No más condones, la estrategia de Meykos para conseguir clientes

Estaba en mi primera clase a las 7 de la mañana, en una de esas clases en donde me sentía más dormida que despierta. Pero la nota “Farmacias Meykos no vende más condones porque no son éticos ni viables”, logró despabilarme de golpe.

Cotidianidad n789 Opinión P369
Esta es una opinión

Flickr.com/photos/hey__paul/

Meykos tiene la libertad de vender lo que quiera y las personas tienen el derecho  a pensar y a actuar como mejor considere y consecuente con sus creencias,  pero esta decisión abarca un problema social.

No se trata de decir “cuál es el problema si los condones se pueden comprar en otros lugares”. El asunto aquí es que se trata de una farmacia, una empresa que en principio fomenta el bienestar y la salud. ¿No debería, entonces, vender productos que contribuyan precisamente a eso para sus clientes?

Si Meykos decide no vender condones “porque no son éticos”, ¿es por qué son sucios y no ayudan a la salud de quienes compran? ¿Será ese el mensaje?

Varios estudios realizados por la Organización Mundial para la Salud (OMS), encontraron que el uso constante de condones reduce la incidencia de VIH hasta un 80%. De igual manera, el Instituto Nacional de la Alergia y Enfermedad Infecciosas (NIAID) determinó, por medio de un taller titulado “Evidencia científica sobre la efectividad de los preservativos en la prevención de enfermedad de transmisión sexual”, que si se usan de manera correcta y consecutiva, proveen un método de barrera efectivo para evitar cualquier enfermedad de transmisión sexual (ETS.)

Tengo otra pregunta, si las pastillas solo se venden con receta para pacientes con ovarios poliquísticos y no como método anticonceptivo, ¿por qué esas pastillas sí son consideradas éticas?

¿Bajo qué criterios se determina lo ético y lo no ético? Porque hasta donde todos sabemos, ambos se usan con el mismo fin: las pastillas previenen embarazos y los condones, embarazos y ETS.

Si en principio somos libres de tener nuestras propias creencias y vender productos en consecuencia a estas, las decisiones deben ser consecuentes. Pero justificarse con ética, vender pastillas anticonceptivas solo como medicina y eliminar condones de sus ventas, estigmatiza su uso y una práctica tan natural como el sexo.

La ética no es coactiva, es decir, no impone sanciones legales o normativas. Pero la decisión de Meykos impone normas de conductas que condenan y juzgan los derechos sexuales de todas las personas que los usan.

Como lo indicó Mirna Montenegro, directora del Observatorio de Salud Reproductiva (Osar), en la nota: “Cuando una entidad privada decide dejar de comercializar el tercer método anticonceptivo más buscado por las mujeres y el único, aparte de la vasectomía, se limitan los derechos sexuales y reproductivos de la ciudadanía, en especial de los adolescentes y jóvenes”.

Todo lo anterior conlleva a limitar la sexualidad a la función reproductiva. Si se pudiera sondear opiniones sobre quienes compran condones, se demostraría que las prácticas sexuales también se hacen por placer, por atracción física y por consenso entre dos personas, y no con el fin de procrear.

Debemos buscar entonces, como ciudadanos libres,  que nuestras decisiones que sean consecuentes con lo que creemos sin imposiciones de juicios morales que limiten los derechos de los demás. Y sobre todo, dejar de condenar prácticas ajenas como antiéticas. Sobre todo cuando el 83%  de mujeres menores de 19 años todavía no quiere tener hijos.

**Quiero mostrarles algunas imágenes de campañas publicitarias de marcas de condones que promueven su uso, de una manera divertida y diferente, para reducir las ETS. Se encuentran en el sitio Benditabecariedad.

Valeria Rohrmoser
/

Estudiante trilingüe de psicología de medio tiempo, a veces maestra de inglés y escritora de tiempo completo. Me gusta cuestionar, proponer, rebuscar y analizar todo lo que se pueda modificar. Sí sueño y sé que existe un lugar en el tiempo en el que Guatemala va a ser mejor. Escribo porque es mi manera más cercana de ser libre; de pensamiento, y de corazón.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

6

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    jorge Guzmam /

    15/03/2016 1:24 AM

    Creo que no hemos aprendido cada vez que damos condones a los jóvenes el indice de ETS y VIH de ha disparado, y no solo en África, sino también New York. Glory Goldstein.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Sergio ARM /

    25/03/2015 4:31 PM

    Como estrategia de mercadeo: no venden condones porque estimula el sexo "extramatrimonial" por placer, cuando por religión se le confiere al sexo matrimonial la única función de procrear (claro, eso no está en ninguna parte de la biblia, lo sacan por "deducción"). Fácil, la población evangélica es cada vez más significativa en la sociedad, unos hablan de 40% de la población que practica una religión, en algunos lugares a simple vista parece que es mucho más. Ganan clientela, o eso esperan. Punto. (Me recuerda a las tiendas que deciden no vender cigarros o cerveza porque son evangélicos, cómo sufrí en Cunén una vez que tuve que caminar muchísimas cuadras buscando cigarros).

    Como obligación de establecimiento de salud: no son un establecimiento que "procure la salud de sus pacientes". Son un local comercial que vende fármacos desarrollados por industrias que han encontrado propiedades curativas en éstos, que tienen un mecanismo agresivo de presión y persuasión con los médicos para que receten sus productos. La farmacia los comercializa, garantiza su margen de ganancia y listo. Si los condones no son tan rentables, los dejan de vender. No se ven a sí mismos como garantes de la salud, ellos solo comercializan productos (aún cuando necesiten licencias especiales, personal con cierta capacitación, etc., son formalismos).

    Como derechos de la población: las farmacias PROAM, subsidiadas por el Estado mismo, no venden condones (o al menos no en las que yo conozco). Las farmacias estatales tampoco venden condones, o al menos las que he visitado no los tienen a la vista (tampoco he preguntado pero cabe el ejemplo). Las farmacias de la comunidad hasta donde yo pregunté hace un tiempo no vendían condones. Las farmacias Similares sí los venden, solo de su marca (¿dónde estaría el derecho del consumidor a elegir? es una violación cotidiana de otro derecho en el país). Si se tratara de derechos, eso se exigiría en primera instancia a las farmacias del, o financiadas por el, Estado. De ahí normar que se ponga a disposición todas las opciones en todas las farmacias para garantizar que esté el producto a la venta. Como esa regulación no existe, no hay derecho qué exigir.

    Algunos lo verán como una vuelta a la edad de piedra, yo lo veo como una muestra más del estado de las cosas: leyes insuficientes, regulación inútil (reguladores de paso), y demasiado "libre" mercado.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jose Quan /

    20/03/2015 3:08 PM

    Estoy de acuerdo en que no deben etiquetar su decisión de ética, si es por principios religiosos o creencias muy personales del dueño o gerente. Pero creo que es demasiada la atención que le están dando a este tema; en el sentido de que cada empresa es libre de vender lo que crea conveniente, lo que le resulte comercialmente mejor y al final de cuentas, lo que le venga en gana.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    iq /

    20/03/2015 12:30 AM

    Por qué se quedan solo con Meykos? Qué hay de las otras farmacias como la Galeno, Carolina & H, Zuiva, Cruz Verde, Dr. Simi? Los supermercados?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Carlos Perez /

    19/03/2015 7:00 PM

    Y para que comprar en Meykos de todos modos? Si todo lo que venden allí es mas caro y la atención es muy mala. Que con su pan se lo coman.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    RODRIGO MARQUEZ /

    19/03/2015 10:38 AM

    Curiosamente me enteré de que Meykos ya no estaba vendiendo condones por necesidad en el ratito. Me sorprendió bastante que una farmacia no lo hiciera porque siempre he pensado que estos establecimiento buscaban la salud del consumidor.
    Comercialmente, Meykos puede hacer lo que le venga en gana con sus productos, pero eso contrario a atraer más clientes reduce a los jóvenes que van a farmacias. Quiera que no, los jóvenes rara vez vamos a una farmacia, a menos que tengamos una "emergencia" y nos urja. Perderán clientes que irán a otras farmacias u otros establecimientos que vendan condones.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones