3 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Bachelet propone una ley que necesita Centroamérica: despenalizar el aborto

Michelle Bachelet, la presidenta de Chile, estuvo en Guatemala la semana pasada, pero no habló del proyecto de ley más importante en esta su segunda presidencia. Despenalizar el aborto por tres motivos: por violación, cuando la vida del feto sea inviable y cuando haya un riesgo vital para la madre.

Cotidianidad n246 Opinión P369
Esta es una opinión

Unos manifestantes, cerca del palacio de gobierno en Santiago de Chile.

Foto: flickr.com/photos/chilefotojp/

En Guatemala contamos con dos cifras oficiales para darnos cuenta de la epidemia que representa la violencia contra las mujeres y que necesita de debates profundos y decisiones fuertes en nuestra sociedad; entre ellos, el del derecho de las mujeres a decidir si interrumpen un embarazo, si hacen un aborto. El año pasado hubo 60,000 partos de menores de edad, que significa que cada día hay 165 niñas que tienen un hijo. 165 niñas que en su mayoría fueron violadas, en un 80 por ciento por conocidos o familiares.

Y a ellas se suman muchísimas más de niñas y mujeres violadas que no quedaron embarazadas. ¿Cómo respondemos como Estado y como sociedad? Con un par de discursos y haciéndonos de la vista gorda.

Y otra cifra espeluznante: cada día desaparecen de sus casas dos adolescentes. Muchas de ellas van a parar a las redes de tráfico sexual de Centroamérica y México. A muchas las embarazarán y les realizarán abortos clandestinos que probablemente las dejen estériles o muertas. Y ellas son sólo algunas de las 65,000 mujeres que cada año se realizan abortos clandestinos en Guatemala.

“En una sociedad donde las mujeres son ciudadanas plenas y libres, ni el Estado ni nadie puede obligarlas a tomar una decisión en contra de su derecho y deseo a ser madres. Pero de la misma manera, cuando su decisión es no continuar con el embarazo, por alguna de las tres graves causas mencionadas, el Estado debe entregar alternativas fundadas en sus derechos, en su dignidad y en razones de protección de su vida”, dijo Bachelet a su regreso desde Guatemala.

 

Bachelet, ayer en Chile. Foto: The Clinic

Bachelet, ayer en Chile. Foto: The Clinic

Y es que el aborto no es nunca una decisión fácil ni una primera alternativa. "Con este proyecto estamos brindando un apoyo a muchas mujeres en un momento muy doloroso de sus vidas", añadió Bachelet.

Por eso deberíamos cumplir con la ley sobre educación sexual y métodos anticonceptivos que se aprobó en el Congreso hace diez años y que siempre es torpedeada por los grupos conservadores en el Ministerio de Educación, y garantizar todos los métodos anticonceptivos posibles a todos los adolescentes y adultos del país.

Y, para evitar que las mujeres mueran o pierdan la dignidad en la vida, debemos cumplir con la ley que permite el aborto terapéutico y aprobar también la despenalización del aborto.

 

Otra manifestación en Chile. Foto: Elquintopoder.cl

Otra manifestación en Chile. Foto: Elquintopoder.cl

Necesitamos una ley así, como la que hay en casi todos los países más desarrollados e igualitarios del mundo, como España, otros europeos y muchas partes de Estados Unidos, y como empieza a haber en América Latina: México, D.F., Bogotá, Uruguay, Cuba y pronto Chile. Una ley así es necesaria en Guatemala y Centroamérica.

Y es que el problema es que las mujeres no son soberanas, no son dueñas de su cuerpo en nuestros países. Una encuesta estatal -de las que no son pagadas por candidatos- le hizo dos preguntas a mujeres urbanas y rurales hace unos años. ¿Cuántos hijos quisiera tener en la vida? Dos, respondieron las urbanas, que en promedio tienen dos hijos cada una. ¿Cuántos hijos quisiera tener en la vida? Dos, respondieron las rurales, que en promedio tienen cuatro hijos cada una.

En España, el año pasado, ante la posibilidad de que se anulara la ley que permite el aborto, cincuenta activistas, políticos y actores explicaron por qué es necesario que se mantenga ese derecho legalmente:

Necesitamos esta ley no sólo para salvar vidas como la de la salvadoreña Beatriz, a quien el Estado le impidió un aborto a pesar de que peligraba su vida si no se interrumpía el embarazo (de un feto que no tenía posibilidades de vivir); o porque las mujeres tienen derecho a decidir sobre su cuerpo, como la guatemalteca Beatriz, bloguera de Nómada, que a sus 39 años y con dos hijos, había decidido abortar.

Martín Rodríguez Pellecer
/

(Guatemala, 1982.) Es el fundador de Nómada. Fue director y CEO entre 2014 y 2019. Es guatemalteco, perseverante y alegre. En 2020, cedió parte de sus acciones a trabajadores, periodistas de prestigio y vendió el resto a uno de sus maestros, Gonzalo Marroquín. Fue periodista 20 años y ahora se dedica a hacer consultorías para personas, instituciones y empresas. Es políglota y escritor. @revolufashion


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


7

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    ANONIMO /

    27/02/2015 2:48 PM

    […] desarrollados y que empieza en América Latina, con despenalizaciones en México D.F., Bogotá y ahora en discusión en Chile. Es una de las tantas maneras en que las mujeres deben de tomar el control sobre su cuerpo. En […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    alicia villaviencio /

    06/02/2015 10:38 AM

    Las tres razones para realizar el aborto que menciona la presidenta de Chile son las mismas que las de la iglesia católica.Esta señora no dijo nada nuevo. Pero habría sido muchísimo màs importante que nos compartiera, como a niños de 8 años, còmo hace Chile para mantener su economìa en pie (mas equilibrada que el resto de LA). Con Piñera el empleo estaba a disposición de los profesionales. Muy pocos egresados pensaban en emigrar para conseguir un trabajo. Hoy no sè si aun persiste esa certeza. Las manifestaciones de estudiantes que predominaron en la era Piñera fueron consecuencia de Bachelet (ella no logrò el consenso para el cambio en educación), o sea que ella las instò. Bien por ella, pues logrò la presidencia de nuevo. He visto los constantes debates que se llevan a cabo a través de TV sobre el tema y, sencillamente, es complicado, ni los mismos participantes lo logran.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Alejandro Contreras /

    05/02/2015 12:36 PM

    Me decepcionó ver con qué facilidad muestran las 2 caras:
    * "Miren, tengo datos: 165 niñas tienen hijos cada día"
    * "Miren, estiro los datos: 'la MAYORÍA de esas niñas son violadas'" --- ¿Será que no tienen por ahí esos datos también? Si no, me siento víctima de manipulación de parte de ustedes.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Alejandro Berganza /

    03/02/2015 9:27 AM

    Es contradictorio y lamentable que Martín y, en general, los progresistas de Guatemala y del globo, muestren sensibilidad hacia tantas injusticias y violaciones de derechos humanos, pero se endurecen en grado infinito cuando las víctimas humanas son los más indefensos y dependientes de todos los seres humanos: los no nacidos. El derecho de uno termina donde empieza el del otro, el más importante de los cuales es la vida. A ningún padre o madre le asiste el derecho de matar a sus hijos a ninguna edad o en ningún estado de dependencia. A una joven violada no se le resuelve el problema matando al hijo que lleva en su vientre, sino que, más bien, se le empeora: encima de violada, la vuelven asesina. Debe haber, y hay, formas de resolver socialmente los problemas de embarazos no deseados que no sea asesinar al no nacido. Es imposible que la única solución sea asesinar a sangre fría a un ser humano pequeñito completamente inocente que vive en un vientre. Matar nunca debe ser solución para nada. Si de derechos reproductivos se trata, hay que pensar en los derechos reproductivos de las niñas no nacidas que las madres llevan en sus vientres. Un embarazo consiste en que una madre lleva a un ser humano, con derechos inalienables, no nacido en su vientre: este es el punto clave a resolver cuando se trata el aborto. Ignorar el punto que un aborto es homicidio o asesinato, no es correcto, por decir lo menos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ana Maria Rodas /

    03/02/2015 8:25 AM

    Mis felicitaciones Mi querido Martin por tan importante articulo. Saludos

    Ana Maria

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    María /

    02/02/2015 10:51 AM

    La solución a esta problemática, de prevenir embarazos, es la EDUCACIÓN. Educación tanto para hombres como mujeres, a conocer - entender y aceptar su cuerpo tal y cómo es. Educación que, por mucho, nos hace falta a todos los guatemaltecos que queremos elevar banderas de "libertad" en temas de salud y educación. Las mujeres deben estar sabidas de las consecuencias físicas y psicológicas de un aborto, y del daño que este causa a la pareja, a la familia y a cualquier ser humano involucrado con la situación.

    En fin, dejemos de querer "parecernos" a países "desarrollados" que lo que menos promueven con sus iniciativas es a la persona, motor fundamental para el desarrollo de las naciones.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Andrés /

    02/02/2015 9:09 AM

    No logro entender como es que el aborto y el acceso libre a anticonceptivos sean la solución a la violencia contra las mujeres. Se legaliza el aborto y abundan las clínicas limpias y seguras y el acceso a anticonceptivos, ¿cómo va esto a detener los abusos, violaciones y secuestros de los que da cifras el artículo?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones