella y han ido a manifestar al parque central o los deja de lado?
– No es un objetivo mío. El última instancia los va a convencer o no lo que yo haga o deje de hacer. Reconozco mis errores.

– ¿Qué hace falta para que la gente crea que es un hombre cambiado?
– Mis actos desde ahora en adelante. Siguen repitiendo que mi gobierno fue el más corrupto de la historia. Y el expresidente (Portillo) no tiene una cuenta bancaria, sólo tiene su casa de Zacapa.

– Si no tiene una cuenta bancaria, ¿de dónde saca dinero para comer?
– El partido me ayuda con una cuota y hay un grupo de amigos me apoyan con ciertas cantidades. Si yo no llego de diputado, me tengo que ir a trabajar a México. ¿De qué voy a trabajar aquí?

– Esos amigos que le están subsidiando su estancia aquí le van a pedir favores después.
– No. No son políticos, ni empresarios, son gente que ha vivido bien siempre. Son amigos desde la niñez. Me apoyaron con la defensa en Nueva York.

– Nos puede decir algún nombre de quienes le apoyaron económicamente en la defensa.
– No. No puedo porque voy a comprometerlos. Es gente que se arriesgó a apoyarme y que después… por eso hay que cambiar la ley electoral, porque ningún empresario quiere dar su nombre. Preguntale a todos los políticos.

– Nosotros le preguntamos a Edmond Mulet y no nos dijo.
– Y por una cantidad mínima; ahora por millones. Ahora en campaña había un empresario que quería ayudar a Chalo (Lisardo Sosa, su presidenciable) y yo le dije, recíbalo y dígale que vamos a decir su nombre.

– Estas vallas que están en el Obelisco y en la Reforma, ¿quién las pagó?
– El partido las está financiando.

– ¿Y quién le dio dinero al partido?
– El partido tiene pisto con los votos que obtuvo en la elección pasada.

– Con eso no se pagan esas vallas.
– Me imagino que hay alguna fuente de financiamiento del partido, de algunos empresarios.

– Hay una contradicción entre lo que usted dice. Dice que no quiere aceptar financiamiento de algún tipo y no sabe quién pagó esa valla.
– Bueno. El partido tiene su contabilidad. El que la lleva tiene clarísimo de dónde vienen.

– Si vienen de un corrupto, usted estaría metiendo las manos en un partido así.
– Lo denunciaría.

– ¿Su casa de Zacapa cuánto le costó?
– No sé pero le puedo decir que saqué el dinero de un préstamo que me hizo un amigo empresario, Víctor Orantes, transportista. Y de mi sueldo, y ahí están depositadas todas las mensualidades de mi sueldo como presidente.

– ¿Más o menos cuánto fue?
– Q1.8 millones (US$225 mil). Muchas cosas son de reciclaje, teja usada que me regalaron.

– O sea, todo su salario como presidente, de Q50 mil mensuales.
– ¿Y un presidente en qué gasta, si todo se lo pagaba el Estado Mayor Presidencial?

4. El genocidio y gobernar con matones

– En discursos cuando era presidente, usted decía que al ejército le pusieron a hacer la parte sucia de la guerra. ¿Usted cree que hubo genocidio en Guatemala?
– Ahí lo que me ha faltado a mí es estudiar un poco más. Me costaría afirmar que hubo genocidio cuando creo que no tengo los elementos, políticos, históricos, para determinarlo. En este momento te podría decir que no hubo genocidio; es decir, una política deliberada para acabar con una etnia o una nación. Pero que ante los ojos o los hechos podría decirse que hubo genocidio porque hubo pueblos enteros desaparecidos, puede dar lugar a pensar que hubo genocidio, pero no tengo elementos para afirmarlo.

Portillo en la entrevista con Nómada.

– ¿Cree que es importante que se siga discutiendo el tema? ¿Dónde nos deja que no se pueda juzgar a Ríos Montt?
– Esa pregunta para mí es difícil. Lo que necesitamos es construir la nación. Eso nos ha estancado en la confrontación y nos ha impedido avanzar. No olvidar, pero tenemos que dar borrón y cuenta nueva.

– Usted es un estudioso de la política. No hay ninguna nación que se haya construido sin historia, sin memoria, sin recuerdos olvidados y recuerdos que se ponen en el libro de historia. ¿Qué cree que debería ponerse en el libro de historia de Guatemala que se enseña en las escuelas sobre genocidio?
– Yo creo que hay que narrar los hechos y que sea el estudiante el que determine, y que no haya una ideologización de la educación. La ideología es buena, pero que no sustituya a la ciencia, a la verdad.

– Decía que en una de sus giras lo vitoreaba un muchachito de 10 años de Carchá (Alta Verapaz). Hay una posibilidad alta de que a su abuelo lo asesinara el ejército en los 80. ¿Cómo le explicaría usted que para llegar a la Presidencia se alió con Ríos Montt y todos los militares responsables de eso?
– Bueno, lo que he explicado.

– Usted dice que no se puede hacer política sólo con santos, pero hay no-santos de no-santos.
– Dos cosas. Uno es que yo me quedé huérfano políticamente y encuentro un refugio donde podía seguirme desarrollando como político, que tenía un gran caudal, del general Ríos Montt. Y dos, aquí siendo prácticos, aquí hay la posibilidad de hacer un gobierno. Y todos los cambios que se hicieron durante mi administración –las leyes de descentralización, la reforma financiera, fiscal, la apertura económica– no se hubieran podido hacer sin el apoyo del general Ríos Montt. Hay que ser pragmático. El hombre me ayudó a hacer cosas buenas en mi gobierno.

– El pragmatismo es indispensable en algunos momentos en la política, pero ¿cómo se siente usted como civil, con ideales cercanos a los de Árbenz, de compartir gabinete con matones como Byron Barrientos y otro montón de matones de guatemaltecos? ¿Cómo se traga eso?
– Errores. Un presidente comete errores a cada rato y aciertos. Sin embargo, lo destituí de ministro en un año. Uno tiene que asumirlo como equivocaciones.

5. Su relación con Waldemar Lorenzana y la relación de Colom con los Zetas

– Además de matones o corruptos, a todos los presidenciables con posibilidades se les acercan narcos. Se señaló a su gobierno de no luchar con enjundia contra el narcotráfico en 2000, 2001 y 2002. ¿Qué narcos se le acercaron cuando era candidato o presidente?
– Ninguno. Empezando por Waldemar Lorenzana (el jeque de los cárteles de Guatemala, zacapaneco como Portillo), que me conoce desde niño. Me mandó a llamar a su casa cuando era candidato en 1995 porque me quería ayudar económicamente. Pero no acepté. Aunque Chepe Zamora diga lo contrario, y una vez le dije: demostrame que estuve en la casa de Waldemar Lorenzana y me dijo que no me lo podía demostrarlo. Desmentí, le dije. (Lorenzana fue capturado en 2011, por el gobierno de Álvaro Colom).

– Usted le dijo a Lorenzana que no porque era narco.
– Obvio, pero no se lo iba a decir porque tonto no es uno. Pero me salí de las brasas para caer al fuego. Acepté el financiamiento de un banquero. Ahora menos se me van a acercar los financiamientos ilegales, ya aprendí la lección. Eso sí, en mi gobierno se incautó el doble de droga que en el gobierno de Óscar Berger y a su gobierno no lo descertificó Estados Unidos.

– La política estadounidense es política. Pero hay un hecho. En su gobierno no se capturó a capos. ¿Por qué no capturó a capos?
– La G-2, la inteligencia militar, me pidió una reunión y me mostró cómo estaba todo el mapa del narcotráfico en el país. Qué necesitamos hacer, les pregunté. Me dijeron, aquí hay dos cosas, presidente. Uno es si usted va a tener el apoyo de Estados Unidos cuando deje de ser presidente, porque si no lo puede garantizar, será carne de cañón (para los narcos). Y segundo, es que no somos nosotros los que tenemos que hacer las órdenes de captura; es el Ministerio Público y son los jueces. Por qué le atribuyen a Portillo que no capturó si es responsable el Organismo Judicial.

– Es cierto. Pero muchas veces los fiscales, si saben que no tienen el apoyo de su jefe, no se animan. Cuando se dieron cuenta que tenían el apoyo de Claudia Paz (MP), Carlos Menocal (Gobernación) o Álvaro Colom (expresidente), se animaron a capturar a Lorenzana. En su gobierno no se animaban.
– Pero yo no recibí dinero del narcotráfico como recibió Álvaro Colom de los Zetas. Y lo sabe la CICIG. Y se sabe quiénes estuvieron en la reunión en la que le entregaron 12 millones de dólares y no hallaban ni cómo cambiarlos. A mí no me pueden señalar de eso.

– Cuéntenos un poco de esa reunión.
– Ahí sí (no)… ¿para qué? Se haría un escándalo a partir de que yo se lo diga. Todo el mundo lo sabe, pero nadie lo dice.

– Yo no lo sabía. No sé si vos lo sabías, ¿Harris?
– No.
– (Sigue Portillo) Un grupo vino de México a entregarle dinero a Álvaro Colom aquí a la Ciudad de Guatemala y la CICIG tiene la investigación. Se sabe hasta quiénes cambiaron el dinero. Si no, no ganan la segunda vuelta, no hubieran tenido para el transporte.

– Esa injerencia sigue hoy.
– Hay una cosa. El narcotráfico tiene atravesado el sistema político, la banca, las empresas, la construcción.

– ¿Deberíamos despenalizar la droga?
– Yo lo decía hace 25 años.

– Pero no hizo nada en su gobierno. Ahora propondría despenalizar las drogas desde su bancada (en 2016).
– Sí, esa debería ser la línea. No se puede luchar contra el mercado. Es un problema de salud y económico, ni militar. La respuesta es despenalizarlo.

6. Los gays, la desigualdad, Estados Unidos

– Costa Rica, México y Estados Unidos acaban de legalizar el matrimonio gay. ¿Usted lo apoya?
– Estoy de acuerdo.

– En Chile, México y Bogotá se discute el derecho de las mujeres a interrumpir un embarazo.
– En Chile lo acaban de aprobar y estoy de acuerdo, sobre todo cuando es fruto de una violación o hay peligro de muerte. Hay que ser prácticos. E incluso estoy de acuerdo con la eutanasia. No deben ser tabúes. Todo lo que tenga que ver con la libertad de cada ser humano, hay que respetarlo.

– Usted habla de los problemas de desigualdad y fue a escoger un binomio conservador. Si oferta más progresista fue bajar aranceles, que es una política también de derecha. ¿Cuál es su proyecto estrella contra la desigualdad?
– La ley de libre competencia, contra privilegios, concesiones, que ha estado engavetada por 30 años. La competencia incide en los precios. Si los productos de primera necesidad tienen precios accesibles, puede optar a mejores niveles de consumo. Por eso durante mi gobierno se enojaron los Gutiérrez, porque permití el ingreso de pollo Tyson sin aranceles.

– Estuve la semana pasada en un debate con Gloria Álvarez y eso es lo que predican en la UFM, que sin aranceles va a mejorar el nivel de vida. ¿Pero todavía no entiendo cómo va a reducir la desigualdad? Por ejemplo, ¿cómo reducirá la desigualdad por medio de impuestos?
– Yo creo que no hay que poner nuevos impuestos. El problema son las ventanas y los hoyos que hay, las exoneraciones, concesiones, privilegios. La facultad del presidente de perdonar multas fiscales. Hay que quitar, barrer con eso. Significa enfrentamiento. (…) La política fiscal es un mecanismo de redistribución del ingreso cuando se ejecuta bien el gasto. Hay que revisar la ejecución del gasto. Esto tiene que repercutir en la desigualdad. Mejor salud y mejor educación disminuye la desigualdad. Yo intenté aprobar esa ley de competencia y me dijeron no te metás.

– Ese no te metás es lo que tiene que cambiar. ¿Es realista pensar que sí se puede con esta coyuntura?
– Tenemos que aprovechar la coyuntura. A mí me dijeron que es posible que no me dejen participar. Pero a mí no me interesa estar en el Congreso, a mí me interesa que las reformas salgan. Y las reformas pueden salir trabajando afuera del Congreso. La sociedad tiene acorralado al Congreso y si no lo entiende el Congreso, lo va a pagar caro. Es lamentable la situación. Miren la comisión que vino de Estados Unidos, uno de aduanas, uno de drogas, uno de corrupción. Es decir, nos está mandando un gobierno.

– ¿Qué opina de que Estados Unidos ponga polígrafos en la SAT?
– No tiene por qué hacerlo Estados Unidos. ¿Por qué no lo hacemos nosotros?

Portillo en la entrevista con Nómada.

– ¿Qué opina del papel de Estados Unidos en esta crisis? ¿Cómo lo siente usted como político y como guatemalteco?
– Pues ojalá que estén pagando un poquito lo que hicieron desde el 54. Porque son parte de este sistema político que tenemos. Con su intervención en 1954 acabaron con un proceso democratizador y acabaron con una generación de políticos. Ojalá que les remuerda la conciencia porque ayudaron a construir este lobo. Y aunque nos duela, tenemos que aprovechar esta oleada que viene de afuera.

Martín Rodríguez Pellecer
/

Es el director y CEO de Nómada. Es guatemalteco, perseverante y alegre. Empezó en el periodismo en 2001 en cartas de lectores. En 2011 fundó Plaza Pública para la URL, y en 2014, Nómada. Estudió una licenciatura en la UFM y una maestría en Estudios Latinoamericanos en la UAM. Fue finalista del premio FNPI en 2013 y 2017. Ganó el premio nacional de periodismo en 2004 y 2017. Es políglota y feminista. @Revolufashion


Ana Carolina Alpírez
/

Nací en una familia numerosa, de ahí mi problema con la propiedad privada. Soy periodista porque esta profesión mantiene viva mi capacidad de asombro y no puedo concebir el mundo de otra manera.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

38

COMENTARIOS

RESPUESTAS

    Hernán /

    18/07/2015 2:20 AM

    Martin Rodríguez Pellecer busca tu vocación porque periodista definitivamente no. Lastimosamente tienes una función muy importante en la sociedad. La verdad con profesionalismo es lo que debes buscar.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Anónimo. /

    17/07/2015 11:55 AM

    Poca observación señores entrevistadores... Dice el pobrecito de Portillo que sobrevive de la ayuda de sus amigos?? Socios que le guardaron su parte? Pero no vieron lo que lleva en la muñeca izquierda??? Solo un relojito citizen de $30,000,00 dolosos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Roberto DAVISON /

    16/07/2015 2:37 PM

    lo que venían diciendo de los corruptos ALEJOS LO REAFIRMO EL SEÑOR DE LA CICIG: ejemplo paradigmático es el señor Gustavo Alejos, quien fue un recaudador que se enriquece y construye redes en el gobierno de (Álvaro) Colom. Él, desde su posición, logró una importante influencia política y facilitador de negocios propios y ajenos. Influyó en el nombramiento de funcionarios y las empresas vinculadas a él fueron beneficiadas. Su padre y su hermano fueron llevados a puestos públicos. Él reconoció que financia a la UNE y a la GANA”, dijo Velásquez.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ana Colmenares /

    15/07/2015 2:06 PM

    Nunca había visto a Martín en video. Me lo imaginaba más seguro al hablar. Se sofoca muy rápido e interrumpe mucho. Todavía le falta experiencia. Harris mucho más efectivo y objetivo en sus preguntas.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    LUIS MARIO /

    15/07/2015 10:55 AM

    Nuevamente se manifiesta la naturaleza de este individuo portillo, su genetica delincuencial solo la superara en sus proxima vidas, es su karma. Recordemos algo que dijo recientemente, cuando lo presento el partido todos, que el no iba con impresentables como compañeros a diputados, ahi si pudo juzgar subjetivamente la honarabilidad de otras personas, el si lo puede hacer, pero cuando el tribunal supremo electoral lo hace en base a sus antecedentes penales por sus crimenes cometidos, robos etc, plenamente probados y documentados, entonces en ese momento el habla de subjetividad para juzgarlo, esa es la prueba actual de lo cinico, mentiroso , picaro. deshonesto, no cambia, es un guason. Triste su caso, patetico.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Roberto DAVISON /

    15/07/2015 2:38 AM

    A don Carlos Sandoval ( familia de una diputada Sandoval de TODOS por Jutiapa) solo me resta decirle que hay que darle oportunidad a los LIMA, A LOS SALAM, A BARRIENTOS, A LOS SALVATRUCHAS, A TODOS LOS QUE YA PURGARON SUS ASESINATOS PARA QUE VAYAN AL CONGRESO... YA VAN CON MAS EXPERIENCIA. Para su INFORMACION EL POLLO RONCO CENO EN UN RESTAURANTE DE LA ZONA VIVA CON UN GRUPO DE FARMACEUTICOS QUE LO APOYAN PARA SEGUIR ROBANDO EN EL IGSS.... eso se llama haberse reformado, y si no solo pregunten si es cierto porque muchos de los que estábamos cenando allí lo vimos y con quien andaba bebiendo vino.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    yo /

    14/07/2015 11:50 PM

    en la transcripcion de la entrevista hubieran puesto al inicio del guión las iniciales de quien habla

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Carlos Sandoval /

    14/07/2015 7:48 PM

    De verdad Martín, a Portillo deberían hacerle una entrevista de por lo menos 4 horas y que nos cuente todo lo que tenga que contar. Yo creo que dice muchas verdades y me parece sincero. Yo no voté por él (voté nulo), pero sería interesante juzgarlo por sus actos futuros y ya no por sus palabras. Estoy de acuerdo en algo que dijo Portillo en otro medio: "a una persona no puede condenársele por el resto de la vida cuando ya pagó su condena" (palabras más, palabras menos). Siento simpatía por esas palabras.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Roberto DAVISON /

    14/07/2015 7:01 PM

    Cuanto reciben semanalmente de los ALEJOS que no los tocan, y siguen robando a manos llenas del IGSS, quien no lo sabe.... lo saben ustedes? o son periodistas investigadores de mentiras y el negocio de las fafas ya lo aprendieron del tal Palmieri, el guru en Guatemala de la extoricion mediatica.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    14/07/2015 2:39 PM

    El que en Guatemala creé que va hacer politica con gente inmaculada e intachable esta equivocado, son errores que uno comete y creo que en realidad lo que le falto a este señor fué estudiar, estudiar un poco más, ya no alfonso, aunque te pases toda la vida estudiando tu cabecita no sirve para asimilar, que cinismo el de este hombre, tuvo la oportunidad de cambio para Guatemala y traicionó a los guatemaltecos y gran cantidad de estos no lo han entendido.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones