Eso te convierte en una asesina, respondió el catedrático

Estábamos en clase y salió a discusión el tema del aborto. De los 30 estudiantes, cuatro estábamos a favor de que se legalice la posibilidad de que las mujeres decidan si interrumpen un embarazo. “Entonces eso te convierte en una asesina”, fue la respuesta del catedrático.

Cotidianidad democracia despenalización del aborto discusión guatemala moral Opinión P369 Recomendados valores
Esta es una opinión

Manifestante en Chile por el derecho a decidir.

Foto: The Santiago Times (CC).

Es comprensible que en un país en el que el 91 por ciento de ciudadanos son católicos y evangélicos y en una universidad de visión católica como la URL, la mayoría de catedráticos compartan la idea de que el aborto es inmoral, va en contra de la vida, no es natural y debe seguir siendo prohibido. El problema no es que la mayoría no piense como uno, ni que nos quieran convencer «porque estamos mal». El problema es que se sigan repitiendo esos patrones de intolerancia que han persistido por años contra aquellos que no piensan como la mayoría, y que es tan común que ya se ve como normal.

Abordar el tema del aborto no es algo fácil ni se debe tomar a la ligera. Implica un debate que aborda ámbitos personales, legales, religiosos y feministas. Es como cualquier otro tema que implica un cierto tipo de oposición, de ruptura, de nuevas propuestas y estructuras a las formas de pensamiento tradicionales, como el matrimonio entre personas del mismo sexo y la búsqueda de la equidad de géneros. Del feminismo del que hablaba Emma Watson el fin de semana en la ONU.

No se trata de criticar y juzgar a las personas por querer imponernos conductas y formas de pensar por creencias religiosas, como tampoco de juzgar a aquellos que no piensan como la mayoría. Cada quien es libre de pensar y actuar en base a sus ideales y lo que consideran mejor. De hecho, hay religiosos que están a favor del derecho a decidir un aborto.

Lo que quiero cuestionar es la poca tolerancia que sigue habiendo en el país y que, para muchos, ni siquiera representa un problema real. Las mentalidades generalmente son las que estructuran comportamientos y prácticas; cualquier problema que surja de esto sería el puro reflejo de estructuras con una funcionalidad errónea. Parecería como si en Guatemala no hubiesen intermedios, sólo se puede ser blanco o negro. Pasa lo mismo con estos temas que proponen nuevas estructuras y por lo tanto nuevas funcionalidades para el ser humano.

¿Por qué no cuestionar lo que se nos enseña? Una cosa es recibir el conocimiento y aceptarlo como tal, y otra muy distinta es recibirlo, cuestionarlo, cambiarlo, moldearlo y recrearlo.

 

Grafiti en una cafetería en Madrid. Fuente: flickr.com/photos/gaelx/

Grafiti en una cafetería en Madrid. Fuente: flickr.com/photos/gaelx/

Dos problemas me parece que pueden verse de esta intolerancia en el salón de clases de una de las mejores universidades del país.

El primero es el profesionalismo de parte de ciertos catedráticos. Tienen libertad de cátedra, pero deja mucho por desear que todavía se sigan queriendo imponer maneras de pensar por prejuicios religiosos o morales. A ningún tipo de consenso se va a llegar con la regla: «lo que yo pienso está bien y lo que tú pensás está mal y punto».

Y la segunda es que los jóvenes de la «generación del futuro» de la que tanto se habla y se tiene expectativas no tolera que otros piensen diferente. ¿Y qué democracia, desarrollo incluyente y futuro podemos construir así?

No se trata de llamar «asesina» a la otra persona cuando se dice que se está «a favor del aborto» y cerrar la conversación. Necesitamos aprender y aceptar que los demás no van a pensar siempre como nosotros; que lo que pensamos no es universal, que no hay verdades absolutas ni generalidades escritas: los tiempos cambian y nosotros cambiamos con los tiempos. Ningún progreso se va a lograr si nos desagrada lo que es distinto a lo que pensamos y lo queremos tachar, egocéntricamente, de «malo» o «inmoral.»

 

Una mujer pro-vida, pro-niños, pro-mujeres y pro-derecho a decidir. Fuente: flickr.com/photos/jennfarr/

Una mujer pro-vida, pro-niños, pro-mujeres y pro-derecho a decidir sobre el aborto.

Si nos escucharan sabrían que quienes estamos «a favor del aborto» en realidad no estamos «a favor de que se aborte». En realidad muchas y muchos estamos a favor del sexo consensuado entre adultos, responsable, placentero, pleno, a favor de la educación sexual y el acceso a métodos anticonceptivos como condones y píldoras. Estamos a favor de que las mujeres puedan decidir sobre su cuerpo, decidir si interrumpen un embarazo en las primeras semanas de gestación. Y que si lo deciden, no tengan que morirse o ir a la cárcel por eso.

Sea porque salió mal la cuenta de días con tu novio o con un conecte de una noche que es un machista o una todavía no quiere ser mamá. O, y esto sí mucho más grave y es imperdonable, por una violación. Más en un país como Guatemala en el que cada día hay más de 165 violaciones de menores de edad (y embarazos producto de estas violaciones). Cada día.

Valeria Rohrmoser
/

Estudiante trilingüe de psicología de medio tiempo, a veces maestra de inglés y escritora de tiempo completo. Me gusta cuestionar, proponer, rebuscar y analizar todo lo que se pueda modificar. Sí sueño y sé que existe un lugar en el tiempo en el que Guatemala va a ser mejor. Escribo porque es mi manera más cercana de ser libre; de pensamiento, y de corazón.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

35

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Hugo Díaz /

    10/06/2016 12:37 PM

    Tu Cuerpo, Tu Derecho, Tu Decides... sin duda alguna, como es necesario, obligación y responsabilidad cuidarte si no es tu intención concebir una vida!!! No al aborto por falta de cultura, responsabilidad y respeto a uno mismo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Hugo Díaz /

    10/06/2016 12:36 PM

    Tu Cuerpo, Tu Derecho, Tu Decides... sin duda alguna, como es necesario, obligación y responsabilidad cuidarte si no tu intención concebir una vida!!! No al aborto por falta de cultura, responsabilidad y respeto a uno mismo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Brigida /

    09/10/2014 12:20 PM

    "Necesitamos aprender y aceptar que los demás no van a pensar siempre como nosotros... no hay verdades absolutas" cada cabeza es un mundo, todos tenemos derecho a pensar y actuar como se nos de la gana, siempre y cuando esos pensamientos no afecte la vida de terceros... Queremos placer y nada de responsabilidad, definitivamente esta muy joven, que siga estudiando... y si velan por la libertad de expresión, porqué eliminaron mi comentario? es que acaso no merezco opinar porque soy fruto de una violación ???

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Kevin /

    08/10/2014 10:37 PM

    Ayer vi comentarios de María... Y Brigida, quería comentar acerca de ello ¿Porque se los eliminaron?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Alejandra Cano /

    03/10/2014 12:33 PM

    El tema del aborto no tiene nada que ver con el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo, tiene que ver con la renuncia al derecho y responsabilidad de ser madre.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Alejandra Cano /

    03/10/2014 12:26 PM

    Que tema tan difícil. Creo que tu catedrático demuestra poco profesionalismo al llamarte así por defender una postura, tienes derecho a expresar tus opiniones, así como también tienes derecho a decidir sobre tu propio cuerpo y sobre tu vida, nadie debe decidir por ti.

    Si nos basamos en el concepto que acabo de escribir, de que nadie más que nosotros podemos decidir sobre nuestro cuerpo, entonces caemos en una total CONTRADICCIÓN, porque no es tu cuerpo ni tu vida por la que estas decidiendo, es realmente el cuerpo y la vida de alguien más, entonces ¿por qué uno si tiene derecho sobre esa vida?, la respuesta no es porque está dentro de nuestro cuerpo, porque entonces eso implicaría que todas las madres tienen derecho a decidir sobre la vida de sus hijos. Y no es así. ¿Qué diferencia habría entonces si utilizamos este razonamiento para el tema de la violencia y la pena de muerte? la respuesta al parecer es la que te dió el catedrático.

    No estoy ni a favor, ni en contra del aborto. Estoy a favor de la razón.
    Estoy en contra de que el tema se aborde por el lado de la religión y por el lado de la postura feminista. Estoy en contra de que se utilice el concepto sobre el "derecho a decidir sobre nuestro cuerpo" en este tema, porque entonces debería ser tratado como tal por los derechos humanos y es ahí en donde caemos en esa contradicción. Estoy a favor de la regularización, estudio y aplicación de soluciones para todos los casos (violación, no deseado, salud...), las cuales pueden ser la adopción, acompañamiento, y como úlitmo la interrupción comprobando que lo que está adentro no es la vida de alguien más (¿difícil no?).

    Tienes toda la razón cuando dices que es tu cuerpo y las decisiones que tomas sobre el, por lo tanto lo que suceda con tu consentimiento serán tus consecuencias, facilitar y eliminar la responsabilidad de las mismas no debe ser el objetivo de la legalización del aborto.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Enrique Espana /

    02/10/2014 6:31 PM

    Primero lo primero.
    Cuando una persona dice "este es mi cuerpo", lo primero que le quiero preguntar es:
    ¿Usted eligió su cuerpo? ¿Eligió nacer? ¿Eligió quiénes lo engendraron y/o quién o quiénes lo criaron? ¿Eligió la casa en la que creció? ¿Eligió el país, ciudad y hospital o enfermería o lugar en el que nació? ¿Diseñó Ud. su cuerpo o lo armó o lo hizo de alguna forma? ¿Tuvo Ud. algo que ver en su propia concepción o en las características con las que nació como su voz, estatura, color de piel, nacer sano o con inconvenientes de salud o cualquier rasgo del cuerpo en mención? ¿Eligió nacer en 6, 7, 8 o 9 meses?
    ¿Quería Ud. venir a este mundo y además hacerlo en la época en la que vive?
    ¿Eligió Ud. nacer del todo?
    Yo elegí mi teléfono, no lo fabriqué ni lo diseñé, pero lo pagué porque tenía las características que podía pagar al adquirirlo y es mío, igual con mi carro, mi compu, los (mis) lapiceros con los que escribo, mi ropa y cualquier mi cosa que yo adquiero conscientemente porque así lo quise y elegí yo. Así mismo, las personas que inventan cosas patentan sus creaciones, son de ellos. ¿Tiene patentado su cuerpo suyo de usted que es suyo y de nadie más?
    Al decir "este es mi cuerpo, yo decido sobre él", pues, si no tiene factura, patente o un documento legal que confirme y respalde que el cuerpo en mención es propiedad suya, entonces le informo que usted no tuvo decisión ni la más mínima injerencia en su concepción ni nacimiento, asi que "su cuerpo" no es suyo, lo correcto debería ser decir "éste cuerpo es el que me tocó, ésta vida es la que me tocó, éstas capacidades y habilidades mentales y físicas que tengo son las que me dió algo o alguien, no se quién, pero me los dieron y éstos me tocaron".
    Si quedo aclarado el punto inicial y estamos de acuerdo en ello, seguimos a lo siguiente después.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    marvin barrios /

    02/10/2014 5:28 PM

    Hubiera deseado que todos aquellos que están a favor del aborto, los hubieran abortado, talves así no pensaran lo que piensan y si por andar de calientes no profundizan en lo que están por hacer, deberían abortarlos ya vivos, ya que no sirven como seres pensantes y comprensivos, y pues si es un "error" pues por cada error en sus vidas se debería llegar a un máximo de errores y abortarlos vivos ya que mucho error mejor eliminarlo....

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    José Ochoa /

    29/09/2014 10:29 PM

    De acuerdo contigo, Valeria. Personalmente -aunque conozco poco- considero el aborto como un extremo al cual no se debería llegar. Lo mencionás tú ahí: planificación, responsabilidad y no machismo. Ahora, en lo que más estoy de acuerdo es que en este país existe una evidente incapacidad para debatir, discutir.

    Algunos siguen viendo las cosas con anteojos del siglo pasado cuando, considero, debe modificarse la perspectiva y cuestionarse los conocimientos, ser más curioso y estudioso, para evitar que nuestras creencias estén dadas porque sí. Un saludo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Valeria Rohrmoser /

    29/09/2014 4:50 PM

    LUCIA GUZMAN:


    Realmente no tengo nada que contestarle si desde el principio de su respuesta comenta que “hay cosas que por más que avance el tiempo se quedan iguales”. Por supuesto que hay reacciones por cada acción, por supuesto que somos responsables de todo lo que hacemos y siempre van a haber consecuencias, no sé en qué momento usted entendió que no me responsabilizo por mis actos. Se creen vidas con o sin consentimiento, la sexualidad NO traspasa la individualidad, la sexualidad es algo individual: que instituciones como la Iglesia o el Estado se haya apropiado de eso al punto de creer que pueden decidir sobre el cuerpo DE LAS DEMAS MUJERES es harina de otro costal. Y si usted cree que no querer tener hijos es solo por motivos “egoístas” pues la invito a que deje sus prejuicios morales a un lado y no generalice… Que la sociedad eduque diciendo que las mujeres estamos “destinadas” a ser mamás es algo muy común pero no es algo cierto: hay mujeres que no tienen como prioridad casarse y tener hijos, como usted dice, quieren viajar, terminar su carrera, hacer otras cosas vaya…¿Considera usted que eso les quita valor como mujeres? NO. Me parece que interpretó todo mal en lo que escribi: estoy consciente que si algún día se legaliza el aborto, esto conlleva educar a todas y a todos a no tomarlo como feria porque evidentemente no se trata de andar abortando a diestra y siniestra y qué importa lo demás.
    En ningún momento la respuesta del catedrático “comprometió mis intereses”, a diferencia de muchos, respeto aunque no comparto los que son pro-aborto (como usted, seguramente) y mi objetivo era compartir mi experiencia, mencionar la poca tolerancia que hay y lo poco abiertos que son algunas personas a argumentar con temas como estos.
    Le ruego por favor no esté buscándole tres pies al gato, si todo lo juzga bajo sus prejuicios morales y cree que hay cosas que NUNCA van a cambiar por más que el tiempo pase pues creo que eso es más preocupante que su aflicción hacia las futuras generaciones por su idea errónea de que por algún imaginario moral suyo no queremos aceptar nuestras responsabilidades. Las cosas y todo lo demás están para cambiar, evolucionar, mejorar…si todo fuese igual siempre pues nada tendría sentido.

    Saludos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones