Escape quien pueda de un gobierno feminista como éste

El nuevo debate de ideas y prejuicios sobre el feminismo hace que muchos tengan pánico de un gobierno que se declarara feminista. ¿Cómo sería un país así? ¿Los hombres serían subordinados? ¿Las mujeres dejarían de trabajar para pasar todo el día en cafés y en centros comerciales? ¿El país dejaría de preocuparse por la religión o las cosas serias, como la política? Éste es un resumen de un país cuyo gobierno (en la vida real) se declaró feminista.

Cotidianidad feminismo ideas igualdad entre hombres y mujeres P147 Suecia

Escena de la película We Want Sex, de 1968. Queremos igualdad sexual, queremos respeto, iguales salarios, rezan los carteles.

Imagen: Película de Nigel Cole.

Parte de una conversación con dos de sus ciudadanos y una lista de más de cien leyes que han hecho avanzar a su país hacia la igualdad entre mujeres y hombres desde 1842. “Y que conste que todavía nos hace falta mucho y tenemos muchos problemas. En igualdad de salarios, en violencia contra las mujeres, en muchas cosas. Pero creemos en la política exterior que si fomentamos la igualdad, va a haber menos crisis y menos violencia, y esto va a contribuir a la paz y a la seguridad”, dice Kristine Erlandsson-Juárez, segunda secretaria de la embajada de Suecia, cuyo gobierno se autodenomina feminista.

“Una política exterior feminista no es radical. Es sólo que tenemos el mandato de que si observamos desigualdades en la sociedad entre mujeres y hombres, tenemos que actuar. En cada parte de nuestro trabajo tenemos que hacer un análisis de desigualdades y oportunidades perdidas si no nos ocupamos de esta desigualdad. En acceso a la justicia para las mujeres, en participación en política, en acceso a crédito, en derechos sexuales y reproductivos”, agrega Georg Andrén, embajador.

¿Qué siete políticas hacen que un gobierno sea feminista?

1. Guarderías gratuitas

Esta ley, desde los años setenta, permite que todas las mujeres en Suecia puedan regresar a trabajar o a estudiar si se convierten en madres. Con ella se acabaron las historias de “dejé de estudiar o de trabajar porque tuve a mi bebé”. Son guarderías gratuitas, del Estado, de calidad, en donde los niños están con profesionales a su cuidado y con otros niños.

2. La ley de maternidad y paternidad

En Suecia las mamás tienen 18 meses de permiso para estar con sus hijos recién nacidos, ganando 80 por ciento de su salario*. Desde 1978, los hombres también pueden tomar parte de ese permiso. Y ahora hay un estímulo para que las parejas que lo toman divididos por la mitad, es decir, 9 meses la mamá y 9 meses el papá, tienen un bono de igualdad que les hace llegar casi al cien por ciento de su salario. Esto no ha incidido negativamente en la productividad de la economía sueca.

3. Exponer públicamente la desigualdad en las empresas

Todavía no hay una igualdad en los puestos de dirección y en los salarios de las empresas en Suecia. “El gobierno no puede hacer mucho, es una decisión de las empresas y los sindicatos. Lo que podemos demostrar es que hay una brecha y pedirles que aborden la desigualdad de salarios”, dice Andrén. ¿Aunque los empresarios y los sindicalistas sean de los más patriarcales? Hay un debate en Suecia en el que los medios muestran estas desigualdades. “Hay empresas buenas que intentan balancear las posiciones y salarios; y son más productivas, como muestran McKenzie o Deloitte. Hay avances en los directivos; el problema ahora son las juntas directivas, en donde hay una gran mayoría de hombres”. En los sindicatos, al menos en los de educación y salud, hay una mayoría de mujeres, pues hay más maestras y enfermeras*. Ahora se debate en el congreso si dar estímulos o penalizar a empresas que no son igualitarias.

4. La prostitución está prohibida

Hay una Ley de Compra de Sexo desde 1999. Es un delito comprar sexo; no venderlo. El gobierno ha logrado bajar los números de prostitución de mujeres que venden su cuerpo en la calle, aunque obviamente hay un subregistro. La forma de cambiarlo es con educación y debatiendo el problema, con los agentes públicos, las cortes, el Ministerio Público; capacitando a quienes tienen la responsabilidad de aplicarla. Además, desde 1982 se prohíbe la publicidad de pornografía en lugares públicos.

5. Las mujeres no son propiedad de los hombres en la casa

El conservadurismo no puede afectar la capacidad de decisión, la voluntad de cada persona en la familia. Se necesita promover la igualdad entre hijos e hijas y promover actitudes abiertas, respetuosas. Desde 1980, la clase de conocimientos sobre el hogar se da a los niños y a las niñas.

Además, desde 1965 se penaliza la violación de las mujeres dentro del matrimonio.

En Suecia no se casan las niñas de 10 años, como en Guatemala. “Si Guatemala y Suecia hemos firmado el convenio de derechos de los niños y eso es hasta los 18 años, tenemos el derecho y la responsabilidad de pedirle a Guatemala que actúe sobre este tema”, dice Andrén.

Desde 1990, la violencia intrafamiliar se trata como un asunto de igualdad de género.

6. Anticonceptivos y derechos sexuales y reproductivos

A partir de los años 1930 se da acceso universal a anticonceptivos. Desde 1938 se permite el aborto por violación o ciertas causas médicas. En 1946 se permite también por circunstancias sociales de la mujer. Desde los años setenta se permite a la mujer decidir si continúa con su embarazo hasta cuatro meses después*.

7. Igualdad en los apellidos

Desde 1983 los cónyuges pueden elegir qué apellido utilizará la familia y no es automáticamente el masculino.

Convencer a los patriarcales

“Cuando se trata de convencer a países más patriarcales sobre el modelo feminista es por los resultados de este modelo. Los países que están arriba en los ránkings de desarrollo humano son los escandinavos, como Suecia. Y el modelo se basa en la igualdad de los hombres y las mujeres. Todavía no somos iguales, pero casi. Investigaciones demuestra que un país más igualitario tiene menos problemas de violencia, de pobreza. Va de la mano. La desigualdad es una pérdida de oportunidades”, añade Erlandsson-Juárez.

Guatemala ha avanzado. Hay una ley que penaliza el femicidio (que es el asesinato contra mujeres por el hecho de rebelarse a seguir “roles” de las mujeres), hay una fiscalía especializada y tribunales especializados. Un fallo de la Corte de Constitucionalidad establece que los niños pueden tener primero el apellido materno. Y los temas de los derechos sexuales y reproductivos empiezan a debatirse. Aunque el camino es largo hasta que el gobierno se asuma como feminista y busque la igualdad de derechos entre mujeres y hombres.

* Se corrigieron datos de cantidad de meses de permiso de maternidad y del tiempo para interrumpir un embarazo.

Martín Rodríguez Pellecer
/

Es el director y CEO de Nómada. Es guatemalteco, perseverante y alegre. Empezó en el periodismo en 2001 en cartas de lectores. En 2011 fundó Plaza Pública para la URL, y en 2014, Nómada. Estudió una licenciatura en la UFM y una maestría en Estudios Latinoamericanos en la UAM. Fue finalista del premio FNPI en 2013 y 2017. Ganó el premio nacional de periodismo en 2004 y 2017. Es políglota y feminista. @Revolufashion


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

6

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    La tradición de niñas violadas y casadas continúa por los diputados | Cubilete News /

    07/10/2015 2:25 AM

    […] Lea: Escape quien pueda de un gobierno feminista como este. […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    07/10/2015 1:57 AM

    […] Lea: Escape quien pueda de un gobierno feminista como este. […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Saul Diaz /

    16/03/2015 5:34 PM

    Off topic para Don Fernando Estrada, los de fondo del petróleo son los noruegos, no los suecos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jose Byron Gonzalez /

    16/03/2015 4:57 PM

    ALLI es donde pertenezco yo!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Fernando Estrada /

    16/03/2015 12:17 PM

    A mi siempre me ha llamado la atencion de por que los academicos, algunos periodistas y Derechos Humanos nos comparan con Suecia. Es cierto hay que aspirar a ser el mejor. Pero sera que no tienen sentido comun de la diferencia cultural y economica entre Suecia y Guatemala. Empezando por un fondo de petroleo que es el mejor administrado del mundo. Este fondo le dara estabilidad a Suecia por 150 a;os. Por si no mas.
    Creo que seria mejor empezar a construir nuestro propio modelo, con nuestras riquezas y carencias. Que la sociedad lo acepte y caminar con nuestros lastres. Pero ser idealista y pensar que solo el ideal funciona y hay que escribirlo en una ley, eso, muchas veces nos ha llevado a tener mas conflictos de los que logra resolver.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    16/03/2015 9:49 AM

    En "El país de las mujeres", de Gioconda Belli, se encuentra desarrollada también esa posibilidad (gobierno feminista), contextualizada a un entorno más parecido al centroamericano.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones